El dic­cio­na­rio les lla­ma esquiroles

Ha habi­do huel­ga gene­ral ante la mayor agre­sión en los últi­mos 35 años con­tra la cla­se obre­ra y tra­ba­ja­do­ra y aun así miles de [email protected][email protected] han opta­do por tra­ba­jar y poner­se obje­ti­va­men­te al lado del capi­tal y de los intere­ses del empresariado.

Muchas serán las razo­nes y cada cual ha opta­do por una de ellas..que si estoy pagan­do las letras del piso, que si hago huel­ga qui­zás me des­pi­dan, que si mira lo que va a decir el encargado…¿Qué más da? Lo cier­to es que debe­ría haber habi­do un cla­mor en las calles y pese al éxi­to de la huel­ga en Eus­kal Herria tam­bién es cier­to que muchas per­so­nas no se sumaron.

¿No somos con­sien­tes de que esa acti­tud es pan para hoy y ham­bre para maña­na? El esta­do y sus cóm­pli­ces de la pseu­do izquier­da sin­di­ca­lis­ta, esos perros amaes­tra­dos de CCOO y UGT, han fir­ma­do unos pac­tos que nos lle­van direc­ta­men­te a la mise­ria y a la per­di­da de dere­chos socia­les que nos cos­to mucha san­gre y años conseguirlos.

Peri­ko Sola­ba­rria es un vete­rano mili­tan­te obre­ro y aber­tza­le vas­co, de Bara­kal­do. Más de 80 años le con­tem­plan en una eter­na juven­tud en la que aun le que­dan cien­tos de bata­llas por librar. Es una refe­ren­cia y un cama­ra­da ejem­plar. Jus­to el día de la huel­ga cum­plía años y su cum­plea­ños lo dedi­co a lo mejor que sabe hacer….militar, estar en los pique­tes y dina­mi­zar una huel­ga gene­ral en un pue­blo com­pli­ca­do como es Barakaldo.

Peri­ko antes de la huel­ga envió este pre­cio­so poe­ma que adjuntamos

«Pesan los años… más las injusticias ..
Rojo vie­ne el Barbadun
con san­gre de los mineros,
de muje­res maltratadas
y niños que nacen muertos.
…Qué rojo se vis­te el cielo
refle­jan­do la miseria
de todos los que trabajan
vien­do morir su esperanza.
Rojo fue mi nacimiento
y ensan­gren­ta­da mi vida.
Roja será mi bandera,
como el llan­to de las minas
¡Cómo se enro­je­ce el alma
con la san­gre de los nuestros!
San­gre que está bajo tierra,
pero que bro­ta en los ojos
y cora­zo­nes mineros.»

Y tam­bién Peri­ko, des­pués de la huel­ga, nos envía esta refle­xión de Ampa­ro Lashe­ras, apro­pia­da y justa…

«Cuan­do se cam­bia o mani­pu­la el len­gua­je se modi­fi­can tam­bién las ideas. Se sua­vi­za el sig­ni­fi­ca­do de las pala­bras y, al final, un pen­sa­mien­to rebel­de se aca­ba enten­dien­do como una crí­ti­ca mode­ra­da a una situa­ción más o menos incó­mo­da o polí­ti­ca­men­te poco correcta.

Lo he escri­to en otras oca­sio­nes por­que es un méto­do muy implan­ta­do en el dis­cur­so capi­ta­lis­ta y plan­tea un pro­ble­ma dia­léc­ti­co e ideo­ló­gi­co que me preo­cu­pa mucho. En los días pre­vios y duran­te la impor­tan­te huel­ga que ha pro­ta­go­ni­za­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria, se ha repe­ti­do has­ta la sacie­dad el men­sa­je de que las fuer­zas del orden vela­rán para que se res­pe­te el dere­cho al tra­ba­jo de quie­nes no secun­den la huel­ga. Así, se entien­de que el dere­cho a acu­dir al tra­ba­jo de unos pocos cuan­do la mayo­ría deci­de secun­dar el paro es el súm­mum del ejer­ci­cio democrático.

Pues no. La cali­dad demo­crá­ti­ca de una socie­dad, de un país y de un gobierno se mani­fies­ta cuan­do su legis­la­ción res­pe­ta y cum­ple el artícu­lo 23 de la Decla­ra­ción de Dere­chos Huma­nos en el que se dice que «toda per­so­na tie­ne dere­cho al tra­ba­jo, a la libre elec­ción de su tra­ba­jo, en con­di­cio­nes equi­ta­ti­vas y satis­fac­to­rias y a la pro­tec­ción con­tra el des­em­pleo». Ese es el autén­ti­co dere­cho al tra­ba­jo que se debe de pro­te­ger y defen­der y por el que se rei­vin­di­can y con­vo­can huel­gas. El otro res­pon­de a la inso­li­da­ri­dad de tra­ba­ja­do­res que se alían con la patro­nal, se escon­den en la mate­ra y se apro­ve­chan de las mejo­ras logra­das por los huel­guis­tas. Estos seres hoy con­si­de­ra­dos tan demo­crá­ti­cos, siem­pre han teni­do un nom­bre muy cla­ro: esqui­ro­les, rompehuelgas.…»

En Boltxe Kolek­ti­boa que­re­mos feli­ci­tar a Peri­ko, no solo por su cum­plea­ños sino por su luci­dez y por­que siga abrien­do camino entre la tene­bro­sa reali­dad del capi­ta­lis­mo. Así te que­re­mos Peri­ko, luchan­do, mili­tan­do y sobre todo hablan­do clarito….Ahi le teneis en las fotos, como es el, como solo pue­de ser Peri­ko, dina­mi­zan­do la huel­ga en la foto 1 y en la mani­fes­ta­cion, se le pue­de ver con su eter­na txa­pe­la, siem­pre en pri­me­ra linea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *