El momen­to de los gran­des esta­dis­tas – Anto­nio Alva­rez Sólis

Es la gran hora de Espa­ña y Fran­cia. La paz a que aca­ba de com­pro­me­ter­se ETA de modo uni­la­te­ral no pue­de rehuir­se con la vul­ga­ri­dad de un recha­zo basa­do en la sos­pe­cha aldea­na de la tram­pa ‑ese con­cep­to de la tre­gua-tram­pa- que ha sido mar­ca­da tor­pe­men­te a fue­go en el alma de muchos espa­ño­les que debe­rán auto­des­in­to­xi­car­se de sim­ple­zas si de ver­dad quie­ren hacer por fin la his­to­ria de los espa­ño­les, tan­tas veces abor­ta­da, y no la sim­ple y mani­pu­la­da his­to­ria de Espa­ña, per­ma­nen­te­men­te, aho­ra sí, his­to­ria-tram­pa. Ya no se tra­ta de la gran­de­za espa­ño­la ni de la gran­deur de Fran­cia. Es una hora para gran­des esta­dis­tas que mane­jen con sen­ci­llez y res­pon­sa­bi­li­dad nada menos que la paz.

Dice ETA cua­tro cosas fun­da­men­ta­les en su solem­ne decla­ra­ción de alto el fue­go per­ma­nen­te: «Que el pro­ce­so his­tó­ri­co debe supe­rar todo tipo de nega­ción y vul­ne­ra­ción de dere­chos»; que se ha de ase­gu­rar «la posi­bi­li­dad de desa­rro­llo de todos los pro­yec­tos polí­ti­cos, inclui­da la inde­pen­den­cia»; que «la ciu­da­da­nía vas­ca debe tener la pala­bra y la deci­sión sobre su futu­ro» y, final­men­te, «que es tiem­po de actuar con res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca».

Esta últi­ma afir­ma­ción nos lle­va a pre­gun­tar­nos quié­nes han de pro­ta­go­ni­zar este gran momen­to his­tó­ri­co. Decía Geor­ge Cle­ma­nçeau, el Tigre, quien diri­gió el triun­fo de Fran­cia en 1918, que «la gue­rra es un asun­to dema­sia­do gra­ve para con­fiár­se­lo a los mili­ta­res». Para mí cons­ti­tu­ye un pun­to de vis­ta esen­cial para diri­gir la acción nego­cia­do­ra en estas cir­cuns­tan­cias tan dra­má­ti­cas. Es pre­ci­so que el Gobierno de Madrid, sobre todo el de Madrid ‑y el Sr. Sar­kozy debe­ría evi­tar lo que has­ta aho­ra ha sig­ni­fi­ca­do su deri­va española‑, des­mi­li­ta­ri­ce la acción de acer­ca­mien­to entre la pos­tu­ra espa­ño­la y la vas­ca.

Lo que ha pasa­do y aho­ra pue­de supe­rar­se es tam­bién «dema­sia­do gra­ve» para entre­gar­lo a la Guar­dia Civil, al cuer­po de Poli­cía o a los jue­ces que mane­jan­do ambas herra­mien­tas sir­ven a un encon­tro­na­zo per­ma­nen­te. La entre­ga prác­ti­ca­men­te autó­no­ma de la habi­tual acción coac­ti­va a estos cuer­pos impli­ca una mili­ta­ri­za­ción de hecho, al menos en cuan­to al espí­ri­tu con que se lle­va a cabo la repre­sión. Inclu­so sería bueno recor­dar la fra­se correc­to­ra de un gran beli­cis­ta, Napo­león I, dicha en años en que la san­gría pro­du­ci­da por sus armas se demos­tra­ba inú­til para sus intere­ses: «En la gue­rra, como en el amor, para aca­bar es nece­sa­rio ver­se de cer­ca».

Sí, hay que ver­se de cer­ca y con las manos bien repo­sa­das sobre la mesa de nego­cia­ción. Madrid debe deci­dir aho­ra si la pre­ten­sión nacio­na­lis­ta le resul­ta acep­ta­ble para inser­tar­la, como un ele­men­to nor­mal, en la tra­ma polí­ti­ca vas­ca. Si no es así, habrá ser­vi­do de poco la decla­ra­ción de ETA ‑oído al par­che: veri­fi­ca­ble internacionalmente‑, por­que la heri­da que has­ta aho­ra ha esta­do abier­ta podría pro­fun­di­zar­se en la car­ne eus­kal­dun has­ta malo­grar un futu­ro razo­na­ble y vivi­ble.

No cabe dese­char tor­pe­men­te las posi­bi­li­da­des de con­vi­ven­cia armó­ni­ca que debe­rían con­se­guir vas­cos, espa­ño­les y fran­ce­ses sea cual sea la pos­tu­ra que la ciu­da­da­nía eus­kal­dun deci­da tras una cla­ri­fi­ca­do­ra cam­pa­ña refe­ren­dual.

Pero ¿en qué con­sis­te la nego­cia­ción? Res­pec­to a ETA como tal, la pru­den­cia de Madrid debe lle­var­le a una fran­ca cla­ri­fi­ca­ción con la orga­ni­za­ción arma­da. Pero éste es asun­to del Gobierno Zapa­te­ro con ETA. Mas res­pec­to al pue­blo vas­co, como enti­dad civil, la nego­cia­ción que abra la puer­ta a la nor­ma­li­dad, pues­to que de tan sen­ci­lla cosa se tra­ta, con­sis­te en la dero­ga­ción de leyes, nor­mas y pro­ce­de­res que insis­tan en eyec­tar hacia el exte­rior de la prác­ti­ca demo­crá­ti­ca a miles de ciu­da­da­nos a cuyo idea­rio debe abrir­se paso has­ta las urnas.

Habla­mos, pues, de algo a la vez llano en la letra y gran­de en lo moral: habla­mos del reco­no­ci­mien­to de un pue­blo como nación con todas las con­se­cuen­cias de este ape­la­ti­vo. El meo­llo del gran des­en­cuen­tro his­tó­ri­co está jus­ta­men­te ahí y eso es lo que ha de ser resuel­to. Por lo tan­to no valen fin­tas ni manio­bras como las que se han esti­la­do con Cata­lun­ya. Eus­ka­di, como cabe­za y ante­mu­ral de Eus­kal Herria, requie­re que su ser sea res­pe­ta­do y que su futu­ro ten­ga un alo­ja­mien­to real y sin excep­cio­nes en las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas.

Al lle­gar a este pun­to con­ven­dría asi­mis­mo tener en cuen­ta que en las corres­pon­dien­tes con­sul­tas que se hagan al efec­to de deter­mi­nar lo que desee Eus­ka­di no pue­den con­ta­bi­li­zar­se más votos que aque­llos que corres­pon­dan a vas­cos o gen­tes resi­den­tes en las tie­rras eus­kal­du­nes. No es lógi­co y, por tan­to váli­do, que en una con­sul­ta auto­de­ter­mi­na­to­ria cuen­ten como elec­to­res los espa­ño­les aje­nos a la tie­rra vas­ca. Si se hicie­ra tal con­sul­ta con esta inclu­sión equi­val­dría a pro­cla­mar pre­via y tram­po­sa­men­te la espa­ño­li­dad del ámbi­to vas­co y la con­flic­ti­va uni­dad indi­so­lu­ble de Espa­ña. Es decir, el pro­ble­ma no se resol­ve­ría sino que se agra­va­ría.

He leí­do ya muchas opi­nio­nes, urgen­te­men­te emi­ti­das ante el anun­cio acer­ca de la nue­va y espe­ran­za­do­ra situa­ción del alto el fue­go per­ma­nen­te y abri­go temo­res pro­fun­dos en cuan­to a lo que aho­ra suce­da en la entra­ña del Esta­do espa­ñol. Sé, como obser­va­dor vie­jo de este vio­len­to con­ten­cio­so, pues aho­ra lle­ga el momen­to de enfren­tar­se con la reali­dad pro­fun­da del pro­ble­ma, que la solu­ción del mis­mo con­sis­te jus­ta­men­te en el reco­no­ci­mien­to ver­da­de­ro ‑e inter­na­cio­nal­men­te com­pro­ba­ble- de la auto­de­ter­mi­na­ción de Eus­ka­di, lo que entra­ña que entren en jue­go todas las fuer­zas y orien­ta­cio­nes polí­ti­cas.

Arri­ba­dos ahí no es admi­si­ble la letra peque­ña en el acuer­do ni las ano­ta­cio­nes mar­gi­na­les. Se habi­li­ta a la ple­na ciu­da­da­nía vas­ca a deci­dir su gober­na­ción y su futu­ro o se vuel­ca, con gra­ves con­se­cuen­cias, la mesa de jue­go.

¿Qué hará Madrid? Pues no lo sé. Por ello insis­to en que hemos lle­ga­do al momen­to de los esta­dis­tas ver­da­de­ros, los que ante­po­nen de ver­dad y sin dema­go­gia algu­na el futu­ro fun­da­men­tal de dos comu­ni­da­des a sus pre­ten­sio­nes tem­po­ra­les de poder. Como es obvio apun­tar, esta nece­si­dad de esta­dis­tas que se que­men las alas, si es nece­sa­rio, en este vue­lo, no afec­ta sólo a la ori­lla madri­le­ña, sino a las pro­fun­di­da­des del mar polí­ti­co vas­co. Quie­nes se ten­gan por nacio­na­lis­tas no pue­den obviar que este per­fil de sus ideas no afec­ta sólo al exte­rior del emba­la­je polí­ti­co, sino a la real capa­ci­dad polí­ti­ca del mis­mo.

Creo que ahí no se podrá flo­rear con futu­ros ad kalen­das grae­cas ni con balan­ceos en la sen­ti­na. Res­pec­to a la polí­ti­ca vas­ca habrá que hablar con pala­bras jus­tas y cla­ras, cada cual con dere­cho a su ver­dad, pero cada cual con la res­pon­sa­bi­li­dad públi­ca que supo­ne ese dere­cho.

Evi­den­te­men­te Eus­ka­di ‑y sigo hablan­do de Eus­ka­di como ante­pe­cho ins­ti­tu­cio­nal de Eus­kal Herria, ya que la terri­to­ria­li­dad es par­te fun­da­men­tal en el desa­rro­llo del pro­ce­so nacio­nal vas­co- no pue­de con­ver­tir­se en un jue­go de pres­ti­di­gi­ta­cio­nes bara­tas o en un ejer­ci­cio tri­le­ro.

En pri­mer lugar por­que el con­flic­to es his­tó­ri­co y ha gene­ra­do innú­me­ros sufri­mien­tos, pero es que, ade­más, la cues­tión vas­ca ha adqui­ri­do unas dimen­sio­nes inter­na­cio­na­les al con­ver­ger en ella una serie de intere­ses y obser­va­cio­nes de autén­ti­co cala­do.

Aun­que la cita podría ser obje­to de mali­cias y jui­cios de inten­ción poco hono­ra­bles, me pare­ce jus­to apli­car a Eus­kal Herria el jui­cio que Lenin dedi­có al pro­ble­ma de las nacio­na­li­da­des en la nacien­te Fede­ra­ción Sovié­ti­ca: «El pro­ble­ma nacio­nal es un fenó­meno mun­dial», sobre todo cuan­do este fenó­meno se da en un país como Eus­kal Herria, que tie­ne un alto peso espe­cí­fi­co en el pano­ra­ma euro­peo.

Madrid no pue­de per­der de vis­ta este extre­mo si de ver­dad quie­re com­pa­re­cer con algu­na soli­dez ante las ins­ti­tu­cio­nes de Euro­pa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *