Las 40 reglas bási­cas del anti­co­mu­nis­mo- J. Slav­yans­ki

1. Insis­tir cons­tan­te­men­te en que el mar­xis­mo está des­acre­di­ta­do, obso­le­to y total­men­te muer­to y ente­rra­do. Enton­ces pro­si­ga en la cons­truc­ción de una lucra­ti­va carre­ra para supe­rar esta teo­ría supues­ta­men­te ‘muer­ta’ duran­te el res­to de su vida labo­ral.

2. Recuer­de, cual­quier muer­te no natu­ral que ocu­rra bajo un régi­men ‘comu­nis­ta’ es atri­bui­ble exclu­si­va­men­te a los líde­res de Esta­do, tam­bién lo es al mar­xis­mo como ideo­lo­gía. Igno­re las muer­tes ocu­rri­das por la mis­ma razón en Esta­dos no socia­lis­tas.

3. Comu­nis­mo y mar­xis­mo son lo que usted quie­ra que sea. Sién­ta­se con la volun­tad para eti­que­tar paí­ses, movi­mien­tos y regí­me­nes de ‘comu­nis­tas’ inde­pen­dien­te­men­te de sus obje­ti­vos reales, ideo­lo­gía adop­ta­da, rela­cio­nes diplo­má­ti­cas, polí­ti­cas eco­nó­mi­cas o rela­cio­nes de pro­pie­dad.

4. Si hubie­se un con­flic­to en el que se vie­sen envuel­tos los comu­nis­tas, todos los muer­tos y con­se­cuen­cias pos­te­rio­res al enfren­ta­mien­to serán cul­pa de los comu­nis­tas. Ten­ga cui­da­do al apli­car esto a la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Movi­mien­tos fas­cis­tas que lucha­ron con­tra los sovié­ti­cos o par­ti­sa­nos comu­nis­tas fue­ron bue­nos, pero tra­te de no ala­bar abier­ta­men­te a la Ale­ma­nia nazi. Deje esto para con­ver­sa­cio­nes par­ti­cu­la­res si lo desea.

5. Usted deci­de lo que el mar­xis­mo “real­men­te sig­ni­fi­ca” y quié­nes fue­ron los ver­da­de­ros repre­sen­tan­tes del comu­nis­mo. Simu­le inte­rés por Trots­ki por per­der, de algu­na mane­ra, el poder en manos de Sta­lin, aun­que usted lo odie tam­bién.

6. Hable cons­tan­te­men­te de Geor­ge Orwell. Cite obras como Rebe­lión en la Gran­ja y 1984. No se preo­cu­pe por el hecho de no haber pisa­do nun­ca la URSS y los dos libros serán mucho más vera­ces.

7. Cite núme­ros de muer­tes masi­vas sin tener en cuen­ta la demo­gra­fía o la cohe­ren­cia. ¿Tres millo­nes de muer­tos por el ham­bre? ¿7 millo­nes? ¿10 millo­nes? ¿100 millo­nes de muer­tos en total? Usted no pre­ci­sa com­pa­rar su tra­ba­jo con nadie, lo que es bueno, ya que pro­ba­ble­men­te usted tam­po­co com­pro­bó dato alguno.

8. Todo aquel que estu­vo pre­so bajo un régi­men comu­nis­ta pro­ba­ble­men­te era ino­cen­te de cual­quier cri­men. Los comu­nis­tas solo ence­rra­ban a poe­tas ino­fen­si­vos y pro­fe­tas polí­ti­cos que tenían un her­mo­so men­sa­je para com­par­tir con el mun­do.

9. Todo lo que Sta­lin hizo o dejó de hacer tenía una moti­va­ción sinies­tra ocul­ta. TODO.

10. Man­te­nien­do el espí­ri­tu de la regla nº9, recuer­de que Sta­lin era un ser omni­po­ten­te, tal vez la encar­na­ción del dios hin­dú Vish­nu, que tenía ple­na cons­cien­cia de todo lo que ocu­rría en la Unión Sovié­ti­ca y un con­trol total sobre todo lo acon­te­ci­do entre 1924 y 1953. Todo lo que ocu­rrió en esta épo­ca era a volun­tad de Sta­lin. Éste cono­cía los deta­lles exac­tos de todos los suce­sos cri­mi­na­les de su tiem­po y debi­do a su cruel­dad sin lími­tes, man­dó fusi­lar milla­res de per­so­nas ino­cen­tes sin huma­ni­dad algu­na, inde­pen­dien­te­men­te de don­de esta­ban o de sus posi­cio­nes en vida. Sien­do omni­po­ten­te, no era depen­dien­te de infor­ma­cio­nes pasa­das para él por dece­nas de milla­res de subor­di­na­dos.

11. Ata­que cons­tan­te­men­te a los regí­me­nes ‘comu­nis­tas’ por accio­nes que ocu­rren HOY en los regí­me­nes capi­ta­lis­tas.

12. Ale­gue que el mar­xis­mo es utó­pi­co por su des­crip­ción de una posi­ble socie­dad futu­ra. Ale­gue tam­bién, alter­na­da­men­te, que el mar­xis­mo fra­ca­só por­que nun­ca dio una des­crip­ción deta­lla­da de como sería una socie­dad comu­nis­ta. No pres­te aten­ción a la gigan­tes­ca con­tra­dic­ción que con este plan­tea­mien­to se crea.

13. Comien­ce a refe­rir­se al mar­xis­mo como algún tipo de fe reli­gio­sa, mesiá­ni­ca, o cual­quier otra por­que­ría espi­ri­tua­lis­ta que se le ocu­rra. Cuan­do cier­tas per­so­nas afir­men que usted pue­de tra­zar simi­li­tu­des entre bási­ca­men­te cual­quier ideo­lo­gía polí­ti­ca y reli­gio­nes, sen­ci­lla­men­te, no les haga caso.

14. Recuer­de el doble ata­que anti­co­mu­nis­ta: ata­que al sis­te­ma post-Sta­lin en tér­mi­nos de eco­no­mía, ale­gan­do que sim­ple­men­te no fun­cio­nó. Ya que un opo­nen­te infor­ma­do apun­ta­rá que las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas socia­lis­tas real­men­te fun­cio­na­ban en tiem­pos de Sta­lin, y de hecho fun­cio­na­ron muy bien, ata­que aque­lla épo­ca en base a los dere­chos huma­nos.

15. Dos pala­bras: natu­ra­le­za huma­na. ¿Qué es la natu­ra­le­za huma­na? Para sus pro­pó­si­tos, natu­ra­le­za huma­na es una expli­ca­ción rápi­da de por qué las ideas polí­ti­cas y sis­te­mas que usted des­pre­cia están radi­cal­men­te equi­vo­ca­dos.

16. Las revo­lu­cio­nes bol­che­vi­ques fue­ron rea­li­za­das con vio­len­cia y derra­ma­mien­to de san­gre. Las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas fue­ron todas rea­li­za­das a tra­vés de refe­ren­dos demo­crá­ti­cos, y no hubo mani­fes­ta­ción algu­na de vio­len­cia.

17. Uti­li­ce cons­tan­te­men­te pala­bras como ‘liber­tad’ y ‘demo­cra­cia’. No acep­te con­tes­ta­ción algu­na con res­pec­to a la defi­ni­ción de estos tér­mi­nos.

18. Los comu­nis­tas pue­den estar a favor o en con­tra de cual­quier cosa que sea popu­lar en su área par­ti­cu­lar. Si se está diri­gien­do usted a una mul­ti­tud de dere­chis­tas, los comu­nis­tas esta­ban a favor de la dege­ne­ra­ción y de la homo­se­xua­li­dad. Si, por otro lado, se está diri­gien­do a una audien­cia más mains­tream, más libe­ral, los comu­nis­tas per­si­guie­ron y repri­mie­ron al colec­ti­vo homo­se­xual. Esen­cial­men­te, los comu­nis­tas esta­ban a favor de la dege­ne­ra­ción moral y de la “vir­tud puri­ta­na” al mes­mo tem­po. Nue­va­men­te, no ten­ga en cuen­ta la con­tra­dic­ción.

19. Ata­que cons­tan­te­men­te a Sta­lin en rela­ción al Tra­ta­do Molo­tov-von Rib­ben­tropp, igno­ran­do el apo­yo masi­vo y la cola­bo­ra­ción de la Ale­ma­nia nazi, la Ita­lia fas­cis­ta y el Japón impe­rial con los EEUU, Fran­cia e Ingla­te­rra bien antes de la gue­rra. Y des­pués tam­bién, en algu­nos aspec­tos.

20. Glo­ri­fi­que la recien­te­men­te encon­tra­da “liber­tad” en el este de Euro­pa. Igno­re el masi­vo des­po­bla­mien­to cau­sa­do por la emi­gra­ción, la brus­ca caí­da de la nata­li­dad, los enor­mes pro­ble­mas cau­sa­dos por las dro­gas y el alcoho­lis­mo, la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca, las gue­rras civi­les, las lim­pie­zas étni­cas, la tra­ta de blan­cas, la pros­ti­tu­ción infan­til, el cri­men orga­ni­za­do, las altas tasas de sui­ci­dio, el fla­gran­te des­em­pleo, las epi­de­mias, etc. ¿A quién le impor­ta todo eso cuan­do se tie­ne liber­tad de expre­sión?

21. Hable cons­tan­te­men­te de la “cul­tu­ra del mie­do” en las nacio­nes socia­lis­tas, de la ‘pata­da en la puer­ta’ en mitad de la noche. Igno­re la ‘pata­da en la puer­ta en mitad de la noche, enca­ño­nán­do­le con una esco­pe­ta, sacán­do­le de la cama por­que es usted sos­pe­cho­so de nar­co­trá­fi­co’, una ocu­rren­cia nor­mal en la gue­rra de los Esta­dos Uni­dos con­tra las dro­gas.

22. Ata­que a los comu­nis­tas por la per­se­cu­ción reli­gio­sa. Ata­que a los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos por no ser secu­la­res. De nue­vo, la Sra. Con­tra­dic­ción hace acto de pre­sen­cia.

23. No ten­ga en cuen­ta la iro­nía de que los Esta­dos Uni­dos están actual­men­te inmer­sos en una gue­rra per­di­da y extre­ma­da­men­te cara con­tra un opo­nen­te al cual finan­cia­ron, apo­ya­ron y has­ta entre­ga­ron su pri­me­ra vic­to­ria con­tra los sovié­ti­cos en Afga­nis­tán.

24. Lo que debe usted decir cuan­do se enfren­te con todos los per­sis­ten­tes y, muchas veces empeo­ra­dos, pro­ble­mas del mun­do de hoy, y se pre­gun­ta cuál es la solu­ción, diga alto: ¡LIBERTAD! (recí­ta­lo cuan­to fue­se nece­sa­rio).

25. Nada que ven­ga de “comu­nis­tas” es fia­ble. A no ser que de algu­na mane­ra sir­va a su favor, como el “dis­cur­so secre­to” de Krus­chev de 1956 o cual­quier cosa escri­ta por Trots­ki.

26. Los líde­res comu­nis­tas eran ‘para­noi­cos’ por dedi­car tan­to tiem­po a la segu­ri­dad inter­na con­tra la con­tra­rre­vo­lu­ción. Igno­re las mon­ta­ñas de evi­den­cias, inclu­yen­do la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo en el Blo­que Orien­tal, de que esta ame­na­za era bien real.

27. Los regí­me­nes comu­nis­tas nun­ca eran popu­la­res. Si hay prue­bas pre­sen­ta­das en varios casos que mues­tran lo con­tra­rio, ale­gue que las per­so­nas sufrían cons­tan­tes lava­dos de cere­bro. No haga nin­gún esfuer­zo en con­si­de­rar las res­tric­cio­nes de gas­tos ni logís­ti­ca en tal tarea.

28. La pro­pa­gan­da comu­nis­ta es bási­ca y pri­mi­ti­va. Si alguien men­cio­na ‘Ama­ne­cer Rojo’, o peor, men­cio­na la serie de cómics de J. Edgar Hoo­ver cono­ci­da como ‘The God­less Com­mu­nists’, sal­ga corrien­do.

29. Ala­be el secu­la­ris­mo en nom­bre de la ‘liber­tad’ y del ‘plu­ra­lis­mo’ has­ta ser repli­ca­do por un comu­nis­ta. Enton­ces jue­gue la car­ta de la reli­gión.

30. Las atro­ci­da­des y demás rui­nes acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en regí­me­nes no comu­nis­tas son cul­pa de per­so­nas a títu­lo indi­vi­dual. Cual­quier cosa ruin que ocu­rra en un régi­men ‘comu­nis­ta’ es cul­pa de la ideo­lo­gía y del sis­te­ma. Y de Sta­lin.

31. Ser un anti­co­mu­nis­ta sig­ni­fi­ca no tener nin­gún tipo de cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca. Cobí­je­se en un popu­lis­mo de izquier­da pseu­do-socia­lis­ta un 90% del tiem­po, enton­ces com­pa­re el sis­te­ma capi­ta­lis­ta con la “Rusia de Sta­lin” (si nun­ca estu­dió usted real­men­te el asun­to, con­sul­te con las orwe­llia­nas obras de “Rebe­lión en la Gran­ja” y “1984″). Recla­me al capi­ta­lis­mo el 99% de su tiem­po, enton­ces repli­que cuan­do alguien sugie­ra el comu­nis­mo como alter­na­ti­va. ¿Fas­cis­ta ultra­de­re­chis­ta? Recla­me cons­tan­te­men­te sobre la dege­ne­ra­ción cul­tu­ral bajo el capi­ta­lis­mo, man­te­nién­do­se faná­ti­ca­men­te con­tra­rio al mar­xis­mo sin nin­gu­na razón dis­cer­ni­ble, excep­to por su afi­ni­dad por el nacio­na­lis­mo radi­cal.

32. Si es usted anar­quis­ta, con­ti­núe apun­tan­do el ‘fra­ca­so’ del mar­xis­mo mien­tras igno­ra el hecho de que su ideo­lo­gía ha teni­do un 100% de fra­ca­so en toda su his­to­ria. Eche la cul­pa de sus fra­ca­sos a los comu­nis­tas, o a poten­cias mili­ta­res más fuer­tes. Igno­re el hecho de que la más mara­vi­llo­sa socie­dad a la que aspi­ra el ser humano es inú­til si no con­si­gue defen­der­se de la reac­ción.

33. ¿Neo­na­zi? ¡El comu­nis­mo es judío! Fin del deba­te.

34. ¿Neo­hippy? ¡Tíbet libre!

35. Con­de­ne cons­tan­te­men­te el geno­ci­dio que supues­ta­men­te tuvo lugar con Mao, mien­tras igno­ra las rela­cio­nes de los Esta­dos Uni­dos con la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na esta­ble­ci­das por Nixon, así como el papel gigan­tes­co de la Chi­na capi­ta­lis­ta en rela­ción a la eco­no­mía moder­na de los Esta­dos Uni­dos. Cuan­do quie­ra usted hablar posi­ti­va­men­te de Chi­na, es un país capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, si quie­re usted cri­ti­car­la, aun es ‘comu­nis­ta’.

36. Ale­gue que el mar­xis­mo no es empí­ri­co. Tam­po­co lo son el neo­li­be­ra­lis­mo, la ‘demo­cra­cia’ o la ‘liber­tad’, pero no lo ten­ga en cuen­ta.

37. Insis­ta que a pesar de la loca­li­dad, país, épo­ca his­tó­ri­ca, expe­rien­cia pasa­da, o cual­quie­ra de los demás fac­to­res, los comu­nis­tas siem­pre quie­ren recrear una copia moder­na de la Rusia de Sta­lin, y todo eso cobra sen­ti­do de acuer­do con usted. No per­ci­ba la inhe­ren­te idio­tez de este con­cep­to.

38. Apren­da a usar la pala­bra mági­ca: ‘tota­li­ta­rio’. Esta pala­bra le posi­bi­li­ta crear lazos entre dos ideo­lo­gías opues­tas, comu­nis­mo y fas­cis­mo.

39. Igno­re el hecho de que los esta­dos socia­lis­tas expe­ri­men­ta­ron más pro­ble­mas eco­nó­mi­cos para­le­la­men­te al núme­ro de refor­mas de mer­ca­do que se rea­li­za­se en ellos.

40. Cuan­do sea con­tes­ta­do acer­ca de cifras o con­tex­to his­tó­ri­co, ape­le a rótu­los como “tirano sin pie­dad”, “ase­sino cruel”, entre otros. Recuer­de, per­so­nas como Sta­lin eran ase­si­nos en masa por todas las per­so­nas que mata­ron, y noso­tros sabe­mos que mata­ron a todas esas per­so­nas por­que eran ase­si­nos en masa. ¡Es pura lógi­ca!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *