Las putas mon­jas – Mikel Ari­za­le­ta

.- “Abue­la”, pre­gun­tó [la mon­ja], “¿por qué no baja al patio?”

.- “Por­que no pue­do, her­ma­na. Estoy tan enfer­ma que no me pue­do levan­tar”.

.- “Ah, no, usted no tie­ne fie­bre; no hay nin­gu­na razón para que se tum­be en su peta­te. ¿Entien­de? Ha reci­bi­do

una car­ta y creo que trae inclu­so foto­gra­fías de sus nie­tos”. Y sacó la car­ta y las fotos. “Aho­ra”, dijo, “usted

no va a ver a sus nie­tos ni leer su car­ta”. Y rom­pió la car­ta en cua­tro peda­zos[1].

María Gon­zá­lez Goro­sa­rri, licen­cia­da en dere­cho y perio­dis­ta, ha publi­ca­do en Ttart­ta­lo un bello libro: “No llo­réis, lo que tenéis que hacer es no olvi­dar­nos. La cár­cel de Satu­rra­rán y la repre­sión fran­quis­ta con­tra las muje­res, a par­tir de tes­ti­mo­nios de super­vi­vien­tes”.

No son raros los hom­bres, vie­jos lucha­do­res con­tra el gol­pe mili­tar, que al narrar sus años de penar excla­man en algún rin­cón de su rela­to: “¡Putas mon­jas!”. Con­ser­van un recuer­do san­gran­te de aque­llas fun­cio­na­rias crue­les e inhu­ma­nas de pri­sio­nes en el putsch mili­tar de Fran­co.

El pre­cio­so libro de his­to­ria y refle­xión de María Gon­zá­lez no ami­no­ra ni reba­ja un ápi­ce el jui­cio con­tra las mon­jas, que ejer­cie­ron de fun­cio­na­rias en la Pri­sión Cen­tral de Muje­res, anti­guo bal­nea­rio de Satu­rra­rán (Mutri­ku-Gipuz­koa) a ori­llas del mar Can­tá­bri­co. No en bal­de en esta pri­sión entre 1938 y 1944 murie­ron 120 muje­res y 57 niños víc­ti­mas del ham­bre, del tifus, de la bron­qui­tis, dif­te­ria y saram­pión, cifras que hablan de la bes­tial dure­za de aque­lla cár­cel fran­quis­ta y de dic­ta­du­ra, de la que tan sólo que­da algún tro­zo de pared y dos pla­cas, que nos recuer­dan que allí se alzó una pri­sión de inhu­ma­ni­dad y cas­ti­go para muje­res, en la que con una labor de ven­gan­za e ira de su dios de cru­za­da cola­bo­ra­ron 25 mon­jas de la Mer­ced y un cura de la san­ta Igle­sia cató­li­ca, apos­tó­li­ca y roma­na.

No reba­ja, pero dice algo más. Reve­la una his­to­ria ocul­ta de mujer, des­ve­la un pasa­do prohi­bi­do de muje­res que se nega­ron a vivir como ven­ci­das en un alma­cén de muje­res, e invi­si­bles en una socie­dad ven­ci­da. Unas muje­res que, aun­que enmar­ca­das en su tiem­po, luchan tenaz­men­te en las cár­ce­les y no com­pren­den cómo un obre­ro explo­ta­do y cama­ra­da se con­vier­te en su hogar en tirano y jefe de unos prin­ci­pios auto­ri­ta­rios, en patrón que explo­ta a su mujer.

El hom­bre revo­lu­cio­na­rio com­ba­te con­tra un mun­do que se opo­ne a sus anhe­los de liber­tad, igual­dad y jus­ti­cia social. La mujer revo­lu­cio­na­ria, en cam­bio, ha de luchar pri­me­ro por su liber­tad, alia­do con el hom­bre en idén­ti­ca cau­sa, pero ade­más, la mujer ha de luchar por su pro­pia liber­tad, por su papel y lugar en la socie­dad, espa­cio que el hom­bre dis­fru­ta des­de siglos.

En esta lucha la mujer se encon­tró sola: en la cár­cel y en el hogar, entre las putas mon­jas y entre los cama­ra­das.

Según el padrón de 1940 del Ayun­ta­mien­to de Mutri­ku en ese año en la pri­sión de Satu­rra­rán había 1666 per­so­nas: 4 ofi­cia­les de pri­sio­nes, 53 mili­ta­res, 25 mon­jas, 1 sacer­do­te y 1.583 reclu­sas. ¿Enton­ces por qué los vie­jos lucha­do­res excla­man con ira en el rela­to de san­gre ¡Putas mon­jas! y no más bien ¡Putos fas­cis­tas!? Por­que el tra­to inhu­mano de las vigi­lan­tes no era más des­pia­da­do que el de los vigi­lan­tes.

Nos recuer­da la auto­ra que en la Segun­da Gue­rra Mun­dial “las fuer­zas alia­das deno­mi­na­ron libe­ra­ción al avan­ce de sus tro­pas sobre Ale­ma­nia, tras haber ven­ci­do mili­tar­men­te al régi­men nazi. No para la mujer ale­ma­na. Exis­ten casos docu­men­ta­dos de vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas de muje­res y niñas ale­ma­nas por sol­da­dos de todos los ejér­ci­tos (Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Esta­dos Uni­dos y URSS), toda­vía impu­nes por­que las poten­cias alia­das vic­to­rio­sas ocu­pa­ron Ale­ma­nia duran­te lo siguien­tes años. Más de 180.000 muje­res y niñas ale­ma­nas, en modo alguno res­pon­sa­bles de crí­me­nes, murie­ron vio­la­das por estos liber­ta­do­res”. Las vio­la­das impu­ne­men­te por su “liber­ta­do­res” ascien­den a varios millo­nes en aque­lla Ale­ma­nia de la pos­gue­rra. “Frau, komm!” se con­vir­tió en escu­pi­ta­jo de hom­bre y en lágri­ma amar­ga de mujer.

No llo­réis, lo que tenéis que hacer es no olvi­dar­nos” es un libro escri­to con ojos de mujer y una bue­na refle­xión para todos. Un libro que, hecho pelí­cu­la, roda­rá este mis­mo mes en las pan­ta­llas.

Mikel Ari­za­le­ta, 17 827 048


[1] Cue­vas, Toma­sa en Pri­son of women: Tes­ti­mo­nies of war and resis­tan­se in Spain, 1939 – 1975

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *