Sue­na el irrin­tzi intré­pi­do- Oier Azka­rra­ga

Muchas cosas han pasa­do des­de que a prin­ci­pios del cur­so pasa­do los mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas empe­zá­se­mos con un pro­ce­so que se con­vir­tió en impa­ra­ble. No todas han sido bue­nas y nos hemos encon­tra­do que entre asam­blea y asam­blea se lle­va­ron a muchos de nues­tros mejo­res com­pa­ñe­ros y ami­gos en las múl­ti­ples reda­das efec­tua­das con inten­ción de tor­pe­dear el pro­ce­so ini­cia­do.

Noso­tros aun así nos hemos man­te­ni­do fir­mes, hemos mira­do al enemi­go a la cara y hemos vis­to el mie­do en sus ojos. El enemi­go tie­ne mie­do de las armas que uti­li­za­mos, armas que son la pala­bra y la unión de fuer­zas.

Y por ese mie­do y ese ner­vio­sis­mo que tie­nen han dete­ni­do, tor­tu­ra­do e inclu­so ase­si­na­do mili­tan­tes. La macro reda­da con­tra la juven­tud inde­pen­den­tis­ta y con­tra abo­ga­dos, la deten­ción entre otros de Rafa Diez y Arnal­do Ote­gi, el ase­si­na­to de Jon Anza, los epi­so­dios de gue­rra sucia, las tor­tu­ras en comi­sa­ría, la inco­mu­ni­ca­ción, los macro jui­cios con­tra Egun­ka­ria y Udal­bil­tza… son cla­ras mues­tras de con que car­tas jue­gan los esta­dos.

Mien­tras tan­to, miles de per­so­nas nos hemos mani­fes­ta­do con­tra la repre­sión, con­tra la gue­rra sucia, nos jun­ta­mos en Duran­go en una demos­tra­ción de la fuer­za que tene­mos los jóve­nes, reco­rri­mos miles de Kiló­me­tros para mani­fes­tar­nos en Bru­se­las, lle­na­mos de gen­te Irun el día del Abe­rri Egu­na… No hemos deja­do a nues­tros fami­lia­res y ami­gas pre­sas ni un solo momen­to solas, ni ellos han deja­do de luchar ni un solo ins­tan­te. Hemos hecho tra­ba­jo en silen­cio y como hor­mi­gas hemos lle­ga­do a cons­truir un gran muro ideo­ló­gi­co.

Aho­ra reci­bi­mos con ale­gría la decla­ra­ción que la orga­ni­za­ción arma­da ETA ha hecho públi­ca rati­fi­cán­do­se en lo que los inde­pen­den­tis­tas hemos deci­di­do, es hora de sumar fuer­zas y de ganar la meta de la inde­pen­den­cia. El camino empren­di­do duran­te estos últi­mos 50 años de lucha es un cúmu­lo de apren­di­za­je para saber como debe­mos actuar aho­ra. Sabe­mos que el camino ha sido duro y que en el futu­ro segui­rá sien­do duro. No con­fia­mos ni en lo más míni­mo en el enemi­go y sabe­mos como bien ha dicho el Con­se­je­ro de Gue­rra Rudolf Ares, que ellos no están en tre­gua. Segui­rán como has­ta aho­ra, nos deten­drán y tor­tu­ra­ran por­que son los úni­cos méto­dos que cono­cen, que­ma­ran con­te­ne­do­res en las ace­ras. Y harán todo lo que este en sus manos para tor­pe­dear este nue­vo pro­ce­so.

Se equi­vo­can una vez mas, como lle­van 500 años equi­vo­cán­do­se si creen que es posi­ble doble­gar median­te la fuer­za de las armas al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Eus­kal Herria ha habla­do, es la hora de la solu­ción, pero el comu­ni­ca­do de hoy no es ni mucho menos la solu­ción del con­flic­to. El comu­ni­ca­do que hoy se ha hecho públi­co no es ni mucho menos el final de nada. Esto es el prin­ci­pio de una nue­va era, de una era de lucha como lo ha sido has­ta hoy. El pue­blo de Eus­kal Herria ha de salir una vez mas a la calle a revin­di­car lo que nos corres­pon­de. Nece­si­ta­mos unos míni­mos demo­crá­ti­cos, nece­si­ta­mos saber que en el futu­ro no va a haber pre­sos de con­cien­cia. Nece­si­ta­mos saber que sus sabue­sos no nos van a venir a bus­car cual­quier noche de estas. Nece­si­ta­mos la lega­li­za­ción de todas las orga­ni­za­cio­nes ile­ga­li­za­das, el acer­ca­mien­to de pre­sos, nece­si­ta­mos saber que todos los pro­yec­tos no son solo defen­di­bles si no que van a ser mate­ria­li­za­bles…

En estos últi­mos 50 años que Eus­kal Herria ha esta­do luchan­do por un país libre y jus­to, hemos deja­do a mucha gen­te por el camino, dema­sia­da, en ambos ban­dos, muchos de nues­tros com­pa­ñe­ros más que­ri­dos no van a ver una Eus­kal Herria libre y socia­lis­ta. Pero noso­tros tene­mos que tra­ba­jar por ella, pri­me­ro por­que nos la mere­ce­mos, segun­do por­que los siguien­tes se mere­cen vivir en paz y jus­ti­cia, pero sobre­to­do por­que es hora de aca­bar con el sufri­mien­to y poder decir que por todos aque­llos que han dado la vida por este país, maña­na Eus­kal Herria podrá deci­dir libre y demo­crá­ti­ca­men­te lo que quie­re ser.

Tene­mos muchos pasos por dar toda­vía, pero el pri­me­ro lo dare­mos este sába­do en Bil­bo, cuan­do miles de vas­cos reco­rra­mos las calles exi­gien­do, todos los dere­chos para todas las per­so­nas en toda Eus­kal Herria.

Ani­mo pues, a luchar, que la vic­to­ria nues­tra será, Gora Eus­kal Herria Aska­tu­ta!

Oier Azka­rra­ga Gra­ja­les, mili­tan­te inde­pen­den­tis­ta y miem­bro del gru­po infor­ma­ti­vo www​.zuial​de​.tk Herri Infor­ma­zioa

http://​www​.zuial​de​.tk

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *