Lenin en Eus­kal Herria con la inde­pen­den­cia, el socia­lis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo como hoja de ruta

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

El recien­te Lenin Egu­na cele­bra­do en Otxar­koa­ga cen­tró los deba­tes del día en la rela­ción entre el diri­gen­te comu­nis­ta ruso y la lucha de libe­ra­ción nacio­nal, que como no, tam­bién afec­tan a nues­tro país. Y ahí rati­fi­ca­mos el rum­bo, siguien­do los con­se­jos de Lenin diri­gi­dos a la cons­ti­tu­ción de esta­dos en aque­llas nacio­nes que cuen­tan con idio­ma pro­pio para desa­rro­llar todas las poten­cia­li­da­des nacio­na­les y los mer­ca­dos inte­rio­res, docu­men­to acer­ca del dere­cho de las nacio­nes a la auto­de­ter­mi­na­ción.

Las tareas de los comu­nis­tas vas­cos son cla­ras, ganar la paz des­de las posi­cio­nes de com­ba­te demo­crá­ti­co y social es la prin­ci­pal de ellas. A esto debe­mos dedi­car nues­tros esfuer­zos, nues­tras capa­ci­da­des polí­ti­cas, nues­tra mili­tan­cia. Y a eso nos dedi­ca­mos este colec­ti­vo por más fan­ta­sías polí­ti­cas que pudie­ra nadie ansiar.

En un momen­to en que la repre­sión se ceba sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co el dedo seña­la a la luna car­ga­da de repre­sión, mise­ria social y los ago­re­ros cla­man por nue­vas bata­llas aje­nas a la reali­dad.

Des­de lue­go que se acer­can nue­vas bata­llas, la pri­me­ra es arran­car de la cár­cel a los pre­sos y pre­sas polí­ti­cos, la pri­me­ra jun­to a ella tam­bién es la lucha por los sala­rios y el pues­to de tra­ba­jo de nues­tro pue­blo tra­ba­ja­dor, de nues­tra juven­tud. No debe­mos subor­di­nar las luchas socia­les a las luchas anti repre­si­vas, ambas han de mar­char jun­tas.

Que­re­mos a nues­tros com­ba­tien­tes en casa, como que­re­mos a los jubi­la­bles jubi­la­dos, a la juven­tud en sus empleos y a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res con garan­tías ple­nas de futu­ro y esto, no nos lo pue­de dar ya el sis­te­ma.

Boltxe Kolek­ti­boa siem­pre ha teni­do una hoja de ruta cen­tra­da en la reali­dad, a la reali­dad nos ceñi­mos siem­pre para evi­tar per­der el tiem­po, ese pre­cio­so tiem­po, en polé­mi­cas sin fus­te alguno.

Lla­ma­mos enca­re­ci­da­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co a desa­rro­llar una cam­pa­ña por que el 8 de enero las calles vas­cas sean el cla­mor que el mun­do nece­si­ta para reco­no­cer que el impe­ria­lis­mo espa­ñol es igual al marro­quí, igual de cai­ni­ta, inhu­mano e inca­paz de bus­car solu­cio­nes nego­cia­das al pro­ble­ma que él y sólo él supo­ne para Eus­kal Herria.

En cali­dad de comu­nis­tas, tam­po­co pode­mos dejar de seña­lar las matan­zas de pobla­ción saha­raui en El Aaiun ni el apo­yo que el cri­mi­nal impe­ria­lis­mo marro­quí reci­be de los habi­tua­les cola­bo­ra­do­res del sio­nis­mo, los EE.UU., la UE y la ONU.

En la fase impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo el sis­te­ma ha des­en­vai­na­do su mache­te y no lo vol­ve­rá a enfun­dar has­ta que cho­rree san­gre obre­ra y popu­lar. En un momen­to en que Euro­pa tra­ta de encu­brir el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co de Por­tu­gal e Irlan­da median­te la tra­di­cio­nal sar­ta de men­ti­ras de estas situa­cio­nes y la cum­bre de Seul no tie­ne capa­ci­dad de esta­ble­cer acuer­dos en mate­ria de divi­sas la situa­ción se vuel­ve terri­ble, el futu­ro no pue­de ser más oscu­ro.

Así lo ana­li­za­mos, lo escri­bi­mos y esta­mos ple­na­men­te segu­ros de que así será corro­bo­ra­do en tiem­po más pró­xi­mo, mien­tras tra­ta­mos de cum­plir con nues­tros debe­res, com­bi­nar la res­pues­ta e impli­ca­ción a los pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos en Eus­kal Herria con el apo­yo a las tareas soli­da­rias que el anti impe­ria­lis­mo vas­co desa­rro­lla por los pue­blos her­ma­nos de Saha­ra, Irak, Afga­nis­tán masa­cra­dos por la OTAN o sus alia­dos, en este caso los crí­me­nes del pro sio­nis­ta régi­men marro­quí.

Como en el Lenin Egu­na con­clui­mos hay futu­ro, este se encuen­tra en la lucha anti impe­ria­lis­ta y demo­crá­ti­ca por nues­tro futu­ro como pue­blo en liber­tad, por el socia­lis­mo y para ello como Lenin sugi­rió , teo­ría y prác­ti­ca y sobre todo, orga­ni­za­ción, orga­ni­za­ción y orga­ni­za­ción popu­lar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *