[Fotos] Pro­vo­ca­do­ras manio­bras del ejér­ci­to espa­ñol en Biz­kaia

La sol­da­des­ca espa­ño­la ha pro­ta­gop­ni­za­do lo que en su jer­ga es cono­ci­do como una «patea­da de un día» entre las loca­li­da­des de Mar­ki­na-Xemein y el tér­mino de Amo­re­bie­ta-Etxano.

La pre­sen­cia de los arma­dos alar­mó a la pobla­ción de luga­res como Boli­bar, Garai o Aba­di­ño.
Alcal­des de muni­ci­pio de las comar­cas de Duran­gal­dea y Lea Arti­bai afir­man que ni el Gobierno mili­tar ni nin­gún esta­men­to civil ha noti­fi­ca­do de for­ma pre­via la pre­sen­cia de los jóve­nes que iban a pie en gru­pos de dos, tres o cua­tro sol­da­dos y que tie­nen su base «en Bil­bo

Los veci­nos les veían como «una pro­vo­ca­ción», «crea­do­res de alar­mas inne­ce­sa­rias», valo­ra­ban e, inclu­so, un hom­bre en el barrio iurre­ta­rra de San Juan de Momoi­tio iro­ni­zó con que «esta­mos en una supues­ta tre­gua, por lo que nadie se debe asus­tar, ¿no?», se reía al paso de dos jóve­nes uni­for­ma­dos. En el cen­tro de Garai una mujer y un matri­mo­nio denun­cia­ba la entra­da del Ejér­ci­to en el pue­blo y la pre­sen­cia de, al menos, dos jeeps. «Nos hemos asus­ta­do. ¿Por qué tie­nen que pasar dos cha­va­les con metra­lle­tas por mi casa?

Alcal­des de Amo­re­bie­ta-Etxano, Iurre­ta, Malla­bia o Aba­di­ño tam­bién cri­ti­ca­ron el paso de los mili­ta­res. El man­da­ta­rio zor­notza­rra, David Latxa­ga, fue con­tun­den­te, como ya lo fue años atrás cuan­do hubo unas «manio­bras mili­ta­res o para­mi­li­ta­res más fuer­tes». Latxa­ga manio­bra con la pala­bra en dos direc­cio­nes: Como pri­me­ra «varia­ble» a des­pe­jar, esti­ma que «no se sabe cuál es la misión del Ejér­ci­to en nues­tras tie­rras vas­cas. ¡Que se acla­re!». La segun­da reali­dad es que «al mar­gen de que no son bien­ve­ni­dos, que ten­gan la defe­ren­cia de infor­mar para que avi­se­mos a nues­tra pobla­ción. Pero demues­tran un défi­cit de infor­ma­ción y trans­pa­ren­cia», valo­ró.

El alcal­de de Iurre­ta, , lamen­tó que no se noti­fi­ca­ra el paso de mili­ta­res arma­dos. «¿Qué pue­des pen­sar si de pron­to te encuen­tras de fren­te con mili­ta­res y con armas? Te pegas un sus­to de mucho cui­da­do», ana­li­zó.

El pri­mer edil esti­ma «lógi­co» que se noti­fi­que con tiem­po «para avi­sar a la pobla­ción, para evi­tar la alar­ma que crean». Su homó­lo­go en Aba­di­ño, del Gru­po Inde­pen­dien­te, José Luis Nava­rro fue uno de quie­nes se topa­ron de bru­ces con los sol­da­dos de prác­ti­cas. «Había cua­tro en la roton­da de Eros­ki y, en serio, había pen­sa­do que esta­ban dis­fra­za­dos…» Al cer­cio­rar­se de que eran uni­for­mes reales reac­cio­nó pen­san­do que «siem­pre que está el Ejér­ci­to en la calle alte­ra lige­ra­men­te a la ciu­da­da­nía, siem­pre, en esos casos, se debe infor­mar a los Ayun­ta­mien­tos».

Nava­rro des­cri­bió a «cua­tro» mili­ta­res que esta­ban «equi­pa­dos has­ta la médu­la».

Mien­tras que para la ciu­da­da­nía supo­nían «una pro­vo­ca­ción», para los sol­da­dos era un día más de «patea­da», casi un jue­go de bús­que­da del teso­ro que unas manio­bras férreas al uso. Eso sí, por­tan­do armas y cam­pan­do a sus anchas.

Este tipo de pro­vio­ca­cio­nes por par­te del ejer­ci­to espa­ñol en Eus­kal Herria, es ya dema­sia­do fre­cuen­te. Hay que recor­dar, hace unos meses cuan­do subie­ron al Gor­bea y en la cruz de la cum­bre colo­ca­ron una enor­me ban­de­ra espa­ño­la y pro­vo­ca­ron a las per­so­nas que ahí esta­ban.

Son pre­ci­sa­men­te este tipo de com­por­ta­mien­tos, asi como la mis­ma esen­cia del ejer­ci­to espa­ñol, lo que hace que la inmen­sa mayo­ría de las gen­tes de Eus­kal Herria este “has­ta el moño” de ellos y mues­tre de dife­ren­tes mane­ras su recha­zo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *