India: Cami­nan­do con los cama­ra­das (I) – La Hai­ne

Una escue­ta nota, escri­ta a máqui­na, se des­li­zó bajo mi puer­ta en un sobre cerra­do con­fir­man­do mi cita con la más gra­ve ame­na­za para la segu­ri­dad inter­na de India. Lle­va­ba meses espe­ran­do saber de ellos. Tenía que estar en el man­dir [tem­plo] Ma San­tesh­wa­ri en Dan­te­wa­ra, Chhat­tis­garh, en cual­quie­ra de cua­tro citas para las que me daban dos días. Eso sig­ni­fi­ca­ba tener en cuen­ta el mal tiem­po, pin­cha­zos, blo­queos, huel­gas de trans­por­te y la pura mala suer­te. La nota decía: «La escri­to­ra debe lle­var cáma­ra, tika [adorno tra­di­cio­nal de las muje­res en medio de la fren­te que usa la mujer casa­da o com­pro­me­ti­da] y un coco. Mi con­tac­to lle­va­ríá gorro, la revis­ta Hin­di Outlook y plá­ta­nos. Con­tra­se­ña: Namash­kar Guru­ji [es una fra­se que se dice cuan­do se va a visi­tar un tem­plo, Guru­ji es lo que una bus­ca den­tro de sí mis­ma]. Me pre­gun­té si el con­tac­to y anfi­trión esta­rían espe­ran­do a un hom­bre. Y si debía poner­me un bigo­te. Hay muchas for­mas de des­cri­bir Dan­te­wa­ra. Es un oxí­mo­ron [un absur­do]. Es una ciu­dad fron­te­ri­za jus­to en el cora­zón de la India. Es el epi­cen­tro de una gue­rra. Una ciu­dad don­de las cosas están al revés.

En Dan­te­wa­ra la poli­cía vis­te de pai­sano y los rebel­des usan uni­for­mes. El super­in­ten­den­te de la cár­cel está tras las rejas. Los pri­sio­ne­ros están libres (tres­cien­tos de ellos esca­pa­ron de la cár­cel de la ciu­dad vie­ja hace dos años). Las muje­res que han sido vio­la­das están bajo cus­to­dia poli­cial [dete­ni­das]. Los vio­la­do­res dan dis­cur­sos en el mer­ca­do.

Al otro lado del río Indra­va­ti, en la zona con­tro­la­da por los maoís­tas, está el lugar que los poli­cías lla­man «Pakis­tán». Allí los pue­blos están vacíos, pero el bos­que está lleno de gen­te. Los niños que debe­rían estar en la escue­la corren desen­fre­na­da­men­te. En las encan­ta­do­ras aldeas del her­mo­so bos­que los edi­fi­cios esco­la­res de hor­mi­gón o han sido vola­dos y con­ver­ti­dos en un mon­tón de escom­bros, o están lle­nos de poli­cías. La gue­rra a muer­te que se desa­rro­lla en la sel­va es una gue­rra de la que el Gobierno de la India está a la vez orgu­llo­so y aver­gon­za­do. La Ope­ra­ción “Caza Ver­de” ha sido anun­cia­da y tam­bién nega­da. Pala­niap­pan Chi­dam­ba­ram, Minis­tro del Inte­rior de la India (y máxi­mo Direc­tor Eje­cu­ti­vo para la Gue­rra) dice que no exis­te, que es una crea­ción de los medios de comu­ni­ca­ción. Y sin embar­go, impor­tan­tes fon­dos se han asig­na­do a ésta y dece­nas de miles de sol­da­dos se están movi­li­zan­do para ello. Aun­que el tea­tro de ope­ra­cio­nes está en las sel­vas de la India cen­tral, esta gue­rra ten­drá gra­ves con­se­cuen­cias para todos noso­tros.

Si los fan­tas­mas son espí­ri­tus impe­re­ce­de­ros de alguien o algo que ha deja­do de exis­tir, enton­ces tal vez la nue­va carre­te­ra de cua­tro vías que se extien­de a tra­vés de la sel­va es lo opues­to a un fan­tas­ma. Tal vez sea el pre­sa­gio de lo que está por venir.

Los anta­go­nis­tas en el bos­que son dis­pa­res y des­igua­les en casi todos los sen­ti­dos. Por un lado está una gran fuer­za para­mi­li­tar arma­da con el dine­ro, poder de fue­go, los medios de comu­ni­ca­ción y la arro­gan­cia de una super­po­ten­cia emer­gen­te. Por otro lado los aldea­nos comu­nes arma­dos con armas tra­di­cio­na­les, res­pal­da­dos por una fuer­za de com­ba­te de la gue­rri­lla maoís­ta per­fec­ta­men­te orga­ni­za­da, enor­me­men­te moti­va­da y con una extra­or­di­na­ria y vio­len­ta his­to­ria de rebe­lión arma­da. Maoís­tas y para­mi­li­ta­res son vie­jos adver­sa­rios y han com­ba­ti­do las más vie­jas mani­fes­ta­cio­nes de unos y otros muchas veces antes: Telen­ga­na en los años 50, Ben­ga­la Occi­den­tal, Bihar, Sri­ka­ku­lam en Andh­ra Pra­desh a fines de los años 60 y 70, y lue­go otra vez en Andh­ra Pra­desh, Bihar y Maha­rash­tra des­de los años 80 has­ta el pre­sen­te. Cada uno está fami­lia­ri­za­do con las tác­ti­cas del otro y ha estu­dia­do cui­da­do­sa­men­te los manua­les de com­ba­te del otro. Cada vez pare­cie­se que los maoís­tas (o sus ava­ta­res ante­rio­res) no sólo habían sido derro­ta­dos sino, lite­ral­men­te, físi­ca­men­te exter­mi­na­dos. Pero cada vez han vuel­to a resur­gir, más orga­ni­za­dos, más deci­di­dos y más influ­yen­tes que nun­ca. Hoy, una vez más, la insu­rrec­ción se ha exten­di­do por los bos­ques ricos en mine­ra­les de Chhat­tis­garh, Jharkhand, Oris­sa y Ben­ga­la Occi­den­tal, tie­rra natal de millo­nes de per­so­nas de los pue­blos tri­ba­les de la India, tie­rra de ensue­ño para el mun­do cor­po­ra­ti­vo.

Es más fácil para la con­cien­cia libe­ral creer que la gue­rra en los bos­ques es una gue­rra entre el Gobierno de la India y los maoís­tas, quie­nes con­si­de­ran las elec­cio­nes una far­sa, al Par­la­men­to una pocil­ga y han decla­ra­do abier­ta­men­te su inten­ción de derro­car el Esta­do indio. Es con­ve­nien­te olvi­dar que los pue­blos tri­ba­les en la India cen­tral tie­nen una his­to­ria de resis­ten­cia que ante­ce­de a Mao por siglos. (Eso es una ver­dad de Pero­gru­llo, por supues­to. Si no fue­ra así, no exis­ti­rían.) Los Ho, los Oraon, los Kols, los Santhals, los Mun­das y los Gonds se han rebe­la­do nume­ro­sas veces con­tra los bri­tá­ni­cos, con­tra los zamin­dars [reco­lec­to­res de impues­tos del impe­rio Mughal] y con­tra los pres­ta­mis­tas. Las rebe­lio­nes fue­ron aplas­ta­das con cruel­dad, miles murie­ron, pero los pue­blos nun­ca fue­ron con­quis­ta­dos. Inclu­so des­pués de la Inde­pen­den­cia las tri­bus estu­vie­ron en el cora­zón del pri­mer alza­mien­to que podría des­cri­bir­se como maoís­ta, en la aldea de Naxal­ba­ri en Ben­ga­la Occi­den­tal (don­de se ori­gi­na la pala­bra Naxa­li­ta, que aho­ra se usa indis­tin­ta­men­te con Maoís­ta). Des­de enton­ces la polí­ti­ca naxa­li­ta ha esta­do estre­cha­men­te liga­da a las suble­va­cio­nes tri­ba­les, lo cual dice mucho sobre las tri­bus y tam­bién sobre los naxa­li­tas.

Este lega­do de rebe­lión ha deja­do atrás un pue­blo enfu­re­ci­do que ha sido deli­be­ra­da­men­te ais­la­do y mar­gi­na­do por el gobierno de la India. La Cons­ti­tu­ción, el sus­ten­to moral de la demo­cra­cia india, fue apro­ba­da por el Par­la­men­to en 1950. Fue un día trá­gi­co para los pue­blos tri­ba­les. La Cons­ti­tu­ción rati­fi­có la polí­ti­ca colo­nial y trans­for­mó al Esta­do en cus­to­dio de las tie­rras tri­ba­les. De paso, con­vir­tió a toda la pobla­ción tri­bal en intru­sos en su pro­pia tie­rra. Se les nie­ga sus dere­chos ances­tra­les a los pro­duc­tos del bos­que, cri­mi­na­li­za toda una for­ma de vida. A cam­bio del dere­cho a voto, arre­ba­tó su dere­cho a la sub­sis­ten­cia y la dig­ni­dad. Sien­do des­po­ja­dos de sus tie­rras y empu­ja­dos en una espi­ral des­cen­den­te a la indi­gen­cia, en un cruel acto de pres­ti­di­gi­ta­ción el Gobierno comen­zó a uti­li­zar su pro­pia penu­ria en su con­tra. Cada vez que nece­si­ta­ba des­pla­zar a una gran pobla­ción ‑por repre­sas, pro­yec­tos de irri­ga­ción, minas- se habló de «poner a las tri­bus en el camino de la moder­ni­dad» o de dar­les «los fru­tos del desa­rro­llo moderno». De las dece­nas de millo­nes de per­so­nas des­pla­za­das inter­na­men­te, refu­gia­dos a cau­sa del “pro­gre­so” de la India (más de 30 millo­nes sólo por las gran­des repre­sas), la gran mayo­ría son pue­blos tri­ba­les. Cuan­do el Gobierno comien­za a hablar del bien­es­tar de las tri­bus, es hora de preo­cu­par­se. La más recien­te mani­fes­ta­ción de este asun­to ha veni­do del minis­tro del Inte­rior, P. Chi­dam­ba­ram, quien dice que no quie­re que los pue­blos tri­ba­les vivan en “cul­tu­ras de museo”. El bien­es­tar de los pue­blos tri­ba­les no pare­ció ser una prio­ri­dad duran­te su carre­ra como abo­ga­do cor­po­ra­ti­vo, cuan­do repre­sen­ta­ba los intere­ses de varias de las más impor­tan­tes empre­sas mine­ras. Por lo tan­to, podría ser intere­san­te inves­ti­gar las cau­sas de su recien­te angus­tia.

En los últi­mos cin­co años los Gobier­nos de Chhat­tis­garh, Jharkhand, Oris­sa y Ben­ga­la Occi­den­tal han fir­ma­do memo­ran­dos de enten­di­mien­to (MDE) con cien­tos de empre­sas cor­po­ra­ti­vas por varios miles de millo­nes de dóla­res, todo en secre­to, para las plan­tas de ace­ro, de con­cen­tra­do de hie­rro, cen­tra­les eléc­tri­cas, refi­ne­rías de alu­mi­nio, pre­sas y minas. A fin de que los MDE se con­vier­tan en dine­ro real, las tri­bus deben ser des­pla­za­das.

Por esto hay gue­rra.

Cuan­do un país que se lla­ma a sí mis­mo una demo­cra­cia decla­ra abier­ta­men­te la gue­rra den­tro de sus fron­te­ras, ¿qué pode­mos espe­rar de esta gue­rra? ¿sig­ni­fi­ca la resis­ten­cia una opor­tu­ni­dad? ¿qué opi­nas? ¿quié­nes son los maoís­tas? ¿son sólo nihi­lis­tas vio­len­tos que bajo enga­ño pre­sen­tan una ideo­lo­gía anti­cua­da a los pue­blos tri­ba­les, empu­ján­do­los a una insu­rrec­ción sin espe­ran­za? ¿Qué lec­cio­nes han apren­di­do de sus expe­rien­cias ante­rio­res? ¿Es la lucha arma­da intrín­se­ca­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca? ¿Es acer­ta­da la teo­ría del sánd­wich, tri­bus «nor­ma­les» atra­pa­das en el fue­go cru­za­do entre el Esta­do y los maoís­tas? ¿Son “maoís­tas” y “tri­bus” dos cate­go­rías total­men­te dis­tin­tas tal como vie­nen sien­do pre­sen­ta­das? ¿Sus intere­ses con­ver­gen? ¿No han apren­di­do nada el uno del otro? ¿Se han cam­bia­do el uno al otro?

El día antes de irme mi madre lla­mó, sona­ba som­no­lien­ta. «He esta­do pen­san­do ‑dijo con el extra­ño ins­tin­to de una madre- que lo que este país nece­si­ta es una revo­lu­ción.»

Un artícu­lo en Inter­net dice que el Mos­sad de Israel está entre­nan­do a 30 ofi­cia­les de alto ran­go de la poli­cía india en téc­ni­cas de ase­si­na­to selec­ti­vo para “des­ca­be­zar” la orga­ni­za­ción maoís­ta. Se habla en la pren­sa sobre el nue­vo equi­pa­mien­to que se ha com­pra­do a Israel: telé­me­tros de rayo láser, equi­pos de ima­gen tér­mi­ca y avio­nes no tri­pu­la­dos muy popu­la­res entre el ejér­ci­to de EEUU. Armas per­fec­tas para ser usa­das con­tra los pobres.

El camino des­de Rai­pur a Dan­te­wa­ra toma unas diez horas en coche a tra­vés de zonas que se sabe están «infes­ta­das de maoís­tas». Estas no son pala­bras des­cui­da­das: “Infestado/​infestación” impli­ca enfermedad/​plagas. La enfer­me­dad debe ser cura­da, las pla­gas deben ser exter­mi­na­das. Los maoís­tas deben ser eli­mi­na­dos. De for­mas críp­ti­cas, ino­cuas, el len­gua­je del geno­ci­dio se ha incor­po­ra­do a nues­tro voca­bu­la­rio.

Para pro­te­ger la carre­te­ra las fuer­zas de segu­ri­dad han “ase­gu­ra­do” una estre­cha fran­ja de bos­que a ambos lados. Más aden­tro están los domi­nios de “Dada”. Los Her­ma­nos, los cama­ra­das.

En las afue­ras de Rai­pur un enor­me car­tel anun­cia el Hos­pi­tal del Cán­cer cons­trui­do por Vedan­ta (la com­pa­ñía con la que tra­ba­jó nues­tro minis­tro del Inte­rior). En Oris­sa, don­de se desa­rro­lla la mine­ría de bau­xi­ta, Vedan­ta tam­bién está finan­cian­do una Uni­ver­si­dad. Con estas for­mas críp­ti­cas, ino­cuas, las empre­sas mine­ras entran en nues­tro sub­cons­cien­te: Gigan­tes tier­nos que real­men­te se preo­cu­pan. Se lla­ma RSC, Res­pon­sa­bi­li­dad Social Cor­po­ra­ti­va. Per­mi­te a las empre­sas mine­ras ser como el legen­da­rio actor y ex Pri­mer Minis­tro NTR, quien qui­so inter­pre­tar todos los pape­les en la mito­ló­gi­ca Telu­gu ‑los bue­nos y los malos, todos a la vez, en la mis­ma pelí­cu­la. La RSC enmas­ca­ra la indig­nan­te eco­no­mía en que se basa el sec­tor mine­ro en la India. Por ejem­plo, según el recien­te Infor­me Loka­yuk­ta para Kar­na­ta­ka, por cada tone­la­da de mine­ral de hie­rro extraí­do por una empre­sa pri­va­da el Gobierno reci­be una rega­lía de 27 rupias [30 cén­ti­mos de euro] y la empre­sa mine­ra obtie­ne 5000 rupias [unos 85 euros]. En el sec­tor del alu­mi­nio y la bau­xi­ta las cifras son aún peo­res. Esta­mos hablan­do de robo fla­gran­te por una suma de miles de millo­nes de dóla­res, lo sufi­cien­te para com­prar las elec­cio­nes, los gobier­nos, los jue­ces, perió­di­cos, cana­les de tele­vi­sión, las ONG y los orga­nis­mos de ayu­da. ¿Qué impor­ta un oca­sio­nal hos­pi­tal onco­ló­gi­co aquí o allá?

No recuer­do haber vis­to el nom­bre de Vedan­ta en la lar­ga lis­ta de MDE fir­ma­dos por el gobierno de Chhat­tis­garh. Pero ten­go una men­te sufi­cien­te­men­te retor­ci­da como para sos­pe­char que si hay un hos­pi­tal onco­ló­gi­co debe haber una enor­me mon­ta­ña de bau­xi­ta en algu­na par­te. Pasa­mos Kan­ker, famo­so por su Escue­la de Entre­na­mien­to de Gue­rra Anti­te­rro­ris­ta y Com­ba­te de Sel­va desa­rro­lla­da por el bri­ga­dier B.K. Pon­war, el Rum­pels­til­ts­kin [per­so­na­je de un cuen­to de hadas] de esta gue­rra, encar­ga­do de la tarea de con­ver­tir poli­cías corrup­tos y negli­gen­tes (esco­ria) en coman­dos de sel­va (oro). «Com­ba­tir la gue­rri­lla como una gue­rri­lla», el lema de la Escue­la de Entre­na­mien­to de Gue­rra está pin­ta­do en las rocas. A los hom­bres se les ense­ña a correr, des­li­zar­se, sal­tar den­tro y fue­ra de heli­cóp­te­ros en el aire, mon­tar a caba­llo (por algu­na razón), comer ser­pien­tes y vivir de la sel­va. La bri­ga­da se enor­gu­lle­ce de ins­truir perros de la calle para luchar con­tra los ’terro­ris­tas’. Ocho­cien­tos poli­cías se gra­dúan de la Escue­la de Entre­na­mien­to de Gue­rra cada seis sema­nas. Vein­te escue­las simi­la­res se pla­nean para toda la India. La fuer­za poli­cial gra­dual­men­te se vie­ne con­vir­tien­do en un ejér­ci­to. (En Cache­mi­ra es a la inver­sa, el ejér­ci­to se está con­vir­tien­do en una infla­da y admi­nis­tra­ti­va fuer­za de poli­cía). Las cosas pues­tas de cabe­za. De cual­quier mane­ra, el enemi­go es el pue­blo.

Es tar­de. Jag­dal­pur está dor­mi­do, a excep­ción de los muchos engan­cha­do­res de Rahul Gandhi [diri­gen­te del guber­na­men­tal Par­ti­do del Con­gre­so] ofre­cien­do a la gen­te unir­se a la Juven­tud del Par­ti­do. Rahul Gandhi ha esta­do dos veces en Bas­tar duran­te los últi­mos meses pero no ha dicho gran cosa sobre la gue­rra. Es pro­ba­ble­men­te dema­sia­do sucia como para que el Prín­ci­pe de los Pue­blos se inmis­cu­ya en este asun­to. Sus ase­so­res de ima­gen deben haber­le pues­to los pies en el sue­lo. El hecho que Sal­wa Judum [Caza­do­res de la Paz] ‑el temi­do gru­po para­po­li­cial de vigi­lan­cia patro­ci­na­do por el gobierno, res­pon­sa­ble de vio­la­cio­nes y ase­si­na­tos, de que­mar pue­blos y des­pla­zar a cien­tos de miles de per­so­nas de sus hoga­res- sea lide­ra­do por Mahen­dra Kar­ma, un dipu­tado del Par­ti­do del Con­gre­so, no enca­ja mucho en la cui­da­do­sa­men­te orques­ta­da publi­ci­dad en torno a Rahul Gandhi.

Lle­gué al man­dir de Ma Dan­tesh­wa­ri a tiem­po para mi cita (el pri­mer día, pri­me­ra opor­tu­ni­dad). Tenía mi cáma­ra, mi peque­ño coco y mi tika pin­ta­da con pol­vo rojo en la fren­te. Me pre­gun­ta­ba si alguien me obser­va­ba rien­do. A los pocos minu­tos una joven se me acer­có, lle­va­ba gorra y mochi­la. Traía las uñas pin­ta­das con un des­cas­ca­ra­do esmal­te rojo. Ni revis­ta Hin­di Outlook, ni plá­ta­nos. «¿Eres tú la que tenía que venir?», me pre­gun­tó. Nin­gún Namash­kar Guru­ji. Yo no sabía qué decir. Sacó una nota empa­pa­da de su bol­si­llo y me la entre­gó, «Outlook nahi mila», decía (No se pudo encon­trar Outlook).

«¿Y las plá­ta­nos?”

«Me los comí ‑dijo- tenía ham­bre».

Real­men­te era una ame­na­za para la segu­ri­dad.

Su mochi­la decía: ‘Char­lie Brown – No tu ton­to ordi­na­rio’. Dijo que su nom­bre era Mang­tu. Pron­to apren­dí que Dan­da­ka­ran­ya, el bos­que en que esta­ba a pun­to de entrar, esta­ba lleno de gen­te que tenía muchos nom­bres e iden­ti­da­des flui­das. Era como un bál­sa­mo para mí, esa idea. ¡Qué her­mo­so, no de estar afe­rra­do a ti mis­mo para con­ver­tir­se en otra per­so­na por un momen­to!

Cami­na­mos has­ta la para­da de auto­bús, a sólo unos minu­tos de dis­tan­cia del tem­plo. Esta­ba reple­ta. Las cosas suce­die­ron rápi­da­men­te. Había dos hom­bres en moto­ci­cle­ta. No hubo nin­gu­na con­ver­sa­ción, sólo una mira­da de reco­no­ci­mien­to, un des­pla­za­mien­to del peso cor­po­ral, el rui­do de los moto­res. No tenía idea a dón­de íba­mos. Pasa­mos por la casa del Super­in­ten­den­te de Poli­cía (SP), al cual cono­cí en mi últi­ma visi­ta. Era un hom­bre sin­ce­ro: «Vea seño­ra, hablan­do con fran­que­za este pro­ble­ma no pue­de ser resuel­to por noso­tros poli­cial ni mili­tar­men­te. El pro­ble­ma con estas tri­bus es que no entien­den la codi­cia. A menos que se vuel­van codi­cio­sos no hay espe­ran­za para noso­tros. Le he dicho a mi jefe: reti­re la fuer­za y en lugar colo­que un tele­vi­sor en cada hogar. Todo se resol­ve­ría auto­má­ti­ca­men­te».

En poco tiem­po íba­mos camino a las afue­ras de la ciu­dad. Nadie nos seguía. Fue un via­je lar­go, tres horas en mi reloj. Ter­mi­nó abrup­ta­men­te en medio de la nada, en una carre­te­ra vacía con bos­ques a ambos lados. Mang­tu bajó, yo tam­bién. Motos a la izquier­da, cogí mi mochi­la y seguí a la peque­ña ame­na­za a la segu­ri­dad inte­rior hacia el bos­que. Era un día her­mo­so, el sue­lo del bos­que era una alfom­bra de oro. Al rato sali­mos a un blan­co ban­co de are­na de un ancho lecho de río. Era obvia­men­te ali­men­ta­do por los mon­zo­nes, por lo que aho­ra era más o menos un piso de are­na, en el cen­tro iba un arro­yo has­ta los tobi­llos, fácil de vadear. Al otro lado esta­ba «Pakis­tán». Cuan­do empe­za­mos a cru­zar recor­dé lo que me había dicho el fran­co super­in­ten­den­te: “Alé­je­se de allí, seño­ra, mis mucha­chos dis­pa­ran a matar”. Nos ima­gi­né en la mira de un rifle de la poli­cía, peque­ñas silue­tas sobre el para­je, fáci­les de liqui­dar. Pero Mang­tu pare­cía bas­tan­te indi­fe­ren­te y le seguí.

En la otra ori­lla nos espe­ra­ba Chan­du, con una cami­sa de color ver­de lima que decía «Hor­licks!» Una ame­na­za de segu­ri­dad un poco mayor, tal vez vein­te años. Tenía una son­ri­sa encan­ta­do­ra, una bici­cle­ta, un bidón con agua her­vi­da y varios paque­tes de galle­tas de glu­co­sa para mí, gen­ti­le­za del Par­ti­do. Reco­bra­mos el alien­to y nos pusi­mos a cami­nar de nue­vo. La bici­cle­ta a fin de cuen­tas era inú­til, la ruta casi en su tota­li­dad no per­mi­tía usar­la. Subimos coli­nas escar­pa­das y baja­mos por cami­nos roco­sos muy pre­ca­rios en las lade­ras. Cuan­do no podía peda­lear, Chan­du levan­ta­ba la bici­cle­ta y la ponía sobre su cabe­za como si no pesa­ra nada. Comen­cé a pre­gun­tar­me acer­ca de su aire de des­con­cer­ta­do mucha­cho de pue­blo. Des­cu­brí (mucho des­pués) que él podía mane­jar todo tipo de armas, «a excep­ción de una LMG», me infor­mó ale­gre­men­te.

Tres bellos y ebrios hom­bres con flo­res en sus tur­ban­tes cami­na­ron con noso­tros duran­te una media hora antes de que nues­tros cami­nos se sepa­ra­ran. Al atar­de­cer sus mochi­las empe­za­ron a can­tar. Tenían gallos en ellos, los habían lle­va­do al mer­ca­do pero no habían con­se­gui­do ven­der.

Chan­du pare­ce ser capaz de ver en la oscu­ri­dad. Yo ten­go que usar mi lin­ter­na. Los gri­llos comien­zan a can­tar y pron­to hay una orques­ta, una cúpu­la de soni­do sobre noso­tros. Anhe­lo mirar el cie­lo noc­turno pero no me atre­vo, ten­go que man­te­ner mis ojos en el sue­lo. Un paso a la vez, con­cen­tra­da.

Oigo los perros pero no pue­do decir a qué dis­tan­cia están. El terreno se apla­na. Echo un fur­ti­vo vis­ta­zo al cie­lo, me lle­na de éxta­sis. Espe­ro que pare­mos pron­to. «Pron­to» dice Chan­du. Resul­ta ser más de una hora. Veo silue­tas de árbo­les enor­mes. Lle­ga­mos.

El pue­blo se ve espa­cio­so, las casas muy lejos una de la otra. La casa en que entra­mos es her­mo­sa. Hay fue­go, algu­nas per­so­nas sen­ta­das alre­de­dor. Hay más gen­te afue­ra, en la oscu­ri­dad. No pue­do decir cuán­tos, ape­nas pue­do dis­tin­guir­los bien. Un mur­mu­llo reco­rre alre­de­dor. Lal Salaam Kaam­raid (Salu­dos rojos, cama­ra­da) Lal Salaam, digo yo. Yo estoy más que can­sa­da. La due­ña de casa me lla­ma aden­tro y me da pollo coci­do al curry en judías ver­des y un poco de arroz rojo, fabu­lo­so. Su bebé está dor­mi­do a mi lado, sus tobi­lle­ras de pla­ta bri­llan a la luz del fue­go.

Des­pués de la cena extien­do mi saco de dor­mir. Es un soni­do extra­ño e intru­si­vo el de la gran cre­ma­lle­ra. Alguien pone la radio. La BBC en hin­di. La Igle­sia de Ingla­te­rra ha reti­ra­do sus fon­dos del pro­yec­to Niyam­gi­ri de Vedan­ta, citan­do la degra­da­ción ambien­tal y vio­la­cio­nes a los dere­chos de la tri­bu Don­gria Kondh. Pue­do oír cen­ce­rros, reso­pli­dos, pies que se arras­tran, y el bufi­do del gana­do. Todo está bien con el mun­do. Mis ojos se cie­rran. Nos levan­ta­mos a las cin­co, nos move­mos cer­ca de las seis y en un par de horas cru­za­mos otro río. Cami­na­mos a tra­vés de algu­nos pue­blos her­mo­sos. Cada pue­blo tie­ne una fami­lia de árbo­les de tama­rin­do que velan por él, como un puña­do de enor­mes dio­ses bene­vo­len­tes. Dul­ce, tama­rin­do Bas­tar. A las once el sol está alto y cami­nar es menos agra­da­ble. Nos dete­ne­mos en un pue­blo para el almuer­zo.

Chan­du pare­ce cono­cer a la gen­te en la casa. Una her­mo­sa joven­ci­ta coque­tea con él. Se le ve un poco tími­do, qui­zá por­que yo estoy cer­ca. El almuer­zo es papa­ya cru­da con masoor dal [pare­ci­do al puré de len­te­jas con espe­cias], y arroz rojo. Y pol­vo de ají rojo. Vamos a espe­rar a que el sol pier­da algo de fuer­za antes de empe­zar a cami­nar de nue­vo. Nos echa­mos una sies­ta en la pla­za. Hay una belle­za rela­jan­te en este lugar. Todo está lim­pio, no hay des­or­den. Un gallo negro des­fi­la de arri­ba a aba­jo sobre una pared de barro. Una malla de bam­bú refuer­za las vigas del techo de paja y se dobla como un sopor­te de alma­ce­na­mien­to. Hay una esco­ba de paja, dos tam­bo­res, una ces­ta de caña teji­da, un para­guas roto y toda una pila de cajas vacías de car­tón corru­ga­do aplas­ta­das. Algo me lla­ma la aten­ción, nece­si­to mis gafas. Esto es lo que está impre­so en el car­tón: Ideal Power 90 High Energy Emul­sion Explo­si­ve (Class‑2) SD CAT ZZ. Explo­si­vo de alto poder.

Empe­za­mos a cami­nar de nue­vo a las dos. En el pue­blo al que vamos nos encon­tra­re­mos con una Didi (her­ma­na, cama­ra­da) quien sabe cuál será el siguien­te paso del via­je. Chan­du no lo sabe. Hay una eco­no­mía de infor­ma­ción tam­bién, nadie debe saber­lo todo. Pero cuan­do lle­ga­mos a la aldea Didi no está allí, no hay noti­cias de ella. Por pri­me­ra vez veo una peque­ña nube de preo­cu­pa­ción en Chan­du, una nube gran­de se asien­ta sobre mí. No sé como serán los sis­te­mas de comu­ni­ca­ción, pero ¿qué pasa si algo ha sali­do mal?

Esta­mos dete­ni­dos fren­te a un edi­fi­cio esco­lar aban­do­na­do, a poca dis­tan­cia del pue­blo. ¿Por qué todas las escue­las rura­les del gobierno están cons­trui­das como bas­tio­nes de hor­mi­gón, con per­sia­nas de ace­ro en las ven­ta­nas y puer­tas corre­de­ras ple­ga­bles de ace­ro? ¿Por qué no como las casas del pue­blo, con barro y paja? Debi­do a que cum­plen la doble misión de cuar­te­les y bun­kers. «En los pue­blos en Abhuj­mad ‑dice Chan­du- las escue­las son así…» Dibu­ja un plano de cons­truc­ción sobre la tie­rra con una rami­ta, tres octó­go­nos uni­dos entre sí como un panal. «Así que pue­den dis­pa­rar en todas direc­cio­nes.» Dibu­ja fle­chas para ilus­trar su pun­to, como un grá­fi­co expli­ca­ti­vo, pare­ce una rue­da de carre­ta. No hay pro­fe­so­res en nin­gu­na de las escue­las, dice Chan­du, todos han hui­do. ¿O es que uste­des los expul­sa­ron? No, sólo la poli­cía per­si­gue. Pero ¿por qué ven­drían los pro­fe­so­res a la sel­va, cuan­do reci­ben sus sala­rios sen­ta­dos en su casa? Buen pun­to.

Me infor­ma que se tra­ta de un “área nue­va”. El Par­ti­do ha entra­do recien­te­men­te.

Una vein­te­na de jóve­nes lle­gan, niñas y niños. Son ado­les­cen­tes o ape­nas vein­tea­ñe­ros. Chan­du expli­ca que se tra­ta de la mili­cia a nivel de aldea, el pel­da­ño más bajo de la jerar­quía mili­tar de los maoís­tas. Nun­ca he vis­to a nadie como ellos antes. Se vis­ten con saris y lun­gis [el sari es un ves­ti­do tra­di­cio­nal en la mujer que pue­de ser o bien d cuer­po ente­ro o a modo de pareo lar­go, el lun­gi es uni­sex, se lle­va tapan­do el mus­lo], algu­nos en uni­for­me ver­de oli­va des­gas­ta­do. Los chi­cos lle­van joyas, gorro. Cada uno de ellos tie­ne una esco­pe­ta case­ra, que se lla­ma un bhar­maar. Algu­nos tam­bién tie­nen cuchi­llos, hachas, un arco y fle­chas. Un mucha­cho lle­va un mor­te­ro hecho de un pesa­do tubo GI de un metro. Está lleno de pól­vo­ra y metra­lla y lis­to para ser dis­pa­ra­do. Hace un gran rui­do pero sólo pue­de uti­li­zar­se una vez. Aún así, asus­ta a la poli­cía, dicen, y se ríen. En sus men­tes la gue­rra no pare­ce ser lo prin­ci­pal. Tal vez por­que su área se encuen­tra fue­ra del área de ope­ra­cio­nes de Sal­wa Judum. Ellos aca­ban de ter­mi­nar un día de tra­ba­jo ayu­dan­do a cons­truir una cer­ca alre­de­dor de algu­nas casas del pue­blo para man­te­ner las cabras fue­ra de los cul­ti­vos. Están lle­nos de ale­gría y curio­si­dad. Las chi­cas se ven con­fia­das y segu­ras con los chi­cos. Ten­go un sen­sor para este tipo de cosas, y me sien­to impre­sio­na­da. Su tra­ba­jo, dice Chan­du, es patru­llar y pro­te­ger a un gru­po de cua­tro o cin­co pue­blos y ayu­dar en los cam­pos, lim­piar los pozos o repa­rar casas, hacer lo que se nece­si­te. Toda­vía no hay noti­cias de Didi. ¿Qué hacer? Nada. Espe­rar. Ayu­dar en algo, cor­tar y pelar.

Des­pués de la cena, sin hablar mucho, todos se ponen en fila. Es evi­den­te que nos esta­mos movien­do. Todo se mue­ve con noso­tros, el arroz, ver­du­ras, ollas y sar­te­nes. Sali­mos del recin­to esco­lar y cami­na­mos en fila hacia el bos­que. En menos de media hora lle­ga­mos a un cla­ro don­de vamos a pasar la noche. No hay abso­lu­ta­men­te nin­gún rui­do. En cues­tión de minu­tos todos han exten­di­do sobre el sue­lo sus lámi­nas de plás­ti­co azul, la omni­pre­sen­te «jhi­lli” (sin la cual no habría Revo­lu­ción). Chan­du y Mang­tu com­par­ten una y me ofre­cen la otra para mí. Me asig­nan el mejor lugar, en la mejor roca gris. Chan­du dice que ha envia­do un men­sa­je a Didi, si ella lo reci­be esta­rá aquí a pri­me­ra hora de la maña­na. Si lo reci­be. Es la habi­ta­ción más her­mo­sa en la que he dor­mi­do en mucho tiem­po, mi habi­ta­ción pri­va­da en un hotel de mil estre­llas. Estoy rodea­da de esos extra­ños, her­mo­sos cha­va­les con su curio­so arse­nal. Con segu­ri­dad todos son maoís­tas. ¿Todos ellos van a morir? ¿Es para ellos la Escue­la de Ins­truc­ción para la Gue­rra en la Sel­va? ¿Y los heli­cóp­te­ros de com­ba­te, la ima­gen tér­mi­ca y las miras láser?

¿Por qué deben morir? ¿Para qué? ¿Para con­ver­tir todo esto en una mina? Recuer­do mi visi­ta a las minas a cie­lo abier­to del mine­ral de hie­rro en Keonjhar, Oris­sa. Allí una vez hubo bos­ques y niños como éstos. Aho­ra la tie­rra es como una heri­da en car­ne viva, de color rojo. Pol­vo rojo lle­na tus fosas nasa­les y tus pul­mo­nes. El agua es de color rojo, el aire es rojo, la gen­te es roja, sus pul­mo­nes y el pelo son de color rojo. Todo el día y la noche los camio­nes rugen a tra­vés de sus aldeas, en cara­va­na, miles y miles de camio­nes, lle­van­do mine­ral al puer­to Para­dip, des­de don­de se irá a Chi­na. Allí se con­ver­ti­rán en coches y en humo y en ciu­da­des que sur­gen repen­ti­na­men­te duran­te la noche. En una «tasa de cre­ci­mien­to» que deja sin alien­to a los eco­no­mis­tas. En armas para hacer la gue­rra.

Todo el mun­do está dur­mien­do a excep­ción de los cen­ti­ne­las que toman tur­nos de una hora y media. Final­men­te pue­do ver las estre­llas. Cuan­do yo era niña y cre­cía a las ori­llas del río Mee­na­chal, solía pen­sar que el soni­do de los gri­llos ‑que siem­pre apa­re­cía en el cre­púscu­lo- era el soni­do de las estre­llas calen­tan­do sus moto­res, lis­tas para bri­llar. Estoy sor­pren­di­da de lo mucho que me gus­ta estar aquí. No hay nin­gún otro lugar del mun­do en don­de pre­fe­ri­ría estar. ¿Quién debie­ra ser yo esta noche? ¿Cama­ra­da Rahel bajo las estre­llas? Tal vez Didi ven­ga maña­na. Lle­gan a pri­me­ra hora de la tar­de. Pue­do ver­los des­de la dis­tan­cia, unos quin­ce de ellos, todos de uni­for­me ver­de oli­vo corrien­do hacia noso­tros. Inclu­so des­de la dis­tan­cia, por la for­ma en que corren, pue­do decir que son los pesos pesa­dos. El Ejér­ci­to Gue­rri­lle­ro de Libe­ra­ción Popu­lar (EGLP). Para ellos son los equi­pos de ima­gen tér­mi­ca y las miras láser. Para ellos es la Escue­la de Ins­truc­ción de Gue­rra.

Lle­van armas de ver­dad, INSAS, SLR, dos tie­nen AK-47. El líder de escua­drón es el cama­ra­da Madhav que ha esta­do con el Par­ti­do des­de que tenía nue­ve años. Él es de Waran­gal, Andh­ra Pra­desh. Está moles­to y muy aver­gon­za­do: Hubo una seria falla de comu­ni­ca­ción, dice una y otra vez, que nun­ca sue­le ocu­rrir. Se supo­nía que usted debía haber lle­ga­do al cam­pa­men­to prin­ci­pal en la pri­me­ra noche; alguien per­dió el man­do en el rele­vo en la sel­va; la baja­da des­de la moto­ci­cle­ta debía ser en un lugar com­ple­ta­men­te dife­ren­te. «Le hemos hecho espe­rar, le hici­mos cami­nar mucho. Corri­mos todo el camino cuan­do reci­bi­mos el men­sa­je de que usted esta­ba aquí”. Le dije que esta­ba bien, que yo había veni­do pre­pa­ra­da para espe­rar y cami­nar y escu­char. Él quie­re que nos vaya­mos de inme­dia­to, por­que la gen­te en el cam­pa­men­to esta­ba espe­ran­do preo­cu­pa­da.

Son algu­nas horas a pie has­ta el cam­pa­men­to, se hace de noche cuan­do lle­ga­mos. Hay varias líneas de cen­ti­ne­las y círcu­los con­cén­tri­cos de patru­lla­je. Debe haber un cen­te­nar de com­pa­ñe­ros ali­nea­dos en dos filas. Todo el mun­do tie­ne un arma. Y una son­ri­sa. Comien­zan a can­tar: Lal lal salam, lal lal salaam, aane vaa­ley saathi­yon ko lal lal Salaam. (salu­dos rojos a los cama­ra­das que han lle­ga­do). Fue can­ta­da con dul­zu­ra, como si fue­ra una can­ción popu­lar acer­ca de un río o de una flor de los bos­ques. Con la can­ción iba el salu­do, el apre­tón de manos y el puño cerra­do. Todo el mun­do salu­da a todo el mun­do, mur­mu­ran­do Lals­laam, mlals­laa mlals­laam…

Apar­te de una gran jhi­lli azul exten­di­da sobre el sue­lo, de unos quin­ce metros cua­dra­dos, no hay más seña­les de un «cam­pa­men­to». Pero aquí hay un techo de jhi­lli tam­bién, es mi habi­ta­ción para la noche. O esta­ba sien­do recom­pen­sa­da por mis días de mar­cha o era mima­da por ade­lan­ta­do por lo que me espe­ra­ba. O las dos cosas. De cual­quier for­ma, fue la últi­ma vez en todo el via­je que iba a tener un techo sobre mi cabe­za. Duran­te la cena me reúno con la cama­ra­da Nar­ma­da, a car­go de la Kran­ti­ka­ri Adi­va­si Mahi­la San­gathan, KAMS [Orga­ni­za­ción Revo­lu­cio­na­ria de Muje­res Adi­va­si], quien tie­ne pre­cio pues­to a su cabe­za, el cama­ra­da Saro­ja del EGLP que es tan alto como su SLR, la cama­ra­da Maa­se (que sig­ni­fi­ca Mucha­cha Negra en Gon­di) quien tam­bién tie­ne pre­cio pues­to a su cabe­za, cama­ra­da Roo­pi, el asis­ten­te téc­ni­co, el cama­ra­da Raju quién está a car­go de la Divi­sión con la que estu­ve cami­nan­do, y el cama­ra­da Venu (o Mura­li o Sonu o Sushil, como usted desee lla­mar­lo), cla­ra­men­te el más expe­ri­men­ta­do de todos ellos. Tal vez del Comi­té Cen­tral, tal vez inclu­so del Buró Polí­ti­co. No me lo dijo, no se lo pre­gun­té. Entre noso­tros habla­mos Gon­di, Hal­bi, Telu­gu, Pun­ja­bi y Mala­ya­lam. Sólo Maa­se habla inglés. (¡Así que todos se comu­ni­can en hin­di!). La cama­ra­da Maa­se es alta y tran­qui­la y le cues­ta enor­me­men­te entrar en con­ver­sa­ción. Pero por la mane­ra que ella me abor­da pue­do decir que es muy lec­to­ra. Y que echa de menos tener libros en la sel­va. Ella me va a con­tar su his­to­ria sólo mucho des­pués, cuan­do ya con­fíe en mí su dolor.

Lle­gan malas noti­cias a la mane­ra de la sel­va. Un corre­dor con ’galle­tas’, notas manus­cri­tas sobre hojas de papel, dobla­das y gra­pa­das en cua­dra­dos peque­ños. Hay una bol­sa lle­na de ellas, como chips. Hay noti­cias de todas par­tes: La poli­cía ha mata­do a cin­co per­so­nas en la aldea de Ongnaar, cua­tro de la mili­cia y un aldeano ordi­na­rio: Santhu Pot­tai (25 años), Phoo­lo Vad­de (22), Kan­de Potai (22), Ramo­li Vad­de (20), Dal­sai Koram (22). Podrían haber sido los jóve­nes de mi dor­mi­to­rio estre­lla­do de la noche ante­rior.

Enton­ces lle­gan bue­nas noti­cias. Un peque­ño con­tin­gen­te de per­so­nas con una joven regor­de­ta. Ella está fati­ga­da, pero tie­ne un aspec­to com­ple­ta­men­te nue­vo. Todo el mun­do los admi­ra y comen­ta sobre su aspec­to, ella pare­ce tími­da y com­pla­ci­da. Es una médi­ca que ha veni­do a vivir y tra­ba­jar con los cama­ra­das en el bos­que. La últi­ma vez que un médi­co visi­tó Dan­da­ka­ran­ya fue hace muchos años.

En la radio hay noti­cias sobre la reu­nión del Minis­tro del Inte­rior con los Minis­tros de los esta­dos afec­ta­dos por «el extre­mis­mo de izquier­da» para dis­cu­tir sobre la gue­rra. Los Minis­tros de Jharkhand y Bihar han sido reca­ta­dos y no han asis­ti­do. Todo el mun­do sen­ta­do alre­de­dor de la radio se ríe. En épo­ca de elec­cio­nes, dicen, duran­te la cam­pa­ña e inclu­so tras uno o dos meses des­pués que el gobierno se for­me, todos los polí­ti­cos dicen cosas como “los Naxa­li­tas son nues­tros hijos”. Usted pue­de con­fi­gu­rar su reloj al hora­rio de cuán­do cam­bian de opi­nión y les cre­cen los col­mi­llos.

Me pre­sen­ta­ron a la cama­ra­da Kam­la. Me indi­can que en nin­gún caso pue­do ir más lejos que cin­co pies de dis­tan­cia de mi jhi­lli sin des­per­tar­la. Esto por­que todo el mun­do se des­orien­ta en la oscu­ri­dad y podía ter­mi­nar com­ple­ta­men­te per­di­da (no pien­so des­per­tar­la, yo duer­mo como un tron­co). Por la maña­na Kam­la me rega­la un paque­te de poli­eti­leno de color ama­ri­llo con una esqui­na cor­ta­da. Una vez fue un enva­se para con­te­ner Acei­te de Soja Refi­na­do Abis Gold, aho­ra era mi tazón de té. Nada se des­per­di­cia en el camino de la Revo­lu­ción.

(Aún hoy pien­so en la cama­ra­da Kam­la todo el tiem­po, todos los días. Ella tie­ne 17 años. Lle­va una pis­to­la case­ra en la cade­ra. Y cie­los, ¡qué son­ri­sa! Pero si la poli­cía se cru­za con ella, la van a matar. Tal vez la vio­len pri­me­ro. No harán pre­gun­tas, por­que ella es una Ame­na­za a la Segu­ri­dad Inte­rior.)

Des­pués del desa­yuno el cama­ra­da Venu (Sushil, Sonu, Mura­li) me está espe­ran­do, sen­ta­do con las pier­nas cru­za­das sobre su jhi­lli, obser­van­do a todo el mun­do como un deli­ca­do maes­tro de escue­la. Voy a tener una lec­ción de his­to­ria o, más exac­ta­men­te, una con­fe­ren­cia sobre la his­to­ria de los últi­mos trein­ta años en la sel­va de Dan­da­ka­ran­ya, que ha ter­mi­na­do en la gue­rra que los envuel­ve actual­men­te. Por supues­to, es la ver­sión de los par­ti­sa­nos. Pero ¿qué his­to­ria no es ver­sión de alguien? En cual­quier caso, la his­to­ria secre­ta debe hacer­se públi­ca si es que va a ser impug­na­da, con­tras­ta­da, en vez de limi­tar­se al enga­ño, que es lo que está suce­dien­do aho­ra.

El cama­ra­da Venu tie­ne un esti­lo cal­ma­do, tran­qui­li­zan­te, y una sua­ve voz que en los días sub­si­guien­tes con­ser­va­rá aún en un con­tex­to que a mí me ener­va­ría por com­ple­to. Esta maña­na habla duran­te varias horas, casi con­ti­nua­men­te. Es como un admi­nis­tra­dor de una tien­da peque­ña que tie­ne un mon­tón gigan­te de teclas con las que abre un enre­do de arma­rios lle­nos de his­to­rias, can­cio­nes y refle­xio­nes.

El cama­ra­da Venu esta­ba en uno de los sie­te escua­dro­nes arma­dos que cru­za­ron el Goda­va­ri des­de Andh­ra Pra­desh y entra­ron en el Bos­que Dan­da­ka­ran­ya (DK, en la jer­ga del Par­ti­do) en junio de 1980, hace trein­ta años. Él es uno de los pri­me­ros cua­ren­ta y nue­ve. Per­te­ne­cían al Gru­po Gue­rra Popu­lar (GGP), una fac­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de India (Mar­xis­ta-Leni­nis­ta) PCI (ML), los naxa­li­tas ori­gi­na­les. En abril de ese año GGP se pre­sen­tó ofi­cial­men­te como un Par­ti­do sepa­ra­do e inde­pen­dien­te, bajo la direc­ción de Kon­da­pa­lli Seetha­ra­miah. GGP deci­dió cons­truir un ejér­ci­to per­ma­nen­te, para lo cual nece­si­tan una base. DK iba a ser esa base, y los pri­me­ros des­ta­ca­men­tos fue­ron envia­dos para reco­no­cer la zona y comen­zar el pro­ce­so de cons­truc­ción de zonas gue­rri­llas. El deba­te acer­ca de si los par­ti­dos comu­nis­tas deben tener un ejér­ci­to per­ma­nen­te y tener o no un «Ejér­ci­to Popu­lar» es una con­tra­dic­ción intrín­se­ca, es anti­gua. La deci­sión del GGP de cons­truir un ejér­ci­to resul­ta­ba de su expe­rien­cia en Andh­ra Pra­desh, don­de su cam­pa­ña “tie­rra para quien la tra­ba­ja” dio paso a un enfren­ta­mien­to direc­to con los terra­te­nien­tes, y resul­tó en un tipo de repre­sión poli­cial que el Par­ti­do con­si­de­ró impo­si­ble resis­tir sin una fuer­za de com­ba­te entre­na­da para este efec­to. (En el año 2004 GGP se fusio­nó con las otras fac­cio­nes del PCI (ML), Par­ti­do Uni­dad (PU) y el Cen­tro Comu­nis­ta Maoís­ta (MCC) ‑que fun­cio­na­ban en su mayor par­te fue­ra de Bihar y Jharkhand- para lle­gar a ser lo que aho­ra es el Par­ti­do Comu­nis­ta de la India (Maoís­ta)).

Arundha­ti Roy.

Outlook. Tra­du­ci­do para el CEPRID (www​.nodo50​.org/​c​e​p​rid) por María Val­dés con la cola­bo­ra­ción del Perió­di­co Nue­va Demo­cra­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *