Diri­gen­te comu­nis­ta liba­ne­sa defien­de a Hez­bo­lah y no des­car­ta ata­que israe­lí – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

hezbollah-chief-hassan-nasrallah2.jpg

Líder de Hez­bo­lah, Has­sán Nas­ra­lah: uno de los lucha­do­res revo­lu­cio­na­rios más res­pe­ta­dos en todo Medio Orien­te.

Recien­te­men­te, den­tro del Foro sobre “Civi­li­za­ción y Bar­ba­rie”, rea­li­za­do en Ser­pa, Por­tu­gal, “Resu­men Lati­no­ame­ri­cano” pudo dia­lo­gar con Lei­la Gha­nem, acti­va mili­tan­te comu­nis­ta liba­ne­sa, Antro­pó­lo­ga, y a la vez direc­to­ra de la revis­ta “Alter­na­ti­ve Bada’el”, de Eco­lo­gía Polí­ti­ca. Gha­nem fue la orga­ni­za­do­ra, en Bru­se­las, de un Tri­bu­nal de Con­cien­cia para juz­gar los crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por el sio­nis­mo en 2006 en Líbano. Tam­bién orga­ni­zó un Foro Inter­na­cio­nal en Bei­rut, cuyo fin era la con­ver­gen­cia de quie­nes luchan en Euro­pa y Lati­noa­mé­ri­ca con­tra la dic­ta­du­ra del mer­ca­do y el colo­nia­lis­mo, y ya está pre­pa­ran­do una nue­va edi­ción del mis­mo que se rea­li­za­rá en 2012. Lúci­da y direc­ta en sus res­pues­tas, Lei­la Gha­nem rei­vin­di­có el apo­yo mar­xis­ta a Hez­bo­lah, pon­de­ró el lide­raz­go de Has­sán Nas­ra­lah y con­vo­có a estre­char lazos en el mun­do para plan­tar cara al impe­ria­lis­mo y al sio­nis­mo.

-Cuál es la situa­ción actual en el Líbano, a la luz de las pre­sio­nes con­tí­nuas que reci­be Hez­bo­lah por par­te de sec­to­res liga­dos inter­na y exter­na­men­te al sio­nis­mo y a la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na?

-Exis­te gran ten­sión en estos días, ya que se está pen­dien­te de la reso­lu­ción del Tri­bu­nal inter­na­cio­nal que inves­ti­ga la muer­te del ex pri­mer minis­tro Rafiq Hari­ri ocu­rri­da en febre­ro de 2005 (N.de R: Ori­gi­na­ria­men­te el aten­ta­do que cos­tó la vida a Hari­ri fue atri­bui­do a Siria, y esto pre­ci­pi­tó el aban­dono de las tro­pas de ese país acan­to­na­das en Líbano, y aho­ra, la influen­cia sio­nis­ta y pro-nor­te­ame­ri­ca­na sobre el Tri­bu­nal, inten­ta apun­tar a que el cul­pa­ble es Hes­bo­lah). Hez­bo­lah y el gobierno liba­nés han hecho una alian­za para tra­tar de resol­ver esta cues­tión, pero EEUU, con la pre­sión de Israel, inten­ta, a tra­vés de Ara­bia Sau­di­ta, que el gobierno liba­nés inci­da en des­ac­ti­var ese acuer­do y bus­ca des­ar­mar a la resis­ten­cia. Detrás de todo esto apa­re­ce el inte­rés de Israel para que EEUU decla­re la gue­rra a Irán, y de paso des­truir a Hez­bo­lah por ser alia­do de Irán.

-¿Usted ve posi­ble, en este mar­co, de que se pro­duz­ca un nue­vo ata­que israe­lí con­tra el Líbano?

-Hay seña­les evi­den­tes de ello. Se ha redo­bla­do el apo­yo arma­men­tís­ti­co de EEUU a Israel, pero ade­más, aho­ra, hay una gue­rra de espio­na­je muy evi­den­te.

A tra­vés de este Tri­bu­nal que fue crea­do según la cláu­su­la 7, esta ins­tan­cia tie­ne un poder excep­cio­nal para con­tro­lar a todos los liba­ne­ses. Han toma­do pose­sión de todas las fichas de los estu­dian­tes y los inte­lec­tua­les tan­to de las Uni­ver­si­da­des esta­ta­les como las pri­va­das. Tam­bién se han apo­de­ra­do de las bases de datos de los telé­fo­nos celu­la­res (móvi­les). Estos telé­fo­nos están en manos de dos gran­des com­pa­ñías, y el gobierno liba­nés sabe que todos los datos de los clien­tes de celu­la­res y móvi­les han pasa­do por medio de espías al Mos­sad israe­lí. Esto, como pue­de indu­cir­se, es muy gra­ve. Tam­bién han faci­li­ta­do los nom­bres de los diri­gen­tes mili­ta­res del país y los infor­mes de segu­ri­dad que abar­can a ofi­cia­les liba­ne­ses chii­tas y suni­tas. No nos caben dudas que Israel tie­ne espías en las Fuer­zas Arma­das liba­ne­sas, y han tra­ta­do de infil­trar los alre­de­do­res del gene­ral Michel Aun, que es uno de los alia­dos mili­ta­res de Hez­bo­lah.

Todos los días se des­cu­bren nue­vos nidos de espio­na­je. Hace muy pocos días, los ins­pec­to­res del Tri­bu­nal por Hari­ri, han incur­sio­na­do en una clí­ni­ca gine­co­ló­gi­ca y han exi­gi­do la entre­ga de todos los infor­mes de las muje­res rela­cio­na­das con diri­gen­tes de Hez­bo­lah. En ese caso, se plan­teó la situa­ción del secre­to médi­co para no entre­gar estos infor­mes y tam­bién se deman­dó la auto­ri­za­ción ofi­cial para tal reque­ri­mien­to, pero esto mar­ca el nivel de ofen­si­va que esta­mos sufrien­do. Esta clí­ni­ca está ubi­ca­da en el Barrio Sur de la Capi­tal, den­tro del terri­to­rio de Hez­bo­lah, y los ins­pec­to­res de este Tri­bu­nal pre­ten­dían apo­de­rar­se tam­bién de los núme­ros de telé­fo­nos de los miem­bros de Hez­bo­lah.

-Evi­den­te­men­te, estos gra­ves inci­den­tes son deri­va­dos del fra­ca­so sufri­do por Israel en la ante­rior inva­sión del Líbano.

-Así es. Como se sabe, en el 2006 Israel inva­dió y des­tru­yó gran par­te del país pero no pudo ven­cer a Hez­bo­lah. La Resis­ten­cia per­dió 400 com­ba­tien­tes, 1.200 civi­les pero la direc­ción que­dó intac­ta y pudo enca­rar accio­nes que obli­ga­ron a que los sio­nis­tas vuel­van sobre sus pasos. Más aún, duran­te 33 días Hez­bo­lah con­ti­nuó lan­zan­do misi­les con­tra el terri­to­rio sio­nis­ta. A pesar de que Israel es uno de los paí­ses con arma­men­to más sofis­ti­ca­do a nivel tec­no­ló­gi­co, y de con­tar con el apo­yo nor­te­ame­ri­cano no pudie­ron des­cu­brir las bases des­de don­de Hez­bo­lah lan­za­ba inter­mi­ten­te­men­te sus misi­les. Esto es así, por­que la Resis­ten­cia uti­li­za todos los medios para la lucha, des­de los con­ven­cio­na­les has­ta los más moder­nos, por­que todos los jóve­nes com­ba­tien­tes están entre­na­dos a la per­fec­ción en cues­tio­nes de infor­má­ti­ca. Recien­te­men­te, el líder de Hez­bo­lah, Has­san Nas­ra­lah, mos­tró en una con­fe­ren­cia de pren­sa, como los jóve­nes infor­má­ti­cos de Hez­bo­lah pudie­ron inter­cep­tar las ins­truc­cio­nes que el man­do sio­nis­ta pasa­ba a sus avia­do­res y pudie­ron des­viar esos datos hacia la direc­ción estra­té­gi­ca mili­tar de la Resis­ten­cia.

Así Hes­bo­lah ha podi­do des­cu­brir como están actuan­do los israe­líes en temas de espio­na­je con­tra los jefes cris­tia­nos y suni­tas.

Hez­bo­lah repro­cha al Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de estar actuan­do par­cial­men­te, influen­cia­do por Israel. Duran­te cua­tro años acu­sa­ron a Siria de ser res­pon­sa­ble de la muer­te de Hari­ri, y aho­ra la acu­sa­ción recae sobre Hez­bo­lah. La infor­ma­ción fue difun­di­da por el dia­rio “Der Spie­gel” y por la pren­sa israe­lí que está a pun­to de pro­du­cir­se una reso­lu­ción “que ava­la la pre­sun­ción de deli­to por par­te de Hez­bo­lah en la muer­te de Hari­ri”.

-Cómo reac­cio­na­rá Hez­bo­lah si esta reso­lu­ción se pro­du­ce?

-Esto impli­ca un gran pro­ble­ma para Hez­bo­lah. Des­de el pun­to de vis­ta éti­co, Hes­bo­lah es muy res­pe­ta­do. Es el úni­co par­ti­do del Líbano, que no ha pro­du­ci­do hechos de corrup­ción en el Esta­do. En ese sen­ti­do, la pobla­ción les reco­no­ce una moral inta­cha­ble. Cuan­do los mili­cia­nos de la Resis­ten­cia, esta­ban cer­ca­dos por los israe­líes en el Sur, y tenían que pro­veer­se de ali­men­tos en las tien­das o super­mer­ca­dos, deja­ban las lis­tas de pro­duc­tos que se lle­va­ban para pos­te­rior­men­te pagár­se­los a los due­ños de esos esta­ble­ci­mien­tos. Los lucha­do­res y lucha­do­ras de Hez­bo­lah son muy ínte­gros, y esto les ha hecho ganar el res­pe­to del pue­blo liba­nés.

Los liba­ne­ses no con­si­de­ra­mos a Hez­bo­lah como un par­ti­do reli­gio­so chii­ta sino que sabe­mos que ellos ponen por delan­te la polí­ti­ca sobre los aspec­tos reli­gio­sos, por eso el mie­do de Hez­bo­lah de ser acu­sa­do por este Tri­bu­nal, ya que pon­dría en cues­tión su pala­bra den­tro del mun­do ára­be, y podría deri­var en una gue­rra civil entre suni­tas y chií­tas, que es lo que están bus­can­do des­de hace tiem­po los Esta­dos Uni­dos e Israel.

Está en mar­cha toda una estra­te­gia que inten­ta movi­li­zar la opi­nión públi­ca para indis­po­ner­la con­tra Hez­bo­lah. Sin embar­go, es evi­den­te que antes de lle­gar a la gue­rra abier­ta, lo que quie­re el sio­nis­mo es ase­si­nar a los jefes de Hez­bo­lah, que es la mis­ma tác­ti­ca que utli­za­ron en Pales­ti­na don­de mata­ron a gran par­te de la direc­ción de la Resis­ten­cia. De allí que la incur­sión rea­li­za­da en la clí­ni­ca gine­co­ló­gi­ca, que le comen­ta­ba antes, es par­te de la pre­pa­ra­ción de una gran ope­ra­ción que bus­ca ase­si­nar a la diri­gen­cia de Hez­bo­lah.

Por eso reafir­mo de que exis­te toda la pre­sun­ción de que se pue­da pro­du­cir un nue­vo ata­que arma­do israe­lí con­tra el Líbano.

-¿Cómo ve el papel que juga­rá EEUU en este esce­na­rio pre-béli­co?

- EEUU está dudo­so de ata­car a Irán, por­que nece­si­tan saber más infor­ma­ción sobre el pode­río mili­tar ira­ní. No hay dudas de que Irán y Vene­zue­la sig­ni­fi­can para la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta dos enemi­gos a derri­bar, en fun­ción de que­rer apo­de­rar­se de sus fuen­tes ener­gé­ti­cas, que tan­ta fal­tan le hacen a EEUU para su sobre­vi­ven­cia a futu­ro.

Irán es una gran fuer­za regio­nal y EEUU lo sabe. Para la men­ta­li­dad impe­rial no pue­de per­mi­tir­se que haya otra hege­mo­nía en con­tra de ellos, y por eso la insis­ten­cia en crear las con­di­cio­nes para liqui­dar a Irán. Han inten­ta­do sepa­rar a Siria de Irán, y por eso reti­ra­ron las acu­sa­cio­nes con­tra Siria, y tra­tan de lograr –infruc­tuo­sa­men­te has­ta aho­ra- que Israel y Siria dia­lo­guen.

Por su par­te, Israel está en una situa­ción que no acep­ta nin­gu­na con­ce­sión, pro­si­gue con la colo­ni­za­ción de Pales­ti­na, y endu­re­ce sus posi­cio­nes fren­te a cual­quier tipo de nego­cia­ción. De allí, que se pue­da infe­rir que el alto man­do sio­nis­ta pue­da ver como muy pro­ba­ble y nece­sa­rio agi­tar la gue­rra con­tra el Líbano para apu­rar la inter­ven­ción mili­tar estra­té­gi­ca con­tra Tehe­rán.

-¿Qué rol le corres­pon­de a la izquier­da liba­ne­sa fren­te a esta situa­ción?

-La izquier­da liba­ne­sa está cons­ti­tui­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta Liba­nes, por mar­xis­tas que pro­vie­nen de orga­ni­za­cio­nes de extre­ma izquier­da, y por nacio­na­lis­tas ára­bes de defi­ni­cio­nes patrió­ti­cas y anti­im­pe­ria­lis­tas. Tam­bién están algu­nas ten­den­cias del Islam poli­ti­za­do no reli­gio­so, que ante­po­nen el nacio­na­lis­mo a la cues­tión reli­gio­sa. Yo lo defino como un Islam de carác­ter cul­tu­ral, pero que tie­nen posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas. Todo esto cons­ti­tu­ye den­tro de la izquier­da un ver­da­de­ro Movi­mien­to anti­co­lo­nial y anti­im­pe­ria­lis­ta, que apo­ya incon­di­cio­nal­men­te a Hez­bo­lah en su lucha anti­co­lo­nial.

Hez­bo­lah apa­re­ce como una fuer­za moto­ra muy impor­tan­te, capaz de con­vo­car a millo­nes de per­so­nas en la calle. Jun­to a ellos se ali­nea el blo­que comu­nis­ta revo­lu­cio­na­rio, y tam­bién se suman cris­tia­nos anti-israe­líes, que sin tener ideas por el socia­lis­mo, se mani­fies­tan a favor de la gesión de Hez­bo­lah con­tra la corrup­ción del Esta­do. Pue­de defi­nir­se a este sec­tor como repu­bli­ca­nos refor­mis­tas, y estos siguen al Gene­ral Aún, que es alia­do de Hez­bo­lah. Jun­to a la Resis­ten­cia tam­bién están las mili­cias loca­les del Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Sirio.

-¿Ade­más de la impor­tan­cia que Hez­bo­lah tie­ne en las deci­sio­nes polí­ti­cas del Líbano, que otros sec­to­res se mue­ven en ese table­ro?

-Hay dos gran­des blo­ques que reúnen a las prin­ci­pa­les for­ma­cio­nes polí­ti­cas liba­ne­sas: el Blo­que del “14 de Mar­zo” y el del “8 de Mar­zo”. Estos rótu­los res­pon­den a dos fechas en las que se pro­du­je­ron gran­des mani­fes­ta­cio­nes. Una, el 14 de mar­zo de 2005, para exi­gir la sali­da de las tro­pas sirias del Líbano y pedir que se orga­ni­za­ra un Tri­bu­nal para ven­gar la muer­te del ex pri­mer minis­tro Hari­ri. El otro blo­que, don­de está Hez­bo­lah, se mani­fes­tó un año más tar­de, el 8 de mar­zo de 2006. Si bien acep­ta­ban la cons­ti­tu­ción del Tri­bu­nal, exi­gían que se die­ran los pasos nece­sa­rios para recons­ti­tuir las rela­cio­nes con Siria, y dete­ner las ven­gan­zas cri­mi­na­les con­tra los tra­ba­ja­do­res de ese país que vivían en Líbano, y que eran per­se­gui­dos por los sec­to­res fas­cis­tas que res­pon­dían a Hari­ri. En las filas de esta coa­li­ción tam­bién se inclu­ye el Movi­mien­to Amal, islá­mi­co chií­ta, diri­gi­do por Nabih Berri. Esta orga­ni­za­ción tie­ne un oscu­ro pasa­do ya que luchó con­tra los pales­ti­nos en Líbano, y tam­bién pos­te­rior­men­te se enfren­tó a Hez­bo­lah, orga­ni­za­ción con la que últi­ma­men­te ha recom­pues­to rela­cio­nes, y aho­ra no pue­de dejar de apo­yar ya que per­de­ría influen­cia en su pro­pia base chií.

-¿Y el Par­ti­do Comu­nis­ta?

-En cuan­to al Par­ti­do Comu­nis­ta liba­nés, pue­do decir que posee dos dipu­tados en el Par­la­men­to, y que si bien antes era un gran par­ti­do, sufrió varias esci­sio­nes que lo han con­ver­ti­do en una peque­ña fuer­za pero deci­di­da­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta. Otro sec­tor se escin­dió hacia el Blo­que 14 de Mar­zo, y ellos des­de­ñan el anti­im­pe­ria­lis­mo y rei­vin­di­can una demo­cra­cia sin con­te­ni­do. Se lla­man aho­ra “Corrien­te Demo­crá­ti­ca”. La otra esci­sión la pro­du­je­ron mili­tan­tes comu­nis­tas de las aldeas del Sur del Líbano, hicie­ron como en la gue­rra del Viet­nam, aban­do­na­ron su terri­to­rio y se metie­ron bajo tie­rra como mili­tan­tes de Hez­bo­lah. Por eso, con­ta­mos con doce már­ti­res comu­nis­tas en la gue­rra del 2006 con­tra Israel.

-¿Cree pro­ba­ble que la ten­sión entre estos dos blo­ques ter­mi­ne des­en­ca­de­nan­do una gue­rra civil?

-Hay que pun­tua­li­zar que en Líbano siem­pre exis­te el peli­gro de una gue­rra civil debi­do al accio­nar del impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo tra­tan­do de azu­zar a estos dos blo­ques y pro­cu­ran­do agu­di­zar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Pasa­mos por 17 años de gue­rra fra­tri­ci­da que dejó abier­tas gran­des heri­das, y eso es lo que tie­ne en cuen­ta, con gran tino, la Resis­ten­cia liba­ne­sa diri­gi­da por Hez­bo­lah. Des­de su pun­to de vis­ta, lo más impor­tan­te es luchar con­tra el enemi­go prin­ci­pal, en este caso, Israel, y no caer en las múl­ti­ples pro­vo­ca­cio­nes que éstos plan­tean para gue­rrear entre liba­ne­ses.

-¿Qué opi­na del lide­raz­go de Has­sán Nas­ra­lah, el diri­gen­te máxi­mo de Hez­bo­lah?

-A menu­do yo plan­teo la cues­tión a los mili­tan­tes ami­gos de Hez­bo­lah: ¿Si maña­na des­apa­re­cie­ra Nas­ra­lah, Hez­bo­lah podría con­ti­nuar? Ellos me dije­ron deci­di­da­men­te que “sí”, ya que Hez­bo­lah fun­cio­na como un ver­da­de­ro par­ti­do que tie­ne una direc­ción cole­gia­da. Nas­ra­lah está con­si­de­ra­do por los chií­tas liba­ne­ses y tam­bién en Irán, como un gran diri­gen­te. Es muy escu­cha­do por todos, por­que es un sím­bo­lo de inte­gri­dad, por­que su hijo murió már­tir en la gue­rra, y por­que él da prio­ri­dad a todo el patri­mo­nio inte­lec­tual del chiís­mo his­tó­ri­co. El chiís­mo era una esci­sión del Islam, sobre la base del recha­zo a la pro­pie­dad pri­va­da y la defen­sa de los des­he­re­da­dos. Ellos tie­nen un pro­gra­ma social muy amplio. Admi­nis­tran escue­las don­de los pobres reci­ben ense­ñan­za gra­tui­ta.

La com­pa­ra­ción a favor de Hez­bo­lah sal­ta a la vis­ta, si tene­mos en cuen­ta que Hari­ri, que es un mul­ti­mi­llo­na­rio, diri­ge la tota­li­dad de las escue­las públi­cas, ade­más de des­tro­zar las mis­mas y la edu­ca­ción que allí se impar­te. Tam­bién ha com­pra­do todos los ins­ti­tu­tos fran­ce­ses del Líbano, y otras medi­das que han ido con­vir­tien­do al Líbano en una Repú­bli­ca bana­ne­ra. Hari­ri tie­ne tan­to dine­ro que podría com­prar los 10.400 km², que com­po­nen la super­fi­cie del Líbano. Su hija, que tie­ne 17 años, fue ele­gi­da el año pasa­do en París, como la segun­da chi­ca más rica del mun­do.

Enton­ces, por un lado está Hari­ri, que defien­de, arro­gan­te, un pro­gra­ma neo­li­be­ral que ha pri­va­ti­za­do todos los sec­to­res del Esta­do y aho­ra inclu­so quie­ren avan­zar sobre la Segu­ri­dad Social. Y por el otro, tene­mos el ejem­plo de gen­te como la que inte­gra Hez­bo­lah, que habla de un pro­gra­ma social anti­im­pe­ria­lis­ta, recha­za la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios, y con la ayu­da de la izquier­da que les apo­ya, comien­zan un pro­gra­ma de refor­mas en el Barrio Sur. Este sec­tor com­pren­de cada vez más, que no se pue­de ser anti­im­pe­ria­lis­ta sin tener un pro­gra­ma social para las masas, que no sólo con­cier­ne a los chií­tas sino a todos los des­he­re­da­dos del país.

Otro aspec­to a des­ta­car en Hez­bo­lah, es que en 2006 y en 2009 reci­bie­ron la visi­ta de una dele­ga­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta. En 2009, en un foro que yo mis­mo he orga­ni­za­do y en el que par­ti­ci­pa­ron alre­de­dor de 350 inte­lec­tua­les comu­nis­tas del mun­do ente­ro, jun­to a repre­sen­tan­tes de Hez­bo­lah, Hamás e Iraq, el núme­ro 2 de Hez­bo­lah hizo un dis­cur­so que con­clu­yó con la con­sig­na “Opri­mi­dos de todo el mun­do, uníos”, recor­dan­do la fra­se de Marx en el Mani­fies­to Comu­nis­ta. Todos lo que lo oimos en ese momen­to, no pudi­mos menos que entu­sias­mar­nos y aplau­dir rabio­sa­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *