No es nin­gún secre­to lo que han esta­do tra­man­do.

Pakis­tán y los tali­ba­nes.

Las obser­va­cio­nes pos­te­rio­res a Wiki­leaks de David Came­ron sobre la ayu­da paquis­ta­ní al enemi­go en el Hin­du Kush no debe­rían tomar­se dema­sia­do en serio. El “esta­lli­do” cui­da­do­sa­men­te orques­ta­do en India tenía el pro­pó­si­to de com­pla­cer a sus anfi­trio­nes y sellar algu­nos nego­cios (Came­ron y Cable se están esfor­zan­do por cuen­ta de la indus­tria de arma­men­tos bri­tá­ni­ca). Todo for­ma par­te del chis­mo­rreo.

La reac­ción ofi­cial de Pakis­tán fue igual­men­te fal­sa. Ya que a Isla­ma­bad le es impo­si­ble ata­car al orga­ni­lle­ro, la empren­de con­tra el mono.

Mien­tras tan­to todas las par­tes saben per­fec­ta­men­te lo que ha esta­do hacien­do el ejér­ci­to paquis­ta­ní con diver­sas fac­cio­nes tali­ba­nes des­de que Afga­nis­tán fue ocu­pa­do hace casi nue­ve años. Hace tres años un agen­te de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se fue ase­si­na­do a tiros por un sol­da­do paquis­ta­ní en seme­jan­tes con­ver­sa­cio­nes –como infor­mó la pren­sa paquis­ta­ní-. Una fuen­te cer­ca­na a los mili­ta­res paquis­ta­níes me dijo el año pasa­do en Isla­ma­bad que agen­tes de inte­li­gen­cia de EE.UU. estu­vie­ron pre­sen­tes en recien­tes con­ver­sa­cio­nes entre el ISI (Ser­vi­cio de inte­li­gen­cia paquis­ta­ní) y los insur­gen­tes. No hay moti­vos para que alguien se mues­tre sor­pren­di­do. La cau­sa, tam­bién, es obvia. La gue­rra no se pue­de ganar.

No es pre­ci­sa­men­te un secre­to que Pakis­tán nun­ca aban­do­nó real­men­te a los tali­ba­nes des­pués del 11‑S. ¿Cómo iba a hacer­lo? Fue Isla­ma­bad la que orga­ni­zó la reti­ra­da de los tali­ba­nes de Kabul para que EE.UU. y sus alia­dos pudie­ran apo­de­rar­se del país sin un com­ba­te. Los gene­ra­les paquis­ta­níes acon­se­ja­ron a sus ami­gos afga­nos que espe­ra­ran el momen­to ade­cua­do.

La insur­gen­cia cre­ció a medi­da que la gue­rra en Afga­nis­tán se dete­rio­ra­ba. El caos social y la corrup­ción polí­ti­ca del gru­po de Hamid Kar­zai hicie­ron que la ocu­pa­ción extran­je­ra fue­ra aún peor a los ojos de muchos afga­nos, incor­po­ran­do a una nue­va gene­ra­ción de pas­tu­nes a la bata­lla ‑hom­bres jóve­nes que no habían for­ma­do par­te del régi­men des­pla­za­do-. Son estos neo­ta­li­ba­nes los que han orga­ni­za­do efec­ti­va­men­te la pro­pa­ga­ción de la resis­ten­cia, que como reve­ló el dia­gra­ma de arte­fac­tos explo­si­vos impro­vi­sa­dos se ha exten­di­do vir­tual­men­te a cada par­te del país.

Matthew Hoh, un ex capi­tán de mari­nes que sir­ve como ofi­cial polí­ti­co en Afga­nis­tán, renun­ció al ser­vi­cio en sep­tiem­bre de 2009. Su expli­ca­ción fue cla­ra: “La insur­gen­cia pas­tún, que se com­po­ne de múl­ti­ples gru­pos loca­les, apa­ren­te­men­te infi­ni­tos, se ali­men­ta por lo que el pue­blo pas­tún per­ci­be como un ata­que con­ti­nuo y per­ma­nen­te, que data de siglos, con­tra la tie­rra, la cul­tu­ra, las tra­di­cio­nes y la reli­gión pas­tu­nes por enemi­gos inter­nos y exter­nos… He obser­va­do que la masa de la insur­gen­cia no com­ba­te por la ban­de­ra blan­ca de los tali­ba­nes, sino más bien con­tra la pre­sen­cia de sol­da­dos extran­je­ros e impues­tos apli­ca­dos por un gobierno no repre­sen­ta­ti­vo en Kabul”.

En 2007, EE.UU. tra­tó de apar­tar gra­dual­men­te a una sec­ción de los insur­gen­tes de Mullah Omar, el líder tali­bán, ofre­cién­do­les posi­cio­nes en el gobierno. Los diri­gen­tes neo­ta­li­ba­nes se nega­ron a unir­se a un gobierno mien­tras hubie­ra tro­pas extran­je­ras en el país. Pero a fin de comen­zar por esta­ble­cer los con­tac­tos, el ejér­ci­to paquis­ta­ní fue de una impor­tan­cia crí­ti­ca. Este ejér­ci­to, uti­li­za­do como cober­tu­ra por EE.UU. en varias oca­sio­nes, se vio obli­ga­do a dejar de lado su pelle­jo isla­mis­ta (nece­sa­rio para la yihad con­tra la Unión Sovié­ti­ca). Eso enfu­re­ció a muchos den­tro de sus filas, y hubo tres aten­ta­dos con­tra la vida del gene­ral Musha­rraf.

El ISI, cuya auto­no­mía siem­pre se ha sub­es­ti­ma­do, fue colo­ca­do bajo un con­trol casi total, y el gene­ral Ash­faq Kaya­ni (quien reem­pla­zó a Musha­rraf como jefe del esta­do mayor del ejér­ci­to) lo reor­ga­ni­zó inte­gral­men­te. Unos pocos ele­men­tos delin­cuen­tes se reve­la­ron cuan­do apro­ba­ron el ata­que con­tra la emba­ja­da india en Kabul en 2008; fue­ron inme­dia­ta­men­te cas­ti­ga­dos y eli­mi­na­dos. Hoy, los ata­ques con­tra el ISI se han hecho con­ve­nien­tes para Occi­den­te, que nece­si­ta al gene­ral Kaya­ni y por lo tan­to no pue­de ata­car­lo direc­ta­men­te. No hay modo de que el ISI u otra ala de las fuer­zas arma­das pue­da ayu­dar a los insur­gen­tes sin el cono­ci­mien­to de Kaya­ni, y éste sabe per­fec­ta­men­te que a fin de pre­ser­var los con­tac­tos con los insur­gen­tes que com­ba­ten a la OTAN hay que ofre­cer­les unas pocas recom­pen­sas.

Hace algu­nos meses Kar­zai esta­ba tan deses­pe­ra­do por hacer la cor­te a los tali­ba­nes que soli­ci­tó al gene­ral Eiken­berry, el con­ci­lia­dor emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Kabul, que borra­ra a toda la diri­gen­cia de los tali­ba­nes, inclui­do Omar, de la lis­ta de per­so­nas más bus­ca­das. Eiken­berry no se negó pero sugi­rió que cada caso se con­si­de­re por sus pro­pios méri­tos. Qué mejor indi­ca­ción de que la gue­rra está per­di­da.

Wiki­Leaks pare­ce haber reani­ma­do tem­po­ral­men­te a Kar­zai. “Es una cues­tión dife­ren­te si Afga­nis­tán tie­ne la capa­ci­dad de enca­rar esto”, dijo en res­pues­ta a una pre­gun­ta sobre el apo­yo de Pakis­tán a los tali­ba­nes, “…pero nues­tros alia­dos tie­nen esa capa­ci­dad. La pre­gun­ta es aho­ra, ¿por qué no hacen nada?”

Pero lo hacen. Y lo han esta­do hacien­do des­de que Barack Oba­ma asu­mió la pre­si­den­cia. Los ata­ques con dro­nes tenían el pro­pó­si­to de des­truir el apo­yo a los insur­gen­tes al otro lado de la fron­te­ra. En su lugar, han lle­va­do a la des­es­ta­bi­li­za­ción de Pakis­tán. El año pasa­do, el ejér­ci­to des­pla­zó por la fuer­za a 250.000 per­so­nas del dis­tri­to Orak­zai en la fron­te­ra afga­na y las colo­có en cam­pos de refu­gia­dos. Muchos jura­ron ven­gar­se, y gru­pos mili­tan­tes han ata­ca­do al ISI y a otros cen­tros mili­ta­res. El 8 de junio de este año, com­ba­tien­tes con gra­na­das y mor­te­ros ata­ca­ron un con­voy de la OTAN en Rawal­pin­di. Que­ma­ron cin­cuen­ta vehícu­los de la OTAN y se infor­mó de más de una doce­na de sol­da­dos muer­tos.

La cosa sólo pue­de empeo­rar. Es hora de que Oba­ma aban­do­ne todos los pre­tex­tos uti­li­za­dos para jus­ti­fi­car una gue­rra que sólo pue­de lle­var a más muer­tes pero a nin­gu­na solu­ción. Aho­ra se nece­si­ta deses­pe­ra­da­men­te una estra­te­gia de sali­da.

……

El últi­mo libro de Tariq Ali The Pro­to­cols of the Elders of Sodom and other Essays, aca­ba de ser publi­ca­do por Ver­so.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *