Pasos valien­tes a favor de los dere­chos nacio­na­les del pue­blo pales­tino – FDLP

Los reco­no­ci­mien­tos de Bra­sil, Argen­ti­na y Boli­via del esta­do pales­tino inde­pen­dien­te y la dis­po­si­ción de Uru­guay de efec­tuar­lo a prin­ci­pios del año 2011 cons­ti­tu­yen un paso polí­ti­co cua­li­ta­ti­vo a favor de los dere­chos nacio­na­les del pue­blo pales­tino.

Sin duda, este paso digno de dichos paí­ses, en la actua­li­dad y en el momen­to tan des­fa­vo­ra­ble a la lucha pales­ti­na va en con­tras­te a la corrien­te de un cau­ce for­ma­do por los enten­di­mien­tos esta­dou­ni­den­ses israe­líes en el con­tex­to del arre­glo polí­ti­co duran­te la pasa­da eta­pa.

Mien­tras esti­ma­mos alta­men­te las posi­cio­nes valio­sas de los men­cio­na­dos paí­ses y sus direc­cio­nes polí­ti­cas ase­gu­ra­mos que estas deci­sio­nes reafir­man la posi­bi­li­dad de ampliar el círcu­lo de la soli­da­ri­dad con el pue­blo pales­tino, pero urge la nece­si­dad de for­ta­le­cer la lucha para con­quis­tar los dere­chos en el supues­to cen­tro del accio­nar ára­be y pales­tino. En este sen­ti­do, el avan­ce ára­be pales­tino debe, nece­sa­ria­men­te, comen­zar por el aban­dono total de la idea de que el rol de Washing­ton con­duz­ca a una solu­ción equi­li­bra­da al con­flic­to, sobre todo des­pués del recien­te anun­cia­do reco­no­ci­mien­to de su fra­ca­so de con­ven­cer a Netan­yahu para con­ge­lar las cons­truc­cio­nes de los asen­ta­mien­tos.

El pro­ble­ma prin­ci­pal del pro­ce­so nego­cia­dor estan­ca­do no se limi­ta solo, como se fomen­ta, a la nega­ti­va volun­tad del gobierno de Netan­yahu de con­ge­lar los asen­ta­mien­tos en Cis­jor­da­nia y Jeru­sa­lén, sino radi­ca, fun­da­men­tal­men­te, en su desa­rro­llo fue­ra de las reso­lu­cio­nes de lega­li­dad inter­na­cio­nal para el arre­glo. La exclu­sión pre­me­di­ta­da de Nacio­nes Uni­das del pro­ce­so para lograr la paz deja la bús­que­da de una solu­ción a las cues­tio­nes prin­ci­pa­les de la cau­sa pales­ti­na bajo la pie­dad de las corre­la­cio­nes de fuer­za impe­ran­te en el terreno, es decir: pone el des­tino del pue­blo pales­tino en manos de la alian­za esta­dou­ni­den­se israe­lí.

Por esta razón se ha insis­ti­do en una estra­te­gia pales­ti­na alter­na para diri­gir­nos a Nacio­nes Uni­das y deman­dar­le la recon­si­de­ra­ción de las reso­lu­cio­nes y el reco­no­ci­mien­to del esta­do pales­tino inde­pen­dien­te, sobre todos los terri­to­rios ocu­pa­dos, duran­te la agre­sión de 1967, con su capi­tal Jeru­sa­lén.

Diri­gir­se a Nacio­nes Uni­das no sig­ni­fi­ca una mera ida de una dele­ga­ción de Rama­llah a la sede de esta orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal, sino una acción polí­ti­ca de múl­ti­ples aspec­tos que comien­ce –como es de supo­ner – con pasos inter­nos pales­ti­nos median­te una deci­sión fir­me y una fór­mu­la de un dis­cur­so polí­ti­co uni­do para pre­sen­tar­lo a la Liga Ára­be que debe, por su par­te, cum­plir con las reso­lu­cio­nes de las suce­si­vas cum­bres ára­bes de res­pal­dar los inte­rés nacio­na­les del pue­blo pales­tino ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Así empren­di­mos el camino hacia la ONU en los años seten­ta del siglo pasa­do cuan­do fruc­ti­fi­ca­mos la tra­yec­to­ria de la lucha pales­ti­na con la cris­ta­li­za­ción de un pro­gra­ma com­ba­ti­vo, avan­za­do y uni­do: El Pro­gra­ma Esca­lo­na­do que uni­fi­có al pue­blo para alcan­zar los obje­ti­vos deter­mi­na­dos en el retorno, la auto­de­ter­mi­na­ción y el esta­do inde­pen­dien­te. Este pro­gra­ma per­mi­tió lograr, pri­me­ro, el reco­no­ci­mien­to ára­be a la OLP, como úni­co y legi­ti­mo repre­sen­tan­te del pue­blo pales­tino, des­pués tras­la­da­mos este reco­no­ci­mien­to a un espa­cio más amplio a nivel de los Paí­ses No Ali­nea­dos, la Orga­ni­za­ción de la Cum­bre Islá­mi­ca, todos los blo­ques regio­na­les y demás paí­ses, espe­cial­men­te los socia­lis­tas y lue­go, debi­do a los esfuer­zos e inten­sas luchas polí­ti­cas, devino el reco­no­ci­mien­to de la Asam­blea Gene­ral de la ONU a la OLP y al dere­cho pales­tino a la crea­ción del esta­do inde­pen­dien­te.

Así pues, el cen­tro del accio­nar polí­ti­co para alcan­zar el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal de la inde­pen­den­cia sobre los terri­to­rios ocu­pa­dos en 1967 debe comen­zar a par­tir del círcu­lo pales­tino pasan­do al ára­be. Qui­zás el tra­ba­jo pales­tino-ára­be uni­do cons­ti­tu­ye el deci­si­vo esla­bón que, en caso de lograr arti­cu­lar y mane­jar, podría­mos lle­gar a más de la mitad del camino hacia el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal, ya que el esfuer­zo común, pales­tino ára­be, pro­du­ce logros polí­ti­cos avan­za­dos en las posi­cio­nes de los blo­ques regio­na­les y mun­dia­les.

Pero si los pales­ti­nos y los ára­bes no aban­do­nan la polí­ti­ca ante­rior basa­da en la posi­ción de espe­ra de una solu­ción pro­ve­nien­te del alia­do prin­ci­pal de Israel la con­se­cuen­cia será fatal. Tam­bién esto cons­ti­tui­rá una gran ofen­sa polí­ti­ca a los ges­tos soli­da­rios de Bra­sil, Argen­ti­na y Uru­guay por­que con­si­de­ra­mos sus valien­tes deci­sio­nes como una esti­ma impor­tan­te para avan­zar hacia una opción alter­na a las vanas nego­cia­cio­nes.

Israel con­du­jo las nego­cia­cio­nes, median­te las con­di­cio­nes de Netan­yahu, a un camino que impi­de el alcan­ce del míni­mo dere­cho nacio­nal pales­tino y Washing­ton, con su polí­ti­ca inmo­ral res­pec­to al pro­ce­so de arre­glo, mos­tró afi­ni­da­des a la deci­sión del esta­do sio­nis­ta. No se ven en el hori­zon­te posi­bi­li­da­des de un cam­bio en la acti­tud de Esta­dos Uni­dos y por ende, la no admi­sión de esta reali­dad, sea de los gobier­nos ára­bes o de los nego­cia­do­res pales­ti­nos, sig­ni­fi­ca­ría el camino hacia la sui­ci­da polí­ti­ca.

Muchas están plan­tea­das a la agen­da del accio­nar nacio­nal, pero ante de todo se requie­re reor­ga­ni­zar la situa­ción inter­na, des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, median­te una una­ni­mi­dad sobre el reco­no­ci­mien­to del fra­ca­so de las nego­cia­cio­nes con Israel con las con­di­cio­nes impues­tas sobre los pales­ti­nos. Es nece­sa­rio bus­car un con­sen­so res­pec­to al plan nacio­nal alter­na­ti­vo y garan­ti­zar sus com­po­nen­tes de éxi­to median­te la recon­si­de­ra­ción de la lucha popu­lar y las demás for­mas fren­te al expan­sio­nis­mo colo­nia­lis­ta y las cam­pa­ñas de judai­za­ción.

La tarea de reor­ga­ni­zar la casa pales­ti­na requie­re la recon­si­de­ra­ción del dia­lo­go nacio­nal glo­bal como una con­di­ción fun­da­men­tal para recu­pe­rar la uni­dad des­pués que las con­ver­sa­cio­nes bila­te­ra­les entre Al-Fatah y Hamas corro­bo­ra­ron la impo­si­bi­li­dad de poner fin a la divi­sión. Los intere­ses de estos dos movi­mien­tos mani­fes­ta­dos solo en el inte­rés egoís­ta de repar­tir las frá­gi­les facul­ta­des y pode­res bajo la ocu­pa­ción, sin tener en cuen­ta el sufri­mien­to del pue­blo pales­tino, con­du­cen a una situa­ción catas­tró­fi­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *