La “X” de los GAL lle­va coro­na – Ama­deo Mar­ti­nez Inglés

Al perio­dis­ta Juan José Millás le fal­tó, en su amplia, famo­sa, y pro­fe­sio­nal entre­vis­ta con el ex pre­si­den­te del Gobierno, Feli­pe Gon­zá­lez, publi­ca­da en El País, rema­tar tan bri­llan­te tarea infor­ma­ti­va pre­gun­tán­do­le a su ilus­tre entre­vis­ta­do si en su día puso en cono­ci­mien­to del rey Juan Car­los I, como jefe del Esta­do, la his­to­rie­ta esa de la gue­rra sucia que le aca­ba­ba de con­tar y que hacía refe­ren­cia a un supues­to veto impues­to por él, como jefe del Gobierno de la épo­ca, a los mer­ce­na­rios y eje­cu­ti­vos de los GAL para que se abs­tu­vie­ran de cum­plir la sinies­tra pro­pues­ta que le aca­ba­ban de ele­var y que bási­ca­men­te con­sis­tía en redu­cir a ceni­zas, vía Goma 2, TNT, Pen­tri­ta o nitro­gli­ce­ri­na en rama, el edi­fi­cio en el que la cúpu­la de ETA iba a cele­brar, en pleno desa­rro­llo de la gue­rra sucia des­ata­da por el Esta­do espa­ñol con­tra esa ban­da terro­ris­ta entre los años 1983 y 1987, una de sus perió­di­cas reunio­nes de “tra­ba­jo” de alto nivel.
Se le olvi­dó al com­pe­ten­te perio­dis­ta, o no se atre­vió, o no lo cre­yó opor­tuno dadas las cir­cuns­tan­cias, o tal vez lle­gó a for­mu­lar la atre­vi­da e intere­san­te pre­gun­ta y a su dis­tin­gui­do par­te­nai­re no le dio la real gana de entrar a seme­jan­te tra­po perio­dís­ti­co. Pero, de todas for­mas, en un asun­to como el que esta­mos tra­tan­do, que ha levan­ta­do una muy apre­cia­ble pol­va­re­da mediá­ti­ca, social y polí­ti­ca en este país, ese apa­ren­te olvi­do o ese no que­rer lle­gar al fon­do de la cues­tión en una reve­la­ción de tan impor­tan­te cala­do his­tó­ri­co como la lan­za­da a los cua­tro vien­tos por Feli­pe Gon­zá­lez, voy a tra­tar de reme­diar­lo cuan­to antes, con la ver­dad y la hones­ti­dad por delan­te, como siem­pre, con el fin de que el ciu­da­dano medio espa­ñol que, ade­más de leer la pren­sa, oír la radio y ver la tele­vi­sión, guar­da toda­vía en su alma un ansia muy espe­cial en rela­ción con la nefas­ta, esca­bro­sa, delic­ti­va y toda­vía insu­fi­cien­te­men­te expli­ci­ta­da gue­rra sucia con­tra ETA pue­da lle­gar al fon­do de tan espi­no­sa cues­tión.
Un ciu­da­dano espa­ñol que, toda­vía a día de hoy, en cuan­to des­cu­bre en cual­quie­ra de los medios de comu­ni­ca­ción las cono­ci­das y estra­fa­la­rias siglas de los Bata­llo­nes de la Muer­te espa­ño­les de la déca­da de los ochen­ta, los GAL (Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción), rela­cio­na­das ade­más con el pre­si­den­te del Gobierno en cuyo man­da­to se dio vía libre a tan exe­cra­ble méto­do de garan­ti­zar la segu­ri­dad del país, se le ponen los pelos como escar­pias ávi­do de cono­cer algún día la ver­dad, toda la ver­dad y nada más que la ver­dad.
Bueno, ami­gos, pues deci­di­do como estoy a que el ciu­da­dano espa­ñol ¡pobre­ci­to él, al albur siem­pre de los indo­cu­men­ta­dos, irres­pon­sa­bles, cho­ri­ci­llos y demás fau­na polí­ti­ca de medio pelo que diri­gen sus des­ti­nos! conoz­ca un poco más de la gue­rra sucia “made in Spain” que esta moder­na monar­quía par­la­men­ta­ria rei­nan­te en Espa­ña des­de 1975, este demo­crá­ti­co Régi­men de la Tran­si­ción, este magis­tral Esta­do de Dere­cho, esta hono­ra­ble fran­qui­cia del fran­quis­mo (per­dón por la apa­ren­te redun­dan­cia), desa­rro­lló en secre­to des­de el año 1983 al 1987 (gober­nan­do el feli­pis­mo pero rei­nan­do Juan Car­los I de Bor­bón) de cara a “ulti­mar”, a ima­gen y seme­jan­za de los fas­cis­tas argen­ti­nos de fina­les de los años seten­ta y, des­de lue­go, dejan­do de lado todas las leyes y sal­va­guar­das de un país ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co y civi­li­za­do, a los inte­gran­tes de la ban­da sepa­ra­tis­ta ETA, paso a recor­dar algu­nos con­cep­tos rela­cio­na­dos con la mis­ma que no es la pri­me­ra vez que pon­go negro sobre blan­co pues ya los he ver­ti­do en alguno de mis libros y has­ta me per­mi­tí, tiem­po ha, poner­los en cono­ci­mien­to del pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados a los efec­tos opor­tu­nos. Efec­tos que, a pesar de la indu­da­ble impor­tan­cia del asun­to (terro­ris­mo de Esta­do a car­go de las más altas magis­tra­tu­ras del mis­mo), toda­vía no se han vis­to por nin­gu­na par­te, por lo que el pue­blo espa­ñol ten­drá que espe­rar a que tan­to el rey Juan Car­los como el char­la­tán ex pre­si­den­te del Gobierno que ha indu­ci­do con sus decla­ra­cio­nes las pre­sen­tes líneas, escri­ban sus memo­rias para, a seme­jan­za de lo que ha hecho el geno­ci­da Bush (que tie­ne sobre su con­cien­cia, entre otras, las cien mil víc­ti­mas mor­ta­les de la gue­rra de Irak), poder ente­rar­se de las fecho­rías come­ti­das por ambos en su par­ti­cu­lar gue­rra sucia con­tra el terro­ris­mo del nor­te.
Pero como esto de los GAL da para mucho y, evi­den­te­men­te, el espa­cio del que dis­pon­go en estos momen­tos es esca­so, que­rría dedi­car­me en estas apre­ta­das líneas, vis­ta la igno­ran­cia que evi­den­cian estos días perio­dis­tas, polí­ti­cos y, no diga­mos, el hom­bre de la calle a cuen­ta del deba­te reabier­to estos días en la socie­dad espa­ño­la tras las decla­ra­cio­nes de FG, a dejar cla­ro de una puñe­te­ra vez (con per­dón) quien es quien en este funes­to y des­agra­da­ble asun­to del terro­ris­mo de Esta­do pues­to en mar­cha en Espa­ña a media­dos de los años ochen­ta, quien (de los altos, altí­si­mos car­gos esta­ta­les, poli­cia­les, de las FAS, de los ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia que esta­ban en la poma­da) tie­ne el oscu­ro pri­vi­le­gio de osten­tar sobre su cabe­za, como afi­la­da espa­da de Damo­cles, la famo­sa “X” que el aho­ra per­se­gui­do juez Gar­zón estam­pó, hacién­do­se el ton­to, en lo más alto del orga­ni­gra­ma de la cha­pu­ce­ra orga­ni­za­ción para­mi­li­tar res­pon­sa­ble de, por lo menos, 27 ase­si­na­tos y un secues­tro.
Pues voy a ser muy cla­ro y muy con­ci­so, ami­go lec­tor, pues ya está bien de gran­di­lo­cuen­cias, pala­bras vacías, retó­ri­ca bara­ta y mareo mul­ti­tu­di­na­rio de per­di­ces. El GAL lo orga­ni­zó en julio de 1983 el Esta­do espa­ñol, su Gobierno, a ins­tan­cias del CESID (Cen­tro Supe­rior de Infor­ma­ción de la Defen­sa) que en esa fecha pre­sen­tó al Pre­si­den­te del Gobierno un famo­so docu­men­to (que ha pasa­do al farra­go­so len­gua­je pro­ce­sal como el “Acta Fun­da­cio­nal de los GAL”) para poner en mar­cha un ope­ra­ti­vo secre­to que, uti­li­zan­do todos los apo­yos extra­le­ga­les nece­sa­rios y siguien­do tác­ti­cas extraí­das de los “Gru­pos de tareas” del Ejér­ci­to argen­tino de fina­les de los años seten­ta, fue­ra capaz de ter­mi­nar con ETA o, por lo menos, reba­jar sus­tan­cial­men­te su ope­ra­ti­vi­dad ase­si­na, espe­cial­men­te alta en aque­llas fechas. Un docu­men­to simi­lar a esa “Acta Fun­da­cio­nal” y con los mis­mos fines, deno­mi­na­do “Esta­do actual y pers­pec­ti­vas de la lucha anti­te­rro­ris­ta” ya fue pre­sen­ta­do por el CESID en julio de 1979 al pre­si­den­te Suá­rez y dese­cha­do con toda rotun­di­dad por éste, que nun­ca qui­so saber nada de la repre­sión ile­gal de ETA a cuen­ta de los apa­ra­tos del Esta­do.
De estos dos docu­men­tos de los ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia del Esta­do (CESID) inci­tan­do a los pode­res públi­cos a infrin­gir la ley y el Esta­do de dere­cho en bene­fi­cio de la lucha anti­te­rro­ris­ta, ten­drían cono­ci­mien­to tan­to el rey Juan Car­los (que reci­bi­ría siem­pre el pri­me­ro de los ejem­pla­res, cla­si­fi­ca­dos como “Máxi­mo Secre­to”) como el pre­si­den­te del Gobierno y la tota­li­dad de la cúpu­la mili­tar (Jefe del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to y capi­ta­nes gene­ra­les con man­do en pla­za), ade­más, cla­ro está, de los altos jefes de los ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia del Esta­do y de la cúpu­la de los Cuer­pos de Segu­ri­dad (Poli­cía y Guar­dia Civil). Como ve el lec­tor, unas cuan­tas per­so­nas de alto nivel estu­vie­ron siem­pre al tan­to de las tro­pe­lías de los GAL y el pri­me­ro de ellos ¡fal­ta­ría más! el rey Juan Car­los, quien al tener cono­ci­mien­to de lo se pre­pa­ra­ba, vía CESID, debió usar todo su poder (ya lo hizo en el 23‑F sal­tán­do­se a la tore­ra la Cons­ti­tu­ción para des­mon­tar el teó­ri­ca­men­te gol­pe de Esta­do) para parar seme­jan­te tro­pe­lía ins­ti­tu­cio­nal. Y, evi­den­te­men­te, como ha hecho siem­pre a lo lar­go de su rei­na­do cuan­do pudo sufrir su ama­da coro­na, no lo hizo. Miró para otro lado y aquí paz y des­pués… 27 ase­si­na­tos de Esta­do.
¿Quién es, pues, la “X” de los GAL? Ele­men­tal, que­ri­do lec­tor. El Gobierno orga­ni­za­ba, el rey auto­ri­za­ba… ergo la “X” (mayús­cu­la) de Gar­zón debe recaer con todos los hono­res en nues­tro ama­do monar­ca de dere­cho fran­quis­ta, Juan Car­los I, dejan­do como mucho al pre­si­den­te Gon­zá­lez, que con la entre­vis­ta de El País ha que­ri­do sin duda chu­par pro­ta­go­nis­mo, el sillón “x” (minús­cu­la) de la demen­cial Aca­de­mia del Terror pues­ta en mar­cha en Espa­ña en 1983; con los espías del CESID pla­ni­fi­can­do y diri­gien­do el delic­ti­vo cota­rro ope­ra­ti­vo, el Gobierno ponien­do los coman­dos eje­cu­ti­vos (miem­bros del Ejér­ci­to, la Poli­cía, la Guar­dia Civil y mer­ce­na­rios) y el pue­blo espa­ñol en la inopia, como siem­pre. ¡Una deli­cia de país y eso que en 1983 y siguien­tes ya era demo­crá­ti­co y de dere­cho!
¿Ha que­da­do todo cla­ro, ami­go lec­tor? ¡Pues hala, al fút­bol y a los toros que es lo nues­tro!
Fdo: Ama­deo Mar­tí­nez Inglés
Coro­nel. Escri­tor. His­to­ria­dor

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *