El nego­cio antes que la salud – Iña­ki Moreno

Dicen que los pre­su­pues­tos son un refle­jo de la ideo­lo­gía de sus ela­bo­ra­do­res y más en tiem­pos de cri­sis. Vien­do los pre­su­pues­tos de UPN para la sani­dad nava­rra del año 2011 pode­mos dedu­cir que nos gobier­nan polí­ti­cos sumi­sos a las prác­ti­cas neo­li­be­ra­les exi­gi­das por las gran­des cor­po­ra­cio­nes y al actual sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co. Unos polí­ti­cos que siguen empe­ña­dos en con­ti­nuar reco­rrien­do los sen­de­ros que nos han con­du­ci­do a la actual cri­sis.

Los 974 millo­nes de euros pre­su­pues­ta­dos para sani­dad en el año 2011 supo­nen una dis­mi­nu­ción del 1,4 % res­pec­to al año 2010. Se redu­cen las par­ti­das des­ti­na­das a Aten­ción Pri­ma­ria de Salud (-6, 7%), Salud Men­tal (-7,5%) y Salud Públi­ca (-14,6%). Tam­bién las uti­li­za­das para sub­ven­cio­nar pla­nes muni­ci­pa­les para aten­ción a dro­go­de­pen­den­cias, pro­mo­ción de salud y Salud Labo­ral, cada una de ellas en un 11%. Por últi­mo el gas­to de per­so­nal lo hace en un ‑2,5% lo cual va a reper­cu­tir nega­ti­va­men­te en la cali­dad de los ser­vi­cios pres­ta­dos. No se sus­ti­tui­rá la plan­ti­lla de baja o vaca­cio­nes ni se van a efec­tuar nece­sa­rias nue­vas con­tra­ta­cio­nes.

Den­tro de este des­cen­so gene­ra­li­za­do de recur­sos sor­pren­de el aumen­to de las par­ti­das de gas­to habi­li­ta­das para finan­ciar cen­tros y enti­da­des pri­va­das tan­to de asis­ten­cia espe­cia­li­za­da (7,2 %), como den­tis­tas (8,6%) como cen­tros de salud men­tal (18,3%). Se incre­men­ta tam­bién el gas­to hos­pi­ta­la­rio (2,5%) mayor­men­te des­ti­na­do a rea­li­zar gran­des obras de remo­de­la­ción y cons­truir cen­tros espe­cia­li­za­dos de ele­va­do cos­te de dudo­sa nece­si­dad y no a pres­tar más o mejo­res ser­vi­cios. Tam­bién se incre­men­ta el dine­ro des­ti­na­do a pagar horas extras (45,2%) como fór­mu­la para hacer fren­te a las lis­tas de espe­ra lo que se aña­de a la actual ges­tión de maqui­lla­je de las mis­mas. Los gas­tos des­ti­na­dos a la indus­tria far­ma­céu­ti­ca tam­bién se incre­men­tan aun­que su dis­per­sión y cam­bios de codi­fi­ca­ción en los pre­su­pues­tos pre­ten­den velar este aumen­to.

Entre las curio­si­da­des pode­mos des­ta­car que el con­ve­nio para que la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria del Opus atien­da sani­ta­ria­men­te a su per­so­nal aumen­ta el 8,5%. Sor­pren­de que la CUN se que­de con las coti­za­cio­nes a la Segu­ri­dad Social para la asis­ten­cia sani­ta­ria de su plan­ti­lla y ade­más se le pague por la mis­ma acti­vi­dad des­de los impues­tos nava­rros. Se man­tie­nen par­ti­das de algo más de 125.000 euros para garan­ti­zar la asis­ten­cia reli­gio­sa, cató­li­ca, a enfer­mos que se embol­sa el Arzo­bis­pa­do de Pam­plo­na. Para redon­dear este capí­tu­lo de des­pro­pó­si­tos se eli­mi­nan las par­ti­das des­ti­na­das a posi­bi­li­tar las sus­ti­tu­cio­nes por eus­kal­du­ni­za­ción del per­so­nal de todos los ámbi­tos sani­ta­rios.

Estos pre­su­pues­tos pre­ten­den avan­zar en la des­apa­ri­ción del sis­te­ma públi­co de salud nava­rro que ha sido refe­ren­te en deter­mi­na­dos aspec­tos posi­ti­vos en épo­cas ante­rio­res. Se refuer­za la pri­ma­cía de la aten­ción hos­pi­ta­la­ria fren­te a la pri­ma­ria, se renun­cia a la inte­gra­ción de la inves­ti­ga­ción en el queha­cer coti­diano de los ser­vi­cios, se debi­li­tan has­ta el extre­mo los recur­sos de edu­ca­ción para la salud en mate­ria sexual, se des­con­si­de­ra las acti­vi­da­des de cien­tos de aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro y de auto­ayu­da que tra­ba­jan en pro­mo­ción de salud etc.

El efec­to más tem­prano del hacer pre­su­pues­ta­rio de nues­tros ges­to­res va a ser el de garan­ti­zar el man­te­ni­mien­to del dete­rio­ro de la cali­dad del Sis­te­ma Sani­ta­rio Públi­co de los últi­mos años.

Para ello se res­trin­gen medios huma­nos, se impul­san y ava­lan ini­cia­ti­vas inves­ti­ga­do­ras aje­nas mien­tras dis­mi­nu­yen escan­da­lo­sa­men­te las par­ti­das del Sis­te­ma Públi­co des­ti­na­das a esta mate­ria bási­co, se limi­tan los medios para aten­ción pri­ma­ria mien­tras la indus­tria elec­tro­mé­di­ca se bene­fi­cia del desa­rro­llo de cen­tros espe­cia­li­za­dos inne­ce­sa­rios y las nece­si­da­des de salud públi­ca, de salud labo­ral, de salud men­tal o de salud buco den­tal sólo se atien­den en tan­to en cuan­to pue­dan ser fuen­te de nego­cio pri­va­do.

Pode­mos con­cluir que estos pre­su­pues­tos cons­ti­tu­yen en si una apli­ca­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, polí­ti­cas que des­ca­pi­ta­li­zan al Sis­te­ma Públi­co de Salud uti­li­zan­do los recur­sos públi­cos en el for­ta­le­ci­mien­to de las enti­da­des pri­va­das que entien­den las nece­si­da­des de salud de lapo­bla­ción como una fuen­te de bene­fi­cio eco­nó­mi­co de una mino­ría.

Des­de nues­tra Pla­ta­for­ma ani­ma­mos las y los pro­fe­sio­na­les, emplea­das y emplea­dos del Sis­te­ma Sani­ta­rio Públi­co y a la pobla­ción en gene­ral a mani­fes­tar su recha­zo a estos pre­su­pues­tos en los foros que con­si­de­re opor­tu­nos y a recla­mar el dere­cho a unos ser­vi­cios sani­ta­rios públi­cos de cali­dad. Para eso paga­mos nues­tros impues­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *