Defi­ni­ción y des­crip­ción de los meto­dos de tor­tu­ra – TAT

Según reco­ge la ONU en el pri­mer artícu­lo de la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra y Otros Tra­tos o Penas Crue­les, Inhu­ma­nos o Degra­dan­tes: «A los efec­tos de la pre­sen­te Con­ven­ción, se enten­de­rá por el tér­mino «Tor­tu­ra» todo acto por el cual se infli­ja inten­cio­na­da­men­te a una per­so­na dolo­res o sufri­mien­tos gra­ves, ya sean físi­cos o men­ta­les, con el fin de obte­ner de ella o de un ter­ce­ro infor­ma­ción o una con­fe­sión, de cas­ti­gar­la por un acto que haya come­ti­do, o de inti­mi­dar o coac­cio­nar a esa per­so­na o a otras, o por cual­quier razón basa­da en cual­quier tipo de dis­cri­mi­na­ción, cuan­do dichos sufri­mien­tos sean infli­gi­dos por un fun­cio­na­rio públi­co u otra per­so­na en el ejer­ci­cio de fun­cio­nes públi­cas, a ins­ti­ga­ción suya, o con su con­sen­ti­mien­to o aquies­cen­cia. No se con­si­de­ra­rán tor­tu­ras los dolo­res o sufri­mien­tos que sean con­se­cuen­cia úni­ca­men­te de san­cio­nes legí­ti­mas, o que sean inhe­ren­tes o inci­den­ta­les a éstas.»

En base a esta defi­ni­ción, uni­ver­sal­men­te adop­ta­da, cuan­do habla­mos de la tor­tu­ra nos refe­ri­mos a los sufri­mien­tos gra­ves que se infli­jan a una per­so­na, sufri­mien­tos que pue­den ser físi­cos o psi­co­ló­gi­cos, cuan­do sea infli­gi­do por un fun­cio­na­rio públi­co o per­so­na en el ejer­ci­cio de fun­cio­nes públi­cas.

Los méto­dos de tor­tu­ra que se uti­li­zan con­tra las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos vas­cas dete­ni­das en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción son méto­dos que han sido cien­tí­fi­ca­men­te estu­dia­dos para mejor obte­ner los obje­ti­vos mar­ca­dos. La expe­rien­cia de la tor­tu­ra impli­ca un pro­ce­so de pues­ta en cues­tión de la pro­pia iden­ti­dad. Los méto­dos de tor­tu­ra han ido varian­do a lo lar­go de los años. Actual­men­te se uti­li­zan for­mas mas sofis­ti­ca­das, enca­mi­na­das a evi­tar dejar hue­llas en la super­fi­cie cor­po­ral que pue­dan ser detec­ta­das en un examen médi­co. Así, se obser­va una irrup­ción de téc­ni­cas deno­mi­na­das psi­co­ló­gi­cas.

Los méto­dos de tor­tu­ra han sido defi­ni­dos habi­tual­men­te en méto­dos físi­cos y méto­dos psi­co­ló­gi­cos. Los pri­me­ros serían aque­llos apli­ca­dos por agre­sión y/​o pro­vo­ca­ción de efec­tos de sufri­mien­to físi­cos. Los méto­dos psi­co­ló­gi­cos son aque­llos que, sin agre­sión físi­ca, pro­du­cen una alte­ra­ción en el esta­do psi­co­ló­gi­co de la per­so­na. Sin embar­go hay que tener en cuen­ta que todo sufri­mien­to físi­co con­lle­va un sufri­mien­to psi­co­ló­gi­co, y que muchos méto­dos de tor­tu­ra pue­den con­si­de­rar­se com­bi­na­dos, y ade­más, que habi­tual­men­te se uti­li­zan varias téc­ni­cas sobre una mis­ma per­so­na de for­ma simul­ta­nea. Entre los méto­dos que des­ta­can nos encon­tra­mos con los siguien­tes:

  • 1. GOLPES: Es la agre­sión más denun­cia­da por los y las dete­ni­das. Gene­ral­men­te los y las dete­ni­das denun­cian que los gol­pes que sufren son gene­ra­li­za­dos, y estos pue­den ser bien con las manos, puños, o con diver­sos obje­tos como pue­den ser perió­di­cos enro­lla­dos, lis­ti­nes tele­fó­ni­cos, palos forra­dos con perió­di­cos o cin­ta ais­lan­te… Estos gol­pes sue­len ser gene­ral­men­te en dife­ren­tes zonas sen­si­bles del cuer­po, como pue­den ser la cabe­za, el estó­ma­go, las pier­nas, los bra­zos… En oca­sio­nes los gol­pes los pro­fie­ren direc­ta­men­te, y en otras oca­sio­nes cubrien­do la par­te don­de se va a gol­pear con man­tas etc. Todo ellos diri­gi­do a no dejar mar­cas en el cuer­po del aper­so­na dete­ni­da.
  • 2. EXTENUACION FISICA: Pro­vo­car el ago­ta­mien­to físi­co en la per­so­na dete­ni­da, es un méto­do que se repi­te cada vez con mayor inten­si­dad, gene­ral­men­te median­te la obli­ga­ción de la per­so­na dete­ni­da a per­ma­ne­cer de pie duran­te horas, inclu­so días, y este año hemos obser­va­do el aumen­to de obli­ga­ción de per­ma­ne­cer en pos­tu­ras anó­ma­las a los dete­ni­dos sobre todo por par­te de la Ertzain­tza. Tam­bién se alcan­za el ago­ta­mien­to de las per­so­nas dete­ni­das median­te la rea­li­za­ción de ejer­ci­cios físi­cos como fle­xio­nes, abdo­mi­na­les etc.
  • 3. BOLSA: Téc­ni­ca median­te la cual se pri­va a la per­so­na de oxí­geno duran­te cier­to perio­do de tiem­po, lle­gan­do las per­so­nas dete­ni­das a la pér­di­da del cono­ci­mien­to. Este méto­do con­sis­te en colo­car una bol­sa a la per­so­na dete­ni­da y apre­tar­le el cue­llo pro­vo­cán­do­le de esta for­ma la asfi­xia. Hay rela­tos de per­so­nas dete­ni­das que nos han hecho lle­gar que en el momen­to de asfi­xia, nota­ban un sen­ti­mien­to de muer­te, lle­gan­do inclu­so a defe­car­se y ori­nar­se enci­ma.
  • 4. BAÑERA: Es otra téc­ni­ca de asfi­xia, méto­do de tor­tu­ra que no había sido uti­li­za­do en los últi­mos tiem­pos, pero que este año nos lo han rela­ta­do en dos oca­sio­nes. Una de las dete­ni­das nos rela­ta­ba que le intro­du­cían la cabe­za en un bal­de lleno de agua, deján­do­le des­pués en esta­do de semi­in­cons­cien­cia, tira­da en el sue­lo. Otro dete­ni­do nos ha rela­ta­do que le intro­du­je­ron la cabe­za en un váter mien­tras tira­ban de la bom­ba.
  • 5. ELECTRODOS: Este méto­do de tor­tu­ra con­sis­te en apli­car des­car­gas eléc­tri­cas sobre dis­tin­tas par­tes del cuer­po de la per­so­na que per­ma­ne­ce dete­ni­da, gene­ral­men­te en zonas sen­si­bles como pue­den ser los cos­ta­dos, ore­jas, geni­ta­les, muñe­cas, pies, pechos…
  • 6. IMPEDIMENTO DE LA VISION: Es cada vez más habi­tual entre todos los cuer­pos poli­cia­les el impe­dir la visión a las per­so­nas dete­ni­das, amplian­do de esta for­ma su inse­gu­ri­dad y des­orien­ta­ción. Este impe­di­men­to de visión pue­de ser pro­du­ci­do median­te la colo­ca­ción de anti­fa­ces o capu­chas (gene­ral­men­te ene l caso de que los dete­ni­dos lo sean por la Guar­dia Civil), o bien obli­gan­do a las per­so­nas dete­ni­das a per­ma­ne­cer con la cabe­za aga­cha­da y los ojos cerra­dos.
  • 7. AMENAZAS, GRITOS, HUMILLACIONES: Las per­so­nas dete­ni­das nos rela­tan muy a menu­do el haber oído los gri­tos de per­so­nas que han sido dete­ni­das con ellas o de fami­lia­res o ami­gos a los que los agen­tes que par­ti­ci­pan en el inte­rro­ga­to­rio han ame­na­za­do con dete­ner, tor­tu­rar, vio­lar o matar. Por lo habi­tual las ame­na­zas que nos rela­tan se refie­ren a ame­na­zas con­tra sí mis­mos (la apli­ca­ción de dife­ren­tes méto­dos de tor­tu­ra, ame­na­zas de muer­te…) o con­tra los seres que­ri­dos.
  • 8. AGRESION SEXUAL: Este año hemos com­pro­ba­do por los dife­ren­tes rela­tos que nos han hecho lle­gar las per­so­nas dete­ni­das, que las agre­sio­nes y veja­cio­nes sexua­les han aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, tan­to en el caso de las muje­res como de los hom­bres. Es nor­ma habi­tual que a la per­so­na dete­ni­da se le obli­gue a des­nu­dar­se par­cial o total­men­te y en oca­sio­nes a man­te­ner pos­tu­ras veja­to­rias, y es enton­ces cuan­do se suce­den las ame­na­zas y las veja­cio­nes o humi­lla­cio­nes sexua­les, de tipo oral (ame­na­zas, veja­cio­nes, insul­tos, ame­na­zas de vio­la­ción), median­te la vio­len­cia con­tra los órga­nos sexua­les (median­te gol­pes o la colo­ca­ción de elec­tro­dos), la des­nu­dez obli­ga­to­ria, toca­mien­tos, movi­mien­tos obs­ce­nos con­tra sus cuer­po, lle­gan­do este año a la vio­la­ción en comi­sa­ría por par­te de la Guar­dia Civil median­te la intro­duc­ción de un palo en el ano en el caso de dife­ren­tes hom­bres, e intro­du­cien­do lo que una dete­ni­da cree que era el pene de uno de los tor­tu­ra­do­res en su boca.
  • 9. SIMULACRO DE EJECUCION: Muchas de las per­so­nas dete­ni­das rela­tan que les han ame­na­za­do con matar­les, bien en depen­den­cias poli­cia­les, bien en su tras­la­do hacia ellas. Hay rela­tos que nos hacen cono­cer que en oca­sio­nes esa eje­cu­ción simu­la­da con­sis­te en colo­car­le un arma en la cabe­za, cara etc. y apre­tar el gati­llo. Otras per­so­nas rela­tan que en los tras­la­dos a depen­den­cias poli­cia­les, los agen­tes para­ban el coche obli­gán­do­les a salir de él mien­tras los agen­tes les decían que les daban cier­to espa­cio de tiem­po para que echa­sen a correr, hacien­do cons­tan­tes refe­ren­cias a ciu­da­da­nos vas­cos que han sido encon­tra­dos muer­tos en el mon­te en extra­ñas cir­cuns­tan­cias.
  • 10. POLICIA BUENO POLICÍA MALO: Esta téc­ni­ca es muy uti­li­za­da por los dis­tin­tos cuer­pos poli­cia­les, que logran la des­orien­ta­ción com­ple­ta de la per­so­nas dete­ni­das, al hacer­les pasar de un esta­do de aler­ta en un esta­dio de bru­ta­li­dad infi­ni­ta a un esta­do de semi-tran­qui­li­dad con algún otro agen­te «ama­ble».
  • 11. CONSTANTES INTERROGATORIOS: Las per­so­nas dete­ni­das nos rela­tan que los inte­rro­ga­to­rios que sufren son cons­ta­tes, sin tener tiem­po ape­nas para des­can­sar o dor­mir.
  • 12. OBLIGACIÓN DE OÍR LOS GRITOS DE OTRAS PERSONAS QUE ESTÁN TAMBIÉN DETENIDAS Y/​O FAMILIARES O AMIGOS: En más de un rela­to hemos encon­tra­do que las per­so­nas que han per­ma­ne­ci­do dete­ni­das nos dicen que han oído los gri­tos de dolor y sufri­mien­to, y el llan­to de otras per­so­nas que se encon­tra­ban tam­bién inco­mu­ni­ca­das. Y en el caso de los dete­ni­dos por la Ertzain­tza nos han rela­ta­do que oían las voces de sus seres que­ri­dos, como si se encon­tra­sen en depen­den­cias poli­cia­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *