Cam­po abier­to a la acu­mu­la­ción de fuer­zas inde­pen­den­tis­tas- Iña­ki Irion­do

Una sema­na des­pués de que ETA difun­die­ra al mun­do su deci­sión de no rea­li­zar accio­nes arma­das empie­zan a aflo­rar indi­cios de por dón­de pue­den dis­cu­rrir las cosas en los pró­xi­mos tiem­pos, y lo que se ve no con­cuer­da o con­cuer­da poco con las lec­tu­ras que se pre­ten­den impo­ner des­de las fuer­zas impe­ran­tes en el Esta­do.

ETA anun­cia que ha sus­pen­di­do sus aten­ta­dos y los gobier­nos de Lakua y Madrid con­tes­tan impo­nien­do la prohi­bi­ción de mani­fes­ta­cio­nes que rei­vin­di­can el res­pe­to a todos los dere­chos, el pri- mero de la lis­ta el «dere­cho a la vida». Pare­ce el mun­do al revés. Es Espa­ña.

El dato no hace sino evi­den­ciar lo lar­go y tor­tuo­so que será el pro­ce­so has­ta la con­se­cu­ción de un mar­co demo­crá­ti­co. Y fren­te a los que a las pri­me­ras de cam­bio ya plan­tean res­pues­tas hor­mo­na­les, que­da cla­ra la nece­si­dad de agu­di­zar la pacien­cia, el inge­nio y la suma de volun­ta­des. Esta no es una cues­tión de cojo­nes, sino de alcan­zar el obje­ti­vo.

Para quien toda­vía no lo ten­ga cla­ro, lo dijo la izquier­da aber­tza­le el mar­tes: «Nadie ni nada nos va a sacar del carril». Si el Esta­do espa­ñol se empe­ci­na en los obs­tácu­los, la insis­ten­cia popu­lar, por vías polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas, los aca­ba­rá superan­do o sor­tean­do.

Con el anun­cio el domin­go de que «hace ya algu­nos meses tomó la deci­sión de no lle­var a cabo acio­nes arma­das ofen­si­vas», ETA abrió la puer­ta de un camino que no tie­ne mar­cha atrás. El empe­ño del Gobierno espa­ñol ha sido el ven­der la deci­sión de la orga­ni­za­ción arma­da como fru­to de su debi­li­dad y ago­ta­mien­to. Una inter­pre­ta­ción que con­tras­ta con dos infor­ma­cio­nes ‑basa­das ambas en «fuen­tes de la lucha anti­te­rro­ris­ta»- que el mar­tes publi­ca­ban los dia­rios del gru­po Vocen­to. «El Correo» titu­la­ba con estré­pi­to su pri­me­ra pági­na dicien­do que «Fran­cia advier­te que ETA está “forra­da de pas­ta”». «La Rio­ja» ele­gía otra noti­cia que tam­bién figu­ra­ba en el res­to de perió­di­cos del gru­po según la cual el Minis­te­rio del Inte­rior apun­ta que la orga­ni­za­ción arma­da cuen­ta con al menos cua­tro coman­dos de los que care­ce de pis­tas, entre ellos el que des­tru­yó el cuar­tel de la Guar­dia Civil en Bur­gos y el que ata­có en la isla de Mallor­ca.

Con­tan­do con dine­ro y mili­tan­tes acti­vos, y por muchas deten­cio­nes que se hayan pro­du­ci­do, es difí­cil pen­sar que ETA toma­ra una deci­sión de este cali­bre e hicie­ra el anun­cio por debi­li­dad. Si así fue­ra, hubie­ra opta­do por gotear aten­ta­dos de poca enver­ga­du­ra y esca­so ries­go para ganar tiem­po.

La de ETA es una actua­ción polí­ti­ca que se encua­dra en la deci­sión estra­té­gi­ca adop­ta­da por la izquier­da aber­tza­le dura­ran­te el deba­te cele­bra­do el pasa­do oto­ño e invierno, en el que optó por la acu­mu­la­ción de fuer­zas y el uso de las vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas para con­se­guir sus obje­ti­vos polí­ti­cos. Y en la que se deter­mi­nó, ade­más, que corres­pon­de a la for­ma­ción polí­ti­ca, «sea cual sea su nom­bre y estruc­tu­ra legal, ser la refe­ren­cia de todos los inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas de Eus­kal Herria en la prác­ti­ca polí­ti­ca, de masas, ideo­ló­gi­ca e ins­ti­tu­cio­nal a desa­rro­llar en el pro­ce­so demo­crá­ti­co».

Es cier­to que la fór­mu­la uti­li­za­da por ETA en el vídeo remi­ti­do a la BBC y a GARA para dar cuen­ta de su sus­pen­sión de aten­ta­dos resul­ta cho­can­te en com­pa­ra­ción con las uti­li­za­das his­tó­ri­ca­men­te para anun­ciar este tipo de deci­sio­nes de hon­do cala­do. En cual­quier caso, tam­bién es cier­to que es la pri­me­ra vez que decla­ra un alto el fue­go de for­ma uni­la­te­ral e incon­di­cio­nal.

Se han hecho mul­ti­tud de aná­li­sis sobre el comu­ni­ca­do. Ha habi­do inclu­so quien des­de las pági­nas de «El País», con el fir­me pro­pó­si­to de no entrar en el fon­do del asun­to («a más cómo, menos por qué») se ha entre­te­ni­do advir­tien­do del empleo del sub­jun­ti­vo y el uso repe­ti­do de gerun­dios. Sin embar­go, no es fácil encon­trar en la his­to­ria de ETA un comu­ni­ca­do que requie­ra menos aná­li­sis semióti­cos que éste.

Ya está… El paso que se le pedía está dado. Es un paso toda­vía des­nu­do que en el futu­ro habrán de ves­tir. Pero es «el paso» por­que no cabe mar­cha atrás. No, al menos, den­tro de la estra­te­gia adop­ta­da mayo­ri­ta­ria­men­te por la izquier­da aber­tza­le y que, como expli­có Rufi Etxe­be­rria, es un man­da­to para todas las orga­ni­za­cio­nes que se encua­dren en su seno.

Por lo tan­to, los tér­mi­nos emplea­dos por ETA para dar cuen­ta de su deci­sión son ya lo de menos. Pocas veces se ha dicho tan­to en ape­nas una fra­se. Por­que lo fun­da­men­tal es la apues­ta de la izquier­da aber­tza­le, y ésa es irre­ver­si­ble.

Jun­to a la idea de la debi­li­dad de ETA, des­de deter­mi­na­das ins­tan­cias se ha inten­ta­do ven­der la fal­ta de reper­cu­sión del anun­cio de sus­pen­sión de accio­nes arma­das. Tal afir­ma­ción con­tras­ta, en pri­mer lugar, con la infi­ni­dad de pági­nas que los mis­mos perió­di­cos dedi­ca­ban a hablar y ana­li­zar un comu­ni­ca­do que decían no tenía nada nue­vo o resul­ta­ba insu­fi­cien­te.

Pero, pro­ba­ble­men­te, lo más dolo­ro­so y des­con­cer­tan­te para la estra­te­gia del Gobierno espa­ñol haya sido el eco que el anun­cio de ETA ha teni­do en influ­yen­tes medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les. La noche del vier­nes, la cade­na de tele­vi­sión euro­pea, Euro­news, emi­tió una entre­vis­ta con el media­dor suda­fri­cano Brian Currin. Un hom­bre deter­mi­nan­te en este pro­ce­so. Y en la pren­sa des­ta­ca que «The New York Times», «Finan­cial Times», «Le Mon­de», «The Inde­pen­dent» y «The Eco­no­mist» han publi­ca­do tra­ba­jos sobre la mate­ria. Pese a enten­der el escep­ti­cis­mo con el que se ha podi­do tomar la noti­cia, son muchos los que reco­mien­dan al Gobierno espa­ñol que haga una ges­tión inte­li­gen­te de la opor­tu­ni­dad que se le ha pre­sen­ta­do.

Fue «Finan­cial Times» el pri­me­ro en pro­nun­ciar­se y qui­zá el más cla­ro en hablar, al apos­tar por la lega­li­za­ción de una for­ma­ción de la izquier­da aber­tza­le y el acer­ca­mien­to de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos a sus hoga­res. Y «The Inde­pen­dent» acon­se­ja­ba al Gobierno espa­ñol que toma­ra lec­cio­nes de lo acon­te­ci­do en el nor­te de Irlan­da.

Una com­pa­ra­ción que el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, dejó muy cla­ro que detes­ta­ba, en una recien­te entre­vis­ta en Radio Eus­ka­di.

En esa mis­ma entre­vis­ta, Rubal­ca­ba des­ve­ló que su prác­ti­ca la desa­rro­lla «de común acuer­do» con el PNV y va bien. Has­ta el momen­to, Iñi­go Urku­llu no le ha des­men­ti­do. El eje de esta decla­ra­ción no es que unos y otros hablen o inclu­so que entien­dan. Dado que la estra­te­gia del Gobierno espa­ñol en la lucha con­tra ETA y la izquier­da aber­tza­le está basa­da en bue­na medi­da en la con­cul­ca­ción de dere­chos bási­cos, lo deter­mi­nan­te de estas pala­bras es que el minis­tro de Inte­rior ha dado a cono­cer que la lle­va a cabo «de común acuer­do» con el PNV.

Los últi­mos hechos invi­tan, ade­más, a creer ‑al menos esta vez- las pala­bras de Rubal­ca­ba. Si el pasa­do jue­ves se hubie­ra que­ma­do un con­te­ne­dor en algún pun­to de Eus­kal Herria, el PNV no hubie­ra tar­da­do en reac­cio­nar. Sin embar­go, la Audien­cia Nacio­nal prohi­bió que miles de ciu­da­da­nos pudie­ran salir a la calle a deman­dar dere­chos, y los jel­tza­les no dije­ron ni pala­bra. Hubo que espe­rar al vier­nes para que en una entre­vis­ta y a pre­gun­tas del perio­dis­ta, el pre­si­den­te del EBB defen­die­ra el dere­cho de mani­fes­ta- ción (una refe­ren­cia, por cier­to, que no figu­ra en la rese­ña de la entre­vis­ta que el PNV inclu­yó en su pági­na web), y tuvo que lle­gar el sába­do para que admi­tie­ra que la prohi­bi­ción supo­ne toda una pro­vo­ca­ción.

El Gobierno espa­ñol, por su par­te, da la impre­sión de sen­tir­se muy incó­mo­do con el esce­na­rio abier­to el domin­go y se encuen­tra a la defen­si­va. Sus decla­ra­cio­nes con­tun­den­tes o la exi­gen­cia de prohi­bir mani­fes­ta­cio­nes son un ejer­ci­cio inú­til, pues pasó el tiem­po en el que sus exhi­bi­cio­nes de dure­za (o incons­cien­cia) pudie­ran for­zar una sen­sa­ción de des­es­ti­mien­to en el inde­pen­den­tis­mo.

Es pro­ba­ble que el Eje­cu­ti­vo de Zapa­te­ro nece­si­te tiem­po y supe­rar otras urgen­cias acu­cian­tes, como la de los pre­su­pues­tos, para afron­tar de cara la nue­va situa­ción. Pero no cabe olvi­dar que los movi­mien­tos que se le piden, aho­ra tam­bién des­de fue­ra de las fron­te­ras de Eus­kal Herria, no son una exi­gen­cia de ETA o una con­di­ción para man­te­ner el alto el fue­go; son ape­nas el cum­pli­mien­to de unos míni­mos en mate­ria de dere­chos, liber­ta­des y garan­tías demo­crá­ti­cas.

Se ha inau­gu­ra­do un nue­vo tiem­po en Eus­kal Herria y se ha abier­to el cam­po a la acu­mu­la­ción de fuer­zas inde­pen­den­tis­tas y de izquier­da. Eus­ko Alkar­ta­su­na y la izquier­da aber­tza­le ya han avan­za­do un tre­cho con su acuer­do estra­té­gi­co. Lo más efi­caz es que se logren con­sen­sos con otras for­ma­cio­nes y agen­tes.

Evi­den­te­men­te, cada cual es muy libre de dise­ñar sus tác­ti­cas y sus estra­te­gias, aun­que para que pue­dan mate­ria­li­zar­se deben ser acor­des a su peso espe­cí­fi­co actual y al que se le pue­de pre­ver en el futu­ro. Nadie es impres­cin­di­ble y, por lo tan­to, nadie está en con­di­cio­nes de poner con­di­cio­nes exor­bi­ta­das. Y algu­nos menos que otros. Por­que el bar­co ha zar­pa­do y la nave va.

A todos aque­llos que digan que el anun­cio de ETA del pasa­do domin­go es «más de lo mis­mo», que no hay cam­bios en el pano­ra­ma polí­ti­co vas­co: que San­ta Lucía les con­ser­ve la vis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *