Un tiem­po que ya es un poco nues­tro- Nines Maestro

Ellos tie­nen los relo­jes pero no tie­nen el tiempo.

El tiem­po nos pertenece.

El Gobierno y la patro­nal espe­ra­ban el 29S para exten­der el cer­ti­fi­ca­do de defun­ción del movi­mien­to obre­ro. El fra­ca­so de la huel­ga gene­ral – una reedi­ción del 8 de junio – era una pie­za esen­cial para impo­ner con tran­qui­li­dad el pro­gra­ma pre­vis­to: inten­si­fi­car los des­pi­dos apro­ve­chan­do la refor­ma labo­ral, apli­car el pen­sio­na­zo, con­se­guir los obje­ti­vos del défi­cit mar­ca­dos por el FMI y la UE sin resis­ten­cias apre­cia­bles, liqui­dar la nego­cia­ción colec­ti­va, apli­car el copa­go sani­ta­rio… y lo que haga fal­ta. Pero para los esta­dos mayo­res de la bur­gue­sía no se tra­ta­ba solo de recom­po­ner la tasa de bene­fi­cios a cor­to pla­zo, sino de refor­zar la estruc­tu­ra de domi­na­ción aca­ban­do con el movi­mien­to obrero.

Esas expec­ta­ti­vas sufrie­ron un serio revés el 29S. No fue la mayor huel­ga de la his­to­ria, pero superó las más opti­mis­tas expec­ta­ti­vas, dadas las difí­ci­les con­di­cio­nes en que se pro­du­cía. Hacien­do sal­tar por los aires el pac­to Gobierno- cúpu­las sin­di­ca­les para una huel­ga “light”, la cla­se obre­ra hizo acto de pre­sen­cia. “Los muer­tos que vos matáis… gozan de bue­na salud”.

Y lo hizo cons­cien­te de que las agre­sio­nes más duras están por lle­gar y que harán fal­ta más y más duras movi­li­za­cio­nes y huel­gas para echar aba­jo el pro­gra­ma de la bur­gue­sía; un pro­gra­ma impla­ca­ble y sin mar­gen de manio­bra para que el gobierno admi­nis­tre algu­na dosis de azú­car con la píl­do­ra que pue­da jus­ti­fi­car la reim­plan­ta­ción del “diá­lo­go social”. Ya no hay talan­tes que val­gan. Es el pro­pio desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo senil pero más des­car­na­do que nun­ca, el que lo impide.

La irrup­ción indis­cu­ti­ble de la cla­se obre­ra de hoy – de vie­jos lucha­do­res y de jóve­nes pre­ca­rios, de muje­res, inmi­gran­tes y tra­ba­ja­do­res autó­no­mos – como suje­to his­tó­ri­co, no úni­co, pero sí colum­na ver­te­bral de otros movi­mien­tos, hace posi­ble y exi­ge a la vez que se plan­tee la cons­truc­ción del refe­ren­te polí­ti­co. No ya como un deside­ra­tum, sino como una nece­si­dad his­tó­ri­ca, aho­ra acu­cian­te, y a la que hay que empe­zar ya a dar respuesta.

Para empe­zar a andar, hay algu­nos ele­men­tos que podrían cons­ti­tuir un pro­gra­ma básico:

1.- Levan­tar una res­pues­ta de cla­se y popu­lar a la cri­sis: la expro­pia­ción y la socia­li­za­ción de la ban­ca, de todos los sec­to­res eco­nó­mi­cos estra­té­gi­cos y de todos los recur­sos natu­ra­les. Refor­ma agra­ria. Los ser­vi­cios socia­les (sani­dad, ense­ñan­za y aten­ción a las per­so­nas) deben ser exclu­si­va­men­te públicos.

2.- Lla­mar de muje­res a orga­ni­zar­se con fuer­za en torno a un femi­nis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta y en lucha deci­di­da con­tra la ideo­lo­gía patriarcal

3.- Pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca de la eco­no­mía en fun­ción de las nece­si­da­des socia­les, desa­rro­llo auto­cen­tra­do, sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, cie­rre de cen­tra­les nuclea­res y eli­mi­na­ción de la pro­duc­ción y ven­ta de trans­gé­ni­cos. Cam­bio del mode­lo ener­gé­ti­co y de transporte.

4.- La dero­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1978 y de la Monar­quía. Por la Repú­bli­ca (o Repú­bli­cas) y por el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción de los Pue­blos. Por la dero­ga­ción de la Ley de Amnis­tía de 1977, de la Ley de Par­ti­dos y de la Ley de Extran­je­ría. Eli­mi­na­ción de la Audien­cia Nacio­nal y de toda la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta. Amnis­tía para todos los pre­sos polí­ti­cos. Sepa­ra­ción abso­lu­ta Igle­sia-Esta­do y eli­mi­na­ción de cual­quier financiación.

5.- Sali­da de la UE y de la OTAN, des­man­te­la­mien­to de las bases y regre­so de todas las tro­pas de ocu­pa­ción que ope­ran en el exte­rior. Denun­cia del impe­ria­lis­mo euro-nor­te­ame­ri­cano, del expo­lio de sus mul­ti­na­cio­na­les, de su extor­sión sobre los gobier­nos que no se some­ten a sus pla­nes y de sus cri­mi­na­les cam­pa­ñas mediá­ti­cas que sue­len pre­ce­der a inten­tos de gol­pes de esta­do o a inter­ven­cio­nes mili­ta­res. Apo­yo irres­tric­to a todos los pue­blos que luchan por su sobe­ra­nía con­tra el imperialismo.

Los orga­nis­mos uni­ta­rios, las asam­bleas obre­ras y popu­la­res, deben cons­truir­se des­de aba­jo, en cada pue­blo, en cada barrio, par­tien­do de expe­rien­cias ante­rio­res – como el apo­yo a II-SP o a la huel­ga gene­ral – , o la can­di­da­tu­ra de Des­de abaix en Cata­lun­ya, y que se desa­rro­lle al calor de la pre­pa­ra­ción de las nue­vas movi­li­za­cio­nes que vendrán.

En el Fren­te de Izquier­das (o como se lla­me) el pro­gra­ma debe ser la cons­truc­ción de con­tra­po­der. Asu­mir el reto de res­pon­der a las nece­si­da­des inme­dia­tas y urgen­tes de la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res, al tiem­po que se cons­ti­tu­ye en ger­men de poder alter­na­ti­vo. Sin pri­sa, y allí don­de sea posi­ble, debe­ría empren­der­se la crea­ción de can­di­da­tu­ras para las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les, enca­be­za­das por los hom­bres y muje­res que hayan des­ta­ca­do por su mayor capa­ci­dad e ini­cia­ti­va en las últi­mas luchas.

Es esen­cial cues­tio­nar radi­cal­men­te la for­ma de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca para extir­par en ori­gen los dos cán­ce­res que nos ate­na­zan: la buro­cra­cia y la corrup­ción. Deben esta­ble­cer­se en el códi­go gené­ti­co del nue­vo refe­ren­te polí­ti­co dos prin­ci­pios implan­ta­dos por 1ª vez en la Comu­na de París: la revo­ca­ción de diri­gen­tes y el sala­rio de las y los repre­sen­tan­tes y car­gos públi­cos, que no debe supe­rar el de un obre­ro especializado.

La nece­si­dad está plan­tea­da y el camino espe­ra que lo abra­mos echan­do a andar.

Una vie­ja can­ción de lucha con­tra la dic­ta­du­ra, cuan­do lo vie­jo no aca­ba­ba de morir y lo nue­vo tar­da­ba en nacer, decía así:

D’un temps que ja és un poc nos­tre, d’un país que ja anem fent, can­te les espe­ran­ces, i plo­re la poca fe.

www​.corrien​te​ro​ja​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.