La cri­sis de Euro­pa y las alter­na­ti­vas de la izquier­da- Iña­ki Gil de San Vicen­te

LA CRISIS DE EUROPA Y LAS ALTERNATIVAS DE LA IZQUIERDA

El tex­to que sigue fue ter­mi­na­do de escri­bir el día 1 del pasa­do mes de julio. Aho­ra, tras cin­co meses, se cuel­ga en Inter­net, des­pués de haber sido publi­ca­do en la revis­ta ita­lia­na Sen­za Cen­su­ra N. 33, corres­pon­dien­te al oto­ño-invierno de 2010-11. Como se verá, pre­fe­rí cen­trar­me en pro­ble­mas teó­ri­cos e his­tó­ri­cos ape­nas deba­ti­dos por las izquie­das por­que pien­so que tam­bién debe­mos ela­bo­rar una expli­ca­ción supe­rior y dife­ren­te a la bur­gue­sa sobre por qué, para qué y cómo se está crean­do la Unión Euro­pea des­de espa­cios de poder mate­rial inase­qui­bles a las cla­ses explo­ta­das, inase­qui­bles y des­co­no­ci­dos para la mayo­ría abso­lu­ta de la pobla­ción con­ti­nen­tal. Pien­so que si no avan­za­mos más allá de los tópi­cos al uso sobre la cri­sis de la UE, esen­cial­men­te las­tra­dos por una mez­cla de eco­no­mi­cis­ta deter­mi­nis­ta y menos­pre­cio de la lucha de cla­ses prác­ti­ca, si no pro­fun­di­za­mos en la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­co-crí­ti­ca de los orí­ge­nes y del deve­nir de la UE, faci­li­ta­re­mos el triun­fo de la dema­go­gia refor­mis­ta, vic­to­ria fugaz y muy bre­ve que es la ante­sa­la de maza­zos anti­de­mo­crá­ti­cos de extre­ma dure­za. Acon­ti­nua­ción repro­duz­co tal cual el tex­to de hace cin­co meses, no si aña­dir que otras pág. Web tam­bién cuel­gan mis escri­tos:

SENZA CENSURA N. 33

Noviem­bre ’10 – Febre­ro ‘11

LA CRISIS DE EUROPA

y las alter­na­ti­vas de la izquier­da

Hemos pedi­do una con­tri­bu­ción sobre la situa­ción de cri­sis en el con­tex­to euro­peo a Iña­ki Gil de San Vicen­te, pen­sa­dor mar­xis­ta interno a la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vas­ca, y mili­tan­te teó­ri­co-prác­ti­co de la revo­lu­ción vas­ca y mun­dial. Os lo pro­po­ne­mos ense­gui­da.

Seña­la­mos que un archi­vo de los mate­ria­les de Iña­ki Gil de San Vicen­te se encuen­tra en espa­ñol en www​.rebe​lion​.org/​a​u​t​o​r​e​s​.​p​h​p​?​t​i​p​o​=​5​&​i​d​=​4​9​&​i​n​i​c​i​o=0

Entre los otros, reco­men­da­mos la lec­tu­ra de El inde­pen­den­tis­mo come hege­mo­nía popu­lar, del 5 de julio de 2010, que ana­li­za la situa­ción en el País Vas­co a par­tir del paro gene­ral del pasa­do 29 de mayo; este mate­rial se pue­de des­car­gar en espa­ñol en

www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​9​133

1.- ¿QUÉ CRISIS EUROPEA?

La inter­pre­ta­ción ofi­cial de la cri­sis es que ésta es una seve­ra cri­sis finan­cie­ra sur­gi­da por la “exce­si­va libe­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos de dine­ro”, “des­con­tro­la­dos” por cin­co razo­nes: una, por el egoís­mo humano que ha des­bor­da­do los con­tro­les inhe­ren­tes a la “mano invi­si­ble del mer­ca­do”; dos, egoís­mo espe­cial­men­te per­ver­so de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que impi­de la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca con sus exi­gen­cias de incre­men­tos sala­ria­les, de mayo­res gas­tos públi­cos y socia­les, más dere­chos y menos tra­ba­jo, etc.; tres, la cri­sis se alar­ga por la caí­da de los bene­fi­cios al des­plo­mar­se la capa­ci­dad de com­pra por la res­tric­ción del cré­di­to; cua­tro, a todo esto hay que sumar la tar­dan­za en la toma de medi­das por par­te de los Esta­dos lo que agra­va el pro­ble­ma; y, cin­co, las masi­vas pero tar­días ayu­das a fon­do per­di­do al capi­tal finan­cie­ro han mul­ti­pli­ca­do expo­nen­cial­men­te la deu­da públi­ca y pri­va­da que las­tra como un ancla de plo­mo el des­pe­gue eco­nó­mi­co.

Esta inter­pre­ta­ción es muy pobre, muy limi­ta­da his­tó­ri­ca­men­te y fal­sea las ver­da­de­ras razo­nes de la cri­sis, su alcan­ce, y las sal­va­jes medi­das que se van a impo­ner. El pro­ble­ma cru­cial radi­ca en lo que no dice, en lo que fal­si­fi­ca y mien­te al redu­cir la cri­sis a su for­ma super­fi­cial más limi­ta­da, redu­cien­do el capi­ta­lis­mo al sub­je­ti­vis­mo mar­gi­na­lis­ta, a la idea de que el dine­ro crea dine­ro y de que, por tan­to, es el capi­tal finan­cie­ro el deci­si­vo, el que domi­na sobre las otras for­mas de capi­tal. Se nie­gan así cues­tio­nes deci­si­vas como la impor­tan­cia cla­ve del capi­tal indus­trial, las leyes de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal y de la pere­cua­ción de capi­ta­les, la impor­tan­cia del Esta­do y de la vio­len­cia bur­gue­sa y, como sín­te­sis, la deci­si­va tras­cen­den­cia de la lucha de cla­ses. Todo esto se esca­mo­tea y se res­trin­ge el deba­te a lo que le intere­sa a la bur­gue­sía: cómo vol­ver con­tra el movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio a los sec­to­res refor­mis­tas y con­ser­va­do­res de la cla­se obre­ra; cómo movi­li­zar a favor del capi­tal a la peque­ña bur­gue­sía para que actúe como movi­mien­to reac­cio­na­rio de masas, y cómo derro­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en su con­jun­to, aumen­tan­do lo más posi­ble su explo­ta­ción. Por tan­to, debe­mos res­ta­ble­cer la reali­dad inne­ga­ble de la lucha de cla­ses como motor de la his­to­ria, su exis­ten­cia obje­ti­va al mar­gen de las ilu­sio­nes sub­je­ti­vas, de sus vai­ve­nes y perío­dos de laten­cia y de apa­ren­te extin­ción.

La finan­cie­ri­za­ción ha sido la chis­pa que ha pren­di­do el fue­go de la cri­sis por­que antes ya había com­bus­ti­bles de sobra para el incen­dio: la lar­ga lis­ta de pro­ble­mas de todo tipo que cada vez más difi­cul­tan la rea­li­za­ción del bene­fi­cio del capi­tal indus­trial des­de los años seten­ta del siglo XX y que pode­mos resu­mir en la dia­léc­ti­ca entre el accio­nar de la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa de bene­fi­cios, por un lado, y, por otro, la agu­di­za­ción de otras cri­sis como la eco­ló­gi­ca, la del ago­ta­mien­to de los recur­sos, la ali­men­ta­ria y sani­ta­ria, etc. La cri­sis ha esta­lla­do por­que han fra­ca­sa­do las suce­si­vas “solu­cio­nes” que las bur­gue­sías han ido apli­can­do para aumen­tar sus bene­fi­cios en un con­tex­to mun­dial de sobre­pro­duc­ción exce­den­ta­ria que no encuen­tra sali­da en los mer­ca­dos y estas solu­cio­nes se han basa­do en la mani­pu­la­ción finan­cie­ra, en la inge­nie­ría ban­ca­ria lle­va­da a lo irra­cio­nal. Marx advir­tió que antes de cada cri­sis sur­gía una eufo­ria cre­di­ti­cia des­ti­na­da a reac­ti­var la eco­no­mía mina­da en el fon­do pero ple­tó­ri­ca en su apa­rien­cia exter­na, de made­ra que si en una pri­me­ra ins­tan­cia el cré­di­to sir­ve para engra­sar­la, con el tiem­po ese mis­mo cré­di­to se lan­za a la espe­cu­la­ción des­me­di­da agra­van­do las con­tra­dic­cio­nes que emer­gen en una nue­va cri­sis. Pero en el aná­li­sis de Marx hay un “fac­tor” que ha sido olvi­da­do pos­te­rior­men­te: el papel cru­cial del Esta­do como fuer­za deci­si­va. Todas las con­tra­ten­den­cias que impo­ne la bur­gue­sía para rever­tir la caí­da ten­den­cial de los bene­fi­cios nos remi­ten direc­ta o indi­rec­ta­men­te al papel de su Esta­do.

La dia­léc­ti­ca de lo endó­geno en la eco­no­mía, sus leyes ten­den­cia­les, y lo exógeno, el papel del Esta­do, en la mar­cha del capi­ta­lis­mo, se ve en las reor­de­na­cio­nes euro­peas des­de el siglo XVII. Antes de seguir, debe­mos acla­rar dos cosas. Una es que la inter­ac­ción entre lo estric­ta­men­te eco­nó­mi­co y lo estric­ta­men­te polí­ti­co-esta­tal es deci­si­va para enten­der el capi­ta­lis­mo como tota­li­dad movi­da por la uni­dad y la lucha de con­tra­rios irre­con­ci­lia­bles como son la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do, por la lucha de cla­ses. Si nega­mos o minus­va­lo­ra­mos esta dia­léc­ti­ca cae­mos en dos erro­res desas­tro­sos como son el deter­mi­nis­mo eco­no­mi­cis­ta y el sub­je­ti­vis­mo idea­lis­ta. La otra es el con­cep­to de reor­de­na­mien­to: son los momen­tos en los que se fusio­nan polí­ti­ca­men­te las dis­tin­tas con­tra­dic­cio­nes dan­do el sal­to a una nue­va fase glo­bal del capi­ta­lis­mo. El capi­ta­lis­mo sufre fases en sus for­mas pero man­tie­ne su esen­cia explo­ta­do­ra basa­da en la extrac­ción de plus­va­lía por la cla­se pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. La esen­cia per­ma­ne­ce inal­te­ra­da mien­tras sub­sis­ta este modo de pro­duc­ción, aun­que sus for­mas exter­nas cam­bien en el tiem­po. No nos exten­der­nos aho­ra en la cate­go­ría dia­léc­ti­ca de lo muta­ble y de lo per­ma­nen­te, de la for­ma y del con­te­ni­do, del fenó­meno y de la esen­cia, etc., ni en una com­ple­ji­dad de las inter­ac­cio­nes entre lo eco­nó­mi­co, polí­ti­co-esta­tal, mili­tar, cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co, etc., que se dan en las suce­si­vas fases en las que la explo­ta­ción adquie­re nue­vas for­mas exte­rio­res.

2.- REORDENACIONES Y CRISIS

Las reor­de­na­cio­nes san­cio­nan el cie­rre de una fase glo­bal de la explo­ta­ción y el comien­zo de otra, per­mi­tien­do al capi­ta­lis­mo lan­zar­se con todos sus bríos por nue­vas sen­das una vez pues­to orden en su inte­rior. ¿Qué orden? Pues el que ata­ñe a las con­tra­dic­cio­nes fun­da­men­ta­les del sis­te­ma: aplas­tar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras; des­truir masi­va­men­te las obso­le­tas fuer­zas pro­duc­ti­vas y faci­li­tar la apli­ca­ción masi­va de nue­vas tec­no­lo­gías; derro­tar a las bur­gue­sías y Esta­dos com­pe­ti­do­res obli­gán­do­les a acep­tar las exi­gen­cias de las bur­gue­sías vic­to­rio­sas; impo­ner nue­vas mone­das fuer­tes, nue­vas leyes eco­nó­mi­co-finan­cie­ras y de regu­la­ción del mer­ca­do inter­na­cio­nal, y exten­der e inten­si­fi­car la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo bajo una nue­va hege­mo­nía impe­ria­lis­ta. Has­ta el pre­sen­te, las reor­de­na­cio­nes se han des­ple­ga­do sólo des­pués de atro­ces gue­rras inter­na­cio­na­les en las que ha ven­ci­do un blo­que bur­gués sobre otras bur­gue­sías, y la bur­gue­sía en con­jun­to sobre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y las nacio­nes opri­mi­das.

Según el resul­ta­do de las gue­rras, las reor­de­na­cio­nes se ins­ti­tu­cio­na­li­zan, adquie­ren carác­ter ofi­cial e inter­na­cio­nal, bien median­te la ren­di­ción incon­di­cio­nal o pac­ta­da del blo­que social ven­ci­do, o median­te algu­nas nego­cia­cio­nes for­ma­les que san­cio­nan legal e inter­na­cio­nal­men­te las exi­gen­cias del ven­ce­dor sobre el ven­ci­do. No pro­fun­di­za­mos aho­ra en el papel de la gue­rra en el capi­ta­lis­mo sobre todo en sus momen­tos de cri­sis sis­té­mi­ca, pero sabe­mos que éstas comien­zan por con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas endó­ge­nas, que rápi­da­men­te adquie­ren con­te­ni­do polí­ti­co ace­le­ran­do las ten­den­cias obje­ti­vas hacia la mili­ta­ri­za­ción y la gue­rra. En la his­to­ria de Euro­pa ha habi­do tres gran­des reor­de­na­cio­nes de esta índo­le: la que tomó cuer­po legal en el Tra­ta­do de West­fa­lia de 1648 tras la gue­rra de los Trein­ta Años; la que tomó cuer­po en el Con­gre­so de Vie­na de 1815 tras las gue­rras napo­leó­ni­cas; y la que tomó cuer­po en los acuer­dos de Yal­ta y Pots­dam en 1945 tras la gran cri­sis de 1914 – 1945. Esta­mos en la cuar­ta, pero sin un recur­so a la gue­rra, por aho­ra.

Des­de el siglo XVII, dos leyes capi­ta­lis­tas des­ta­can en el accio­nar las reor­de­na­cio­nes Una es la ley de la pere­cua­ción que expli­ca por qué los capi­ta­les aban­do­nan los nego­cios menos ren­ta­bles para ir a los más ren­ta­bles. Y la otra es la de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción, que expli­ca que los capi­ta­les más fuer­tes se comen a los más débi­les a la vez que se redu­cen los pro­pie­ta­rios de capi­tal. La his­to­ria polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar mues­tra cómo las bur­gue­sías se apo­yan cada vez más en sus Esta­dos para diri­gir esas leyes en su bene­fi­cio exclu­si­vo y para debi­li­tar a las bur­gue­sías com­pe­ti­do­ras, obli­gán­do­les a acep­tar sus con­di­cio­nes de inver­sión, la absor­ción de sus capi­ta­les por los capi­ta­les extran­je­ros, etc. El capi­ta­lis­mo fun­cio­na, duran­te los perío­dos de rela­ti­va “nor­ma­li­dad”, sin mayo­res inge­ren­cias esta­ta­les, pero según aumen­tan las difi­cul­ta­des de rea­li­za­ción del bene­fi­cio, las resis­ten­cias obre­ras, la com­pe­ten­cia de otras bur­gue­sías, y según avan­za la cri­sis, las bur­gue­sías refuer­zan sus Esta­dos, sus ejér­ci­tos, etc., a la vez que exi­gen sumi­sión pasi­va a las cla­ses explo­ta­das y clau­di­ca­cio­nes a las bur­gue­sías com­pe­ti­do­ras.

Los Esta­dos más pode­ro­sos pre­sio­nan para que sus capi­ta­les se invier­tan en las mejo­res con­di­cio­nes en mer­ca­dos exte­rio­res, en detri­men­to de los autóc­to­nos. El “libre cam­bio” exte­rior y el pro­tec­cio­nis­mo inte­rior no son una inven­ción recien­te del neo­li­be­ra­lis­mo sino que exis­tían antes del capi­ta­lis­mo y lo encon­tra­mos muy acti­vo ya en los siglos XIV y XV. La “liber­tad de mer­ca­do”, la “glo­ba­li­za­ción”, etc., son tan anti­guas y per­ma­nen­tes como la eco­no­mía comer­cial y mer­can­til aun­que sea pre­ca­pi­ta­lis­ta, pero sólo con el capi­ta­lis­mo han desa­rro­lla­do todo su poder expan­si­vo y exter­mi­na­dor, como que­da tan impre­sio­nan­te­men­te demos­tra­do en el Mani­fies­to Comu­nis­ta escri­to en 1848. Las reor­de­na­cio­nes euro­peas han res­pon­di­do a estas inter­ac­cio­nes entre las fuer­zas eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, que han lle­ga­do a plas­mar­se en gue­rras inter­na­cio­na­les para ace­le­rar así su fun­cio­na­mien­to.

La cri­sis actual es el resul­ta­do de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos des­de que impu­so en 1944 – 1948 las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les deci­si­vas para su futu­ro domi­nio mun­dial: FMI, Ban­co Mun­dial, ONU, GATT y poco más tar­de la OTAN y el res­to de apa­ra­tos que pade­ce­mos aho­ra. Polí­ti­ca des­ti­na­da a derro­tar a la URSS, al movi­mien­to obre­ro inter­na­cio­nal y a las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal y anti­im­pe­ria­lis­ta, y que en la déca­da de los años cin­cuen­ta diri­gió des­de la tras­tien­da los pri­me­ros pasos de la lla­ma­da “Euro­pa del car­bón y del ace­ro” y del Tra­ta­do de Roma de 1957. Había comen­za­do la cuar­ta reor­de­na­ción euro­pea con dos carac­te­rís­ti­cas dife­ren­tes a las tres ante­rio­res: se desa­rro­lla bajo el con­trol abier­to o dis­tan­te de una poten­cia, Esta­dos Uni­dos, no euro­pea; y se rea­li­za sin el recur­so a una nue­va gue­rra total den­tro de Euro­pa, aun­que sí con gue­rras loca­les y for­tí­si­mas pre­sio­nes eco­nó­mi­co-polí­ti­cas de las poten­cias más fuer­tes sobre las bur­gue­sías res­tan­tes y más débi­les.

La cuar­ta reor­de­na­ción avan­zó len­ta­men­te has­ta que coin­ci­die­ron tres diná­mi­cas deci­si­vas des­de fina­les de los años ochen­ta: una, la impo­si­ción por Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña de la finan­cie­ri­za­ción para refor­zar el neo­li­be­ra­lis­mo, dan­do un impul­so a las ganan­cias bur­gue­sas pero acu­mu­lan­do los pro­ble­mas que esta­lla­rían lue­go; dos, la implo­sión de la URSS y de su blo­que, y el giro al capi­ta­lis­mo de Chi­na Popu­lar, y tres, la recu­pe­ra­ción de las luchas mun­dia­les des­de la mitad de los años noven­ta. Diná­mi­cas acti­vas den­tro de la cre­cien­te con­tra­dic­ción entre la ten­den­cia impa­ra­ble a la sobre­pro­duc­ción exce­den­ta­ria y los suce­si­vos fra­ca­sos de todas las “solu­cio­nes mila­gro­sas” que inven­ta­ba el neo­li­be­ra­lis­mo para dete­ner la san­gría de peque­ñas cri­sis par­cia­les que esta­lla­ban cada vez más rápi­da­men­te en todo el mun­do. El Tra­ta­do de Maas­tricht de 1992 qui­so cerrar una fase vie­ja y abrir la nue­va, alum­bran­do “por méto­dos pací­fi­cos y demo­crá­ti­cos” a la Unión Euro­pea.

Pero han esta­lla­do las car­gas de pro­fun­di­dad que se acu­mu­la­ban en el sub­sue­lo social, no des­ac­ti­va­das por las suce­si­vas tác­ti­cas bur­gue­sas ni por una nue­va gue­rra inter­na­cio­nal que impu­sie­ra, como ocu­rrió en el pasa­do, una nue­va jerar­quía impe­ria­lis­ta. Aho­ra, sobra poten­cial pro­duc­ti­vo por todo el mun­do que no se ven­de; los Esta­dos, la ban­ca y la eco­no­mía pri­va­da están en núme­ros rojos con unas deu­das que supe­ran lo ima­gi­na­ble y que pue­den des­plo­mar­se arras­tran­do a la rui­na a paí­ses ente­ros; se va agu­di­zan­do la lucha de cla­ses y la resis­ten­cia de los pue­blos al impe­ria­lis­mo; las poten­cias “emer­gen­tes”, algu­nas de las cua­les son semi impe­ria­lis­tas, no se resig­nan a acep­tar, como en el pasa­do, las cada vez más duras exi­gen­cias del impe­ria­lis­mo occi­den­tal lide­ra­do por Esta­dos Uni­dos, lide­raz­go que es par­cial­men­te cues­tio­na­do por el euro impe­ria­lis­mo; la rápi­da agu­di­za­ción de la cri­sis eco­ló­gi­ca ame­na­za en dar el sal­to a catás­tro­fe mun­dial, sin olvi­dar el ago­ta­mien­to de los recur­sos ener­gé­ti­cos y ali­men­ta­rios, del agua pota­ble, etc.; y aumen­ta el arma­men­tis­mo en todos los aspec­tos, sobre todo en el nuclear y bio­quí­mi­co.

La cri­sis de la Unión Euro­pea es así par­te de la cri­sis mun­dial agu­di­za­da por dos fac­to­res que no exis­tie­ron en el pasa­do: uno, que ya no es ni será jamás la poten­cia hege­mó­ni­ca a nivel mun­dial en lo eco­nó­mi­co y en lo mili­tar; y, otro, que a dife­ren­cia del pasa­do, aho­ra depen­de mucho más de los recur­sos ener­gé­ti­cos exte­rio­res para man­te­ner una for­ma de vida inter­na que siga ato­lon­dran­do a sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Dos ejem­plos, una de las bazas de las bur­gue­sías euro­peas para evi­tar las revo­lu­cio­nes era la emi­gra­ción masi­va a otros con­ti­nen­tes de la sobre­po­bla­ción empo­bre­ci­da, lo que aho­ra es ya impo­si­ble, y bas­ta una nega­ti­va de Rusia o de Esta­dos Uni­dos, o de cual­quier otro país, para que el petró­leo, el gas y otros mate­ria­les estra­té­gi­cos dejen de fluir en la mis­ma can­ti­dad a la Unión Euro­pea. Para recu­pe­rar su peso impe­ria­lis­ta, la Unión Euro­pea nece­si­ta de un ejér­ci­to como el de Esta­dos Uni­dos, lo que le exi­gi­ría muchos años de inmen­sas inver­sio­nes de capi­tal en gas­tos mili­ta­res y de abso­lu­ta doci­li­dad de las cla­ses explo­ta­das, y esto no es posi­ble en las con­di­cio­nes actua­les.

3.- CRISIS Y LUCHA DE CLASES

Sola­men­te hay tres gran­des solu­cio­nes para el capi­tal euro­peo: aplas­tar sin con­tem­pla­cio­nes a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras para aumen­tar la tasa de bene­fi­cio y la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal; impo­ner median­te seve­ras medi­das de pre­sión inter­na a las bur­gue­sías más débi­les una férrea jerar­quía inter­na de modo que la Unión Euro­pea adquie­ra una míni­ma cohe­ren­cia inter­na y exter­na; y acep­tar la direc­ción yan­qui en los pro­ble­mas vita­les para la super­vi­ven­cia del impe­ria­lis­mo occi­den­tal como el domi­nan­te en el pla­ne­ta, cosa que sólo pue­de lograr­se con las armas y recur­sos de con­trol finan­cie­ro y chan­ta­je eco­nó­mi­co que toda­vía posee Esta­dos Uni­dos.

3.1.-

La pri­me­ra, el aplas­ta­mien­to de la cla­se obre­ra es urgen­te, y tie­ne a su favor cua­tro gran­des bazas. Una es la capa­ci­dad de alie­na­ción y man­se­dum­bre que pro­du­ce la vida asa­la­ria­da por sí mis­ma, sobre todo median­te el efec­to nar­có­ti­co que nace del feti­chis­mo de la mer­can­cía. Se tra­ta de un poder feti­chi­zan­te y alie­na­dor inhe­ren­te a la rela­ción capi­tal-tra­ba­jo y a su lógi­ca mer­can­til. Tam­bién actúa la deno­mi­na­da por Marx “coer­ción sor­da” del capi­tal sobre el tra­ba­jo, que para­li­za por el mie­do al des­pi­do y al des­em­pleo, por la vio­len­cia laten­te y pre­ven­ti­va inser­ta en la dis­ci­pli­na labo­ral. No olvi­de­mos el efec­to inte­gra­dor del con­su­mis­mo y de la pro­pa­gan­da capi­ta­lis­ta, de sus medios repre­si­vos pre­ven­ti­vos, de sus espe­cia­lis­tas en con­tra­in­sur­gen­cia y en mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca de masas median­te la tele­di­rec­ción y has­ta la pro­vo­ca­ción de la irra­cio­na­li­dad y de los mie­dos incons­cien­tes en la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas. Des­gra­cia­da­men­te, casi todas las izquier­das revo­lu­cio­na­rias han olvi­da­do o no saben luchar con­tra esta pro­ble­má­ti­ca inhe­ren­te al capi­tal, o se nie­gan a hacer­lo por­que pien­san con cri­te­rios eco­no­mi­cis­tas, deter­mi­nis­tas y obje­ti­vis­tas que no com­pren­den la impor­tan­cia del deno­mi­na­do “fac­tor sub­je­ti­vo”.

El refor­mis­mo y el sin­di­ca­lis­mo eco­no­mi­cis­ta cen­tra­dos sólo en el sala­rio, tie­nen su fun­da­men­to ideo­ló­gi­co en el feti­chis­mo de la mer­can­cía, en la cosi­fi­ca­ción y reifi­ca­ción de la exis­ten­cia. La II Inter­na­cio­nal y tam­bién la III, des­de fina­les de los años vein­te, des­co­no­cie­ron o aban­do­na­ron la lucha con­tra la alie­na­ción y el feti­chis­mo, acep­tan­do un eco­no­mi­cis­mo que refor­za­ba ideo­ló­gi­ca­men­te la visión bur­gue­sa cen­tra­da en la mer­can­cía. Los efec­tos nega­ti­vos del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal no se limi­tan al apo­yo polí­ti­co al capi­tal, sino tam­bién al for­ta­le­ci­mien­to del inter­cla­sis­mo en las cla­ses explo­ta­das por­que jamás ata­can la cosi­fi­ca­ción de la exis­ten­cia, la reifi­ca­ción de las rela­cio­nes y la reduc­ción de éstas a sim­ples luchas entre feti­ches mer­can­ti­les. Exis­te una cone­xión pro­fun­da entre la buro­cra­cia sus­ti­tu­cio­nis­ta inhe­ren­te al refor­mis­mo y la feti­chi­za­ción, irre­con­ci­lia­bles ambas con la con­cien­cia comu­na­lis­ta, colec­ti­vis­ta y ten­den­te a la auto­or­ga­ni­za­ción que hay que (re)construir en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

Otra baza, rela­cio­na­da con la ante­rior, y muy efec­ti­va, es el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta per­ma­nen­te­men­te actua­li­za­do por las bur­gue­sías, y la inca­pa­ci­dad de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias para com­ba­tir­lo. El grue­so de las izquier­das ha olvi­da­do la gran expe­rien­cia de las luchas popu­la­res con­tra el nazi­fas­cis­mo, de la resis­ten­cia inter­na con­tra el ocu­pan­te que era a la vez una lucha de cla­ses con­tra la bur­gue­sía pro­pia que cola­bo­ra­ba acti­va­men­te con el nazi­fas­cis­mo. Y habla­mos sólo de la expe­rien­cia más recien­te, sin remi­tir­nos al papel pro­gre­sis­ta de los sen­ti­mien­tos nacio­na­les de las cla­ses y de los pue­blos en las olea­das revo­lu­cio­na­rias ante­rio­res, la de 1848 – 1849, la de 1871, la de 1917 – 1936. En todas ellas cho­ca­ron el nacio­na­lis­mo bur­gués y los sen­ti­mien­tos nacio­na­les de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras que lucha­ban por otro mode­lo nacio­nal incom­pa­ti­ble con el bur­gués. Aho­ra sólo exis­te el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta y su acep­ta­ción acrí­ti­ca o fer­vien­te por las cla­ses explo­ta­das, acep­ta­ción que se mues­tra en el racis­mo, en el neo­fas­cis­mo y fas­cis­mo en aumen­to, en el machis­mo y en el sexis­mo, etc.

En las cri­sis, las bur­gue­sías azu­zan el nacio­na­lis­mo y las izquier­das revo­lu­cio­na­rias son inca­pa­ces de exten­der un inter­na­cio­na­lis­mo opues­to al nacio­na­lis­mo de sus bur­gue­sías. El lógi­co euro­es­cep­ti­cis­mo de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras es mani­pu­la­do por el capi­tal para que no se con­vier­ta en lucha por una Euro­pa Socia­lis­ta e Inter­na­cio­na­lis­ta, mien­tras cre­cen los nacio­na­lis­mos bur­gue­ses que enfren­tan a las cla­ses obre­ras entre sí y a ella como con­jun­to con­tra los pue­blos tra­ba­ja­do­res del mun­do y espe­cial­men­te con­tra los opri­mi­dos por el impe­ria­lis­mo. El capi­ta­lis­mo tam­bién crea depen­den­cia con­su­mis­ta en las masas tra­ba­ja­do­ras que intu­yen o saben que par­te de su actual for­ma de vida depen­de del saqueo de otros pue­blos, del euro impe­ria­lis­mo y de la ayu­da del “ami­go nor­te­ame­ri­cano”. Pese a su euro escep­ti­cis­mo, amplias masas apo­yan el euro impe­ria­lis­mo como lo hizo una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la II Inter­na­cio­nal con la excu­sa de impul­sar la civi­li­za­ción y el pro­gre­so. Las izquier­das euro­peas están cie­gas, sor­das y mudas ante estos pro­ble­mas que ata­ñen a la deci­si­va y extre­ma com­ple­ji­dad del “mun­do sub­je­ti­vo” como fuer­za mate­rial, mun­do en el que los sen­ti­mien­tos colec­ti­vos pro­fun­dos, las iden­ti­da­des y los ima­gi­na­rios, las cul­tu­ras y las tra­di­cio­nes popu­la­res, con sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas fácil­men­te mani­pu­la­bles, jue­gan un papel muy impor­tan­te.

La bur­gue­sía tie­ne la baza del olvi­do por las masas tra­ba­ja­do­ras del valor de lo colec­ti­vo, de los bie­nes comu­na­les, de la vida común y en coope­ra­ción des­mer­can­ti­li­za­da, de la auto­or­ga­ni­za­ción y de la hori­zon­ta­li­dad de base, asam­blea­ria y con­se­jis­ta. Recor­de­mos lo dicho sobre el anta­go­nis­mo entre el refor­mis­mo feti­chis­ta y la con­cien­cia colec­ti­va, libre y crí­ti­ca. La heren­cia de la II Inter­na­cio­nal, de la III en su perío­do esta­li­nis­ta y del euro­co­mu­nis­mo, es la res­pon­sa­ble en bue­na medi­da de que las izquier­das avan­cen len­ta­men­te en la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra. Se recu­pe­ra len­ta­men­te lo esen­cial de la explo­sión de crea­ti­vi­dad teó­ri­ca ocu­rri­da entre fina­les de los años sesen­ta y media­dos de los ochen­ta, por­que ape­nas pene­tró en las jóve­nes gene­ra­cio­nes obre­ras, limi­tán­do­se en la mayo­ría de los casos a la juven­tud radi­ca­li­za­da peque­ño bur­gue­sa, ape­nas al pro­le­ta­ria­do. El devas­ta­dor ata­que repre­si­vo y los efec­tos rompe­dores del ata­que a la cen­tra­li­dad obre­ra rea­li­za­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo expli­can, entre otras razo­nes, las gran­des difi­cul­ta­des de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras para recu­pe­rar su con­cien­cia y orgu­llo de cla­se, inse­pa­ra­bles de la prác­ti­ca de lo colec­ti­vo.

Sin embar­go, esta pra­xis es vital por­que ata­ñe a la deci­si­va cues­tión del poder, del pro­ce­so que va del con­tra­po­der al poder popu­lar pasan­do por el doble poder. Con­for­me avan­za la cri­sis las cla­ses explo­ta­das empie­zan poco a poco a recu­pe­rar expe­rien­cias de auto­or­ga­ni­za­ción asam­blea­ria, de coor­di­na­ción hori­zon­tal y de base, de con­trol de su pro­pia vida en una diná­mi­ca que va de la auto­or­ga­ni­za­ción a la auto­de­fen­sa pasan­do por la auto­ges­tión y la auto­de­ter­mi­na­ción. El buro­cra­tis­mo diri­gis­ta nece­si­ta cor­tar­las de raíz, pero tam­bién muchas izquier­das han caí­do en el error con­tra­rio al sobre­va­lo­rar de for­ma idea­lis­ta la capa­ci­dad espon­tá­nea de las cla­ses explo­ta­das negan­do la impres­cin­di­ble inter­ac­ción entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción. Así, suman­do ambos moti­vos, fra­ca­san al poco de nacer la mayor par­te de las luchas ais­la­das, que ape­nas avan­zan a una mayor coor­di­na­ción por­que son des­tro­za­das por la buro­cra­cia o diri­gi­das al pan­tano del ais­la­mien­to sec­ta­rio por los divi­di­dos y enfren­ta­dos gru­pi­tos de izquier­da, más obse­sio­na­dos por agu­di­zar lo que les sepa­ra que por acer­car­se en lo que les une.

La últi­ma baza es la difi­cul­tad de las izquier­das para ela­bo­rar una teo­ría prác­ti­ca y una prác­ti­ca teó­ri­ca que guíe la lucha con­tra la mul­ti­di­vi­sión y frac­cio­na­mien­to de la cla­se obre­ra que el capi­tal agran­da a dia­rio. Las cri­sis son usa­das por el capi­tal para rom­per la cen­tra­li­dad pro­le­ta­ria, para pul­ve­ri­zar su uni­dad y mul­ti­pli­car su seg­men­ta­ción. Aho­ra está suce­dien­do lo mis­mo. Par­te de la izquier­da se ha creí­do la men­ti­ra de la pér­di­da de la cen­tra­li­dad pro­le­ta­ria en el capi­ta­lis­mo actual, dis­gre­gán­do­se en los “movi­mien­tos socia­les” y redu­cien­do la reali­dad obje­ti­va estruc­tu­ran­te de la lucha de cla­ses a una mera “lucha social” más, como otra cual­quie­ra, sin mayor peso polí­ti­co que la lucha por un dere­cho par­ti­cu­lar. La debi­li­dad de la prác­ti­ca teó­ri­ca faci­li­ta la pro­li­fe­ra­ción de refor­mis­mos par­cia­les, de esca­pis­mos apo­lí­ti­cos y de alter­na­ti­vas sec­to­ria­les que no van nun­ca a la raíz del pro­ble­ma, la dic­ta­du­ra asa­la­ria­da que deter­mi­na todas las for­mas espe­cí­fi­cas de explo­ta­ción por sua­ve e invi­si­ble que parez­can.

No nega­mos la impor­tan­cia de los “movi­mien­tos socia­les”, al con­tra­rio, pero reafir­ma­mos la cues­tión deci­si­va: el poder esta­tal defen­sor de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. La cen­tra­li­dad pro­le­ta­ria es la úni­ca garan­tía exis­ten­te fren­te a la cen­tra­li­dad bur­gue­sa. Para anu­lar dicha garan­tía, el capi­tal inten­ta des­tro­zar­la como sea, en lo mate­rial y en lo teó­ri­co. Modas ideo­ló­gi­cas refor­mis­tas han faci­li­ta­do el debi­li­ta­mien­to de la cen­tra­li­dad pro­le­ta­ria des­de los años seten­ta, con tesis sobre “la muer­te del pro­le­ta­ria­do”, los “nue­vos suje­tos socia­les”, la “des­apa­ri­ción del poder esta­tal” y la apa­ri­ción de “pode­res diver­sos e inco­ne­xos”, la “des­apa­ri­ción de los gran­des rela­tos” y de la “cen­tra­li­dad de la pro­duc­ción fabril”, etc., sien­do amplia­men­te difun­di­das por la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca capi­ta­lis­ta. El desier­to teó­ri­co impues­to por la URSS faci­li­tó el giro a la nada de la “nue­va izquier­da”. Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias actua­les toda­vía no han moder­ni­za­do del todo la prác­ti­ca teó­ri­ca capa­ci­tán­do­la para luchar con­tra la amplia­ción e inten­si­fi­ca­ción de las explo­ta­cio­nes bur­gue­sas con­cre­tas, y con­tra la esen­cia mis­ma inal­te­ra­ble del poder del capi­tal.

3.2.-

La segun­da solu­ción es impo­ner la hege­mo­nía inter­na de la bur­gue­sía ale­ma­na apo­ya­da por frac­cio­nes de otras bur­gue­sías intere­sa­das en secun­dar­la, sobre las res­tan­tes bur­gue­sías para dis­ci­pli­nar la Unión Euro­pea fren­te a un mer­ca­do mun­dial cada día más com­pe­ti­ti­vo y menos con­tro­la­ble; y para diri­gir la repre­sión del movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio de la UE de for­ma más ágil y rápi­da, aumen­tan­do los pode­res repre­si­vos esta­ta­les pero guián­do­los a esca­la euro­pea. Estas dos nece­si­da­des han apa­re­ci­do tam­bién en las ante­rio­res reor­de­na­cio­nes, con las for­mas ade­cua­das en cada momen­to. Aho­ra, las bur­gue­sías más pode­ro­sas no pue­den recu­rrir a la gue­rra abier­ta para impo­ner­se, por lo que apli­can pre­sio­nes múl­ti­ples sobre las débi­les y la “gue­rra social” con­tra las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Las exi­gen­cias impla­ca­bles y fero­ces acep­ta­das por las bur­gue­sías grie­ga y espa­ño­la son un ejem­plo aplas­tan­te que será segui­do por otras bur­gue­sías, inclu­so por una tan pode­ro­sa como la bri­tá­ni­ca que ya ha anun­cia­do tre­men­dos gol­pes anti­obre­ros que serán apli­ca­dos en lo bási­co por abso­lu­ta­men­te todos los Esta­dos de la Unión Euro­pea por­que tie­nen más mie­do a la revo­lu­ción socia­lis­ta que a Ale­ma­nia.

La ter­ce­ra solu­ción es una ágil auto­no­mía con res­pec­to a Esta­dos Uni­dos para lograr su pro­tec­ción mili­tar y polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, pero con cotas movi­bles de liber­tad de acción en las pug­nas no deci­si­vas con trans­na­cio­na­les y gran­des cor­po­ra­cio­nes yan­quis por el con­trol de deter­mi­na­dos mer­ca­dos y yaci­mien­tos de pro­duc­tos vita­les. La depen­den­cia euro­pea hacia Esta­dos Uni­dos fue noto­ria ya a fina­les de la gue­rra de 1914 – 1918, vital a par­tir de la gue­rra de 1939 – 1945 y se trans­for­mó en sumi­sión estra­té­gi­ca defi­ni­ti­va duran­te la gue­rra de Suez en 1957. Inclu­so el Esta­do fran­cés ha teni­do que clau­di­car entran­do en la OTAN y acep­tan­do el con­trol yan­qui sobre sus armas nuclea­res. La Unión Euro­pea no pue­de obviar que Gran Bre­ta­ña y otros Esta­dos tie­nen rela­cio­nes direc­tas con los yan­quis, y que actúan como agen­tes suyos en las deci­sio­nes euro­peas. Man­te­ner este equi­li­brio es muy impor­tan­te, pero lo deci­si­vo es dis­po­ner de un pro­tec­tor arma­do has­ta los dien­tes.

Resu­mien­do, la cri­sis de la Unión Euro­pea refle­ja la deca­den­cia irre­ver­si­ble de la que fue la pri­me­ra poten­cia bur­gue­sa mun­dial, que ya no pue­de seguir sién­do­lo y que está dis­pues­ta a todo con tal de man­te­ner su segun­do pues­to en la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta, ayu­dan­do a Esta­dos Uni­dos, de quien depen­de en lo estra­té­gi­co. Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y las nacio­nes opri­mi­das son las víc­ti­mas sacri­fi­ca­das en el altar de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta euro­pea.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 1 de julio de 2010

www​.sen​za​cen​su​ra​.org

[email protected]​senzacensura.​org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *