Medio siglo de soli­da­ri­dad- Ricar­do Alar­con

Pala­bras en el Acto por el 50 Ani­ver­sa­rio del Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos, La Haba­na, Diciem­bre 28, 2010

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

Cuan­do el 30 de diciem­bre de 1960 el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio creó el Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos, sobre Cuba se ceñía la ame­na­za inmi­nen­te de la agre­sión mili­tar. Enton­ces millo­nes de cuba­nas y cuba­nos esta­ban vigi­lan­tes, pre­pa­rán­do­se para el ata­que que podía ocu­rrir en cual­quier momen­to.

Cul­mi­na­ban dos años de crea­ción infa­ti­ga­ble, había­mos sido capa­ces de des­man­te­lar las estruc­tu­ras podri­das del vie­jo régi­men, librá­ba­mos una pelea ardo­ro­sa con­tra la explo­ta­ción, la igno­ran­cia y los vicios del pasa­do, había­mos eli­mi­na­do com­ple­ta­men­te el des­em­pleo, eran nues­tras las fábri­cas y los ser­vi­cios públi­cos, avan­za­ba la Refor­ma Agra­ria y la Cam­pa­ña de Alfa­be­ti­za­ción, vivía­mos con la ale­gría de la liber­tad con­quis­ta­da tras gran­des sacri­fi­cios y nos empe­ñá­ba­mos por hacer rei­nar la jus­ti­cia en nues­tra tie­rra final­men­te eman­ci­pa­da.

Eran días lumi­no­sos pero tam­bién lle­nos de peli­gros. Des­de el Pri­me­ro de enero de 1959, el Impe­rio que siem­pre tra­ta a Cuba como si la Isla fue­ra suya, des­ató con­tra nues­tro pue­blo la gue­rra eco­nó­mi­ca, pre­sio­nó a otros paí­ses para tra­tar de ais­lar­nos total­men­te, dio cobi­jo a los tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos batis­tia­nos y a sus secua­ces y los orga­ni­zó, armó, entre­nó y diri­gió para inva­dir el país y obli­gar­nos a regre­sar a la igno­mi­nia y la mise­ria. Enfren­tá­ba­mos a un Impe­rio que enton­ces esta­ba en el cenit de su pode­río, domi­na­ba com­ple­ta­men­te el Hemis­fe­rio Occi­den­tal e impo­nía su hege­mo­nía en todo el pla­ne­ta.

Comen­za­ba el ver­da­de­ro des­cu­bri­mien­to de la isla de Cuba. Nues­tra heroi­ca resis­ten­cia asom­bra­ba al mun­do. Su Revo­lu­ción se con­vir­tió en “una per­ma­nen­te inci­ta­ción a la noble curio­si­dad huma­na des­de todos los rin­co­nes de la tie­rra y muy espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na” como expre­só la Ley 901 fun­da­do­ra del ICAP a ini­cia­ti­va de Fidel Cas­tro.

Han sido cin­cuen­ta años de ince­san­te fae­na. Vaya nues­tro reco­no­ci­mien­to a todas y todos los tra­ba­ja­do­res de esta ins­ti­tu­ción por su con­tri­bu­ción, muchas veces anó­ni­ma, a la soli­da­ri­dad y la amis­tad entre el pue­blo cubano y los otros pue­blos. Los que ini­cia­ron este noble tra­ba­jo y sus con­ti­nua­do­res has­ta hoy mere­cen nues­tra gra­ti­tud.

Haga­mos un home­na­je espe­cial, sobre todo, a quie­nes fue­ra de aquí, duran­te estos lar­gos años, nos han ofre­ci­do per­ma­nen­te apo­yo. A los que fue­ron capa­ces de resis­tir la per­se­cu­ción y la hos­ti­li­dad, a quie­nes no se doble­ga­ron ante las pre­sio­nes o las ame­na­zas, a los que no sucum­bie­ron ante las calum­nias y el enga­ño, a quie­nes supie­ron con­fiar en Cuba y amar­la.

Por­que con­tra Cuba y su Revo­lu­ción el Impe­rio no ha emplea­do sola­men­te la fuer­za mili­tar, el terro­ris­mo, los sabo­ta­jes y la más feroz y dila­ta­da agre­sión eco­nó­mi­ca, su blo­queo geno­ci­da que comen­zó antes que nacie­ra el ICAP, antes que nacie­ra la mayor par­te de la pobla­ción cuba­na actual. Con­tra Cuba y su Revo­lu­ción el Impe­rio ha emplea­do tam­bién y espe­cial­men­te, la men­ti­ra y el ocul­ta­mien­to de la ver­dad.

En ese terreno, el de la mani­pu­la­ción de la infor­ma­ción y la fal­si­fi­ca­ción de la reali­dad, el Impe­rio ha crea­do una maqui­na­ria gigan­tes­ca a la que dedi­ca incon­ta­bles recur­sos de todo tipo.

Ya no es el auto­mó­vil el sím­bo­lo de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Hace ya mucho tiem­po que fue rele­ga­do a un plano secun­da­rio por la indus­tria del embus­te, que a gran esca­la y masi­va­men­te adul­te­ra los hechos, per­vier­te las con­cien­cias y pro­mue­ve el embru­te­ci­mien­to de los seres huma­nos. Sus ins­tru­men­tos son las gran­des cor­po­ra­cio­nes que domi­nan a los lla­ma­dos medios de comu­ni­ca­ción y son due­ñas de las más pode­ro­sas empre­sas de cine, radio y tele­vi­sión.

Mer­can­ti­li­zan la cul­tu­ra y la redu­cen a entre­te­ni­mien­to banal; escon­den o jus­ti­fi­can los peo­res crí­me­nes; dis­tor­sio­nan los suce­sos y mien­ten; fomen­tan el egoís­mo y la codi­cia, el mate­ria­lis­mo y la vul­ga­ri­dad; des­po­jan al ser humano de sus idea­les, de su capa­ci­dad para pen­sar y amar. Lle­van a cabo una impla­ca­ble ofen­si­va anti­hu­ma­nis­ta de la que el pue­blo nor­te­ame­ri­cano es la pri­me­ra y prin­ci­pal víc­ti­ma.

Esta­dos Uni­dos es, des­de su ori­gen, un país impe­ria­lis­ta y racis­ta como lo recuer­da Noam Chomsky en un tex­to recien­te. Su pode­río se con­cen­tra hoy, sin embar­go, en una des­co­mu­nal, abe­rran­te, indus­tria béli­ca capaz de des­truir al pla­ne­ta muchas veces y en su arse­nal pro­pa­gan­dís­ti­co que le per­mi­te ador­me­cer y embau­car.

Pero el pue­blo nor­te­ame­ri­cano no es impe­ria­lis­ta ni racis­ta. Es un pue­blo que nece­si­ta vivir en paz con los demás y que tie­ne el dere­cho a cons­truir den­tro de sus fron­te­ras una socie­dad jus­ta y ver­da­de­ra­men­te libre, algo que no podrá lograr mien­tras no se libe­re del con­trol que sobre él ejer­ce una plu­to­cra­cia igno­ran­te y per­ver­sa.

Con ese poder los impe­ria­lis­tas han podi­do prac­ti­car con­tra el pue­blo cubano el geno­ci­dio más pro­lon­ga­do de la his­to­ria, por eso pue­den seguir ampa­ran­do en su pro­pio terri­to­rio a los peo­res ase­si­nos – como el que aca­ba de publi­car en Mia­mi un libro infa­me en el que se ufa­na de sus fecho­rías -, por eso man­tie­nen en injus­ta y cruel pri­sión a Cin­co jóve­nes que sacri­fi­ca­ron sus vidas por sal­var a su pue­blo y al mun­do del terro­ris­mo que Washing­ton tole­ra impu­ne­men­te.

Aho­ra, cuan­do se acer­ca el día en que Esta­dos Uni­dos debe res­pon­der a la peti­ción de habeas cor­pus a favor de Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo, su últi­mo recur­so legal, algu­nos medios nor­te­ame­ri­ca­nos lo calum­nian mise­ra­ble y cobar­de­men­te y tra­tan de enga­ñar y des­viar la aten­ción para con­fun­dir al movi­mien­to soli­da­rio. Inde­pen­dien­te­men­te del dere­cho irre­nun­cia­ble de Cuba a defen­der su sobe­ra­nía, en el jui­cio segui­do con­tra Gerar­do y sus com­pa­ñe­ros en Mia­mi no fue pre­sen­ta­da evi­den­cia algu­na que lo vin­cu­la­se con el lamen­ta­ble inci­den­te del 24 de febre­ro de 1996. En esta hora deci­si­va quie­ren hacer­nos olvi­dar que en mayo de 2001 en una dra­má­ti­ca y urgen­te deman­da ante la Cor­te de Ape­la­cio­nes la pro­pia Fis­ca­lía reco­no­ció que care­cía total­men­te de prue­bas y soli­ci­tó modi­fi­car la acu­sa­ción ori­gi­nal­men­te pre­sen­ta­da con­tra nues­tro com­pa­ñe­ro. Pese a ello fue sen­ten­cia­do con bru­tal des­me­su­ra por un supues­to cri­men que no exis­tió y con el cual, en cual­quier caso, Gerar­do no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver. Es impo­si­ble encon­trar ejem­plo pare­ci­do de injus­ti­cia.

Exhor­te­mos al movi­mien­to de soli­da­ri­dad y a toda la gen­te hones­ta a levan­tar sus voces en defen­sa de Gerar­do. El Gobierno de Esta­dos Uni­dos sabe que él es ino­cen­te y que nun­ca hubo prue­bas para acu­sar­lo. Hay que exi­gir­le que lo pon­ga en liber­tad ya. A él y a Ramón, Anto­nio, Fer­nan­do y René, cin­co Héroes de la Repú­bli­ca de Cuba. El Pre­si­den­te Oba­ma pue­de y debe libe­rar­los aho­ra mis­mo, sin con­di­cio­nes, inme­dia­ta­men­te. A todos y cada uno de ellos, a los Cin­co, sin excep­ción.

Que exi­gir­lo sin des­can­so sea nues­tra pro­me­sa de Año Nue­vo. Que el mun­do ente­ro se lo pida al Pre­si­den­te Oba­ma. El sabe que sí se pue­de y que él debe hacer­lo.

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

La soli­da­ri­dad es el baluar­te y la savia de la Revo­lu­ción. Lo ha sido siem­pre para noso­tros des­de 1868 cuan­do, en nues­tro Octu­bre glo­rio­so, ini­cia­mos una bre­ga inse­pa­ra­ble por la inde­pen­den­cia nacio­nal y por la abo­li­ción de la escla­vi­tud, la ser­vi­dum­bre y la dis­cri­mi­na­ción de los seres huma­nos.

Des­de la Gue­rra Gran­de hijos de otras tie­rras vinie­ron a pelear con noso­tros por nues­tra liber­tad. El Par­ti­do de José Mar­tí fue un par­ti­do inter­na­cio­na­lis­ta crea­do tam­bién para alcan­zar la inde­pen­den­cia de Puer­to Rico y la uni­dad de Nues­tra Amé­ri­ca. Fue­ron muchos los com­pa­trio­tas nues­tros que mar­cha­ron des­de aquí y des­de la emi­gra­ción a dar sus vidas por la Repú­bli­ca espa­ño­la.

En el últi­mo medio siglo ha sido amplia y gene­ro­sa la soli­da­ri­dad que Cuba ha reci­bi­do y tam­bién lo ha sido la que ha entre­ga­do nues­tro pue­blo. ¿Cómo olvi­dar, un día como hoy, a los her­ma­nos que fue­ron a com­ba­tir has­ta el últi­mo alien­to a otras tie­rras? ¿Cómo olvi­dar al Che y a los muchos que supie­ron ser como él?

Salu­de­mos tam­bién a las dece­nas de miles de cola­bo­ra­do­res que han ido a los más apar­ta­dos rin­co­nes a ayu­dar a otros, a lle­var­les salud y edu­ca­ción, repro­du­cien­do un espí­ri­tu inter­na­cio­na­lis­ta y soli­da­rio del que nació la Patria y que siem­pre vivi­rá con ella.

El mun­do ha sido soli­da­rio con Cuba por­que Cuba ha sig­ni­fi­ca­do mucho para el mun­do. Por­que su revo­lu­ción fue un ejem­plo que ins­pi­ró a otros a per­se­ve­rar en el com­ba­te has­ta con­quis­tar la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia y la jus­ti­cia, esas que ilu­mi­nan ya con su Alba el futu­ro ame­ri­cano.

Las cuba­nas y los cuba­nos nos empe­ña­mos aho­ra en un amplio ejer­ci­cio demo­crá­ti­co para dis­cu­tir y acor­dar, con todas y todos, sin excluir a nadie, las accio­nes que debe­mos empren­der para corre­gir erro­res, eli­mi­nar defec­tos e intro­du­cir los cam­bios que sean nece­sa­rios para que nues­tro pro­yec­to sea más efi­cien­te, racio­nal y jus­to. Lo hace­mos en un país que sigue sien­do víc­ti­ma del blo­queo, el aco­so y la agre­sión de quien es aún la más fuer­te poten­cia eco­nó­mi­ca y que no se can­sa de alqui­lar mer­ce­na­rios dis­pues­tos a trai­cio­nar a la Patria, meque­tre­fes en los que no cree ni quien les paga la mesa­da como con­fir­man sus pro­pios infor­mes con­fi­den­cia­les reve­la­dos por Wiki­leaks.

Algo bien dife­ren­te es el pue­blo de Cuba. Un pue­blo, que nadie lo olvi­de nun­ca, que se for­jó, pre­ci­sa­men­te, en la lucha con­tra dos Impe­rios y sus ado­ce­na­dos ser­vi­do­res crio­llos y se fra­guó en una bata­lla muy lar­ga en la que siem­pre tuvo como metas la inde­pen­den­cia abso­lu­ta y la jus­ti­cia ple­na para crear una socie­dad que ten­dría como fun­da­men­to la soli­da­ri­dad entre los cuba­nos.

Entre todos cam­bia­re­mos todo lo que debe ser cam­bia­do. Jun­tos hare­mos lo que sea nece­sa­rio, y lo hare­mos por noso­tros mis­mos, sin copiar a nadie, sin hacer con­ce­sión algu­na a quie­nes nos odian y des­pre­cian y sere­mos capa­ces de hacer reali­dad un socia­lis­mo mejor, nues­tro, cubano.

Cum­pli­re­mos así tam­bién nues­tro deber hacia quie­nes en cual­quier lugar luchan por un mun­do mejor.

El movi­mien­to inter­na­cio­nal de soli­da­ri­dad con esta Isla nació hace medio siglo cuan­do enfren­tá­ba­mos un desa­fío que pare­cía insu­pe­ra­ble. Fui­mos capa­ces de ven­cer y lle­gar has­ta aquí.

Son gran­des los retos que tene­mos por delan­te. Sabre­mos supe­rar­los. Sere­mos fie­les a nues­tros már­ti­res, sere­mos lea­les a quie­nes en todo el mun­do nos han acom­pa­ña­do en esta lar­ga, dura y her­mo­sa pelea.

Cuba pre­va­le­ce­rá. Nues­tro socia­lis­mo triun­fa­rá. Sere­mos capa­ces de con­ti­nuar luchan­do, todos uni­dos, Has­ta la Vic­to­ria Siem­pre.

Pala­bras en el Acto por el 50 Ani­ver­sa­rio del Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos, La Haba­na, Diciem­bre 28, 2010


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *