Comu­ni­ca­ción de Pie­dad Cór­do­ba

Qui­sie­ra inter­ve­nir no con la rigu­ro­si­dad de un aca­dé­mi­co o la lim­pia ora­to­ria de una mujer dedi­ca­da a la polí­ti­ca. Soy, ante todo, un ser humano, y eso es lo que quie­ro venir a rei­vin­di­car, lo que nos hace ser huma­nos. Ape­la­ré enton­ces más a la razón sen­si­ble y a lo que con­clu­yo des­de el alma –más que des­de el pen­sa­mien­to- y habré de refe­rir­me a cosas que he podi­do con­cluir a par­tir de la expe­rien­cia que me han dado los años y mi pro­fe­sión.

Voy a empe­zar por recor­dar al entra­ña­ble cama­ra­da Sara­ma­go. Hace algu­nos meses alguien me rega­ló una entre­vis­ta que con­ce­dió para un dia­rio argen­tino en 1998, el cual fue publi­ca­do des­pués en un libro que titu­la­ron “Soy un comu­nis­ta hor­mo­nal”. Creo que las cosas que plan­tea­ba don José, el gran José, no pue­den seguir sien­do una obvie­dad para noso­tros como mili­tan­tes de la izquier­da. Por ejem­plo, ¿por qué no se habla ya de la demo­cra­cia? ¿aca­so no es una ver­dad a pul­so que el poder polí­ti­co, el poder ciu­da­dano, ya sólo exis­te con­tem­pla­do en el papel? Las mul­ti­na­cio­na­les, las gran­des empre­sas y los gru­pos eco­nó­mi­cos, y yo diría tam­bién que los medios de comu­ni­ca­ción, son quie­nes están deten­tán­do­lo y dic­ta­mi­nan­do el rum­bo del mun­do y sus nacio­nes des­de hace algu­nas déca­das. La dere­cha lo sabe y la dere­cha lo aco­li­ta, a eso es a lo que se ha dedi­ca­do cíni­ca­men­te y lo que noso­tros como izquier­da, des­de la inge­nui­dad que nos carac­te­ri­za, no hemos que­ri­do ni siquie­ra plan­tear. ¿Aca­so nos pre­gun­tan siquie­ra quién que­re­mos que sea el pre­si­den­te de la Gene­ral Motors? La demo­cra­cia, dadas las con­di­cio­nes actua­les, ya es una qui­me­ra con la que nos dan con­ten­ti­llo para que deje­mos de pen­sar, de insu­rrec­tar­nos, de recla­mar lo que es jus­to, noble y ver­da­de­ro…

Se ha vis­to, ade­más, cómo en nom­bre de esa ente­le­quia que nos han hecho ado­rar los pro­mo­to­res de la moder­ni­dad, cual si se tra­ta­ra de un dios recién naci­do en las entra­ñas de Occi­den­te, se han des­ata­do las gue­rras más atro­ces y los atro­pe­llos a los ver­da­de­ros dere­chos huma­nos; la gue­rra en Irak es el más recien­te acon­te­ci­mien­to cele­bra­do por ellos, pero tam­bién, por ejem­plo, está el fenó­meno del para­mi­li­ta­ris­mo en mi país, el Plan Colom­bia, el Plan Patrio­ta y la terri­ble polí­ti­ca de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca del ex pre­si­den­te Uri­be. Inva­den, masa­cran, des­pla­zan, bom­bar­dean en nom­bre de algo que no exis­te de fac­to, por­que tam­po­co, pese a que defien­dan la super­fi­cia­li­dad de lo que ello está repre­sen­tan­do, les intere­sa (y no les con­vie­ne) que lo que el pue­blo nece­si­ta real­men­te esté y se dé. Per­so­nal­men­te no com­par­to que se pri­ve de la liber­tad y se ses­gue la vida de nadie en nom­bre de un ideal, cual­quie­ra que este sea: matar a una per­so­na por defen­der una ideo­lo­gía no es defen­der una ideo­lo­gía, es matar a una per­so­na. Sin embar­go, y esto es peor, en el mun­do ente­ro, en nom­bre de eso que lla­man demo­cra­cia (que ya dije que no exis­te) se está acri­bi­llan­do al que no esté de acuer­do con ella, ¿aca­so tie­ne sen­ti­do? Yo diría que den­tro de la reali­dad que ellos han cons­trui­do para el mun­do actual sí, hacien­do la sal­ve­dad de que nun­ca lo que es real, por lo menos no lo que esta­mos vivien­do, podrá lle­gar a ser ver­da­de­ro ‑en el sen­ti­do más filo­só­fi­co de lo que esta pala­bra repre­sen­ta.

Por ejem­plo, en Colom­bia es real que a la gen­te la están des­po­jan­do de sus tie­rras a la fuer­za para crear empo­rios de mono­cul­ti­vos y pro­du­cir bio­com­bus­ti­bles; es una reali­dad el hecho de que estén aca­ban­do con nues­tro patri­mo­nio natu­ral y eco­ló­gi­co para saciar las ansias de empo­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co que tie­nen las empre­sas mine­ras, y es real que quie­nes hacen esto, defen­dien­do ante todo la demo­cra­cia (que es, ni más ni menos, el ape­la­ti­vo que les per­mi­te hacer todo lo que estoy men­cio­nan­do), vio­lan a nues­tras muje­res y lue­go las matan. Pero nada de esto es ver­da­de­ro. Lo ver­da­de­ro se refie­re a lo bello, a lo éti­co, a lo correc­to, y no es que yo haya des­cu­bier­to qué es la ver­dad, ni la estoy deter­mi­nan­do, pero sea lo que sea ésta, estoy segu­ra de que no es, ni mucho menos, lo que el mun­do actual, ese al que lla­man algu­nos moderno, está vivien­do.

Hay un soció­lo­go esta­dou­ni­den­se, Marshall Ber­man. Me pare­ce muy impor­tan­te reto­mar­lo por­que, dis­tin­to a esos que se deno­mi­nan izquier­dis­tas, ha hecho del idea­rio de Marx una herra­mien­ta para inter­pre­tar la tra­ge­dia de la moder­ni­dad, lo que esta­mos pade­cien­do en estos tiem­pos, esa reali­dad que enfer­ma a nues­tros jóve­nes con la impo­ten­cia y debi­li­ta el espí­ri­tu y la con­cien­cia de las mayo­rías.

Dice él, y yo estoy de acuer­do, que el mayor pro­ble­ma que tie­nen los paí­ses que lla­man des­ca­ra­da­men­te en vía de desa­rro­llo, es desear como futu­ro el pre­sen­te de otras nacio­nes, sin impor­tar la iden­ti­dad cul­tu­ral y etno­ló­gi­ca que las carac­te­ri­za. Recuer­do enton­ces el dis­cur­so de un pre­si­den­te que lamen­ta­ble­men­te per­te­ne­ce a mi par­ti­do, César Gavi­ria, cuan­do dijo “bien­ve­ni­dos al futu­ro”, no sé si a mane­ra de sen­ten­cia pre­mo­ni­to­ria de lo des­gra­cia­do que habría de ser su gobierno con la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, o tal vez invo­can­do los males pre­té­ri­tos y veni­de­ros que atra­ve­só mi país antes de él y los que habría de sopor­tar des­pués de su man­da­to.

El neo­li­be­ra­lis­mo, la dere­cha de aho­ra, entien­de por bien­es­tar todo lo que está por lle­gar, nun­ca lo que se tie­ne en el momen­to. De ahí se entien­de que si se mata, se roba, se des­po­ja y se des­pla­za, es en aras de un futu­ro vapo­ro­so e inasi­ble lleno de esta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas; por­que el tiem­po es una herra­mien­ta muy útil para los físi­cos, pero uti­li­za­do como ideal en la polí­ti­ca, es una mina anti­per­so­nal que ter­mi­na por des­mem­brar los cimien­tos éti­cos y mora­les de la socie­dad. Es lo que está suce­dien­do en Méxi­co, des­pués del TLC, y es lo que suce­de en mi patria. Allá a la gen­te ya no le escan­da­li­zan los muer­tos, por­que es que son dema­sia­dos, dicen sin nin­gún pudor. Si se rela­ta que a un hom­bre lo tor­tu­ra­ron y lue­go lo des­pe­da­za­ron (lite­ral­men­te) con una moto­sie­rra, ale­gan que es algo que vie­ne pasan­do des­de hace mucho y a muchos.

De todo esto, en todo caso, y es algo que está pasan­do en ambos paí­ses, lo más escan­da­lo­so son los casos de las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, cono­ci­dos como fal­sos posi­ti­vos. El ejér­ci­to y la poli­cía ase­si­nan a civi­les para pre­sen­tar­los ante las auto­ri­da­des como bajas del con­flic­to. Los matan y lue­go los vis­ten con uni­for­me de gue­rri­lle­ros, dicen que eran sub­ver­si­vos y cobran la recom­pen­sa. Cono­cer los tes­ti­mo­nios de sus fami­lia­res, gen­te muy pobre y humil­de, es real­men­te des­ga­rra­dor, pero me pare­ce más des­ga­rra­dor aún la indo­len­cia y el des­par­pa­jo con el que la opi­nión públi­ca sola­pa y defien­de al gobierno, qui­tán­do­le todo tipo de res­pon­sa­bi­li­dad jurí­di­ca y polí­ti­ca, mini­mi­zan­do la mag­ni­tud de la atro­ci­dad que esto repre­sen­ta. ..

Y he aquí el por­qué de mi insis­ten­cia en el tema de la paz. Reto­man­do las pala­bras de Baruch de Spi­no­za, quie­ro decir que la paz no es la ausen­cia de la gue­rra: es una vir­tud, un esta­do de la men­te, una dis­po­si­ción de bene­vo­len­cia, con­fian­za, jus­ti­cia. Soy una paci­fis­ta, una mili­tan­te paci­fis­ta que está dis­pues­ta a pelear por la paz. Sien­do la paz un camino, no me ha impor­ta­do el pro­ce­so de estig­ma­ti­za­ción y la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio de los que he sido víc­ti­ma por par­te del Esta­do colom­biano y los medios de comu­ni­ca­ción. No me con­si­de­ro már­tir, ni tam­po­co soy como ellos, pero bien conoz­co las his­to­rias de Mar­tin Luther King y Man­de­la, ambos ada­li­des mun­dia­les de los logros en dere­chos para noso­tros, los negros, y ambos faci­li­ta­do­res de la paz en sus paí­ses. Su lucha me moti­va y me da fuer­zas para seguir insis­tien­do en que ese esta­do de la men­te, esa dis­po­si­ción de bene­vo­len­cia, de con­fian­za y de jus­ti­cia son la úni­ca mane­ra de dar­le sali­da al con­flic­to arma­do que se vive en Colom­bia, pero tam­bién en que sólo cum­plien­do con estos pre­cep­tos se pue­de lle­gar a ese esta­do de moder­ni­dad que des­cri­bía Kant.

De nada nos va a ser­vir el desar­me, estoy con­ven­ci­da de ello, si los suje­tos que habi­tan nues­tra nación (y el mun­do ente­ro) no están dis­pues­tos a ser más com­pa­si­vos y cons­cien­tes de la reali­dad atroz e impe­ran­te que nos envuel­ve. Por ser así y con­si­de­rar que no es por la vía de la vio­len­cia y el exter­mi­nio de las par­tes del enfren­ta­mien­to, me han lle­ga­do a decir terro­ris­ta, apá­tri­da y gue­rri­lle­ra. Por creer en ese poder más que divino del que está dota­do el ser humano lla­ma­do len­gua­je, del cual se des­pren­den la comu­ni­ca­ción y el diá­lo­go, en vez de enar­bo­lar las ban­de­ras del dis­cur­so mili­ta­ris­ta y arma­men­tis­ta del cual el dis­cur­so esta­tal está impreg­na­do; hablar en con­tra de esto en Colom­bia y a favor de las liber­ta­des indi­vi­dua­les, de la solu­ción pací­fi­ca del con­flic­to y de las nece­si­da­des de las mino­rías sig­ni­fi­ca para quien lo hace una per­se­cu­ción, una cace­ría cri­mi­nal por par­te del orga­nis­mo de inte­li­gen­cia del gobierno que, inclu­so, han pues­to en peli­gro la vida de quie­nes nos encon­tra­mos en la opo­si­ción.

Hablo de polí­ti­cos, perio­dis­tas, líde­res cam­pe­si­nos y comu­ni­ta­rios y acti­vis­tas de dere­chos huma­nos y ONGs. Nos han inter­ve­ni­do el telé­fono, las cuen­tas de correo elec­tró­ni­co, han inda­ga­do en nues­tras cuen­tas ban­ca­rias y han urdi­do sabo­ta­jes para que nos nie­guen la visa nor­te­ame­ri­ca­na, entre muchas otras cosas. Yo, sin embar­go, no pien­so clau­di­car, por­que soy una con­ven­ci­da de que no hay un camino dis­tin­to al que he empren­di­do como polí­ti­ca, mujer, madre y legis­la­do­ra.

Para ter­mi­nar, qui­sie­ra reto­mar a Sara­ma­go, quien habrá de vivir por siem­pre a tra­vés de la gran­de­za de sus letras y la luci­dez de sus metá­fo­ras y su pen­sa­mien­to, siem­pre y cuan­do noso­tros este­mos dis­pues­tos a man­te­ner ese lega­do. Decía él que noso­tros como izquier­da debía­mos ape­gar­nos a la car­ta de los Dere­chos Huma­nos, pues sería inú­til inven­tar más fór­mu­las. La solu­ción es esa, está ahí, laten­te, para que la cui­de­mos y la haga­mos cum­plir. Ya bas­ta de reci­tar de memo­ria el Mani­fies­to Comu­nis­ta y las aren­gas tras­no­cha­das de hace trein­ta y cua­ren­ta años. No es que el comu­nis­mo haya fra­ca­sa­do, ni mucho menos, sino que, apar­te de que el capi­ta­lis­mo nos salió sobran­do, nues­tro dis­cur­so que­dó anqui­lo­sa­do en per­so­na­lis­mos y fra­ses de cajón que ya todos se saben de memo­ria.


Car­ta de Pie­dad Cór­do­ba

Excep­cio­nal­men­te publi­ca­mos em cas­telhano a car­ta que nos envio a sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba na vés­pe­ra da manhã em que deve­ria embar­car para Por­tu­gal, a fim de par­ti­ci­par no III Encon­tro Civi­li­zação ou Bar­bá­rie. Nes­se docu­men­to lido no Ple­ná­rio de Ser­pa aque­la par­la­men­tar colom­bia­na nos­sa ami­ga infor­ma não poder com­pa­re­cer pela neces­si­da­de de se des­lo­car para Bue­nos Aires, para par­ti­ci­par no fune­ral do ex-pre­si­den­te Nes­tor Kirch­ner. A lei­tu­ra des­ta bela car­ta foi aplau­di­da com mui­ta emoção.

Con­gre­so de la Repú­bli­ca
Sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba Ruiz
Bogo­tá, D.C., Octu­bre 27 de 2010
Miguel Urbano

Que­ri­do Miguel:

A veces qui­sie­ra enten­der por qué de repen­te el caos se apo­de­ra de nues­tro sino y nos envuel­ve en un tor­be­llino de tra­ge­dias y sin­sa­bo­res. Reza un refrán popu­lar, no sé de dón­de, que cuan­do más oscu­ra está la noche es por­que ya va a ama­ne­cer, pero en mi caso, en el de la paz de Colom­bia, en mi lucha, pare­cie­ra que no va a ama­ne­cer nun­ca. Tal vez, como dicen los filó­so­fos, el caos es el regu­la­dor del orden, pero te digo que si para que haya orden en el Uni­ver­so y armo­nía en la Tie­rra tene­mos que pade­cer todo tipo de amar­gu­ras, tien­do a pen­sar que el agen­te crea­dor y regu­la­dor nos está sacan­do la len­gua y hacién­do­nos mue­cas sin com­pa­sión.

No pue­do evi­tar recor­dar al entra­ña­ble Sara­ma­go en El Evan­ge­lio Según Jesu­cris­to y en tan­tas otras de sus obras, de ver­dad te lo digo. Si él estu­vie­ra con noso­tros te diría, citan­do a Dios, Bueno, quién los man­da a ser de izquier­da, la izquier­da nació mal­di­ta, mal­di­ta nació la paz y mal­di­tos todos los que la bus­can. Se os avi­só pri­me­ro con un bom­bar­deo que cele­bra­ron con júbi­lo, lue­go con la des­ti­tu­ción de Pie­dad, la inten­to­na de gol­pe de Esta­do en Ecua­dor y ni así enten­die­ron. Aho­ra tenéis las con­se­cuen­cias, veréis cómo Pie­dad no pue­de via­jar a Por­tu­gal a encon­trar­se con gen­te a la que ella apre­cia pro­fun­da­men­te, por­que yo, Dios, como con Job, he deci­di­do ensa­ñar­me con ella para que se dé cuen­ta de que estoy de par­te de la dere­cha, de las mul­ti­na­cio­na­les, de los que, como Yo, son pode­ro­sos. Por eso hoy he deci­di­do lla­mar a mi paz a Nés­tor Kirch­ner, hacién­do­la via­jar has­ta Argen­ti­na e impi­dién­do­le asis­tir a tu foro de Civi­li­za­ción y Bar­ba­rie. En ver­dad te digo Miguel, en ver­dad, que yo con esa mujer no he que­ri­do tener com­pa­sión, y eso que por la obli­ga­ción de la reser­va del suma­rio, y sien­do que yo todo lo veo, evi­ta­ré con­tar­te de otras des­gra­cias que está pade­cien­do en su vida per­so­nal.

Más o menos así me ima­gino yo que él te hubie­ra expli­ca­do las cosas, con ese pesi­mis­mo que lo carac­te­ri­za­ba, pesi­mis­mo que a todos nos pas­ma­ba pero que nos hacía car­ca­jear. Como Dios en boca de Sara­ma­go te lo comen­tó, en ver­dad te digo, Miguel, que dada esta terri­ble noti­cia de la muer­te del ex pre­si­den­te Kirch­ner me es impo­si­ble via­jar a Por­tu­gal y asis­tir al foro de Civi­li­za­ción y Bar­ba­rie. Crée­me que esta­ba bas­tan­te entu­sias­ma­da e hice mi ponen­cia esme­rán­do­me en recor­dar a Pes­soa y a don José, hacien­do énfa­sis en mi con­cep­ción éti­ca de las cosas, de los valo­res, de la vida y de la paz. Por­tu­gal para mí ha sido un pun­to de refe­ren­cia fun­da­men­tal en mi lucha de la bús­que­da de la sali­da nego­cia­da del con­flic­to, con sus ciu­da­da­nos he con­ta­do varias veces para que nos brin­den su expe­rien­cia y asis­tan a audien­cias y fosas comu­nes para que los deli­tos que aquí se come­ten no que­den impu­nes. Pero Argen­ti­na tam­bién lo ha sido, Miguel, y estoy segu­ra que com­pren­de­rás que por mi amis­tad con Cris­ti­na Fer­nán­dez, por la asis­ten­cia que nos dio Kirch­ner como pre­si­den­te de Una­sur para avan­zar en diá­lo­gos y en la entre­ga de rete­ni­dos, me es inelu­di­ble, tan inelu­di­ble como seguir luchan­do por la paz sin impor­tar qué pase, asis­tir al entie­rro del ex pre­si­den­te y acom­pa­ñar­lo a su últi­ma mora­da. Vuel­vo y cito a Sara­ma­go para que hable por mí, Miguel, esta mujer en des­gra­cia tenía ver­da­de­ras ganas de estar con noso­tros, por­que yo tam­bién esta­ré pre­sen­te. Com­pren­de, sin embar­go, que la muer­te es algo impre­vi­si­ble inclu­si­ve para Dios que todo lo pue­de y todo lo ve, que el pro­to­co­lo y la decen­cia dic­tan que ella via­je a Bue­nos Aires a ren­dir home­na­jes pós­tu­mos y no venir a Ser­pa a hablar sobre paz, vida, izquier­da y otras cosas que en el mun­do están tan deva­lua­das. Dis­pén­sa­la, ami­go mío, com­prén­de­la, tie­ne que ir a dar un pésa­me, que es de las pocas cos­tum­bres cris­tia­nas res­ca­ta­bles. Su ami­go ha muer­to, la viu­da ha de estar incon­so­la­ble y en la espe­ra de que, más que pla­ñi­de­ras, la acom­pa­ñen sus ami­gas de ver­dad como Pie­dad.

Así, que­ri­do Miguel, yo, Pie­dad, en pala­bras mías, lamen­to comu­ni­car­te que no podré estar en el even­to al que me sen­tí muy hala­ga­da de que me invi­ta­ras. Espe­ro ser­les útil y sen­tir­me hon­ra­da en el pró­xi­mo que reali­cen, si es que aca­so Dios se apia­da en la pró­xi­ma.

PIEDAD CORDOBA RUIZ
Sena­do­ra

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *