Vamos a con­tar un lin­do cuen­to sobre el frau­de fis­cal- Juan­jo Bas­te­rra

La Hacien­da foral de Biz­kaia ha aflo­ra­do 281,6 millo­nes de frau­de fis­cal en diez meses. No está mal, aun­que no deja de ser una pun­ti­ta minús­cu­la de un gran ice­berg que se escon­de bajo las aguas más oscu­ras. Algo que las hacien­das no quie­ren remo­ver, por­que se esti­ma que el frau­de fis­cal supera los 5.500 millo­nes en Biz­kaia, con el cálcu­lo más pru­den­te, a decir de los exper­tos.

Por lo tan­to, no hay que echar las cam­pa­nas al vue­lo, por­que lo que se ocul­ta a la hacien­da es inmen­sa­men­te mayor que lo que des­cu­bre. Una de las razo­nes, que no la úni­ca, es que la lupa de la inves­ti­ga­ción no se sitúa sobre el con­trol de las gran­des for­tu­nas. Otra razón es que éstas tie­nen los meca­nis­mos de elu­sión fis­cal bien cal­cu­la­dos por­que, como se dice en estos casos, el que tie­ne, pue­de. Así de rotun­do.

Si aten­de­mos al dato de los caza­for­tu­nas del ban­co de inver­sión pri­va­do Banif, filial del Ban­co San­tan­der, en Biz­kaia exis­ten 27.089 super-ricos. Poseen de media más de 300.000 euros y mane­jan un patri­mo­nio eco­nó­mi­co de 28.438 millo­nes. Una can­ti­dad nada des­pre­cia­ble. En Hego Eus­kal Herria el 1,2% de la pobla­ción con­tro­la el 44,7% del total del PIB, con datos de Banif. La rique­za está cla­ro que se con­cen­tra en pocas manos.

De los datos del titu­lar de la Hacien­da viz­cai­na, José María Irua­rri­za­ga, lo que más me sor­pren­dió fue el ejem­plo con que deco­ró su inter­ven­ción final. Fue una lla­ma­da a no defrau­dar. Puso el ejem­plo de que con la recu­pe­ra­ción de 50 millo­nes de frau­de fis­cal, la Dipu­tación podría cons­truir 18 resi­den­cias públi­cas, o ofre­cer más de 1.600 pla­zas de resi­den­cias para mayo­res, o pagar la ren­ta de garan­tía de ingre­sos a 5.676 per­so­nas.

Si Irua­rri­za­ga hace el mis­mo cálcu­lo no con 50 millo­nes, sino con 100 millo­nes, o con 500 millo­nes, o con 1.000 millo­nes, lle­ga­ría­mos a una situa­ción ejem­plar, sin duda. Pero me plan­teo una inte­rro­gan­te ¿la Dipu­tación de Biz­kaia va a emplear los 281,6 millo­nes recu­pe­ra­dos en cons­truir resi­den­cias, en dar más ayu­das a quie­nes están en la pobre­za o en crear pla­zas para los mayo­res? Rotun­da­men­te no. Los pre­su­pues­tos mar­can una direc­ción en sen­ti­do con­tra­rio. Se pri­va­ti­za y se eli­mi­nan dere­chos. Enton­ces, ¿a qué vie­ne esa para­fer­na­lia? De ver­güen­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *