Say­yed Nas­ra­la: una Nue­va Eta­pa Comien­za para Líbano-Agen­cia Isla­mi­ca.

El secre­ta­rio gene­ral de Hez­bo­la, Say­yed Has­san Nas­ra­la, pro­nun­ció un dis­cur­so en la cade­na de tele­vi­sión Al Manar para abor­dar los recien­tes acon­te­ci­mien­tos en Líbano y pre­sen­tar un cua­dro gene­ral de los acon­te­ci­mien­tos “por­que es el dere­cho de todos los liba­ne­ses cono­cer los hechos y por­que éstos pue­den siem­pre poner de mani­fies­to los pla­nes que están sien­do pre­pa­ra­dos para nues­tro país”.

Say­yed Has­san Nas­ra­la dijo que Hez­bo­la ha apo­ya­do siem­pre el esfuer­zo sirio-sau­dí para diluir la cri­sis en Líbano a la luz de la inmi­nen­te publi­ca­ción del acta de acu­sa­ción con­tra miem­bros de Hez­bo­la por par­te del Tri­bu­nal Espe­cial para Líbano. “De hecho, hemos apo­ya­do este esfuer­zo, al igual que todos los liba­ne­ses que bus­can el bien­es­tar de Líbano,” seña­ló.

El secre­ta­rio gene­ral sub­ra­yó que los sau­díes habían deja­do muy cla­ro que el TEL no podía ser can­ce­la­do por­que fue esta­ble­ci­do por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y que los paí­ses intere­sa­dos en este tema eran EEUU, Rei­no Uni­do y Fran­cia. “Nues­tra res­pues­ta fue que enten­día­mos esto y mani­fes­té este hecho duran­te mi dis­cur­so en la noche del día 10 de Ashu­ra.”

Say­yed Nas­ra­la con­ti­nuó: “Diji­mos que recha­zá­ba­mos un acta de acu­sa­ción poli­ti­za­da y que nos con­si­de­rá­ba­mos como el obje­ti­vo. Sin embar­go, Líbano es nues­tro país y bus­ca­mos sal­va­guar­dar­lo. Alcan­za­mos la siguien­te con­clu­sión: deja­re­mos a Líbano de lado median­te tres medi­das: el gobierno reti­ra a los jue­ces liba­ne­ses del TEL; deja de finan­ciar el TEL y can­ce­la el memo­ran­do de enten­di­mien­to entre él mis­mo y el tri­bu­nal inter­na­cio­nal. Estas tres medi­das no can­ce­la­ban el TEL, con inde­pen­den­cia de nues­tra opi­nión sobre él”.

Su Emi­nen­cia aña­dió que los sau­díes die­ron su con­for­mi­dad a los tres pun­tos.

“Hubo una atmós­fe­ra posi­ti­va, pero la enfer­me­dad del rey sau­dí ralen­ti­zó el pro­ce­so y las nego­cia­cio­nes tuvie­ron lugar por vía tele­fó­ni­ca. Hace dos sema­nas, tuvi­mos con­fir­ma­ción de que él rey había sido ope­ra­do con éxi­to, que se esta­ba recu­pe­ran­do y esta­ba dis­pues­to a seguir ade­lan­te con la ini­cia­ti­va con vis­tas a lograr un acuer­do. Se nos dijo que el rey lla­ma­ría des­pués a Hari­ri a EEUU (don­de se encon­tra­ba en el hos­pi­tal) para dar los toques fina­les al acuer­do. Enton­ces, Hari­ri hizo su decla­ra­ción que decía que el acuer­do había que­da­do defi­ni­do hacía meses. Esto nece­si­ta ser veri­fi­ca­do, pero, no obs­tan­te, era algo posi­ti­vo. Lue­go Hari­ri fue a EEUU, man­tu­vo algu­nos encuen­tros y, sin pre­vio avi­so, lla­mó a los sirios para decir­les que él no podía con­ti­nuar apo­yan­do este esfuer­zo”.

Say­yed Nas­ra­la dijo que esta acción de Hari­ri lle­vó a los minis­tros de la opo­si­ción a reu­nir­se y deci­dir dimi­tir del gobierno para derri­bar­lo den­tro del res­pe­to al mar­co cons­ti­tu­cio­nal. “Es obvio que los nor­te­ame­ri­ca­nos y los israe­líes esta­ban en con­tra del esfuer­zo ára­be y con­ta­ban con su fra­ca­so,” seña­ló Say­yed Nas­ra­la.

“Ellos tenían en men­te que la cri­sis liba­ne­sa era com­pli­ca­da y que, even­tual­men­te, no nece­sa­rían inter­ve­nir. Sin embar­go, cuan­do com­pren­die­ron que el pro­ce­so esta­ba pro­du­cien­do resul­ta­dos posi­ti­vos, inter­vi­nie­ron de una for­ma deci­si­va. Esto es por lo que la ini­cia­ti­va sirio-sau­dí se detu­vo de una for­ma tan repen­ti­na. No hubo duda de que algu­nos par­ti­dos liba­ne­ses estu­vie­ron tra­ba­jan­do exten­sa­men­te para abor­tar el esfuer­zo ára­be y arre­me­tie­ron con­tra el rey sau­dí por­que sin­tie­ron que él era muy serio en lo que res­pec­ta al logro de un acuer­do.”

“O Hari­ri y su equi­po no que­rían seguir ade­lan­te con el acuer­do pero tuvie­ron que hacer­lo bajo pre­sión sau­dí y even­tual­men­te fue­ron a los nor­te­ame­ri­ca­nos y otros para que pre­sio­na­ran a los sau­díes para dete­ner tal esfuer­zo o ellos esta­ban apo­yan­do al rey, pero la volun­tad nor­te­ame­ri­ca­na se mani­fes­tó en con­tra de este esfuer­zo (y capi­tu­la­ron ante ella). En cual­quier caso, Hari­ri y su equi­po han deja­do paten­te el hecho de que no se pue­de con­fiar en ellos y que no son per­so­nas res­pon­sa­bles que pue­dan ayu­dar a Líbano o sacar al país de cual­quier impas­se.”

El secre­ta­rio gene­ral se abs­tu­vo de comen­tar cua­les habían sido los tér­mi­nos de Hari­ri para acep­tar el acuer­do “pero los liba­ne­ses des­cu­bri­rán que entre ellos había sólo una o dos con­di­cio­nes que iban en línea con los intere­ses de Líbano; todos las demás con­di­cio­nes iban diri­gi­das a ser­vir los intere­ses del equi­po polí­ti­co y de segu­ri­dad de Hari­ri. Sin embar­go, noso­tros las abor­da­mos de for­ma muy posi­ti­va.”

HARIRI CONOCIA AL FALSO TESTIGO SIDDIQ

Say­yed Nas­ral recor­dó el caso de los fal­sos tes­ti­gos y cómo lle­vó al encar­ce­la­mien­to arbi­tra­rio de cua­tro altos res­pon­sa­bles de segu­ri­dad, el dete­rio­ro de los víncu­los entre Líbano y Siria y el empeo­ra­mien­to de la ya ten­sa atmós­fe­ra sec­ta­ria en el país. “Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias fue­ron cele­bra­das y los gobier­nos fue­ron for­ma­dos en medio de la ten­sa atmós­fe­ra crea­da por estos fal­sos tes­ti­mo­nios. Noso­tros pedi­mos que los fal­sos tes­ti­gos fue­ran juz­ga­dos por des­viar la inves­ti­ga­ción.”

Su Emi­nen­cia reve­ló, sin embar­go, que una de las con­di­cio­nes de Hari­ri para acep­tar el acuer­do sirio-sau­dí era la de cerrar el caso de los fal­sos tes­ti­gos, aun­que ellos “(Hari­ri y su equi­po) debe­rían haber sido (por sus car­gos) agre­si­vos en lo que res­pec­ta a pedir res­pon­sa­bi­li­da­des a esos tes­ti­gos y los que estu­vie­ron detrás de ellos”.

Al Yadid TV trans­mi­tió el sába­do una gra­ba­ción de audio de un encuen­tro cele­bra­do en un hotel fue­ra de Líbano, en el que par­ti­ci­pa­ron Saad Hari­ri; el jefe de la Rama de Infor­ma­ción de las Fuer­zas de Segu­ri­dad Inter­na, coro­nel Wis­sam Has­san; el segun­do inves­ti­ga­dor jefe del TEL en el caso del ase­si­na­to de Rafiq Hari­ri, Gerhard Leh­mann; y uno de los prin­ci­pa­les tes­ti­gos fal­sos en el caso, Moham­mad Zuhair Sid­diq. Hari­ri admi­tió el domin­go por la maña­na que el encuen­tro tuvo lugar y que se pro­du­jo en el mar­co de inten­tar atraer a Sid­diq a Líbano. Sin embar­go, la decla­ra­ción de Hari­ri no cla­ri­fi­có por qué Sid­diq esta­ba hablan­do con él y el coro­nel Has­san con arro­gan­cia ni expli­có por que Sid­diq tenía su núme­ro de telé­fono per­so­nal y le repro­cha­ba no res­pon­der a sus lla­ma­das y men­sa­jes.

“… la lla­ma­da de telé­fono en la que te dije que ellos envia­rían a 20 per­so­nas. La lla­ma­da en la que te dije que las explo­sio­nes comen­za­rían. ¿No ocu­rrió eso? Lo estás vien­do. Te lla­mé la noche antes, ¿No te acuer­das? ¿No vis­te la lla­ma­da? No res­pon­dis­te. Iba a decir­te que había una bom­ba yen­do al LBC. Ella aca­bó estan­do para mayo,” dijo Sid­diq a Hari­ri duran­te el encuen­tro.

Hari­ri y su blo­que nega­ron duran­te cua­tro años la exis­ten­cia de fal­sos tes­ti­gos; en esa era se pro­du­jo una fal­ta acu­sa­ción con­tra Siria, el encar­ce­la­mien­to arbi­tra­rio de cua­tro altos res­pon­sa­bles de segu­ri­dad y casi una gue­rra civil. Hari­ri, tras cin­co años, reco­no­ció la exis­ten­cia de fal­sos tes­ti­gos y se retrac­tó de sus acu­sa­cio­nes con­tra Siria. Entre­tan­to, se pro­du­jo un cam­bio en el Tri­bu­nal Espe­cial para Líbano, que pasó de acu­sar a Siria a acu­sar a Hez­bo­la.

Say­yed Nas­ra­lla cri­ti­có a los res­pon­sa­bles del Movi­mien­to del Futu­ro por apre­su­rar­se a afir­mar que el repor­ta­je había sido fabri­ca­do, espe­cial­men­te dado que Hari­ri admi­tió más tar­de que el encuen­tro tuvo lugar. “Se me dijo que la Futu­re TV de Hari­ri publi­ca­ría todo el minu­ta­je del encuen­tro y eso plan­tea algu­nas cues­tions: si esto era un docu­men­to con­fi­den­cial del TEL ¿cómo lo tie­ne él? Él dice que los docu­men­tos del TEL son con­fi­den­cia­les así que ¿cómo le ha sido fil­tra­do uno?”.

Él aña­dió que el gobierno de Hari­ri era inca­paz de refe­rir el caso de los fal­sos tes­ti­gos al Con­se­jo Judi­cial y hacer fren­te a las reper­cu­sio­nes del acta de acu­sa­ción y quie­re finan­ciar ade­más a un tri­bu­nal que está cons­pi­ran­do con­tra Líbano. “Este gobierno que­ría poner­se en una pos­tu­ra difí­cil espe­cial­men­te en un momen­to en que el TEL pide el arres­to de ciu­da­da­nos liba­ne­ses. El gobierno no está cua­li­fi­ca­do y su pos­tu­ra de malo­grar el esfuer­zo sirio-sau­dí ha con­fir­ma­do esto”.

LA OPOSICIÓN NO NOMBRARÁ A HARIRI

Say­yed Nara­la seña­ló que el fis­cal del TEL, Daniel Belle­ma­re, había infor­ma­do al pre­si­den­te Michel Sulei­man y a Hari­ri que el acta de acu­sa­ción será publi­ca­da el mar­tes. “¿Es una coin­ci­den­cia que el acta, si es publi­ca­da el mar­tes, lo sea el mis­mo día en que ten­drán lugar las con­sul­tas par­la­men­ta­rias obli­ga­to­rias para nom­brar a un nue­vo pri­mer minis­tro?”

El secre­ta­rio gene­ral dijo que los minis­tros de la opo­si­ción habían dimi­ti­do en línea con la Cons­ti­tu­ción. “El mun­do se movi­li­zó para con­de­nar esta acción; pre­si­den­tes y secre­ta­rios de esta­do decla­ra­ron que que­rían a Hari­ri de vuel­ta en el car­go y la emba­ja­do­ra de EEUU en Líbano, Mau­ra Con­nelly, reali­zó visi­tas a dipu­tados liba­ne­ses para cono­cer su pos­tu­ra y el nom­bre que esco­ge­rían como el pró­xi­mo pri­mer min­nis­tro. Sus ame­na­zas no nos inti­mi­dan por­que noso­tros obra­mos en base a nues­tras con­vic­cio­nes y al inte­rés de Libano. Es obvio que la opo­si­ción no nom­bra­rá a Hari­ri para enca­be­zar un nue­vo gobierno duran­te las con­sul­tas”.

Tra­du­ci­do por Yusuf Fer­nan­dez

Fuen­te: Al Manar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *