¿Por qué Lenin?- Iña­ki Gil de San Vicen­te

El pró­xi­mo domin­go 14 de noviem­bre va a cele­brar­se en Otxar­koa­ga otra edi­ción del Lenin Egu­na. No es un ana­cro­nis­mo de ado­ra­ción cua­si reli­gio­sa de un cadá­ver embal­sa­ma­do. Al con­tra­rio: es una jor­na­da de deba­te sobre la actua­li­dad mun­dial y vas­ca de una de las per­so­nas más odia­das por la cos­mo­vi­sión bur­gue­sa, si no la que más. La civi­li­za­ción es la sín­te­sis social de un modo de pro­duc­ción, y por ello mis­mo la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta es irre­con­ci­lia­ble con Lenin y con todo lo que sig­ni­fi­ca. Esta es la pri­me­ra cosa sobre la que tene­mos que refle­xio­nar: ¿por qué el capi­tal odia a Lenin? Por­que la revo­lu­ción bol­che­vi­que des­tru­yó el nudo gor­diano del sis­te­ma, la uni­dad entre pro­pie­dad pri­va­da y Esta­do, y esta con­quis­ta huma­na tras­cen­den­tal es imper­do­na­ble para la bur­gue­sía de todos los tiem­pos. Sobre Marx cae a dia­rio un dilu­vio de ter­gi­ver­sa­ción y men­ti­ra, y a Engels lo apar­ca­ron hace tiem­po, pero a Lenin le han nega­do inclu­so el dere­cho a la his­to­ria: debe des­apa­re­cer cual­quier refe­ren­cia a sus ideas por­que el sis­te­ma no pue­de correr el míni­mo ries­go de que alguien lo lea. Abrir un libro de Lenin es ata­car mate­rial­men­te la domi­na­ción del capi­tal, y eso no se pue­de per­mi­tir. Pero la razón últi­ma debe­mos bus­car­la no tan­to en Lenin como indi­vi­duo sino en su entron­que en la corrien­te comu­nis­ta del socia­lis­mo. Un error pro­fun­do de las izquier­das es haber acep­ta­do la tram­pa del indi­vi­dua­lis­mo meto­do­ló­gi­co bur­gués: com­pa­ra­mos a Marx con Ricar­do como “pen­sa­do­res”, “eco­no­mis­tas”, “soció­lo­gos”, etc., para evi­tar el ver­da­de­ro deba­te que no es otro que el vere­dic­to his­tó­ri­co sobre la lucha a muer­te entre el socia­lis­mo y el capi­ta­lis­mo, vere­dic­to que da la razón al socia­lis­mo pese a todos sus erro­res y a todas sus derro­tas.

La irre­duc­ti­bi­li­dad de Lenin radi­ca en que for­mó par­te ele­men­tal de una prác­ti­ca colec­ti­va anta­gó­ni­ca con la esen­cia del sis­te­ma bur­gués. Y lo hizo desa­rro­llan­do la dia­léc­ti­ca de con­tra­rios en todas las face­tas de la vida: des­de muy pron­to com­pren­dió la impor­tan­cia cre­cien­te de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal den­tro de la lucha inter­na­cio­na­lis­ta, y jamás dejó de pro­fun­di­zar en ella, sien­do una de sus deci­si­vas apor­ta­cio­nes. Nada de la his­to­ria des­de 1900, cuan­do que­dó impre­sio­na­do por la deses­pe­ra­da resis­ten­cia del pue­blo chino a la inva­sión zaris­ta, es com­pren­si­ble sin la inter­ac­ción cre­cien­te entre la eman­ci­pa­ción de los pue­blos y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. Esta capa­ci­dad es una de las razo­nes que expli­can por qué pudo sin­te­ti­zar mejor que nadie las riquí­si­mas nove­da­des teó­ri­cas y polí­ti­cas sobre el impe­ria­lis­mo rea­li­za­das por otros mar­xis­tas y socia­lis­tas a comien­zos del siglo XX, que ridi­cu­li­zan has­ta el son­ro­jo a la supi­na idio­tez de la eco­no­mía polí­ti­ca bur­gue­sa. Des­de lue­go que no han trans­cu­rri­do en bal­de los casi cien años des­de que se publi­có su obra sobre el impe­ria­lis­mo, pero este siglo con­fir­ma la vali­dez del méto­do teó­ri­co for­ma­do por la fusión del anti­im­pe­ria­lis­mo, el inter­na­cio­na­lis­mo y el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. El siglo XXI mejo­ra­rá esta teo­ría, ya lo está hacien­do, por­que la mun­dia­li­za­ción impe­ria­lis­ta nece­sa­ria­men­te exi­ge el aplas­ta­mien­to de los pue­blos y de sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras, reac­ti­van­do así una y mil veces la ten­den­cia obje­ti­va a la agu­di­za­ción de las luchas de todo tipo.

Como mar­xis­ta, Lenin supo siem­pre que las ten­den­cias obje­ti­vas sólo desa­rro­llan su poten­cial libe­ra­dor si van guia­das inter­na­men­te por las ten­den­cias sub­je­ti­vas, por las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que, con su mili­tan­cia, man­tie­nen el rela­ti­vo equi­li­brio siem­pre ines­ta­ble y pro­pen­so a la rup­tu­ra entre la reali­dad y la volun­tad, orga­ni­za­cio­nes que deben ser par­te inter­na del pue­blo tra­ba­ja­dor, nun­ca sec­tas mesiá­ni­cas y buro­crá­ti­cas. El aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta es el méto­do por exce­len­cia de Lenin para guiar la inter­ac­ción entre la prác­ti­ca y la teo­ría. Hoy nece­si­ta­mos este méto­do, como lo hemos nece­si­ta­do en situa­cio­nes idén­ti­cas a las actua­les, para evi­tar tan­to el opti­mis­mo exa­ge­ra­do de la volun­tad como el pesi­mis­mo derro­ta­do que sur­ge de una limi­ta­da visión de la reali­dad. Pero el aná­li­sis de lo con­cre­to exi­ge de dos apo­ya­tu­ras impres­cin­di­bles: la auto­crí­ti­ca y la for­ma­ción teó­ri­ca. Lenin, en cuan­to bol­che­vi­que, apli­có este méto­do inclu­so asu­mien­do que­dar en mino­ría, por­que la mayo­ría no siem­pre tie­ne la razón. Aho­ra bien, la pacien­cia polí­ti­ca asen­ta­da en un méto­do sóli­do de aná­li­sis le per­mi­tía a él y sobre todo a su gru­po den­tro del par­ti­do, demos­trar la correc­ción de sus ideas, tan­to cuan­do éstas eran denun­cia­das como refor­mis­tas y o bien de ultra­iz­quier­dis­tas. Lenin nun­ca actuó en soli­ta­rio por­que siem­pre estu­vo inte­gra­do en un colec­ti­vo que le ali­men­ta­ba teó­ri­ca­men­te, y sin el cual él nun­ca hubie­ra sido lo que fue.

La auto­crí­ti­ca y el enri­que­ci­mien­to teó­ri­co asien­tan su agi­li­dad tác­ti­ca den­tro de la fide­li­dad a los obje­ti­vos. La fle­xi­bi­li­dad en la tác­ti­ca y en los medios, que muchos igno­ran­tes han redu­ci­do a sim­ple opor­tu­nis­mo, siem­pre fue­ron en él uni­dos a una lúci­da ade­cua­ción estra­té­gi­ca a los fines irre­nun­cia­bles. Los bol­che­vi­ques, y Lenin, eran una orga­ni­za­ción poli­va­len­te, capaz de adap­tar­se a las nue­vas exi­gen­cias coyun­tu­ra­les tras una rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción de los cam­bios en el con­tex­to; y muy espe­cial­men­te, capaz de crear nue­vas situa­cio­nes a par­tir de peque­ñas ten­den­cias difu­sas pero visi­bles para una orga­ni­za­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te for­ma­da. Fue una tarea de años crear esta orga­ni­za­ción, des­tro­za­da varias veces por la repre­sión zaris­ta pero siem­pre recu­pe­ra­da en las peo­res con­di­cio­nes. Los infor­mes poli­cia­les del ini­cio de la gue­rra mun­dial advier­ten que los bol­che­vi­ques eran los más peli­gro­sos para el impe­rio aun­que eran los más redu­ci­dos, muy pocos. La correc­ción estra­té­gi­ca y la fle­xi­bi­li­dad tác­ti­ca, y el pro­fun­do cono­ci­mien­to de la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes, per­mi­tie­ron a este gru­pi­to lle­gar a lo que lle­gó, y dejar a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra ese monu­men­to a la sabi­du­ría que son los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta.

Para nues­tra Eus­kal Herria, Lenin nos apor­ta dos usos muy actua­les, como míni­mo. Uno es la impor­tan­cia de la orga­ni­za­ción como fuer­za mate­rial inser­ta en el com­ple­jo siem­pre móvil for­ma­do por las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas, la ten­den­cia a la espon­ta­nei­dad y a la auto­or­ga­ni­za­ción, y las con­tra­dic­cio­nes sub­je­ti­vas. La orga­ni­za­ción debe ser una fuer­za acti­va en este ten­so com­ple­jo efer­ves­cen­te, apor­tan­do el sen­ti­do de la con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca en la lucha por los obje­ti­vos irre­nun­cia­bles. Y a la vez, debe ofre­cer una expli­ca­ción sobre por qué y cómo engar­zar el deno­mi­na­do “pro­gra­ma máxi­mo” con el “pro­gra­ma míni­mo” en cada lucha coti­dia­na, en cada barrio, escue­la, taller, fábri­ca, movi­mien­to popu­lar y social, etc. El otro es la exi­gen­cia del rigor teó­ri­co. En los últi­mos años han pro­li­fe­ra­do toda serie de modas inte­lec­tua­les sobre la defi­ni­ti­va des­apa­ri­ción de la lucha de cla­ses y del pue­blo tra­ba­ja­dor, sobre la muer­te de las van­guar­dias polí­ti­cas, sobre la irrup­ción de la “mul­ti­tud”, etc.; jun­to a esto, reapa­re­cen vie­jas expre­sio­nes euro­co­mu­nis­tas y social­de­mó­cra­tas sobre la “socie­dad civil”, la “trans­ver­sa­li­dad”, la “plu­ra­li­dad”, etc. Modas ideo­ló­gi­cas pul­ve­ri­za­das por la des­nu­da reali­dad de la cri­sis estruc­tu­ral, que ni siquie­ra ima­gi­na­ron que tal desas­tre podría suce­der por­que elu­cu­bra­ban en el vacío eté­reo de la “glo­ba­li­za­ción”. No es la pri­me­ra vez en la his­to­ria del socia­lis­mo, ni será la últi­ma, que ocu­rre esto. Lenin vivió dos expe­rien­cias idén­ti­cas en el fon­do y la orga­ni­za­ción a la que per­te­ne­cía las superó ponien­do los pies en el sue­lo. La crea­ción de una Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca debe sus­ten­tar­se en la actua­li­za­ción crí­ti­ca de las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, o fra­ca­sa­rá.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 9‑XI-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *