¿La cri­sis per­mi­te el sur­gi­mien­to de ele­men­tos más demo­crá­ti­cos en la socie­dad hon­du­re­ña?- Gus­ta­vo Zela­ya

Del mis­mo modo, des­pués de junio de 2009 algu­nos pre­go­na­ron que era nece­sa­rio par­ti­ci­par en las elec­cio­nes gene­ra­les bajo las con­di­cio­nes del gol­pe de esta­do, para arran­car­le cier­tas con­quis­tas a la oli­gar­quía y ocu­par algu­nos espa­cios para enfren­tar a la dere­cha en su mis­mo terreno. Aho­ra, en estos últi­mos días de octu­bre hemos pre­sen­cia­do en qué con­sis­te la cali­dad de la pala­bra del gru­po gober­nan­te al dejar sin valor alguno los acuer­dos urdi­dos por Corra­les, el Lobo y los cole­gios magis­te­ria­les. A raíz de las dis­cu­sio­nes sobre el sala­rio míni­mo vimos tam­bién que no hay dife­ren­cia algu­na entre el eje­cu­ti­vo y el legis­la­ti­vo.

Son dos caras de la mis­ma mone­da gol­pis­ta. De lo ante­rior pue­den deri­var­se muchas ense­ñan­zas y una de ellas es que con la oli­gar­quía no hay mane­ra de nego­ciar con cla­ri­dad y correc­ción, para cada acuer­do logra­do hay una tram­pa pre­pa­ra­da que inva­li­da la “bue­na fe” de los con­vi­da­dos. Ade­más, no es nada nue­vo cono­cer que con las armas de la lega­li­dad bur­gue­sa sólo se obtie­ne mayor for­ta­le­za y legi­ti­mi­dad para el mode­lo bur­gués. Pue­de haber más expe­rien­cias en la his­to­ria de las luchas popu­la­res y todas ellas pue­den ras­trear­se des­de el momen­to mis­mo en que se fir­mó el Acta de Inde­pen­den­cia de 1821 cuan­do se media­ti­zo el pri­mer inten­to de libe­ra­ción nacio­nal, y aso­man con mayor niti­dez tales ense­ñan­zas con la men­ti­ra de los acuer­dos San José- Tegu­ci­gal­pa de 2009 que sig­ni­fi­ca­ron la tram­pa más vil y des­ca­ra­da de los gol­pis­tas y sus patro­nes nor­te­ame­ri­ca­nos; sin embar­go, pare­ce que en muchos hon­du­re­ños la his­to­ria no mues­tra algo, que no tie­ne mayor impor­tan­cia y que de sus lec­cio­nes no se apren­de nada.

A pesar de las vie­jas y pode­ro­sas luchas sin­di­ca­les, gre­mia­les, par­ti­da­rias, con­tra la injus­ti­cia del sis­te­ma esta­ble­ci­do y la supues­ta for­ma­ción pro­gre­sis­ta-socia­lis­ta que algu­nos pre­ten­de­mos tener, segui­mos sien­do bue­nos por­ta­do­res de una cul­tu­ra con­ser­va­do­ra que nos empu­ja a creer, aun­que no lo diga­mos ni lo acep­te­mos, en las bon­da­des del sis­te­ma y en su fir­me­za jurí­di­ca, en nego­ciar con­tra­tos colec­ti­vos y esta­tu­tos pro­fe­sio­na­les con los que acu­sa­mos de gol­pis­tas, en la nece­si­dad de la lucha pací­fi­ca como el mejor medio de lograr cam­bios pro­fun­dos en el sis­te­ma bur­gués y den­tro de los lími­tes de este sis­te­ma; cla­ro, en el len­gua­je polí­ti­co nacio­nal la expre­sión “cam­bios pro­fun­dos” es sinó­ni­mo de refor­mas socia­les, eco­nó­mi­cas o polí­ti­cas. Para mues­tra de nues­tro radi­ca­lis­mo con­ser­va­dor bas­ta con ver las con­sig­nas cen­tra­les de la Resis­ten­cia y en la que muchos con­fia­mos: Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te y refun­da­ción del país. Con la pri­me­ra se pue­den crear nue­vas leyes para regu­lar de mane­ra más jus­ta la vida den­tro del sis­te­ma que nos deter­mi­na, que no es más que el capi­ta­lis­mo; y con lo segun­do se va a refun­dar el capi­ta­lis­mo hon­du­re­ño sobre unos cimien­tos tal vez más equi­ta­ti­vos y que dig­ni­fi­quen la vida huma­na en los mar­cos del sis­te­ma bur­gués. Si exis­te otra posi­bi­li­dad podrá apa­re­cer como con­se­cuen­cia del desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo del siglo XXI.

Otra vez, el socia­lis­mo sólo se mues­tra como algo even­tual y deri­va­do del sis­te­ma ante­rior. Con­ce­bir así el pro­gre­so his­tó­ri­co es supo­ner que los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos se suce­den uno tras de otro en un orden mecá­ni­co, muy orde­na­do, racio­nal, al esti­lo del siglo XVIII, evo­lu­ti­vo, cues­tión que está muy ale­ja­da de lo que lla­ma­mos dia­léc­ti­ca. Pala­bra bas­tan­te uti­li­za­da en las dis­cu­sio­nes y en las capa­ci­ta­cio­nes polí­ti­cas de aho­ra y antes, aun­que da la impre­sión que es un ele­gan­te recur­so retó­ri­co, para estar a tono con la jer­ga de moda y nada más que eso.

¿Habrá pen­sa­do alguien en el socia­lis­mo como nece­si­dad his­tó­ri­ca en Hon­du­ras? Y no sólo pen­sar en un nue­vo sis­te­ma ¿Algu­na vez habre­mos hecho algo por gene­rar tal posi­bi­li­dad? De nue­vo: se dice eso: socia­lis­mo y dia­léc­ti­ca, se deba­te has­ta lle­gar a la ofen­sa y el insul­to, se habla de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes y apa­re­ce expli­ci­ta­do en con­sig­nas, pro­gra­mas polí­ti­cos, en el dis­cur­so de la izquier­da, en la con­sig­na calle­je­ra, etc. Y pare­ce que no es más que una her­mo­sa pro­cla­ma. Y algu­nos se matan ciber­né­ti­ca­men­te por ense­ñar quién es más de izquier­da, se lan­zan explo­si­vos y misi­les vir­tua­les para demos­trar que se es trots­kis­ta o esta­li­nis­ta. Y el edi­fi­cio com­ple­to del sis­te­ma eco­nó­mi­co hon­du­re­ño sigue incó­lu­me. Mao, Fidel, Lenin ya no les impor­ta mucho y no diga­mos la infal­ta­ble cami­se­ta negra o roja con la ima­gen para cada oca­sión, y el gri­to, la con­sig­na incen­dia­ria, la agre­sión a la per­so­na, todo ello ha sus­ti­tui­do a la polé­mi­ca enri­que­ce­do­ra y a la dis­cu­sión teó­ri­ca; men­cio­nar a Hegel sería peca­do mor­tal, la des­ca­li­fi­ca­ción abso­lu­ta y sig­ni­fi­ca­ría ser bau­ti­za­do como un libe­ral peque­ño­bur­gués; Y Grams­ci, sue­na bien ¿Se acor­da­rá alguien de Marx?

Y así, en toda esa simu­la­ción de cues­tio­nar ideas la cen­su­ra y la auto­cen­su­ra per­sis­te, la insis­ten­cia por deba­tir aspec­tos teó­ri­cos se des­ca­li­fi­ca por ser meras fan­ta­sías inte­lec­tua­les y la estruc­tu­ra gol­pis­ta se man­tie­ne intac­ta, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta se recrea y sos­tie­ne a pesar de la cri­sis gene­ral que pare­ce afec­tar­lo. La arre­me­ti­da de la oli­gar­quía sigue sem­bran­do cru­ces y bañan­do en san­gre cada rin­cón del país, el dine­ro dura muy poco, la comi­da se enca­re­ce y los voce­ros más reac­cio­na­rios de la oli­gar­quía ata­can a la Resis­ten­cia Nacio­nal con la plu­ma y el garro­te. Pare­ce, pues, que la cri­sis que mar­ca el momen­to actual afec­ta todo el teji­do social y ello pro­vo­ca que los temas de coyun­tu­ra, a veces vis­ce­ra­les, se con­vier­tan en lo prin­ci­pal, mien­tras que lo fun­da­men­tal ni siquie­ra mere­ce ser men­cio­na­do o se le toca de pasa­da, para que se crea que esta­mos en sin­to­nía con todos los acon­te­ci­mien­tos.

En toda esta situa­ción gene­ra­da por la cri­sis se seña­la a la Resis­ten­cia Nacio­nal de amor­fa y caren­te de prin­ci­pios defi­ni­dos, algo pue­de haber de eso. Pero no se pue­de espe­rar más de una orga­ni­za­ción muy nue­va, que está en pro­ce­so, que no lle­ga toda­vía a la madu­rez espe­ra­da, en don­de no se ha logra­do desa­rro­llar eso que se lla­ma iden­ti­dad, en par­te por la diver­si­dad que la lle­na y por el hecho de que sus diri­gen­tes se han vis­to obli­ga­dos a estar en el Fren­te y en su orga­ni­za­ción gre­mial. Es decir, a lidiar con per­so­nas que no acep­tan ser par­te de la Resis­ten­cia y que sin embar­go se bene­fi­cian de las pocas con­quis­tas que los res­pon­sa­bles de los sin­di­ca­tos y los gre­mios pro­fe­sio­na­les arran­can a la oli­gar­quía, en lar­gas y cos­to­sas nego­cia­cio­nes. La cues­tión es com­pli­ca­da y no podría exa­mi­nar­se sin tomar en cuen­ta ese ele­men­to con­ser­va­dor que ha pues­to su sello en nues­tra con­cien­cia.

Las cos­tum­bres bur­gue­sas están bien afin­ca­das que no es raro que alguien afir­me que la cri­sis nacio­nal es un pro­duc­to de la pér­di­da de “nues­tros” valo­res, que muchos care­cen de valo­res, que hay que res­ca­tar esos valo­res y “nues­tra iden­ti­dad”, que esos valo­res se demues­tran vene­ran­do a los sím­bo­los patrios y res­pe­tan­do las auto­ri­da­des. Es bueno dar­se cuen­ta que no sólo está en la coyun­tu­ra el gol­pe de esta­do, el sala­rio míni­mo, los esta­tu­tos pro­fe­sio­na­les, la sal­va­je repre­sión que ha pro­vo­ca­do muer­te y expa­tria­ción, tam­bién está en entre­di­cho qué tipo de valo­res vamos a defen­der y a crear, qué prin­ci­pios mora­les nos van a guiar, y en esta lucha polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, cul­tu­ral, en este con­flic­to de cla­ses, la oli­gar­quía has­ta aho­ra ha teni­do la ven­ta­ja de con­tar con su pren­sa que tra­ba­ja cada día por com­ba­tir los valo­res de la Resis­ten­cia y por soli­di­fi­car la moral bur­gue­sa; siem­pre tra­ta­rá de no men­cio­nar en nin­gún momen­to cómo se ha dis­tri­bui­do la gran pro­pie­dad; en manos de quién se encuen­tran los medios de pro­duc­ción, quié­nes son los que con­tro­lan las rela­cio­nes comer­cia­les y a los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les, en ocul­tar cómo se ejer­ce el domi­nio con la fuer­za bru­ta y los medios de comu­ni­ca­ción, en no mos­trar la for­ma con que el impe­rio nor­te­ame­ri­cano dise­ña y diri­ge el poder eco­nó­mi­co, polí­ti­co y cul­tu­ral en nues­tro país. Una de las armas pre­fe­ri­das de la reac­ción oli­gár­qui­ca, val­ga la redun­dan­cia, con­sis­te en des­ple­gar dis­cur­sos tri­via­les, con­tra­dic­to­rios, que tam­bién con­tri­bu­yen a refor­zar su poder ideo­ló­gi­co y eco­nó­mi­co. Y de ese modo siem­pre pro­po­nen que las puer­tas del diá­lo­go están abier­tas, que no hay que ser intran­si­gen­tes y que orga­ni­zan­do comi­sio­nes nego­cia­do­ras todo pue­de resol­ver­se.

Del mis­mo modo, tie­ne sus pro­vo­ca­do­res y sus ges­to­res de diá­lo­gos, de divi­sio­nes, de esté­ri­les deba­tes, de hacer creer que la dis­cu­sión fun­da­men­ta­da no con­du­ce a nada y que es mejor el insul­to y la ofen­sa que pone en su lugar a los débi­les, y así se va sem­bran­do el camino que con­du­ce a las refor­mas tan pre­fe­ri­das por la dere­cha y por algu­na “izquier­da”. Es posi­ble que por medio de ellas se arran­quen con­ce­sio­nes a la oli­gar­quía y que sean nece­sa­rias en el momen­to actual, pero es impor­tan­te saber cuá­les son las limi­ta­cio­nes que tie­nen y que ten­ga que lle­gar el momen­to de con­ti­nuar por una ruta que supere el refor­mis­mo y que haga posi­ble el sur­gi­mien­to de ele­men­tos más demo­crá­ti­cos en la socie­dad hon­du­re­ña, fun­da­da por otros valo­res que nos hablen de soli­da­ri­dad, afec­to, equi­dad y res­pe­to abso­lu­to a la vida huma­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *