Agri­cul­tu­ra Urba­na en La Haba­na- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Resu­men Latinoamericano/​Caminos para Pren­sa De Fren­te - Ante el lla­ma­do a pro­du­cir ali­men­tos en Cuba, los espa­cios urba­nos han sido toma­dos por fami­lias, deve­ni­das en cul­ti­va­do­ras de la tie­rra. Olga Oyé Gómez cuen­ta cómo man­tie­nen su huer­to inten­si­vo El Japo­nés. El huer­to inten­si­vo El Japo­nés, ubi­ca­do en Ata­bey, en el muni­ci­pio capi­ta­lino de Pla­ya, es un ejem­plo de inte­gra­ción fami­liar y de la pro­gre­si­va incor­po­ra­ción y desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías. Lo diri­ge Olga, una madre de dos hijos, téc­ni­co medio en Quí­mi­ca Ana­lí­ti­ca, que lle­va die­ci­sie­te años en la agri­cul­tu­ra urba­na.

-¿Cómo tomó la deci­sión de incor­po­rar­se a la agri­cul­tu­ra?

-Yo soy hija de un hor­ti­cul­tor japo­nés, que ini­ció este huer­to en 1985. Cin­co años des­pués mi padre falle­ció y segui­mos su obra para sal­var la tra­di­ción fami­liar.

Hay que decir que en ese momen­to ya está­ba­mos en el lla­ma­do Perío­do Espe­cial (1) y la situa­ción eco­nó­mi­ca y la ali­men­ta­ción esta­ban muy duras. Enton­ces valo­ra­mos las alter­na­ti­vas que daba el Esta­do y ese mis­mo año, en 1990, nos meti­mos en el huer­to, y des­de enton­ces hemos teni­do bue­nos resul­ta­dos.

La expe­rien­cia acu­mu­la­da al lado de mi padre, par­ti­ci­par en las Escue­las al Cam­po a las que los estu­dian­tes íba­mos cada año como par­te del mode­lo peda­gó­gi­co cubano que vin­cu­la el estu­dio y el tra­ba­jo en los cen­tro docen­tes) y haber esta­do beca­da una bue­na par­te de mis estu­dios, me pro­por­cio­na­ron cono­ci­mien­tos impor­tan­tes al ini­cio.

-¿Qué sem­bró pri­me­ro?

-Al ini­cio sólo tenía­mos las manos y el inte­rés de avan­zar. Un solo pico, nada de insu­mos, no había agua en el lugar. Usá­ba­mos peque­ñas rega­de­ras y ya pasa­do el tiem­po tuvi­mos acce­so al agua del acue­duc­to, pero había que hacer­lo de noche. En esas con­di­cio­nes tra­ba­ja­mos unos dos años, lue­go nos uni­mos a la Coope­ra­ti­va de Cré­di­tos y Ser­vi­cios Ari­des Esté­vez, del muni­ci­pio Pla­ya, pen­san­do que nos iban a dar pro­duc­tos e insu­mos quí­mi­cos, pero nos dije­ron que no, que esta agri­cul­tu­ra era eco­ló­gi­ca, y tuvi­mos que apren­der. Com­pren­di­mos que la agri­cul­tu­ra orgá­ni­ca es muy impor­tan­te y se pue­de hacer con pocos recur­sos.

En esos momen­tos de depre­sión eco­nó­mi­ca, sem­bra­mos cosas que no había en el mer­ca­do, como el bró­co­li, la coli­flor, la rúcu­la, que aho­ra son más cono­ci­das y deman­da­das por la pobla­ción. Algu­nos espe­cia­lis­tas nos ense­ña­ron a intro­du­cir cúr­cu­ma, nabo y otros vege­ta­les, de los que no había hábi­tos de con­su­mo y la gen­te fue apren­dien­do a usar­los en su die­ta; así que nos sen­ti­mos par­te del movi­mien­to de la agri­cul­tu­ra urba­na.

-¿Cuán­tos sub­pro­gra­mas se desa­rro­llan en el huer­to?

-No muchos. A veces crío cone­jos, galli­nas u otros ani­ma­les, indis­tin­ta­men­te, pero siem­pre en peque­ñas can­ti­da­des.

En el invierno, de sep­tiem­bre a abril, ofer­ta­mos entre trein­ta y seis y cua­ren­ta varie­da­des de hor­ta­li­zas dife­ren­tes, y en verano, entre die­cio­cho y vein­te. Sem­bra­mos pocas can­ti­da­des, pero bus­ca­mos la diver­si­dad.


-¿Qué tipo de ayu­da ha reci­bi­do?

-Del Gru­po Pro­vin­cial de la Agri­cul­tu­ra Urba­na, del gobierno de Ciu­dad de La Haba­na, de orga­ni­za­cio­nes como ACPA y ACTAF, de agen­cias extran­je­ras de coope­ra­ción y de la coope­ra­ti­va a la que per­te­ne­ce­mos. Por ejem­plo, en este huer­to, Agro Acción Ale­ma­na, la UNESCO y la Unión Euro­pea, con­tri­bu­ye­ron a la bús­que­da e imple­men­ta­ción de un pozo de agua con un tan­que ele­va­do; nos pro­por­cio­na­ron sis­te­mas de rie­go, una casa de cul­ti­vo pro­te­gi­do, un cober­tor, tejas. Algu­nas de esas cosas fue­ron un reco­no­ci­mien­to a los resul­ta­dos pro­duc­ti­vos y a la labor incan­sa­ble duran­te años.


-¿Cómo ha reper­cu­ti­do este hecho en su vida fami­liar?

Des­de que comen­za­mos, la fami­lia ayu­dó de una for­ma u otra. Toda la fami­lia ha tra­ba­ja­do en el huer­to: her­ma­nos, sobri­nos, pri­mos, tíos. Mi espo­so tra­ba­ja­ba en el CENSA, y el Perío­do Espe­cial lo obli­gó a tra­ba­jar de cus­to­dio en la Fun­da­ción del Nue­vo Cine Lati­no­ame­ri­cano, más cer­ca a la casa, por­que no había trans­por­te. Pero cuan­do vimos que tenía­mos capa­ci­dad, fuer­za y futu­ro, nos dedi­ca­mos a tiem­po com­ple­to a la agri­cul­tu­ra, lo que nos per­mi­tió cre­cer en espa­cio pro­duc­ti­vo. Hoy mi hijo, que era un niño cuan­do empe­za­mos, for­ma par­te del equi­po de tra­ba­jo, y es res­pon­sa­ble del área agrí­co­la.

-¿Qué han hecho para man­te­ner esa pros­pe­ri­dad?

Pri­me­ro la cons­tan­cia, la dis­ci­pli­na y la exi­gen­cia mutua. El tra­ba­jo ha sido un asun­to tras­cen­den­te en la vida fami­liar, le tene­mos mucho amor y, a decir ver­dad, nos hemos esfor­za­do muchí­si­mo por avan­zar.

Rea­li­za­mos la comer­cia­li­za­ción de todas nues­tras pro­duc­cio­nes en el mis­mo pun­to de ven­ta y las ganan­cias son de toda la fami­lia. Entre los pro­pios cam­pe­si­nos de la Coope­ra­ti­va dis­tri­bui­mos para sus pun­tos de ven­ta y nos apo­ya­mos. Si a mí me fal­ta algo, me lo man­da otro miem­bro de la coope­ra­ti­va o vice­ver­sa.


-Suce­den cosas en esta acti­vi­dad que no todos asu­men y se des­alien­tan ¿qué crees?

-Cuan­do comien­zas, lo pri­me­ro que fal­ta son cosas mate­ria­les, ahí es impor­tan­te tener ayu­da; des­pués que tie­nes la pro­duc­ción y para comer­cia­li­zar, apa­re­ce un exce­den­te, un extra, sin mer­ca­do. Ahí ha sido fun­da­men­tal la preo­cu­pa­ción guber­na­men­tal de encon­trar un des­tino para que no se malo­gre lo que has hecho. En el caso de nues­tro país y la capi­tal, han sido los cen­tros esco­la­res inter­nos o semin­ter­nos, los hos­pi­ta­les, los hoga­res de ancia­nos, mater­nos y de niños sin ampa­ro filial, el sis­te­ma de aten­ción fami­liar, que son peque­ños res­tau­ran­tes para per­so­nas pro­te­gi­das por el Esta­do, per­so­nas que están solas o tie­nen bajos ingre­sos. O sea, en bene­fi­cio de la socie­dad, tene­mos otras for­mas de comer­cia­li­za­ción median­te con­tra­tos con sus dife­ren­tes empre­sas y coope­ra­mos.

-¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do para usted reorien­tar su vida en fun­ción de un huer­to fami­liar?

-Mucho, es algo que he hecho, vis­to cre­cer y mul­ti­pli­car­se, me ha dado hol­gu­ra eco­nó­mia, pero tam­bién la opor­tu­ni­dad de hacer­lo yo con otras per­so­nas, algu­nas has­ta des­co­no­ci­das. Al huer­to han veni­do muchas per­so­nas a apren­der y mi espo­so y yo hemos esta­do en algu­nos sitios en labo­res de ase­so­ría.

No todo es tan mara­vi­llo­so. Tie­ne su cos­to, y para mí, el más alto pre­cio ha sido el tiem­po, por­que se tra­ta de cosas vivas, que tie­nen sus reque­ri­mien­tos, su momen­to.

Los malos tiem­pos de ciclo­nes, por ejem­plo, te dañan y exi­gen esfuer­zos supe­rio­res. Enton­ces no le dedi­cas a la fami­lia toda la aten­ción que mere­ce y nece­si­ta, sobre todo a los hijos.

-¿Qué le fal­ta?

Más tie­rras para pro­du­cir a menor cos­to y poder ven­der más bara­to.

Nota

1- El Perío­do espe­cial comen­zó en Cuba con la caí­da del cam­po socia­lis­ta de Euro­pa del Este. Los años ini­cia­les de la déca­da del 90, fue­ron los más difí­ci­les por­que la eco­no­mía nacio­nal tocó fon­do, ante los efec­tos de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se del blo­queo eco­nó­mi­co con­tra la Isla.

Este tes­ti­mo­nio for­ma par­te del libro Tes­ti­mo­nios: Agri­cul­tu­ra Urba­na en Ciu­dad de La Haba­na, edi­ta­do por la Aso­cia­ción Cuba­na de Tra­ba­ja­do­res Agrí­co­las Fores­ta­les (ACTAF) con la cola­bo­ra­ción del Pro­gra­ma OXFAM en Cuba. El libro pro­fun­di­za en los resul­ta­dos de la agri­cul­tu­ra urba­na, a par­tir de expe­rien­cias con­cre­tas como los huer­tos popu­la­res, las gran­jas esta­ta­les y las coope­ra­ti­vas de pro­duc­to­res urba­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *