Lle­ga a Vene­zue­la buque con fibra ópti­ca para Cuba – Cuba­de­ba­te

Un buque espe­cia­li­za­do lle­gó a Vene­zue­la con sufi­cien­te fibra ópti­ca a bor­do para conec­tar al país con Cuba, y pron­to comen­za­rá el ten­di­do del cable a lo lar­go del fon­do del mar para esta­ble­cer un víncu­lo que se espe­ra mejo­re drás­ti­ca­men­te el ser­vi­cio tele­fó­ni­co y de inter­net para los cuba­nos.

El buque “Ile de Batz” está ancla­do en la cos­ta vene­zo­la­na des­de el domin­go y se dis­po­ne a comen­zar la colo­ca­ción del cable sub­ma­rino en los pró­xi­mos días, dijo José Igna­cio Quin­te­ro, geren­te de solu­cio­nes de la com­pa­ñía Alca­tel-Lucent, con sede en París, a car­go de lle­var a cabo el pro­yec­to.

La embar­ca­ción tra­jo el cable de fibra ópti­ca des­de el puer­to fran­cés de Calais. Quin­te­ro dijo el mar­tes que el cable debe estar en fun­cio­na­mien­to en julio, y abar­ca­rá más de 1.600 kiló­me­tros, des­de Camu­rí en Vene­zue­la a Sibo­ney en Cuba.

Cuba es el úni­co país del hemis­fe­rio occi­den­tal que no está conec­ta­da al res­to del mun­do con cables de fibra ópti­ca, debi­do al blo­queo de los Esta­dos Uni­dos. En su lugar, usa comu­ni­ca­cio­nes por saté­li­te len­tas y cos­to­sas, sobre todo con Euro­pa.

El pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez ha dicho que pla­nea estar allí para inau­gu­rar el pro­yec­to, que for­ma par­te de una lis­ta cada vez mayor de los esfuer­zos con­jun­tos de los dos paí­ses. El cable es deno­mi­na­do “ALBA 1″, que alu­de al blo­que de la Alian­za Boli­va­ria­na de los Pue­blos de Amé­ri­ca (Alba) que inte­gran Vene­zue­la, Cuba, Boli­via, Nica­ra­gua, Ecua­dor, Domi­ni­ca, Anti­gua y Bar­bu­da, y San Vicen­te y las Gra­na­di­nas.

En un dis­cur­so el sába­do, Chá­vez afir­mó que ese enla­ce es un esla­bón más hacia una mayor inde­pen­den­cia, y con­de­nó las san­cio­nes del gobierno esta­dou­ni­den­se con­tra la isla.

Quin­te­ro indi­có que en el pro­yec­to de Alca­tel-Lucent no está par­ti­ci­pan­do nin­gu­na enti­dad o ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se “que estu­vie­ra de algu­na mane­ra expues­to a un tipo de san­ción o algo pare­ci­do”.

Una com­pa­ñía filial de Alca­tel-Lucent con sede en Chi­na, Shanghai Bell, fir­mó el con­tra­to para hacer el tra­ba­jo para Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes Gran Cari­be, una empre­sa mix­ta cubano-vene­zo­la­na, pro­pie­dad de las com­pa­ñías esta­ta­les de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes de ambos paí­ses, dijo Quin­te­ro.

Las auto­ri­da­des cuba­nas han dicho que el pro­yec­to cos­ta­rá unos 70 millo­nes de dóla­res. Quin­te­ro decli­nó comen­tar sobre el cos­to del pro­yec­to. Des­pués de que el cable lle­gue a Cuba, una exten­sión tam­bién per­mi­ti­rá conec­tar­se a la veci­na isla de Jamai­ca.

El cable ten­drá como pun­to de ini­cio en la cos­ta de Vene­zue­la, una encru­ci­ja­da de otros cables inter­na­cio­na­les de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, entre ellos uno que se extien­de des­de Bra­sil a la Flo­ri­da, dijo Quin­te­ro.

Alca­tel-Lucent, que tie­ne expe­rien­cia en la ins­ta­la­ción de líneas simi­la­res en muchas par­tes del mun­do, colo­ca­rá el cable de fibra ópti­ca en dife­ren­tes terre­nos como una zona de la cos­ta cuba­na, que des­cien­de a una pro­fun­di­dad de cer­ca de 19.000 pies (5.800 metros), indi­có el geren­te.

El dia­rio cubano Gran­ma infor­mó que el buque está equi­pa­do con un robot sub­ma­rino que faci­li­ta­rá el moni­to­reo de las ope­ra­cio­nes de ins­ta­la­ción.

Cuan­do haya ter­mi­na­do, el cable ten­drá una capa­ci­dad máxi­ma de mane­jar alre­de­dor de 80 millo­nes de lla­ma­das tele­fó­ni­cas simul­tá­neas, aun­que par­te de ese ancho de ban­da esta­rá al ser­vi­cio de inter­net, aco­tó.

Tras la cone­xión los usua­rios podrán “tener un acce­so a lla­ma­das inter­na­cio­na­les” des­de o hacia Cuba “sin espe­ra en línea”, comen­tó Quin­te­ro. “Los usua­rios van a tener una expe­rien­cia muchí­si­mo mejor que lo que hoy en día tie­nen”, agre­gó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *