«Fum­bol» y clu­bes en bra­gas (I) – Jon Odrio­zo­la

O en pelo­tas. Muchos clu­bes de Pri­me­ra y de Segun­da Divi­sión no es ya que com­pren par­ti­dos o sobor­nen a árbi­tros y juga­do­res ‑el últi­mo caso es el Hércules‑, que esto ha pasa­do siem­pre con el céle­bre «hom­bre del male­tín» o, como nos con­ta­ra en Bara­ka Euse­bio Ríos, años ha, apa­re­cie­ra en la gabe­ta del ves­tua­rio del tren­ci­lla de turno del Beni­to Villa­ma­rín béti­co un insi­nuan­te pelu­co de oro antes de sal­tar los gla­dia­do­res al pas­to. Puri­ti­ta suti­le­za moris­ca y ele­gan­te. Al Mallor­ca le han impe­di­do jugar el cara­me­lo de la Cham­pions por insol­ven­te; pero es que, legal­men­te, debe­ría estar des­apa­re­ci­do, al igual que, por ejem­plo, el Valen­cia o el Depor­ti­vo, como en su día pasó con los modes­tos Bur­gos, Alme­ría o Logro­ñés. El actual pre­si­den­te de Osa­su­na, Izco, ya pre­di­jo que el fút­bol cami­na hacia el desas­tre finan­cie­ro. A su ante­ce­sor opus­deís­ta, Ezcu­rra, le toma­ban el pelo ¡por pre­sen­tar balan­ces posi­ti­vos y lim­pios! Ocu­rre que pue­de que no haya pan, pero el cir­co debe con­ti­nuar. El buen afi­cio­na­do tal vez recuer­de las masi­vas mani­fes­ta­cio­nes que hubo en Vigo y en Sevi­lla cuan­do estos clubs «téc­ni­ca­men­te» des­cen­die­ron a Segun­da por moro­sos. Fue tal la demos­tra­ción popu­lar que la Fede­ra­ción Espa­ño­la no tuvo más reme­dio que aumen­tar en dos equi­pos más la Liga espa­ño­la para evi­tar que baja­ran y dar paso a los que habían subi­do de Segun­da.

La insol­ven­cia (fal­ta de liqui­dez para hacer fren­te a sus deu­das más inme­dia­tas) es lo que carac­te­ri­za a la mayo­ría de los clu­bes rozan­do la quie­bra téc­ni­ca (la suma de todas sus obli­ga­cio­nes a pagar ‑pasi­vo- es mayor que la de todos sus dere­chos o acti­vos). El prin­ci­pal acree­dor es Hacien­da (los clubs son socie­da­des anó­ni­mas y, por tan­to, tie­nen que pre­sen­tar como cual­quier empre­sa sus liqui­da­cio­nes de IVA e impues­to de socie­da­des). Estos clu­bes de Pri­me­ra y Segun­da ‑no todos- adeu­dan a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, en 2009, 627 millo­nes de euros, a lo que hay que agre­gar lo que se adeu­da a la Segu­ri­dad Social (nómi­nas de todos los emplea­dos del club, inclui­dos los juga­do­res). Suce­de que la cifra real se des­co­no­ce, pues los Gobier­nos la con­si­de­ran de «carác­ter reser­va­do», o sea, como si fue­ra top secret mili­tar. Que es como decir que, en efec­to, los clu­bes defrau­dan a las arcas públi­cas, pero más vale eso que «des­en­can­tar» a la ple­be con el bál­sa­mo de Fie­ra­brás, que es el jugue­te del carru­sel depor­ti­vo domin­gue­ro y, de paso, subli­mar frus­tra­cio­nes y ali­men­tar pasio­nes.

Aho­ra, con la cri­sis, los clu­bes soli­ci­tan cré­di­tos a los ban­cos, para sub­ve­nir deu­das, que no son con­ce­di­dos, pues entre man­gan­tes y mani­rro­tos no se fían (sal­vo con Flo­ren­tino). Inven­ta­ron la Ley de Socie­da­des Anó­ni­mas Depor­ti­vas a prin­ci­pios de los 90 para par­tir de cero gene­ran­do recur­sos pro­pios pero, como siem­pre, y usan­do los pin­gües con­tra­tos de tele­vi­sión, gas­tan más que ingre­san. Son como niños. Son máqui­nas de gene­rar deu­das. Debe­rían estar en la cár­cel por frau­des fis­ca­les (los niños no, tan cabrón no soy). Lue­go vino la Ley Con­cur­sal (eufe­mis­mo de la sus­pen­sión de pagos), pero lo dejo aquí por­que, ottia, «baca­lao» del Ath­le­tic. Con­ti­nua­rá…

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *