[Cast/​Eusk] Rue­da de pren­sa de la Pla­ta­for­ma De Muje­res Con­tra La Vio­len­cia Sexis­ta

[Cast] Este año la vio­len­cia sexis­ta ha ase­si­na­do a 6 muje­res en Eus­kal Herria (Ele­na Cal, Ame­lia Sán­chez, Isa­bel Vélez, Boni­fa­cia Ruiz de Arbu­lo, Ame­lia Ama­ya y Annie For­ment) y hay que aña­dir la des­apa­ri­ción de Nora. El ase­si­na­to es la expre­sión más extre­ma de la vio­len­cia con­tra las muje­res, la que impac­ta, la que des­gra­cia­da­men­te es noti­cia, pero es una con­se­cuen­cia, no la cau­sa de que hoy este­mos aquí.

Como movi­mien­to femi­nis­ta pre­ten­de­mos denun­ciar las cau­sas, los moti­vos dis­fra­za­dos en un espe­jis­mo de igual­dad que nos quie­ren ven­der y en el que pre­ten­den que nos sin­ta­mos refle­ja­das. Esta­mos aquí para denun­ciar el espe­jis­mo de igual­dad, una igual­dad que pre­ten­den hacer­nos creer que es real .

Pero que no nos enga­ñen, los espe­jis­mos aten­tan con­ti­nua­men­te con­tra la auto­es­ti­ma, y la liber­tad de las muje­res.

· A los este­reo­ti­pos de belle­za que nos abru­man día y noche a tra­vés de la publi­ci­dad machis­ta y nos pre­ten­den con­ver­tir en Bar­bies que no saben ver la belle­za de las dife­ren­cias, les dire­mos que no, que no nos enga­ñan.

· A los que nos quie­ren hacer ver que para ser mujer y triun­fa­do­ra debes asu­mir roles del gene­ro mas­cu­lino, que dan pre­mios a empre­sa­rias de éxi­to que alcan­zan cotas de poder según los patro­nes del mode­lo patriar­cal y no por que en sus empre­sas lle­ven ver­da­de­ras polí­ti­cas anti­dis­cri­mi­na­to­rias o socia­les. Les dire­mos que no nos enga­ñan.

· A los que pre­ten­den equi­pa­rar la vio­len­cia con­tra las muje­res con otros tipos de vio­len­cia que se dan en nues­tra socie­dad, qui­tán­do­le sus raí­ces patriar­ca­les, les dire­mos que no nos enga­ñan.

· A los que pre­ten­den qui­tar cre­di­bi­li­dad a las denun­cias inter­pues­tas por las muje­res, dan­do datos que no se ajus­tan a la reali­dad, les dire­mos que no nos enga­ñan.

· A los que se hacen la foto en días con­cre­tos para mos­trar su recha­zo a la vio­len­cia con­tra las muje­res y el res­to del año no tra­ba­jan real­men­te por erra­di­car­la, les dire­mos que no nos enga­ñan.

· El acce­so de la mujer al tra­ba­jo es un logro que faci­li­ta su inde­pen­den­cia, pero este logro que­da des­di­bu­ja­do en el tiem­po. Los pues­tos de tra­ba­jo para las muje­res hoy en día siguen sien­do los peor paga­dos y peor remu­ne­ra­dos. Los datos acre­di­tan que hoy por hoy las muje­res segui­mos cobran­do has­ta un 30% menos que los hom­bres, por el mis­mo tra­ba­jo. Sin olvi­dar que la socie­dad patriar­cal pro­pi­cia que sea­mos las muje­res quie­nes asu­ma­mos una doble jor­na­da fue­ra y den­tro de casa.

· La per­pe­tua­ción en la ense­ñan­za de los este­reo­ti­pos sexis­tas pre­sen­tes en los tex­tos uti­li­za­dos, des­de los cuen­tos infan­ti­les has­ta los libros de tex­to en eda­des supe­rio­res no han cam­bia­do. Y la invi­si­bi­li­za­ción de per­so­na­jes feme­ni­nos que des­ta­quen por méri­tos cul­tu­ra­les pro­pios, lite­ra­tas, cien­tí­fi­cas, polí­ti­cas, tam­po­co nos ayu­dan a reco­no­cer­nos en el espe­jis­mo de la igual­dad que nos mues­tran.

Y no pode­mos olvi­dar­nos de que la des­igual­dad gene­ra vio­len­cia.

Por estas y mas razo­nes, que no nos enga­ñen. La vio­len­cia con­tra las muje­res no son hechos ais­la­dos, sino que es un pro­ble­ma estruc­tu­ral, que sufri­mos las muje­res en todos los ámbi­tos de nues­tras vidas, cuya raíz está en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y patriar­cal. Y es una mues­tra de des­igual­dad de las rela­cio­nes de poder que man­tie­nen los hom­bres sobre las muje­res. La vio­len­cia sexis­ta es la vio­len­cia que los hom­bres ejer­cen sobre las muje­res por el sim­ple hecho de ser­lo, por su per­te­nen­cia al sexo feme­nino, y como tal debe de ser reco­gi­do en la ley.

Lle­va­mos años exi­gien­do a las ins­ti­tu­cio­nes la pues­ta en mar­cha de las herra­mien­tas nece­sa­rias para actuar en todos los ámbi­tos y erra­di­car así el ori­gen de la vio­len­cia con­tra las muje­res. Pero las pro­pa­gan­das ins­ti­tu­cio­na­les nos con­tes­tan con espe­jis­mos, con la apro­ba­ción de leyes o pla­nes que, ade­más de ser insu­fi­cien­tes, nun­ca lle­gan a rea­li­zar­se, que­dan­do en papel moja­do.

Des­de la Pla­ta­for­ma este año tam­bién hemos revi­sa­do las medi­das que tenía­mos ela­bo­ra­das des­de el año 2.001 y que lle­vá­ba­mos años exi­gien­do. Se ha estu­dia­do la situa­ción en Nava­rra en cuan­to a la apli­ca­ción de las leyes, medi­das exis­ten­tes y las deman­das reales de las muje­res. Ela­bo­ran­do un nue­vo tex­to en el que se reco­gen tan­to medi­das con­tra la vio­len­cia sexis­ta ante­rio­res no con­se­gui­das como otras nue­vas, todas ellas nece­sa­rias y de vital impor­tan­cia. Unas son de tipo pre­ven­ti­vo y otras palia­ti­vas inten­tan­do abar­car todos los aspec­tos influ­yen­tes para la erra­di­ca­ción de esta lacra, Medi­das Gene­ra­les, Jurí­di­cas, Edu­ca­ti­vas, Sani­ta­rias, Socia­les que com­pren­den ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de ayu­da.

Por esto debe­re­mos seguir ade­lan­te, refor­zan­do nues­tra auto­es­ti­ma y toman­do con­cien­cia de los roles que nos impo­nen social­men­te por razo­nes de sexo. Auto-orga­ni­zán­do­nos, denun­cian­do que las ins­ti­tu­cio­nes son res­pon­sa­bles de no apli­car medi­das con­cre­tas en cada ámbi­to y espa­cio don­de se sufren agre­sio­nes sexis­tas. Rom­pien­do el espe­jis­mo de la igual­dad que quie­ren ven­der­nos y exi­gien­do medi­das de pre­ven­ción, sobre todo en la edu­ca­ción, para que [email protected] jóve­nes reco­noz­can la vio­len­cia machis­ta y no la per­pe­túen, ni per­mi­tan.

Qui­zá así, cons­tru­yen­do una socie­dad basa­da en rela­cio­nes de igual­dad y sin dis­cri­mi­na­ción por razo­nes de sexo haga­mos posi­ble erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res para siem­pre.

Des­de la Pla­ta­for­ma de Muje­res Con­tra al Vio­len­cia Sexis­ta se ani­ma a par­ti­ci­par a toda al ciu­da­da­nía a la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da por la Pla­ta­for­ma el día 25 de noviem­bre de 2.010 a las 20 horas en Pla­za del Cas­ti­llo, con el lema “ROMPAMOS CON EL ESPEJISMO DE LA IGUALDAD EZ UTZI IRUZUR EGITEN!!

[Eusk] Aur­ten indar­ke­ria sexis­tak era­gin­da­ko 6 hil­da­ko izan ditu­gu Eus­kal Herrian (Ele­na Cal, Ame­lia San­chez, Isa­bel Velez, Boni­fa­cia Ruiz de Arbu­lo, Ame­lia Ama­ya eta Annie For­ment) eta Nora­ren des­ager­pe­na. Indar­ke­ria sexis­ta­ren adie­raz­pen latze­na erail­ke­ta da, hun­ki­ga­rrie­na, zoritxa­rrez noti­zia dena, bai­na ondo­rioa da eta ez gu gaur hemen ego­tea­ren arra­zoia edo zer­ga­tia.

Mugi­men­du femi­nis­ta garen hei­nean zer­ga­ti hoiek sala­tu nahi ditu­gu. Sal­du nahi digu­ten ber­din­ta­sun iru­di­ke­ria­ren atzean mozo­rro­tu­rik dau­den zer­ga­tiak hain zuzen.

Bai­na ez gaitza­te­la iru­zur egin. Iru­di­ke­riek edo espe­jis­moek eten­ga­be irain­tzen dute ema­ku­mea­ren auto­es­ti­ma.

· Gau ta egun publi­zí­ta­te matxis­ta­ren bitar­tez abail­tzen gai­tuz­ten eder­ta­sun este­reo­ti­poei eta dife­ren­tzien eder­ta­su­na ikus­ten ez daki­ten Bar­bie­tan bihur­tu nahi gai­tuz­te­nei, esan­go diegu.ezetz, ez gai­tuz­te­la engai­na­tu­ko!

· Ema­ku­me arra­kas­tatsua iza­te­ko rol mas­ku­li­noak asu­mi­tu behar dire­la iku­sa­ra­zi nahi digu­te­nei, ere­du patriar­ka­la­ren patroiei jarrai­tuz arra­kas­ta lor­tzen duten ema­ku­me enpre­sa­riei sariak ema­ten dituz­te­nei, inola­ko poli­ti­ka anti­dis­kri­mi­na­to­rio edo sozia­la era­ma­ten ez duten enpre­sei. Ez gai­tuz­te­la engai­na­tu­ko esan­go die­gu!

· Sus­trai patriar­ka­lak albo­ra­tuz, ema­ku­meen­ga­na­ko indar­ke­ria jen­dar­tea­ren edo­zein indar­ke­ri mota­re­kin pare­ka­tu nahi dute­nei, ez gai­tuz­te­la engai­na­tu­ko esan­go die­gu!

· Ema­ku­meek jarri­ta­ko sala­ke­tei sines­ga­rri­ta­su­na ken­du nahian dabil­tza­te­nei, errea­li­ta­re­kin bat ez dato­zen datuak ema­nez, esan­go die­gu, ez gai­tuz­te­la engai­na­tu­ko!

· Indar­ke­ria sexis­ta gaitzes­te­ko egun kon­kre­tue­tan argaz­kia egi­ten dute­nei eta gai­non­tze­ko egu­ne­tan hone­kin amaitze­ko bene­tan lan egi­ten ez dute­nei, esan­go die­gu, az gai­tuz­te­la engai­na­tu­ko!

· Ema­ku­meak lana lor­tzea bera­ren inde­pen­dien­tzia erraz­tu­ko duen lor­pe­na da, bai­na lor­pen hau den­bo­ra­ren pode­rioz desitxu­ra­tuz joan da. Ema­ku­meen lan­pos­tuak egun, gaiz­kien ordain­tzen dire­nak dira. Datuen ara­be­ra, lan bera egi­tea­ga­tik %30eko dife­ren­tzia dago sol­da­tan. Jen­dar­te patria­ka­la­ren era­gi­nez, jor­na­da bikoitza egi­tea, bai etxean bai lanean, ema­ku­meen gain gel­ditzen dela ezin dugu ahaz­tu.

· Hez­kun­tzan aur­ki ditza­ke­gun este­reo­ti­poak ez dira orain­dik alda­tu. Hau­rren­tza­ko ipui­ne­tan zein tes­tu libu­rue­tan. Eta per­tso­nai feme­ni­noen ausen­tziak lite­ra­tu­ran, zien­tzian, poli­ti­kan,… ere ez gai­tu bate­re lagun­tzen eta ber­din­ta­sun iru­di­ke­ria area­go­tu egi­ten dute.

Hala ere, ezin dugu ahaz­tu des­ber­din­ta­su­nak indar­ke­ria bul­tzatzen due­la.

Hauen­ga­tik eta arra­zoi gehia­go­ren­ga­tik ez gai­tuz­te engainatuko.Emakumeonganako indar­ke­ria ez da ger­ta­ka­ri iso­la­tua, ara­zo estruk­tú­ra­la bai­zik, oina­rrian dagoe­na. Sis­te­ma kapi­ta­lis­ta eta patriar­ka­lean oina­rria duen ara­zoa da, ema­ku­meek gure bizitza­ren ere­mu guz­tie­tan pai­ratzen dugu­na. Gizo­nen eta ema­ku­meen arte­ko pote­re erla­zioen ondo­rio zuze­na dena. Ema­ku­meek, ema­ku­me iza­tea­ga­tik, sexu feme­ni­noa iza­tea­ga­tik, pai­ratzen duten bio­len­tzia indar­ke­ri sexis­ta da, eta izen horren pean ager­tu behar da legean isla­tu­rik.

Urteak dara­ma­gu ins­ti­tu­zioei ere­mu guz­tie­tan era­gin­go zuten eta ema­ku­meon aur­ka­ko indar­ke­ria­re­kin amai­tu ahal izan­go zuten beha­rrez­koak diren tres­nak martxan jar­tze­ko exiji­tuz. Bai­na pro­pa­gan­da ins­ti­tu­zio­na­lek iru­zu­rra dute eran­tzu­te­ko ohi­ko bidea, inoiz bete­ko ez diren eta gai­ne­ra aski ez diren lege eta pla­nak apro­ba­tuz.

Aur­ten pla­ta­for­mak, urtee­tan eska­tu­ta­ko neu­rriak, hau da, 2001ean egin­da­koak berraz­ter­tu egin ditu. Indar­ke­ri sexis­ta­ren aur­ka­ko neu­rri eta legeen apli­ka­zioa azter­tu dugu Nafa­rroan, herrial­dean dau­den beha­rrak eta ema­ku­meek egin­da­ko sala­ke­tak azter­tuz. Eta honen guz­tia­ren ondo­rioa tes­tu berri bat da, aurre­koa­ri hona­koa gehi­tu dio­gu­la­rik: Neu­rri Oro­ko­rrak, Juri­di­koak, Sozia­lak (zer­bitzu eta pres­ta­zio eko­no­mi­koak bar­ne), Hez­kun­tza­koak, osa­su­ne­koak eta komu­ni­ka­bi­dee­tan batzuk pre­ben­ti­boak eta bes­te batzuk palia­ti­boak.

Honen­ga­tik guz­tia­ga­tik aurre­ra jarraitze­ko aha­le­gi­na egin behar dugu, gure auto­es­ti­ma indar­tuz eta sexuen ara­be­ra­ko jen­dar­teak inpo­sa­tu­ri­ko rolen kon­tzien­tzia har­tuz. Era berean anto­la­tu­ko gara, era­so­tuak izan ohi garen arlo zein ere­mue­ta­ra­ko neu­rri zehatzak ez ezar­tzea­ren ardu­ra­dun diren ins­ti­tu­zioak salatze­ko. Sal­du nahi digu­ten sasi ber­din­ta­sun iru­di­ke­ria­re­kin amaitze­ko neu­rri pre­ben­ti­boak eska­tu­ko ditu­gu, batez ere hez­kun­tzan, gaz­teek indar­ke­ri matxis­ta iden­ti­fi­ka­tu eta sala­tu ahal izan deza­ten.

Agian modu hone­taz, denon artean pare­ki­de­ta­su­nean oina­rri­tu­ri­ko jen­dar­tea erai­kitzen badu­gu, inola­ko sexua­ren ara­be­ra­ko dis­kri­mi­na­zio­rik gabe­koa, indar­ke­ria­re­kin amai­tu ahal izan­go dugu.

Indar­ke­ria Sexis­ta­ren Aur­ka­ko Ema­ku­meen Pla­ta­for­mak dato­rren oste­gu­nean, 2010eko aza­roa­ren 25ean arratsal­de­ko 20,00tan Gaz­te­lu Pla­za­tik abia­tu­ko den mani­fes­ta­zioan par­te har­tze­ra dei egi­ten dio jen­dar­te osoa­ri. Mani­fes­ta­zioa­ren leloa «ROMPAMOS CON EL ESPEJISMO DE LA IGUALDAD. EZ UTZI IRUZUR EGITEN» iza­nen da.

PROPUESTA DE MEDIDAS

INTRODUCCIÓN
La Pla­ta­for­ma de Muje­res con­tra la Vio­len­cia Sexis­ta nació en enero del año 1.998 con el obje­ti­vo de aunar esfuer­zos y plan­tear medi­das de urgen­cia y pre­ven­ción con­tra la vio­len­cia sexis­ta, así cómo para arti­cu­lar dife­ren­tes diná­mi­cas para garan­ti­zar que se adop­ta­sen las medi­das nece­sa­rias con el fin de erra­di­car la vio­len­cia que sufri­mos las muje­res.
En esta Pla­ta­for­ma esta­mos muje­res (a títu­lo per­so­nal, repre­sen­tan­tes de gru­pos de muje­res o gru­pos socia­les) que no que­re­mos que la vio­len­cia con­tra las mis­mas que­de impu­ne. Cree­mos que la vio­len­cia sexis­ta es una vul­ne­ra­ción cons­tan­te de los Dere­chos Huma­nos, basa­da en la des­igual­dad y en la dis­cri­mi­na­ción. Tie­ne carác­ter estruc­tu­ral, ya que la pade­ce­mos las muje­res en todos los espa­cios de nues­tras vidas y es una lacra uni­ver­sal, que deri­va del machis­mo y del sis­te­ma patriar­cal impe­ran­te en las socie­da­des de todo el mun­do.
La vio­len­cia sexis­ta, el mal­tra­to, es un tema ante el cual todos y todas debe­mos adop­tar posi­cio­nes, mos­tran­do nues­tro recha­zo y movi­li­zán­do­nos acti­va­men­te; es decir, plan­tean­do medi­das pre­ven­ti­vas que favo­rez­can una con­vi­ven­cia entre per­so­nas basa­da en la igual­dad entre los sexos.
Dado que es una pro­ble­má­ti­ca que con­cier­ne al ámbi­to públi­co (y no al pri­va­do como nos quie­ren hacer creer), con­si­de­ra­mos que se deben tomar medi­das públi­cas y socia­les que posi­bi­li­ten su erra­di­ca­ción. La vio­len­cia con­tra las muje­res debe ser abor­da­da des­de los entes públi­cos, pro­pi­cian­do los recur­sos nece­sa­rios que faci­li­ten que aque­llas que estén vivien­do cual­quier situa­ción de mal­tra­to pue­dan tomar deci­sio­nes reales y efec­ti­vas para salir de ellas.
Han pasa­do diez años des­de que la Pla­ta­for­ma de Muje­res con­tra la Vio­len­cia Sexis­ta ela­bo­ra­se en el año 2.001 el segun­do Plan de Medi­das Inte­gra­les con­tra la vio­len­cia que sufren las muje­res. Como fru­to de esta lucha se apro­bó la ley de medi­das Inte­gra­les en el Par­la­men­to de Nava­rra y duran­te estos años se han apro­ba­do diver­sas nor­mas legis­la­ti­vas esta­ta­les que han regu­la­do medi­das, que son insu­fi­cien­tes. Muchas de ellas no se han pues­to en mar­cha o no se han dota­do de los recur­sos sufi­cien­tes para hacer­las efec­ti­vas.
La vio­len­cia sexis­ta sigue sin erra­di­car­se. No se hace sufi­cien­te tra­ba­jo en la pre­ven­ción y las muje­res segui­mos sufrien­do vio­len­cia sexis­ta de todo tipo por­que siguen sin exis­tir medi­das efec­ti­vas para com­ba­tir­la. Es por ello que hemos revi­sa­do las medi­das exi­gi­das en el Segun­do Plan y hemos ela­bo­ra­mos este tex­to que reco­ge varias medi­das de las que en su día exi­gía­mos y otras nue­vas, que con­si­de­ra­mos nece­sa­rias.

MEDIDAS GENERALES
1. Poten­ciar la con­se­cu­ción de una mayor y más pro­fun­da con­cien­cia ciu­da­da­na en la com­pren­sión del fenó­meno de la vio­len­cia con­tra las muje­res:
– Inclu­sión de esta pro­ble­má­ti­ca en las agen­das polí­ti­cas y tam­bién socia­les, gene­ran­do cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro, for­man­do a las y los pro­fe­sio­na­les públi­cos que tra­ba­jan en los dife­ren­tes ámbi­tos del esta­do y de las comu­ni­da­des autó­no­mas.
– Que las Ins­ti­tu­cio­nes Públi­cas uti­li­cen cuan­tos recur­sos sean nece­sa­rios para que el con­jun­to de la pobla­ción y espe­cial­men­te las muje­res dis­pon­gan de la infor­ma­ción sufi­cien­te sobre todos los recur­sos exis­ten­tes.
– Impul­so de cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción social en con­tra de la vio­len­cia sexis­ta y a favor de la igual­dad entre hom­bres y muje­res.
– Tra­ba­jo con todos los agen­tes socia­les que inter­vie­nen en la estruc­tu­ra social como son la comu­ni­dad, la fami­lia, la escue­la, los medios de comu­ni­ca­ción…. ase­gu­ran­do herra­mien­tas que per­mi­tan la pre­ven­ción y la detec­ción de situa­cio­nes de ries­go de cara a con­se­guir la impli­ca­ción y rea­li­za­ción de accio­nes por par­te de los mis­mos, con el obje­ti­vo de crear una masa crí­ti­ca que esta­blez­ca una pro­pues­ta de socie­dad más jus­ta.
2. Revi­sión del con­cep­to vio­len­cia de géne­ro:
Modi­fi­car El artícu­lo 1 de la LO 1/​2004 y su apli­ca­bi­li­dad direc­ta en el Decre­to Penal y la con­cep­ción jurí­di­ca de vio­len­cia de géne­ro.
“La pre­sen­te ley tie­ne por obje­to actuar con­tra la vio­len­cia sexis­ta, con­si­de­ra­da como todo acto de vio­len­cia que se ejer­za sobre las muje­res como con­se­cuen­cia de la dis­cri­mi­na­ción, de la situa­ción de des­igual­dad y de las rela­cio­nes de poder de los hom­bres sobre las muje­res, inde­pen­dien­te­men­te de que haya exis­ti­do o no una rela­ción afec­ti­va o de pare­ja ”.
3. For­ma­ción sobre vio­len­cia sexis­ta a los y las pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en la pre­ven­ción y ges­tión de los casos de vio­len­cia con­tra las muje­res:
Ase­gu­rar una for­ma­ción obli­ga­to­ria, per­ma­nen­te y con­ti­nua­da de todas las per­so­nas que par­ti­ci­pan en la pre­ven­ción, inter­ven­ción y/​o aten­ción en casos de vio­len­cia con­tra las muje­res.
Los ámbi­tos pre­fe­ren­tes de actua­ción son los de pro­tec­ción (los dife­ren­tes cuer­pos poli­cia­les), judi­cial (tan­to jue­ces y jue­zas), fis­ca­lía, así como todo el fun­cio­na­ria­do que rea­li­za acti­vi­da­des en los juz­ga­dos y orga­nis­mos rela­cio­na­dos con éstos (agen­tes judi­cia­les, per­so­nal que se ocu­pa de tra­mi­ta­ción y ges­tión …) y cuya for­ma­ción depen­de de Gobierno de Nava­rra], Ser­vi­cios Socia­les, Sani­dad, Vivien­da, Ser­vi­cio Nava­rro de Empleo, Edu­ca­ción…
4. Recur­sos y Orden de Pro­tec­ción:
Acce­so a los diver­sos recur­sos tan­to admi­nis­tra­ti­vos como judi­cia­les como de cual­quier tipo sin ser nece­sa­ria la inter­po­si­ción de la denun­cia en aque­llos casos en los que por diver­sos moti­vos la mujer no quie­ra inter­po­ner la mis­ma, sobre todo si peli­gra su inte­gri­dad físi­ca o psí­qui­ca y se acce­da a pro­tec­ción a tra­vés de ins­tru­men­tos que se fijen por ejem­plo en coor­di­na­ción entre los Cen­tros de Aten­ción Inte­gral a la Mujer.
5. Todos los recur­sos y ser­vi­cios que se soli­ci­tan en estas medi­das ten­drán carác­ter públi­co y gra­tui­to
6. Las medi­das, pres­ta­cio­nes y recur­sos defi­ni­dos en este docu­men­to se garan­ti­za­rán a todas las muje­res que lo deman­den, con inde­pen­den­cia de su nacio­na­li­dad y/​o cual­quie­ra que sea su situa­ción admi­nis­tra­ti­va.

MEDIDAS JURÍDICAS.
1. Ase­gu­rar por par­te de los Cole­gios de Abo­ga­dos y Abo­ga­das de Nava­rra y de la Admi­nis­tra­ción la sufi­cien­te y com­ple­ta infor­ma­ción de la exis­ten­cia de un Ser­vi­cio de Aten­ción a la Mujer de asis­ten­cia y orien­ta­ción jurí­di­ca: un ser­vi­cio de guar­dia y ase­so­ra­mien­to, defen­sa y acu­sa­ción, para que la mujer conoz­ca que pue­de tener asis­ten­cia jurí­di­ca des­de el momen­to en que se pro­du­ce la agre­sión y que se ins­te a todos los esta­men­tos admi­nis­tra­ti­vos y cen­tros (Juz­ga­dos, cen­tros sani­ta­rios etc.) para que comu­ni­quen a la mis­ma este dere­cho, con el dere­cho a la acu­sa­ción y ase­so­ra­mien­to que se pue­dan ins­tar en todo tipo de jui­cios, inclui­do el jui­cio de Fal­tas.
2. Con­ce­der a los Juz­ga­dos que atien­dan los asun­tos de vio­len­cia de géne­ro, y la Fis­ca­lía espe­cial para la vio­len­cia a muje­res y a meno­res, los medios huma­nos y eco­nó­mi­cos sufi­cien­tes para que lle­ven a cabo su actua­ción con efi­ca­cia y cele­ri­dad, con la obli­ga­to­ria com­pa­re­cen­cia del Mº Fis­cal en todos los jui­cios don­de exis­tan malos tra­tos. El Mº Fis­cal debe­rá con­ti­nuar ejer­cien­do la acu­sa­ción en todos los jui­cios don­de exis­tan indi­cios de malos tra­tos aun­que la víc­ti­ma haya reti­ra­do la denun­cia.
3. Tra­mi­ta­ción urgen­te por par­te de los Juz­ga­dos de los pro­ce­di­mien­tos abier­tos por malos tra­tos a muje­res y meno­res y se acuer­de la cele­bra­ción de Jui­cios rápi­dos, en todos aque­llos casos que sea posi­ble.
4. Más Medi­das Cau­te­la­res y Medi­das de Pro­tec­ción en toda Nava­rra. Hay des­pro­tec­ción en zonas rura­les.
5. Nece­si­dad de que el per­so­nal médi­co foren­se acu­da al Cen­tro sani­ta­rio, poli­cial o judi­cial en el momen­to en que se per­so­ne la víc­ti­ma.
6. Amplia­ción del hora­rio de aten­ción de El Ser­vi­cio de Aten­ción a la Víc­ti­ma de deli­tos vio­len­tos espe­cia­li­za­do en temas de malos tra­tos a muje­res y meno­res en las pro­pias depen­den­cias judi­cia­les.
Ayu­da y aten­ción psi­co­ló­gi­ca des­de que se lle­ga al Juz­ga­do y segui­mien­to de la mis­ma, nece­sa­ria para asis­tir a la mujer duran­te todo el pro­ce­so judi­cial, que sue­le ser lar­go.
Aumen­to de las indem­ni­za­cio­nes que corres­pon­dan por los malos tra­tos cau­sa­dos.
7. For­ma­ción y con­for­ma­ción de las uni­da­des de valo­ra­ción foren­se inte­gral y la coor­di­na­ción de las dife­ren­tes fuen­tes infor­ma­ti­vas exis­ten­tes en rela­ción a los casos de vio­len­cia de géne­ro.
Dichas Uni­da­des de valo­ra­ción son muy impor­tan­tes pues­to que el resul­ta­do de un pro­ce­di­mien­to depen­de de la cali­dad de la prue­ba que sea prac­ti­ca­da. Dicho ser­vi­cio lo que lle­va a cabo es la incor­po­ra­ción de téc­ni­cas clí­ni­cas foren­ses por un lado y de un equi­po de pro­fe­sio­na­les mul­ti­dis­ci­pli­na­res ( del ámbi­to de la medi­ci­na, psi­co­lo­gía y ser­vi­cios socia­les ) cuya fun­ción es valo­rar el gru­po don­de hay con­flic­to: agre­sor, agre­di­da, hijos o hijas si los hubie­ra o cual­quier otra per­so­na que haya inter­ve­ni­do de algu­na mane­ra, direc­ta o indi­rec­ta en la pro­ble­má­ti­ca.
Otra herra­mien­ta es la for­ma­ción espe­cí­fi­ca y ade­cua­da de las per­so­nas que inte­gran dichas uni­da­des.
Otra de las situa­cio­nes en la que una bue­na prue­ba peri­cial es bási­ca es en el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co
8. Con­si­de­rar la vio­len­cia psí­qui­ca y aten­der ade­cua­da­men­te los deli­tos de mal­tra­to y deter­mi­nar la exis­ten­cia de los mis­mos, crean­do herra­mien­tas sufi­cien­tes y ade­cua­das para su detec­ción y con­si­de­ra­ción.
9. Mejo­rar la pro­tec­ción de las muje­res víc­ti­mas de la vio­len­cia sexis­ta: Mejo­rar los ins­tru­men­tos y estra­te­gias para el segui­mien­to de los agre­so­res y la segu­ri­dad de las víc­ti­mas median­te varias herra­mien­tas:
– Sis­te­ma­ti­za­ción de la valo­ra­ción inte­gral de situa­ción de ries­go, nece­si­da­des de pro­tec­ción y segu­ri­dad, peli­gro­si­dad del agre­sor des­de los pro­pios juz­ga­dos.
– Incor­po­ra­ción sis­te­má­ti­ca de recur­sos y pro­ce­di­mien­tos para la rea­li­za­ción de infor­mes com­ple­men­ta­rios de per­so­nas pro­fe­sio­na­les ads­cri­tas a los juz­ga­dos.
– Rea­li­za­ción de infor­mes peri­cia­les tan­to físi­cos como psi­co­ló­gi­cos.
– Garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de las Órde­nes de Ale­ja­mien­to y las medi­das de pro­tec­ción, espe­cial­men­te en loca­li­da­des peque­ñas.
– Garan­ti­zar la inte­gri­dad y segu­ri­dad de la mujer duran­te la tra­mi­ta­ción de todo el pro­ce­so y tam­bién tras la fina­li­za­ción del mis­mo.
10. Ofre­ci­mien­to de accio­nes a las per­ju­di­ca­das en el Juz­ga­do con expli­ca­ción sucin­ta de sus dere­chos, que debe­rán estar cla­ra­men­te refle­ja­dos por escri­to, y que sea enten­di­ble el pro­ce­so y lo que se indi­ca en el escri­to.
11. En caso de la reti­ra­da de las denun­cias, reco­ger en el docu­men­to judi­cial al efec­to el moti­vo de la mis­ma, con el fin de con­tra­rres­tar la cam­pa­ña que se hace des­de cier­tos ámbi­tos sobre las denun­cias fal­sas, de estu­diar las cau­sas de la reti­ra­da y de dar solu­ción a este tema.
12. Que todos los cuer­pos poli­cia­les cuen­ten con per­so­nal ade­cua­da­men­te for­ma­do por su espe­cial sen­si­bi­li­dad e inci­den­cia para aten­der las denun­cias for­mu­la­das por muje­res en casos de vio­len­cia sexis­ta.
Aumen­tar o coor­di­nar de for­ma más ópti­ma a los efec­ti­vos poli­cia­les para poder cubrir las nece­si­da­des de tras­la­dos al cen­tro de urgen­cias, sin que exis­tan dila­cio­nes tem­po­ra­les impor­tan­tes. Ase­gu­rar una ade­cua­da coor­di­na­ción con los Juz­ga­dos en lo rela­ti­vo a la exis­ten­cia de medi­das de ale­ja­mien­to: dura­ción, fases, y for­ma­ción en la inter­pre­ta­ción de los datos refle­ja­dos en estas medi­das.
Impo­ner medi­das de vigi­lan­cia a los agre­so­res, en lugar de a la mujer siem­pre que a esta le supon­ga sufi­cien­te garan­tía y segu­ri­dad.
Comu­ni­car a las muje­res agre­di­das los per­mi­sos de fin de sema­na de los agre­so­res con ante­la­ción sufi­cien­te
13. Cui­dar el dere­cho de pro­tec­ción de los y las meno­res a ser pro­te­gi­das duran­te todo el pro­ce­so.
14. Las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas, con el fin de dar efec­ti­vi­dad a todo tipo de medi­das con­tra la vio­len­cia a las muje­res, ten­drán en cuen­ta todas las opi­nio­nes, no solo de los esta­men­tos ofi­cia­les sino tam­bién de todos aque­llos gru­pos de muje­res que, bien por su tra­ba­jo o por su volun­ta­rie­dad se encuen­tren en con­tac­to direc­to con todas aque­llas muje­res que de una for­ma u otra son obje­to de vio­len­cia sexis­ta.
15. Las Ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, se per­so­na­rán como acu­sa­ción par­ti­cu­lar en casos de vio­len­cia sexis­ta, espe­cial­men­te con las muje­res más des­pro­te­gi­das e inmi­gran­tes.
16. Coor­di­nar per­fec­ta­men­te todos los Ser­vi­cios que públi­ca­men­te se ofer­ten a las muje­res a fin de paliar los malos tra­tos, para evi­tar que las per­ju­di­ca­das ten­gan que sufrir nue­va­men­te ante la suce­sión de trá­mi­tes buro­crá­ti­cos y evi­tar los que sean inne­ce­sa­rios.

MEDIDAS SOCIALES
1. SERVICIOS
1.1. Cen­tro de Aten­ción inte­gral a la mujer (CAIM)
Estos se defi­nen como cen­tros mul­ti­dis­ci­pli­na­res que ase­gu­ren ser­vi­cio en casos de vio­len­cia sexis­ta, así como ser­vi­cios en psi­co­lo­gía, salud, orien­ta­ción sexual (pla­ni­fi­ca­ción fami­liar, anti­con­cep­ción…), gine­co­lo­gía, edu­ca­ción con­ti­nua­da, ase­so­ra­mien­to jurí­di­co….
Estos cen­tros están diri­gi­dos al con­jun­to de las muje­res, si bien se prio­ri­za­rá a muje­res en situa­ción de cri­sis o con­flic­to gra­ves como mal­tra­to físi­co o psí­qui­co y/​o per­te­ne­cien­tes a los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos de la socie­dad.
– Los obje­ti­vos fun­da­men­ta­les de estos Cen­tros serán :
 Aco­gi­da, infor­ma­ción y orien­ta­ción a las muje­res que acu­dan.
 Ase­gu­rar apo­yo emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­co.
 Tra­ba­jo indi­vi­dual y de gru­po, orga­ni­zan­do acti­vi­da­des ade­cua­das (auto­es­ti­ma, auto defen­sa, …).
 Acom­pa­ña­mien­to a la mujer en el pro­ce­so de cri­sis o cuan­do la situa­ción lo requie­ra, tan­to si se deci­de ini­ciar trá­mi­tes de sepa­ra­ción como si no.
 Ase­gu­rar una impli­ca­ción en la pro­ble­má­ti­ca que cada mujer pre­sen­te, valo­ran­do su situa­ción inte­gral­men­te.
 Rea­li­zar un tra­ba­jo por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y por la con­cien­cia­ción de géne­ro para toda la pobla­ción don­de esté ubi­ca­do el ser­vi­cio.
 Desa­rro­llar pro­gra­mas de detec­ción y pre­ven­ción de situa­cio­nes de mal­tra­to. Para ello se tra­ba­ja­rá con dife­ren­tes áreas: Aten­ción Pri­ma­ria y Salud, con Ser­vi­cios Socia­les, Salud Men­tal, Ser­vi­cios de Orien­ta­ción Esco­lar y ser­vi­cios de Urgen­cia, como el 112.
 Poten­ciar un tra­ba­jo en red que per­mi­ta una coor­di­na­ción poli­cial, judi­cial, jurí­di­ca, social, sani­ta­ria,…
– Loca­li­za­ción:
 Estos ser­vi­cios serán obli­ga­to­rios en pobla­cio­nes de más de 20.000 habi­tan­tes y en cabe­zas de Comar­ca y se garan­ti­za­rá un Cen­tro de Aten­ción por cada 8.000 habi­tan­tes.
 El gobierno de Nava­rra, garan­ti­za­rá el apo­yo eco­nó­mi­co nece­sa­rio para la con­ti­nui­dad de el cen­tro actual­men­te exis­ten­te en Tude­la y pre­su­pues­ta­rá las nece­si­da­des para ade­cuar los cen­tros de Pam­plo­na, Bur­la­da, Berrio­zar, Este­lla y Alsa­sua. Así como estu­dia­rá las nece­si­da­des glo­ba­les de todo Nava­rra.
 En pobla­cio­nes de menos de 8.000 habi­tan­tes se dará prio­ri­dad a cual­quier caso de vio­len­cia con­tra las muje­res por par­te de los ser­vi­cios socia­les y sani­ta­rios, acom­pa­ñán­do­las al CAIM que les corres­pon­da.
– Dichos cen­tros esta­rán dota­dos de equi­pos inter­dis­ci­pli­na­res con expe­rien­cia y espe­cia­li­za­ción en el tema. Se ase­gu­ra­rá la for­ma­ción de todo el per­so­nal .
– El hora­rio de aten­ción debe­rá garan­ti­zar las tar­des.
1.2. Ser­vi­cio de Urgen­cia
– Aten­de­rá los casos de urgen­cias duran­te las 24 horas.
– Obje­ti­vo fun­da­men­tal: aco­ger a la mujer y, en su caso, a las y los meno­res, pro­por­cio­nán­do­les ayu­da emo­cio­nal inme­dia­ta y aco­gi­mien­to según las cir­cuns­tan­cias y poner a la mujer en con­tac­to con el Cen­tro de Aten­ción Inte­gral a la Mujer que le corres­pon­da en la zona.
– Nun­ca se le pedi­rá la pre­via denun­cia para poder acce­der a este recur­so.
– El con­tac­to con el Ser­vi­cio de Urgen­cias se hará por medio de un telé­fono úni­co para todo Nava­rra. Serán las pro­fe­sio­na­les del Ser­vi­cio quie­nes acu­di­rán al lugar don­de se encuen­tre la mujer para pres­tar­le la aten­ción que deman­de.
1.3. Casas de Aco­gi­da y pisos de emer­gen­cia
– Recur­so de aco­gi­mien­to inme­dia­to para las muje­res víc­ti­mas de la vio­len­cia sexis­ta y sus hijos e hijas en su caso que deci­dan aban­do­nar el domi­ci­lio fami­liar y se encuen­tren en situa­ción per­so­nal de inde­fen­sión y des­am­pa­ro.
– No será nece­sa­rio haber pues­to denun­cia para acce­der y per­ma­ne­cer en este recur­so.
– En Nava­rra, ade­más de una Casa de Aco­gi­da más gran­de y más cen­tral, se debe­rá con­tar con un ser­vi­cio de pisos de emer­gen­cia en Tude­la, Este­lla, Baz­tán y Zona de mon­ta­ña, sub­ven­cio­na­das por el Gobierno de Nava­rra.
– El acce­so a la Casa de Aco­gi­da será a peti­ción de la mujer deri­va­da del Ser­vi­cio que la haya aten­di­do en pri­me­ra ins­tan­cia, o en su caso del ser­vi­cio de urgen­cias, sin tener que cum­plir nin­gún otro requi­si­to (como poner denun­cia, tra­mi­tar la sepa­ra­ción, etc.)
– Las Casas de Aco­gi­da y pisos de emer­gen­cia esta­rán aten­di­das por equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res que garan­ti­cen a las muje­res aco­gi­das apo­yo emo­cio­nal psi­co­ló­gi­co, ase­so­ra­mien­to para las ges­tio­nes que debe­rán rea­li­zar así como acom­pa­ña­mien­to en el pro­ce­so y duran­te el tiem­po que per­ma­nez­can aco­gi­das en la Casa. Igual­men­te se aten­de­rán las nece­si­da­des de los y las meno­res aco­gi­das.
– Debe­rán garan­ti­zar que duran­te las 24 horas haya pro­fe­sio­na­les para inter­ve­nir y pres­tar el acom­pa­ña­mien­to nece­sa­rio a las muje­res y meno­res a quie­nes se aco­jan .
1.4. Ser­vi­cio de aten­ción a la infan­cia:
– Ser­vi­cio para niñas y niños de 0 a 12 años
– Abier­tos duran­te todo el año con hora­rio de 8h. a 20h., valo­ran­do otras nece­si­da­des con­cre­tas. Será un sopor­te impres­cin­di­ble para perio­dos vaca­cio­na­les.
– Des­de este ser­vi­cio se hará un tra­ba­jo de apo­yo y pre­ven­ción con ado­les­cen­tes a tra­vés de la ayu­da esco­lar y otras acti­vi­da­des en coor­di­na­ción con otros gru­pos del barrio o pue­blo.
– Ser­vi­cio de apo­yo fami­liar públi­co que aten­de­rá en el domi­ci­lio en caso de enfer­me­dad de hijos e hijas o per­so­nas mayo­res que depen­dan de la mujer.
2. PRESTACIONES
2.1. Pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas
– Ayu­das eco­nó­mi­cas de emer­gen­cia:
 Se dis­pon­drá de una caja espe­cí­fi­ca para ase­gu­rar ayu­da eco­nó­mi­ca de emer­gen­cia a las muje­res, tan­to en Cen­tros de Aten­ción Inte­gral a la Mujer, Ser­vi­cio de Urgen­cias o Casas de Aco­gi­da y pisos de emer­gen­cia.
 Su fina­li­dad será favo­re­cer la auto­no­mía de la mujer a la sali­da del domi­ci­lio.
 Su ges­tión debe ser inme­dia­ta y se jus­ti­fi­ca­rán con pos­te­rio­ri­dad.
– Ingre­sos míni­mos sufi­cien­tes y perió­di­cos de for­ma inme­dia­ta:
 Sala­rio social, ren­ta bási­ca, ayu­da a la inte­gra­ción social y fami­liar, …
 Se garan­ti­za­rán has­ta la inser­ción labo­ral de la mujer.
 No se dedu­ci­rán de éstos otros ingre­sos míni­mos que corres­pon­dan como ayu­das por hijo/​o hija, pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas, …
– Sub­si­dio de empleo: se garan­ti­za­rá como medi­da inme­dia­ta en situa­cio­nes de sepa­ra­ción cuan­do la mujer no dis­pon­ga de medios eco­nó­mi­cos de nin­gu­na cla­se.
– Ayu­das para gas­tos esco­la­res, libros, come­dor y para acti­vi­da­des extra­es­co­la­res, excur­sio­nes, …
– Gra­tui­dad en el sis­te­ma sani­ta­rio de la píl­do­ra del día des­pués e inte­rrup­cio­nes de emba­ra­zos no desea­dos.
2.2. For­ma­ción y Empleo
– Acce­so inme­dia­to a Pro­gra­mas de Inser­ción Socio­la­bo­ral, que inclu­yan:
 Incen­ti­vos para favo­re­cer el ini­cio de una nue­va acti­vi­dad.
 Par­ti­ci­pa­ción con dere­cho al per­ci­bo de becas por asis­ten­cia, en cur­sos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal para el empleo, que se lle­va­rán a cabo fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de accio­nes for­ma­ti­vas que inclu­yan com­pro­mi­sos de con­tra­ta­ción.
 Orien­ta­ción indi­vi­dua­li­za­da en los ser­vi­cios públi­cos de empleo.
 Con­ce­sión de sub­ven­cio­nes para finan­ciar los gas­tos deri­va­dos del tras­la­do y para com­pen­sar dife­ren­cias sala­ria­les en aque­llos casos en que la tra­ba­ja­do­ra haya extin­gui­do su con­tra­to de tra­ba­jo como con­se­cuen­cia de ser víc­ti­ma de vio­len­cia sexis­ta.
– Empleo Social, has­ta la inser­ción en el mer­ca­do de tra­ba­jo. Con acom­pa­ña­mien­to en todo este pro­ce­so.
– Apro­bar un con­ve­nio espe­cí­fi­co con el Gobierno de Nava­rra para la incor­po­ra­ción socio-labo­ral de este colec­ti­vo median­te ofer­ta públi­ca de empleo o bien una poten­cia­ción o una prio­ri­za­ción en la entra­da del mis­mo al empleo social pro­te­gi­do.
2.3. Vivien­da
– Se faci­li­ta­rá de for­ma inme­dia­ta vivien­da
 De titu­la­ri­dad muni­ci­pal o del Gobierno de Nava­rra
 En su defec­to se paga­rá el alqui­ler por un perio­do míni­mo de 6 meses y has­ta 2 años, siem­pre que la mujer depen­da de ingre­sos míni­mos.
 En caso de que se modi­fi­que en par­te su situa­ción eco­nó­mi­ca paga­rá un máxi­mo de 15% de sus ingre­sos.
– Prio­ri­za­ción en el acce­so a la vivien­da de pro­mo­ción públi­ca
 Para aque­llas muje­res que en situa­ción de pre­ca­rie­dad carez­can de vivien­da, una vez han roto con situa­cio­nes pro­lon­ga­das de mal­tra­to y comien­zan pro­ce­sos de incor­po­ra­ción
 Sub­si­dian­do alqui­le­res por un perío­do de dos años y com­pras por un perío­do de cin­co años
– Acce­so al decre­to de vivien­da de inte­gra­ción social, en toda Nava­rra, espe­cial­men­te en Pam­plo­na y Comar­ca, hoy en día impo­si­ble.
– Dis­po­ner de vivien­das o mini­re­si­den­cias tute­la­das para aque­llas muje­res que debi­do a situa­cio­nes de mal­tra­to pro­lon­ga­do han sufri­do impor­tan­te dete­rio­ro psí­qui­co y nece­si­tan una cier­ta tute­la.
– Las muje­res que hayan sufri­do vio­len­cia sexis­ta serán con­si­de­ra­das colec­ti­vo prio­ri­ta­rio en el acce­so a resi­den­cias públi­cas para mayo­res.
2.4. Asis­ten­cia Psi­co­ló­gi­ca
– Ase­gu­rar asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca espe­cia­li­za­da y gra­tui­ta para muje­res y sus hijas e hijos.
– Garan­ti­zar la asis­ten­cia en todo el pro­ce­so tera­péu­ti­co, no sólo en momen­tos de cri­sis.
– Ase­gu­rar dicha asis­ten­cia con recur­sos espe­cí­fi­cos en el área de salud men­tal tan­to en la zona urba­na como en la rural
– Garan­ti­zar ser­vi­cio para tra­ba­jar con per­so­nas afec­ta­das como los fami­lia­res y amis­ta­des
– Garan­ti­zar gru­pos de encuen­tro entre muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia sexis­ta.
2.5. Pro­gra­mas espe­cí­fi­cos para la aten­ción a muje­res inmi­gran­tes
– Se ten­drán en cuen­ta su idio­ma, cul­tu­ra y nece­si­da­des espe­cia­les.
– Estas pres­ta­cio­nes se con­ce­de­rán a las muje­res inmi­gran­tes extran­je­ras con inde­pen­den­cia de su situa­ción admi­nis­tra­ti­va con res­pec­to a los per­mi­sos de resi­den­cia y tra­ba­jo.
– Se garan­ti­za­rá la asis­ten­cia jurí­di­ca y psi­co­ló­gi­ca gra­tui­ta, y todas las pres­ta­cio­nes reco­gi­das en esta ley, hoy con­cul­ca­das por la ley de extran­je­ría, para cual­quier mujer que se encuen­tre en la Comu­ni­dad Foral.

MEDIDAS EDUCATIVAS
Al tra­ba­jar el tema de la vio­len­cia sexis­ta y pro­po­ner las medi­das nece­sa­rias para su erra­di­ca­ción a nivel de Edu­ca­ción, cla­si­fi­ca­mos dichas medi­das en dos blo­ques dife­ren­tes:
A.- Medi­das diri­gi­das espe­cí­fi­ca­men­te a erra­di­car la vio­len­cia sexis­ta.
B.- Medi­das enca­mi­na­das a con­se­guir una escue­la coedu­ca­ti­va, ya que, enten­de­mos que la vio­len­cia sexis­ta es una mani­fes­ta­ción más de la gra­ve situa­ción de dis­cri­mi­na­ción que vivi­mos las muje­res y que la úni­ca mane­ra de hacer­le fren­te a la mis­ma es edu­can­do en pro de una socie­dad en la que muje­res y hom­bres ten­ga­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des.
A.-ELIMINAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EXIGE:
1. Rea­li­zar en los cen­tros edu­ca­ti­vos acti­vi­da­des de pre­ven­ción sobre la vio­len­cia sexis­ta.
1.1 For­man­do a pro­fe­sio­na­les que se impli­quen en la edu­ca­ción de per­so­nas jóve­nes (sis­te­ma edu­ca­ti­vo, tiem­po libre, ser­vi­cios de aco­gi­da de meno­res, …) para que reali­cen acti­vi­da­des de pre­ven­ción con el alum­na­do y con las fami­lias sobre aspec­tos rela­cio­na­dos con la vio­len­cia hacia las muje­res.
1.2 Rea­li­zan­do acti­vi­da­des diri­gi­das a la pobla­ción esco­lar para la pre­ven­ción de com­por­ta­mien­tos vio­len­tos físi­cos y psí­qui­cos sobre estra­te­gias para resol­ver con­flic­tos a tra­vés de méto­dos no vio­len­tos.
1.3 Incen­ti­van­do que se ela­bo­ren y difun­dan mate­ria­les coedu­ca­ti­vos espe­cí­fi­cos diri­gi­dos a la pre­ven­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res.
1.4 Intro­du­cien­do en la edu­ca­ción de per­so­nas adul­tas, así como en la Edu­ca­ción Secun­da­ria módu­los sobre la vio­len­cia con­tra las muje­res y pau­tas sobre cómo abor­dar estas situa­cio­nes.
2. Sen­si­bi­li­zar y for­mar a pro­fe­sio­na­les de edu­ca­ción para que detec­ten y pon­gan en cono­ci­mien­to de los ser­vi­cios socia­les o, en su caso dar ini­cio al Pro­to­co­lo de Acuer­do Inter­ins­ti­tu­cio­nal para la aten­ción a muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia sexis­ta en los supues­tos en que se apre­cie la exis­ten­cia de malos tra­tos a muje­res o meno­res.
3. Expli­ci­tar en el Plan de Con­vi­ven­cia de la comu­ni­dad esco­lar las nor­mas de con­vi­ven­cia basa­das en el res­pe­to a todas las per­so­nas, la erra­di­ca­ción de toda la vio­len­cia como fór­mu­la de rela­ción huma­na, y por lo tan­to, el recha­zo total a los com­por­ta­mien­tos de vio­len­cia sexual y la crí­ti­ca explí­ci­ta a los com­por­ta­mien­tos sexis­tas por ser favo­re­ce­do­res de tales con­duc­tas. En el mis­mo se debe­rán Pla­ni­fi­car las actua­cio­nes de cara a dar una res­pues­ta edu­ca­ti­va ade­cua­da, inme­dia­ta a cada hecho de vio­len­cia sexis­ta de cual­quier tipo que suce­da en el Cen­tro.
B.-LA COEDUCACIÓN COMO MEDIDA BÁSICA DE PREVENCIÓN
Sen­si­bi­li­za­ción de la comu­ni­dad esco­lar en el prin­ci­pio de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des entre hom­bres y muje­res.
1.1 Desa­rro­llar accio­nes de sen­si­bi­li­za­ción diri­gi­das al pro­fe­so­ra­do, al per­so­nal no docen­te, al alum­na­do y a las fami­lias, sobre los prin­ci­pios bási­cos de la filo­so­fía coedu­ca­ti­va.
1.2. Divul­gar en la Comu­ni­dad Esco­lar mate­ria­les sobre coedu­ca­ción y mate­ria­les coedu­ca­ti­vos.
1.3 Pro­mo­ver una pre­sen­cia más equi­li­bra­da de muje­res y hom­bres en todas las eta­pas edu­ca­ti­vas, en el repar­to de res­pon­sa­bi­li­da­des y asig­na­ción de fun­cio­nes en los cen­tros, como mode­lo de refe­ren­cia para el alum­na­do. Para ello, tam­bién con­si­de­ra­mos nece­sa­rio intro­du­cir medi­das que garan­ti­cen una repre­sen­ta­ción de alum­nas pro­por­cio­nal a su núme­ro en todos los órga­nos del Cen­tro en los que par­ti­ci­pe el alum­na­do.
1.4 Exi­gir al Con­se­jo esco­lar de Nava­rra a que, perió­di­ca­men­te, emi­ta un infor­me sobre el desa­rro­llo de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el sis­te­ma esco­lar e incor­po­re la pers­pec­ti­va de la coedu­ca­ción en el infor­me anual.
2. For­mar en coedu­ca­ción al pro­fe­so­ra­do de todas las eta­pas de la edu­ca­ción.
2.1 Esta­ble­cer con carác­ter obli­ga­to­rio la for­ma­ción en coedu­ca­ción en la for­ma­ción ini­cial de los gra­dos de magis­te­rio y en los post­gra­dos de secun­da­ria.
2.2 Incor­po­rar a los pro­yec­tos de for­ma­ción en cen­tros la pers­pec­ti­va de géne­ro.
2.3 Incluir en los pla­nes anua­les de for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do cur­sos espe­cí­fi­cos en coedu­ca­ción, diri­gi­dos tam­bién al per­so­nal de la Ins­pec­ción téc­ni­ca de edu­ca­ción, a los Equi­pos Direc­ti­vos de los cen­tros, como al per­so­nal res­pon­sa­ble de las acti­vi­da­des extra­es­co­la­res.
2.4 Pro­mo­ver la ela­bo­ra­ción y difu­sión de mate­ria­les curri­cu­la­res coedu­ca­ti­vos, apor­tan­do los recur­sos mate­ria­les y eco­nó­mi­cos nece­sa­rios.
3. Rea­li­zar pla­nes de igual­dad y pro­yec­tos coedu­ca­ti­vos en los cen­tros:
El Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción debe­rá esta­ble­cer la obli­ga­to­rie­dad de un Plan de igual­dad y fomen­tar los pro­yec­tos coedu­ca­ti­vos en los cen­tros para lograr una escue­la coedu­ca­ti­va en la que se res­pe­ten la igual­dad de dere­chos de las alum­nas y los alum­nos. Para ello es nece­sa­rio:
3.1. Garan­ti­zar que en los Ser­vi­cios de Apo­yo a la edu­ca­ción haya per­so­nal sufi­cien­te con capa­ci­dad pro­fe­sio­nal para impul­sar expe­rien­cias coedu­ca­ti­vas e impar­tir for­ma­ción en este cam­po.
3.2 Faci­li­tar recur­sos orga­ni­za­ti­vos a los cen­tros para la ela­bo­ra­ción de dichos pla­nes y pro­yec­tos, dotán­do­les a las per­so­nas que los coor­di­nen de libe­ra­ción hora­ria.
4. Posi­bi­li­tar a chi­cas y chi­cos su desa­rro­llo inte­gral en su dimen­sión inte­lec­tual, rela­cio­nal y afec­ti­vo-sexual, que les capa­ci­te para ser per­so­nas autó­no­mas en el ámbi­to per­so­nal, fami­liar, social y pro­fe­sio­nal. Para ello habrá que :
4.1 Revi­sar y enri­que­cer des­de una pers­pec­ti­va no andro­cén­tri­ca todas las áreas inte­gran­tes del currí­cu­lum de los dis­tin­tos nive­les edu­ca­ti­vos, refle­jan­do la apor­ta­ción de las muje­res al desa­rro­llo de la Huma­ni­dad y a las dis­tin­tas áreas de cono­ci­mien­to, y valo­ran­do por igual las capa­ci­da­des, valo­res, acti­tu­des y cono­ci­mien­tos que tra­di­cio­nal­men­te han desa­rro­lla­do tan­to las muje­res como los hom­bres.
4.2 Pro­mo­ver des­de una pers­pec­ti­va coedu­ca­ti­va la revi­sión sis­te­má­ti­ca y el uso crí­ti­co de los mate­ria­les esco­la­res en todas las eta­pas edu­ca­ti­vas, inclui­da la edu­ca­ción de per­so­nas adul­tas, pro­ce­dien­do a la reti­ra­da de aque­llos mate­ria­les que vul­ne­ren el prin­ci­pio de igual­dad de opor­tu­ni­da­des entre muje­res y hom­bres.
4.3 Garan­ti­zar que en el Plan de Acción Tuto­rial (PAT) de los cen­tros, exis­ta un apar­ta­do espe­cí­fi­co para refle­xio­nar sobre los mode­los mas­cu­li­nos y feme­ni­nos impe­ran­tes.
4.4 Rea­li­zar una orien­ta­ción de estu­dios y pro­fe­sio­nal basa­da en las apti­tu­des y capa­ci­da­des de las per­so­nas y no en su per­te­nen­cia a uno u otro sexo.

MEDIDAS SANITARIAS
1. Poner en mar­cha un pro­to­co­lo uni­fi­ca­do de actua­ción médi­ca
– Ser­vi­cio inte­gral (gine­co­lo­gía, psi­co­lo­gía, foren­se, enfer­me­ría, tra­ba­jo social..)
– Mode­lo uni­for­me a relle­nar para remi­tir al Juz­ga­do de guar­dia Fis­ca­lía
2. Ase­gu­rar una asis­ten­cia de lesio­nes físi­cas y/​o psi­co­ló­gi­cas a agre­di­das que acu­den a con­sul­ta:
– Hacer cons­tar los datos en his­to­rial clí­ni­co
– Deri­va­ción de el/​la pacien­te al Hos­pi­tal si fue­se nece­sa­rio
– Lo mis­mo en el caso de que se acu­da a urgen­cias
3. Ase­gu­rar la pre­sen­cia de un/​o una trabajadora/​a social en el Hos­pi­tal las 24 horas del día para labo­res de aco­gi­mien­to, acom­pa­ña­mien­to, ayu­da en las ges­tio­nes…
4. For­ma­ción espe­cí­fi­ca del per­so­nal sani­ta­rio. Incor­po­rar a la ense­ñan­za regla­da (Facul­tad de Medi­ci­na) el cono­ci­mien­to del Pro­to­co­lo de actua­ción médi­ca y méto­dos de detec­ción de malos tra­tos.
5. Impul­sar inves­ti­ga­ción en vio­len­cia con­tra las muje­res
6. Incor­po­rar indi­ca­do­res que per­mi­tan detec­tar las situa­cio­nes de mal­tra­to aun­que la víc­ti­ma no lo expre­se.
7. Nece­si­dad de aten­ción de la salud men­tal de las muje­res y meno­res que han sufri­do vio­len­cia sexis­ta.

MEDIDAS EN EL ÁMBITO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
1. Ela­bo­rar un pro­to­co­lo gene­ral de infor­ma­ción sobre vio­len­cia sexis­ta para ase­gu­rar el tra­ta­mien­to rigu­ro­so de esta infor­ma­ción, res­pe­tan­do la inti­mi­dad de las víc­ti­mas, sin sen­sa­cio­na­lis­mos y pro­mo­vien­do la sen­si­bi­li­za­ción ciu­da­da­na
2. Situar los casos de vio­len­cia sexis­ta den­tro de la Sec­ción de Polí­ti­ca, dán­do­les la impor­tan­cia que requie­ren.
3. Visi­bi­li­za­ción de las des­igual­da­des entre hom­bres y muje­res y de todos los ele­men­tos dis­cri­mi­na­to­rios.
4. Apro­ve­char los medios audio­vi­sua­les para lan­zar men­sa­jes edu­ca­ti­vos
5. Publi­ci­tar las pro­pues­tas e ini­cia­ti­vas de las orga­ni­za­cio­nes de muje­res.
6. Pro­mo­ver la des­apa­ri­ción de este­reo­ti­pos feme­ni­nos en medios e comu­ni­ca­ción escri­tos y audio­vi­sua­les. Pre­sen­tar a la mujer como suje­to acti­vo de la socie­dad y no como un mero obje­to.
7. Erra­di­car de los medios la publi­ci­dad que ten­ga con­te­ni­dos sexis­tas y/​o dis­cri­mi­na­to­rios

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *