De uni­la­te­ra­li­da­des- Jon Odrio­zo­la

De las varias opi­nio­nes que GARA ha reca­ba­do a per­so­nas rele­van­tes por sus ofi­cios, rela­ti­vas al «pro­ce­so», me que­do con la de Car­los Garai­koetxea. El ex lehen­da­ka­ri nava­rro recal­ca y aplau­de la deci­sión «uni­la­te­ral» adop­ta­da por la direc­ción de Bata­su­na de agru­par fuer­zas en sen­ti­do sobe­ra­nis­ta sin, que se sepa, con­tra­pres­ta­cio­nes, como si el Esta­do espa­ñol no exis­tie­ra. Garai­koetxea, un bur­gués inte­li­gen­te, ve como algo posi­ti­vo esta pos­tu­ra. Le pare­ce audaz. Es posi­ble. El tiem­po juz­ga­rá. Sin embar­go, a mí, un nada­dor con­tra­co­rrien­te, un pirró­ni­co, me inquie­ta no poco esa decla­ra­da volun­tad «uni­la­te­ral». Si con­ve­ni­mos en que exis­te eso que se ha dado en lla­mar «con­flic­to vas­co», pues nun­ca lo habría si le deja­ran ejer­cer al pue­blo vas­co el inalie­na­ble y muy demo­crá­ti­co dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción, pie­dra de toque de quien se recla­me demó­cra­ta que no sea de paco­ti­lla o un char­la­tán. La cues­tión es que jamás ‑y yo soy independentista‑, sal­vo en tiem­pos de gue­rra don­de hay ven­ce­do­res y ven­ci­dos, se ha resuel­to un pro­ble­ma polí­ti­co uni­la­te­ral­men­te. No exis­te lo uni­la­te­ral. Todo es bila­te­ral o mul­ti­la­te­ral, mal­grè lui. Pura dia­léc­ti­ca de uni­dad y lucha de los con­tra­rios. Y en ese fra­gor, en la lucha de cla­ses, que en Eus­kal Herria se carac­te­ri­za por prio­ri­zar la libe­ra­ción nacio­nal, no hay que enga­ñar­se, los que hoy son ven­ci­dos maña­na serán ven­ce­do­res (éti­ca­men­te ya lo son). Y no la fal­sa paz y menos la «paci­fi­ca­ción» o «nor­ma­li­za­ción». El ya olvi­da­do «Plan Iba­rretxe» tam­bién era «uni­la­te­ral» y fue nin­gu­nea­do por el fas­cis­mo espa­ñol a la fuer­za, inclu­so sabo­tea­do por la bur­gue­sía vas­ca com­pra­do­ra y ven­de­pa­trias o su «alma» más espa­ño­lis­ta den­tro del PNV.

Insis­to: nada es uni­la­te­ral ni pue­de ser­lo. En sis­te­mas con­trac­tua­lis­tas y rous­so­nia­nos, como son los occi­den­ta­les, don­de pre­va­le­cen los pac­tos entre las diver­sas fac­cio­nes de la bur­gue­sía con el fin últi­mo de sofo­car y evi­tar revo­lu­cio­nes obre­ras, no que­da otra que nego­ciar con, vale decir, el enemi­go. Y ello, en la dia­léc­ti­ca «ami­go-enemi­go», si no se le pue­de derro­tar y menos hacer «entrar en razón». La uni­la­te­ra­li­dad ten­dría sen­ti­do siem­pre y cuan­do el «otro» se vea cons­tre­ñi­do a modi­fi­car su con­duc­ta y, sobre todo, en qué direc­ción. Es aquí don­de los hechos son amo­res y no las bue­nas razo­nes. Se dice que se tra­ta de «hacer polí­ti­ca» ‑como si lo ante­rior hubie­se sido tiem­po per­di­do- por vías «pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas». ¿Quién, que no sea un demó­cra­ta, no sus­cri­bi­ría esto? Yo sí, des­de lue­go. Pero no depen­de de mí, sino tam­bién del «otro». Y en fun­ción de su obs­ti­na­ción, habrá mayor o menor resis­ten­cia. Al Esta­do espa­ñol no le impor­ta tan­to ETA como su pro­yec­to polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta y, por exten­sión, de la Izquier­da Aber­tza­le: quie­re derro­tar­lo. El Esta­do sabe muy bien quié­nes son sus enemi­gos por­que entien­de de bila­te­ra­li­da­des. Es cons­cien­te de su rui­na moral y polí­ti­ca como tam­bién lo es de su fuer­za, la «razón de esta­do», como le lla­man aho­ra melio­ra­ti­va­men­te al fas­cis­mo. Yo podría pre­gun­tar: ¿decla­ra­rá el Esta­do espa­ñol un alto el fue­go per­ma­nen­te y veri­fi­ca­ble con­tra este pue­blo? ¿Deja­rá de dete­ner ‑ya se ve que no- a los jóve­nes vas­cos y tor­tu­rar­los? ¿Lo hará uni­la­te­ral­men­te?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *