Gol­pe en Ecua­dor – Decla­ra­ción de Socia­lis­mo o Bar­ba­rie

En horas de la maña­na de hoy, Lati­noa­mé­ri­ca fue sor­pren­di­da por un nue­vo inten­to de gol­pe de esta­do, esta vez en el Ecua­dor. Con el ante­ce­den­te toda­vía fres­co del gol­pe en el her­mano país de Hon­du­ras el 28 de junio del año pasa­do, el levan­ta­mien­to de fuer­zas de segu­ri­dad en Ecua­dor debe ser res­pon­di­do de mane­ra inme­dia­ta e impla­ca­ble.

La cir­cuns­tan­cia es que al menos par­te de la poli­cía ecua­to­ria­na se insu­bor­di­nó hoy, con una excu­sa banal alre­de­dor de una serie de pun­tos rei­vin­di­ca­ti­vos. Pero a esta altu­ra ya es evi­den­te que la situa­ción va mucho más lejos de una mera “pro­tes­ta “gre­mial”. Si bien el emba­ja­dor ecua­to­riano en la Argen­ti­na aca­ba de decla­rar que el pre­si­den­te Correa ten­dría “el con­trol de la situa­ción”… todas las cir­cuns­tan­cias que rodean al even­to hacen dudar com­ple­ta­men­te de esto. A decir ver­dad, en estos momen­tos, no se sabe real­men­te quien tie­ne el con­trol del país.

Las Fuer­zas Arma­das fue­ron lla­ma­das por el pro­pio Correa a “tomar el con­trol de las calles”. Los altos man­dos dicen “res­pon­der” a Correa… pero la reali­dad es que entre los man­dos medios cun­de un espí­ri­tu gol­pis­ta. Lo más pro­ba­ble es que muchos mili­ta­res estén jugan­do al gol­pis­mo, aun­que toda­vía espe­ran­do a ver cómo se des­en­vuel­ven los acon­te­ci­mien­tos antes de dar pasos más explí­ci­tos.

Por su par­te, el prin­ci­pal diri­gen­te opo­si­tor ecua­to­riano, Lucio Gutié­rrez, ex gol­pis­ta y ex pre­si­den­te del her­mano país y actual­men­te férreo rival de Correa, lla­mó casi abier­ta­men­te a que “se vaya del gobierno”. Correa es una figu­ra de dere­cha, muy vis­to ade­más en EEUU. Es decir, todo hace supo­ner que al menos par­te de la opo­si­ción patro­nal está detrás de esto o ve con sim­pa­tía la inten­to­na gol­pis­ta.

Lo mis­mo se pue­de decir del gobierno de Barack Oba­ma. Pasa­das lar­gas horas de la rebe­lión poli­cial y ante una situa­ción de casi evi­den­te gol­pe de esta­do, el gobierno de Oba­ma no ha saca­do has­ta el momen­to una sola decla­ra­ción de cla­ra repu­dio al res­pec­to. La reali­dad es que lue­go de su actua­ción en Hon­du­ras, y tras la piel de cor­de­ro del carác­ter afro­des­cen­dien­te del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, todo indi­ca que su gobierno es cóm­pli­ce de la inten­to­na gol­pis­ta o, al menos, la ve con sim­pa­tía.

Es que la polí­ti­ca de Oba­ma para la región no ha sido menos reac­cio­na­ria que la de su pre­de­ce­sor Bush. De la mano de Hillary Clin­ton, la polí­ti­ca lati­no­ame­ri­ca­na del gobierno demó­cra­ta no se ha des­mar­ca­do en nada de sus pre­de­ce­so­res repu­bli­ca­nos. Su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción para la región es cómo barren el pro­fun­do pro­ce­so de rebe­lión popu­lar­que ya lle­va una déca­da, y cómo se van sacan­do de enci­ma gobier­nos “moles­tos”. Estos gobier­nos, sin dejar de ser capi­ta­lis­tas –como los de Chá­vez, Evo Mora­les o el mis­mo Correa– no siguen los dic­ta­dos del amo del nor­te a pié jun­ti­llas, como ha sido la tra­di­ción en la región.

Por su par­te, el gobierno de Cris­ti­na Kirch­ner ha con­vo­ca­do a una reu­nión de la Una­sur en la Argen­ti­na, ante los acon­te­ci­mien­tos ecua­to­ria­nos. La OEA, Una­sur, Chá­vez, Mora­les, Kirch­ner y otras ins­ti­tu­cio­nes, pre­si­den­tes o polí­ti­cos de impor­tan­cia de la región han sali­do a hacer decla­ra­cio­nes de repu­dio a la inten­to­na gol­pis­ta. ¡Pero con lágri­mas de coco­dri­lo no alcan­za para parar a los gol­pis­tas!

Esto ya se pudo com­pro­bar hace un año atrás res­pec­to a Hon­du­ras. Ver­gon­zo­sa­men­te, a pesar de todas sus pala­bras –y tam­bién manio­bras tram­po­sas, como apo­yar una nego­cia­ción con el gobierno gori­la de Miche­le­ti que sólo sir­vió para for­ta­le­cer y legi­ti­mar a este– impu­sie­ron en gran medi­da sus pla­nes. Hoy siguen gober­nan­do de la mano de Por­fi­rio Pepe Lobo, “ele­gi­do” en una frau­du­len­ta elec­ción a fina­les de noviem­bre.

Así las cosas, todos los ante­ce­den­tes recien­tes –y tam­bién his­tó­ri­cos- ates­ti­guan que, en reali­dad, en lo úni­co que se pue­de con­fiar es en la movi­li­za­ción masi­va de los explo­ta­dos y opri­mi­dos.

Esto es lo que ya esta comen­zan­do a ocu­rrir en Ecua­dor, don­de pare­ce habe­rex­pre­sio­nes embrio­na­rias de rebe­lión popu­lar con­tra los gol­pis­tas. Inclu­so a estas mis­mas horas, una movi­li­za­ción está acer­cán­do­se al hos­pi­tal poli­cial don­de se encuen­tra “rete­ni­do” Correa para libe­rar­lo. La res­pues­ta que están encon­tran­do son la repre­sión, las balas y los gases de una poli­cía que pare­ce actuar con la com­pli­ci­dad de las FFFA…

Esto mues­tra, una vez más, la dura reali­dad de la lucha de cla­ses. Se pue­den ver­ter ríos de lágri­mas y decla­ra­cio­nes, pero que lo hace fal­ta de los pre­si­den­tes de la UNASUR, y de todos los diri­gen­tes polí­ti­cos y sin­di­ca­les que se con­si­de­ren demo­crá­ti­cos, no son pala­bras de oca­sión sino que lla­men a la más amplia movi­li­za­ción con­ti­nen­tal con­tra el gol­pis­mo (cosa que ver­gon­zo­sa­men­te no hicie­ron con­tra el gol­pe hon­du­re­ño).

Lamen­ta­ble­men­te, este puro “pala­bre­río” es un típi­co ras­go de los gobier­nos “pro­gre­sis­tas”, como los que hay hoy en Lati­noa­mé­ri­ca. Se lle­nan de pala­bras la boca… pero no lla­man nun­ca a las masas popu­la­res a las calles, ni toman nin­gu­na medi­da prác­ti­ca con­tra los gol­pis­tas.

Lo mis­mo cabe para las cen­tra­les sin­di­ca­les auto­pro­cla­ma­das “pro­gre­sis­tas” del con­ti­nen­te. En oca­sión del gol­pe hon­du­re­ño, tam­po­co fue­ron capa­ces de lla­mar a medi­das de fuer­za o paros gene­ra­les como corres­pon­día para derro­ta a los gol­pis­tas.

Lejos de depo­si­tar nin­gu­na con­fian­za en estos gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes, deci­mos que el camino para derro­tar el gol­pe en Ecua­dor pasa por apo­yar incon­di­cio­nal­men­te la inci­pien­te rebe­lión popu­lar que ya se está ponien­do en mar­cha en el her­mano país. Al mis­mo tiem­po, hay que meter pre­sión des­de aba­jo a los Chá­vez, Mora­les, los Kirch­ner y Cía., y los diri­gen­tes polí­ti­cos y sin­di­ca­les que digan estar con­tra el gol­pe, exi­gién­do­les con­vo­car a medi­das de movi­li­za­ción efec­ti­vas.

¡Otra Hon­du­ras no! ¡No se pue­de dejar pasar al gol­pis­mo!

• ¡Viva la inci­pien­te rebe­lión popu­lar anti­gol­pis­ta en Ecua­dor!

• ¡Nin­gu­na con­fian­za en orga­nis­mos como la OEA y la UNASUR, ni en los pre­si­den­tes “pro­gre­sis­tas” de la región! ¡Si real­men­te están con­tra el gol­pis­mo, que con­vo­quen a una movi­li­za­ción de masas con­ti­nen­tal! ¡Que en Ecua­dor se con­vo­que a un paro gene­ral por tie­ne inde­ter­mi­na­do has­ta derro­tar a los gol­pis­tas!

Corrien­te Socia­lis­mo o Bar­ba­rie Inter­na­cio­nal
Jue­ves 30 de sep­tiem­bre del 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *