Eus­kal Herria debe sobre­vi­vir – EHK

Anda revuel­to el Impe­rio. El sis­te­ma de pro­duc­ción y repro­duc­ción que rige y domi­na este mun­do – con hon­ro­sas expe­rien­cias socia­lis­tas- enca­de­na una cri­sis tras otra y, como las bur­bu­jas de un cal­de­ro, explo­tan ame­na­zan­do con hacer esta­llar la olla por ente­ro. A la cri­sis inmo­bi­lia­ria le suce­dió la finan­cie­ra, y ésta indu­jo a la indus­trial, la que a su vez depri­mió el con­su­mo y con ello el comer­cio mun­dial. Sar­kozy decía enton­ces que había que refun­dar el capi­ta­lis­mo, des­co­no­cien­do por com­ple­to que estas son secuen­cias lógi­cas e inhe­ren­tes al fun­cio­na­mien­to del pro­pio sis­te­ma, que, en fin, sin acu­mu­la­ción pri­va­da no hay capi­ta­lis­mo y por mor de la acu­mu­la­ción cada vez menos manos ate­so­ran una por­ción mayor de ren­ta mun­dial, sumer­gien­do en la mise­ria a amplias capas huma­nas. Y ésta con­tra­dic­ción fun­da­men­tal es inso­lu­ble.

Los socios más influ­yen­tes del Impe­rio tra­tan aho­ra de robar­se los unos a los otros. Al res­pec­to ha sido rele­van­te la pos­tu­ra del G‑20. Es la fase de apre­ciar o depre­ciar sus mone­das para huir de la cri­sis. Gue­rra de las divi­sas la deno­mi­nan.

Vea­mos el tris­te papel del polié­dri­co Sr. Zapa­te­ro. Toda la sumi­sión que mues­tra ante los foros de deci­sión inter­na­cio­na­les – FMI, BCE, las lla­ma­das del jefe Oba­ma etc- se tor­na en bra­vu­co­ne­ría ante sus con­flic­tos inter­nos. La esca­sa y pobre cohe­sión de un Esta­do falli­do, como el espa­ñol, encuen­tra en el líder social­de­mó­cra­ta la pie­za repre­si­va que pre­ten­de, por la fuer­za, man­te­ner ahe­rro­ja­das a las nacio­nes que aún domi­na, entre ellas la nación vas­ca.

De la mano de quien fue­ra inquie­tan­te muñi­dor del GAL, une raz­zias repre­si­vas con­tra la juven­tud vas­ca a sofla­mas ame­na­zan­tes y triun­fa­lis­tas sobre derro­tas y vic­to­rias poli­cia­les, de suyo impo­si­bles. No le intere­sa resol­ver en equi­dad sino que tra­ta de recu­pe­rar el voto car­pe­to­ve­tó­ni­co espa­ñol hui­do de la últi­ma esquil­ma­ción con­tra las pen­sio­nes, los fun­cio­na­rios y las ren­tas bajas. Los votos que pier­de por seguir los con­se­jos de los orga­nis­mos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les de hacer pagar en las espal­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra el cos­te de la cri­sis, pre­ten­de recu­pe­rar­los dán­do­le la pata­da al mas­tín eus­kal­dun ayu­da­dos por el PNV. Pero inclu­so éste fac­tor que se pre­ten­día esen­cial para obte­ner rédi­tos elec­to­ra­les se está disol­vien­do dado el cariz que toma y toma­rá la situa­ción eco­nó­mi­ca del Esta­do espa­ñol. Si antes cos­ta­ba esfuer­zo creer que sólo por pre­ten­sio­nes reso­lu­ti­vas sin­ce­ras por par­te de la Izquier­da Aber­tza­le, iba a entrar el Esta­do en una nego­cia­ción seria, cons­truc­ti­va y defi­ni­ti­va para des­en­tra­ñar la com­ple­ji­dad del dra­ma vas­co aho­ra se nos anto­ja mucho más difí­cil. La repre­sión poli­cial va a con­ti­nuar pero su reco­rri­do polí­ti­co cada vez es más cor­to. Rubal­ca­ba es cons­cien­te de ello.

Real­men­te no encon­tra­mos muchos ejem­plos en los que el impe­rio espa­ñol haya que­ri­do resol­ver sus pro­ble­mas de inte­gri­dad terri­to­rial con fór­mu­las nego­cia­do­ras e ima­gi­na­ti­vas. El con­flic­to de índo­le colo­nial saha­raui, sin ir más lejos, es fru­to de la for­ma y mane­ra que tie­ne aquél para “des­em­ba­ra­zar­se” de los pro­ble­mas que él mis­mo crea. La sal­va­je dic­ta­du­ra alauí cuen­ta, al res­pec­to, con la indo­len­te com­pla­cen­cia his­pa­na y fran­ce­sa, en su afán repre­si­vo, para son­ro­jo e incom­pren­sión inclu­so de los mili­tan­tes del PSOE. Es lo que se obtie­ne cuan­do la polí­ti­ca entra de lleno en el amplio aba­ni­co de la medio­cri­dad.

Una medio­cri­dad que se tor­na peli­gro­sa cuan­do se extien­de, y eso le está ocu­rrien­do a Ara­lar, inca­paz de resi­tuar­se, en per­ma­nen­te equi­li­brio entre el quie­ro y no pue­do. Es lógi­co si tene­mos en cuen­ta lo mucho que tie­ne que agra­de­cer esta for­ma­ción al PNV. Nafa­rroa Bai es un buen ejem­plo de lo que deci­mos y, más pron­to que tar­de, las cues­tio­nes cla­ve que mar­can las rela­cio­nes Ara­lar –PNV serán cono­ci­das por el Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, a la pos­tre, el pagano de tan­to enga­ño y chan­chu­llo.

Mirán­do­nos a noso­tros mis­mos, sabe­mos que todo pro­ce­so es dia­léc­ti­co y sabe­mos cua­les son los lími­tes del camino ini­cia­do por la Izquier­da Aber­tza­le pero son momen­tos de rea­li­zar lo impres­cin­di­ble para pos­te­rior­men­te afron­tar lo nece­sa­rio. Si la Izquier­da Aber­tza­le coro­na con éxi­to su apues­ta, Eus­kal Herria sobre­vi­vi­rá. El Esta­do espa­ñol lo sabe y es por ello que vol­ve­re­mos a ver capí­tu­los de gue­rra sucia e into­xi­ca­cio­nes infor­ma­ti­vas masi­vas. Esta en jue­go el pro­yec­to his­tó­ri­co de “Inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa” naci­do a fina­les de los cin­cuen­ta del siglo pasa­do. Es un pro­yec­to que bien se mere­ce el Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *