Hasán Nas­ra­lá el indo­ma­ble

La figu­ra del líder de Hez­bo­lá cre­ce día a día debi­do a su ejem­plo como diri­gen­te y com­ba­tien­te, y como motor de una pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Este hom­bre pesa sus pala­bras y sus pala­bras, que valen su peso en oro, son inter­pre­ta­das inme­dia­ta­men­te por todos los exé­ge­tas de la filo­so­fía, la semán­ti­ca y la lin­güís­ti­ca, tan­to los aca­dé­mi­cos como los diplo­má­ti­cos, los estra­te­gas y los espe­cia­lis­tas de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca, los «ara­bi­zan­tes» moder­nos y los orien­ta­lis­tas tra­di­cio­na­les.

La bur­bu­ja polí­ti­ca-mediá­ti­ca occi­den­tal corre el ries­go de aho­gar­se en su pro­pia cóle­ra, igual que sus adu­la­do­res ára­bes, ante seme­jan­te afir­ma­ción que, sin embar­go, corres­pon­de a la reali­dad: Say­yed Hasán Nas­ra­lá (2), líder de Hiz­bu­lá, el movi­mien­to para­mi­li­tar chií liba­nés, no es un char­la­tán. Sus actos son acor­des con su dis­cur­so y su dis­cur­so con sus actos. En resu­men, lo opues­to a un char­la­tán, y sus pala­bras resue­nan tan­to como sus sen­ten­cias.

Sus decla­ra­cio­nes no son fan­fa­rro­na­das, y no es la pro­pa­gan­da la que le con­fie­re su cre­di­bi­li­dad. Ésta la con­fir­man, de hecho, los prin­ci­pa­les perio­dis­tas de habla ára­be de Israel de quie­nes el fir­man­te de este tex­to reco­gió la con­fi­den­cia: «Al Manar», la cade­na de Hiz­bu­lá fun­da­da por Hasán Nas­ra­lá en per­so­na; la cade­na del movi­mien­to chií liba­nes eli­mi­na­da del espa­cio euro­peo por ins­ti­ga­ción de Fran­cia en ple­na gue­rra israe­lí de des­truc­ción de Líbano en 2006, la cade­na de refe­ren­cia del desa­rro­llo de las hos­ti­li­da­des, a la par con la cade­na trans­fron­te­ri­za ára­be «Al Yazi­ra», y no la tele­vi­sión israe­lí.

En una zona don­de la dema­go­gia es una for­ma de gobierno, Nas­ra­lá es un hom­bre sobrio des­po­ja­do de cual­quier tea­tra­li­dad, como cuan­do hizo la espec­ta­cu­lar demos­tra­ción, cier­to domin­go de media­dos de julio, al orde­nar en pleno dis­cur­so polí­ti­co, des­de su tri­bu­na tele­vi­si­va ante cien­tos de miles de teles­pec­ta­do­res boquia­bier­tos, la des­truc­ción de un bar­co de gue­rra israe­lí que reco­rría con inso­len­cia las cos­tas liba­ne­sas. Ape­nas dada la orden el pro­yec­til liba­nés dio de lleno en su obje­ti­vo lan­zan­do el bar­co israe­lí más allá del hori­zon­te envuel­to en una nube de humo negro, señal indis­cu­ti­ble de la heri­da del enemi­go aco­ra­za­do y mar­can­do con esa actua­ción, en el orden sim­bó­li­co, el fra­ca­so israe­lí en ese due­lo a dis­tan­cia entre el mon­je sol­da­do del Islam moderno y sus asal­tan­tes, la avan­za­di­lla de la hege­mo­nía israe­lí-occi­den­tal sobre la esfe­ra ára­be.

En un país don­de la ins­tru­men­ta­li­za­ción del mar­ti­ro­lo­gio sos­tie­ne una autén­ti­ca indus­tria flo­re­cien­te has­ta el pun­to de cons­ti­tuir una ren­ta de situa­ción, este hom­bre jamás ha inten­ta­do sacar ven­ta­ja de la muer­te de su hijo, Hadi, en el cam­po de bata­lla en una ope­ra­ción de ase­dio israe­lí en el sur de Líbano. Muer­to en com­ba­te a los 18 años en Jabal al Rafei en 1997, en la fron­te­ra liba­ne­sa-israe­lí, y no en un ajus­te de cuen­tas entre fac­cio­nes riva­les por el repar­to del botín de los que la gue­rra de Líbano ha dado nume­ro­sos ejem­plos, en par­ti­cu­lar den­tro de las Fuer­zas Liba­ne­sas, la mili­cia cris­tia­na liba­ne­sa.

En una zona gan­gre­na­da por una reli­gio­si­dad estú­pi­da, este reli­gio­so de len­gua­je cul­to y ver­bo rico don­de se entre­mez­clan las expre­sio­nes reli­gio­sas y pro­fa­nas, lo colo­quial y lo lite­ra­rio, es un tri­buno en cuyo tono dis­cur­si­vo resue­na ple­na­men­te la temá­ti­ca nacio­na­lis­ta ára­be más exi­gen­te. Un tono lai­co que rom­pe con el apa­ren­te rigor de algu­nos de sus detrac­to­res. Leja­na remi­nis­cen­cia de una con­vic­ción filial de un padre miem­bro acti­vo de un par­ti­do lai­co nacio­na­lis­ta y pan­si­rio, este chií liba­nés y patrio­ta for­ma­do en Nad­jaf, la ciu­dad san­ta del sur de Iraq, ciu­dad refu­gio del Aya­to­lá Ruho­llah Jomei­ni, líder de la revo­lu­ción ira­ní, está con­si­de­ra­do como el artí­fi­ce de la sín­te­sis del chiís­mo ára­be e ira­ní, del isla­mis­mo y el nacio­na­lis­mo ára­be, de la cara occi­den­tal de Líbano y su per­te­nen­cia al mun­do ára­be.

Nati­vo de Bourj Ham­moud, en la popu­lo­sa peri­fe­ria de Bei­rut, Hasán Nas­ra­lá vio la luz en la zona de ebu­lli­ción por exce­len­cia de los aban­do­na­dos de la socie­dad de la abun­dan­cia y de la cohor­te de los pue­blos sin tie­rra, refu­gia­dos pales­ti­nos, mino­rías kur­das y chiíes des­fa­vo­re­ci­das repri­mi­das en el sur de Líbano. Un lugar de naci­mien­to casual que le ha con­fi­gu­ra­do tan­to como su región de ori­gen. El líder de Hiz­bu­lá es ori­gi­na­rio, en reali­dad, de una zona geo­grá­fi­ca pre­des­ti­na­da al com­ba­te: la región del sur de Líbano en la zona fron­te­ri­za liba­ne­sa-israe­lí, una zona obje­ti­vo de la arti­lle­ría y la avia­ción israe­líes des­de hace medio siglo, que los mili­ta­res israe­líes que­rían que sir­vie­ra de zona-tapón y que des­pués, para­dó­ji­ca­men­te, sería la pun­ta de lan­za de la lucha anti­oc­ci­den­tal, el tram­po­lín de Hasán Nas­ra­lá hacia la glo­ria mili­tar.

En efec­to, la cabe­za de par­ti­do de la zona natal de su fami­lia, Bazou­ri­yeh, es una loca­li­dad situa­da cer­ca de Bint Jbeil, el gran pue­blo del sur de Líbano que infli­gió dos bofe­ta­das mili­ta­res a los israe­líes, la pri­me­ra vez en 1982 con la des­truc­ción del coman­do israe­lí esta­ble­ci­do allí en el mar­co de la «Ope­ra­ción Paz en Gali­lea». La segun­da vez un cuar­to de siglo des­pués, en 2006, en la memo­ra­ble bata­lla de tan­ques que pre­ce­dió al alto el fue­go israe­lí-liba­nés que trans­for­mó Bint Jbeil en el cemen­te­rio de los Mer­ka­va y se sal­dó con la des­truc­ción de una trein­te­na de vehícu­los blin­da­dos israe­líes.

Por otra par­te, la inva­sión israe­lí de Líbano tuvo el efec­to de des­en­ca­de­nar su toma de con­cien­cia polí­ti­ca. A los 22 años, este padre de fami­lia de nue­ve hijos, se enro­ló en Hiz­bu­lá, en la épo­ca un vago gru­púscu­lo bajo la féru­la de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­cion ira­ní, don­de subió rápi­da­men­te todos los esca­lo­nes para con­ver­tir­se diez años des­pués, en 1991, con 31 años, en su secre­ta­rio gene­ral des­pués de que los israe­líes ase­si­na­ran a Abbas Musa­wi. Una pro­mo­ción demo­crá­ti­ca, una ascen­sión por méri­tos sin gol­pes de fuer­za ni gol­pes de Esta­do, que le puso en posi­ción de for­mar par­te del jue­go polí­ti­co liba­nés, en 1992, en con­co­mi­tan­cia con la lle­ga­da al poder del mul­ti­mi­llo­na­rio liba­nés-sau­dí Rafic Hari­ri, el otro peso pesa­do de la polí­ti­ca liba­ne­sa, indu­cien­do una nue­va ecua­ción en el sis­te­ma polí­ti­co con­fe­sio­nal liba­nés, mar­ca­do des­de enton­ces por la pre­emi­nen­cia de dos gran­des comu­ni­da­des musul­ma­nas –suní y chií- en detri­men­to de las comu­ni­da­des his­tó­ri­cas fun­da­do­ras de Líbano, maro­ni­ta y dru­sa.

Pro­ce­den­te de la comu­ni­dad liba­ne­sa más des­pre­cia­da de la épo­ca y la más aban­do­na­da por los pode­res públi­cos, la comu­ni­dad chií, diri­gi­da enton­ces por seño­res feu­da­les de cla­nes, tra­fi­can­tes de dro­gas y alia­dos pri­vi­le­gia­dos del Sha de Irán y de Occi­den­te, espe­cial­men­te la fami­lia Kazem al Kha­lil de Tiro, parien­te por matri­mo­nio del ira­quí Ahmad Cha­la­bi, el agen­te por exce­len­cia de la inva­sión esta­dou­ni­den­se de Iraq, Hasán Nas­ra­lá la con­vir­tió en la pun­ta de lan­za del com­ba­te anti­is­rae­lí, en la dig­ni­dad del país y su colum­na ver­te­bral, al con­se­guir la reti­ra­da mili­tar israe­lí de Líbano sin nego­cia­ción ni tra­ta­do de paz, en 2000, pro­pul­san­do a su país a la fun­ción de cur­sor diplo­má­ti­co regio­nal, y en la his­to­ria del con­flic­to israe­lí-ára­be lle­vó el mode­lo liba­nés a la cate­go­ría de ejem­plo por el gran cho­que que aque­lla haza­ña cau­só en la memo­ria colec­ti­va ára­be, un impac­to psi­co­ló­gi­co de una impor­tan­cia com­pa­ra­ble a la des­truc­ción de la línea Bar Lev duran­te el paso del canal de Suez en la gue­rra de octu­bre de 1973.

Rein­ci­den­te, ocho años des­pués puso en mar­cha, fren­te a la poten­cia de fue­go de su enemi­go y con la hos­ti­li­dad casi gene­ral de las monar­quías ára­bes, un nue­vo méto­do de lucha, con la crea­ción de un con­flic­to móvil en un cam­po cerra­do, una inno­va­ción en la estra­te­gia mili­tar con­tem­po­rá­nea com­bi­na­da con una audaz res­pues­ta balís­ti­ca, con gran cons­ter­na­ción de los paí­ses occi­den­ta­les y sus alia­dos ára­bes.

La cri­sis del mode­lo occi­den­tal de gue­rra limi­ta­da de alta tec­no­lo­gía.

«A pesar del des­plie­gue de los ejér­ci­tos de tie­rra y aire, los israe­líes no logra­ron derro­tar a unos miles de hom­bres atrin­che­ra­dos en un rec­tán­gu­lo de 45×25 kiló­me­tros, un resul­ta­do tác­ti­co sor­pren­den­te, pro­ba­ble­men­te anun­cia­dor de un fenó­meno nue­vo, el fin de una era de gue­rras limi­ta­das domi­na­das por la alta tec­no­lo­gía occi­den­tal. El ejér­ci­to de Israel des­cu­brió enton­ces que sus adver­sa­rios están per­fec­ta­men­te pre­pa­ra­dos fren­te al fue­go aéreo israe­lí, Hiz­bu­lá ha desa­rro­lla­do una ver­sión «de baja tec­no­lo­gía», del sigi­lo, con la com­bi­na­ción de redes sub­te­rrá­neas, for­ti­fi­ca­cio­nes y, sobre todo, la mez­cla entre la pobla­ción. Hiz­bu­lá, lige­ra­men­te equi­pa­do, diri­gien­do per­fec­ta­men­te su arse­nal, espe­cial­men­te los anti­tan­ques, lle­vó a cabo un com­ba­te des­cen­tra­li­za­do, a la mane­ra de los fin­lan­de­ses fren­te a los sovié­ti­cos en 1940. Ade­más prac­ti­ca una gue­rra total, tan­to por la acep­ta­ción de los sacri­fi­cios como por la estre­cha inte­gra­ción de todos los aspec­tos de la gue­rra en el cora­zón de la pobla­ción. Fren­te a él el ejér­ci­to israe­lí se empe­ñó en un resul­ta­do de «cero muer­tes» y fra­ca­só. En resu­men Israel per­dió 120 per­so­nas y 6.000 millo­nes de dóla­res, es decir, casi 10 millo­nes de dóla­res por cada enemi­go muer­to, y eso sin lle­gar a ven­cer al Par­ti­do de Dios. «A ese pre­cio, sin duda, hubie­ra sido tác­ti­ca­men­te más efec­ti­vo ofre­cer varios cien­tos de miles de dóla­res a cada uno de los 3.000 com­ba­tien­tes pro­fe­sio­na­les de Hiz­bu­lá para que se exi­lia­ran en el extran­je­ro», con­si­de­ró un estra­te­ga fran­cés del Cen­tro fran­cés de ense­ñan­za del empleo de las fuer­zas (ejér­ci­to de tie­rra), encar­ga­do de revi­sar las expe­rien­cias de las ope­ra­cio­nes fran­ce­sas y extran­je­ras en la zona Asia/​Oriente Medio (3).

Y a la vis­ta de esta haza­ña sin­gu­lar en la his­to­ria poco glo­rio­sa del mun­do ára­be con­tem­po­rá­neo, la pro­tes­ta uná­ni­me con­tra un cla­se polí­ti­ca arcai­ca refor­ma­tea­da en el feu­da­lis­mo moderno y resul­ta­do del opor­tu­nis­mo, hará vibrar la fibra comu­ni­ta­ria en una zona atra­pa­da en el inte­gris­mo, en un país que ya ha sufri­do bas­tan­te, apre­sa­do en la des­es­pe­ran­za de una pobla­ción en camino de un empo­bre­ci­mien­to cre­cien­te, apre­sa­do en la amne­sia de las víc­ti­mas de las anti­guas tor­pe­zas, apre­sa­do en la cóle­ra de una juven­tud rebel­de con­tra cual­quier for­ma de tute­la, apre­sa­do en la indi­gen­cia inte­lec­tual y moral de una par­te de la éli­te, apre­sa­do, en fin, en el enanis­mo de los gigan­tes de la polí­ti­ca liba­ne­sa vin­cu­la­dos en una alian­za con­tra natu­ra con los ex «seño­res de la gue­rra» y su prin­ci­pal patro­ci­na­dor.

Apos­tan­do implí­ci­ta­men­te por la derro­ta de Hiz­bu­lá, el trío pro occi­den­tal ‑Saad Hari­ri, Walid Jum­blatt y su alia­do maro­ni­ta Samir Gea­gea, el ex com­pa­ñe­ro de via­je de Israel de la gue­rra civil inter­li­ba­ne­sa- se lan­zó des­de el fin de las hos­ti­li­da­des, más allá de cual­quier decen­cia, a enjui­ciar a la mili­cia chií al gri­to de «Al-Haqi­qa» (la ver­dad) en vez de bus­car la con­de­na de Israel por vio­lar el Dere­cho Huma­ni­ta­rio Inter­na­cio­nal y des­truir las infra­es­truc­tu­ras liba­ne­sas. Un gri­to de gue­rra curio­sa­men­te popu­la­ri­za­do por la fugaz pasio­na­ria de la esce­na liba­ne­sa, la Minis­tra maro­ni­ta Nay­la Moua­wad, para­dó­ji­ca­men­te más preo­cu­pa­da por des­en­mas­ca­rar a los ase­si­nos de Rafic Hari­ri que a los de su pro­pio espo­so, el anti­guo pre­si­den­te René Moa­wad, ase­si­na­do en un aten­ta­do el 22 de noviem­bre de 1990, el día del ani­ver­sa­rio de la inde­pen­den­cia de Líbano. Lamen­ta­ble e infa­me espec­tácu­lo.

Nas­ra­lá se reti­ró demos­tran­do su cle­men­cia hacia los cola­bo­ra­cio­nis­tas del ejér­ci­to israe­lí enro­la­dos bajo la féru­la de un gene­ral trai­dor, Antoi­ne Lahad, exo­ne­rán­do­los del cri­men de trai­ción y aho­rrán­do­les el «supli­cio del alqui­trán» reser­va­do a los cola­bo­ra­do­res fran­ce­ses del régi­men nazi. Sos­la­yó esta tram­pa dema­gó­gi­ca por su alian­za con la jerar­quía mili­tar cris­tia­na, los dos ex coman­dan­tes en jefe del ejér­ci­to deseo­sos de fre­nar los impul­sos mor­tí­fe­ros del orden mili­ciano cris­tiano. El pre­si­den­te Emi­le Lahoud, «un resis­ten­te por exce­len­cia» en pala­bras de su alia­do chií, y el gene­ral Michel Aoun, jefe de la más impor­tan­te for­ma­ción polí­ti­ca cris­tia­na, le garan­ti­za­ron una cober­tu­ra diplo­má­ti­ca inter­na­cio­nal «trans­con­fe­sio­nal», una cáma­ra de segu­ri­dad con el fin de rom­per cla­ra­men­te una nue­va divi­sión islá­mi­ca-cris­ti­na, pun­to de infle­xión hacia una nue­va gue­rra civil de con­no­ta­ción reli­gio­sa.

Según la con­fe­sión de los pro­pios res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses, des­de 2006 Esta­dos Uni­dos, a tra­vés de la USAID y la Midd­le East Part­nership Initia­ti­ve (MEPI) ha sol­ta­do más de 500 millo­nes de dóla­res para neu­tra­li­zar a Hiz­bu­lá, la prin­ci­pal for­ma­ción para­mi­li­tar del Ter­cer Mun­do, regan­do a más de sete­cien­tas per­so­na­li­da­des e ins­ti­tu­cio­nes liba­ne­sas con una llu­via de dóla­res «para crear alter­na­ti­vas al extre­mis­mo y redu­cir la influen­cia de Hiz­bu­lá en la juven­tud» (4). A esa suma hay que aña­dir la finan­cia­ción de la cam­pa­ña elec­to­ral de la coa­li­ción guber­na­men­tal en las elec­cio­nes de 2009, del orden de 780 millo­nes de dóla­res, es decir, un total de 1.200 millo­nes de dóla­res en tres años, a razón de 400 millo­nes de dóla­res anua­les. En vano.

Autén­ti­co esta­do den­tro del Esta­do, prin­ci­pal que­ja de sus adver­sa­rios, el movi­mien­to de Nas­ra­lá ha supli­do duran­te trein­ta años la ausen­cia de un poder de Esta­do amplia­men­te vacia­do antes de su sus­tan­cia por el orden mili­ciano depre­da­dor y pará­si­to, en todo caso mucho antes del naci­mien­to de Hiz­bu­lá, cola­bo­ran­do estre­cha­men­te con los ser­vi­cios de un Esta­do en des­he­ren­cia, dan­do comien­zo a una cul­tu­ra de lucha y resis­ten­cia en un país de hábi­tos terri­ble­men­te mer­can­ti­les.

Prin­ci­pal for­ma­ción polí­ti­co mili­tar liba­ne­sa, cuyo des­man­te­la­mien­to recla­ma Esta­dos Uni­dos, Hiz­bu­lá dis­po­ne de una repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria sin com­pa­ra­ción con la impor­tan­cia numé­ri­ca de la comu­ni­dad chií, sin com­pa­ra­ción con su con­tri­bu­ción a la libe­ra­ción del terri­to­rio nacio­nal, sin com­pa­ra­ción con su pres­ti­gio regio­nal, sin com­pa­ra­ción con la adhe­sión popu­lar de la que dis­fru­ta sin bus­car ven­ta­jas. Tan­to en el ámbi­to de la demo­cra­cia numé­ri­ca como en el de la demo­cra­cia patrió­ti­ca, el lugar que ocu­pa Hiz­bu­lá es un pues­to esco­gi­do. Una posi­ción insos­la­ya­ble para disua­dir a cual­quie­ra que pre­ten­da usur­par el lugar que no le corres­pon­de. En las dis­cu­sio­nes bizan­ti­nas a las que los liba­ne­ses son tan afi­cio­na­dos es salu­da­ble que se recuer­de esta ver­dad evi­den­te, y los con­tra­tiem­pos del tán­dem Hari­ri-Jum­blatt están ahí para ates­ti­guar­lo.

Walid Jum­blatt y Saad Hari­ri hicie­ron una enmien­da hono­ra­ble des­pués de una serie de con­tra­tiem­pos y reto­ma­ron el camino de Damas­co, sin jac­tar­se dema­sia­do, mien­tras Nay­la Moa­wad fue derro­ta­da en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas y su hijo Michel, la espe­ran­za del rele­vo maro­ni­ta de los neo­con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses que finan­cia­ban el cul­to a la memo­ria de su padre y su pro­pia carre­ra polí­ti­ca a tra­vés de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy, fue obli­ga­do a expa­triar­se en Amé­ri­ca Lati­na para reha­cer su salud finan­cie­ra a fal­ta de un rigor moral.

El Pri­mer Minis­tro socia­lis­ta fran­cés Lio­nel Jos­pin, que cali­fi­có de «terro­ris­ta» a Hiz­bu­lá, pagó el pre­cio por ello des­en­ca­de­nan­do el ape­drea­mien­to más famo­so de la épo­ca con­tem­po­rá­nea y aca­ban­do mise­ra­ble­men­te su carre­ra polí­ti­ca abra­sa­do sin reme­dio. Jac­ques Chi­rac, que pre­co­ni­zó «medi­das coer­ci­ti­vas» para fre­nar a Hiz­bu­lá, recon­si­de­ró su pos­tu­ra tras el fra­ca­so israe­lí envian­do una escua­dri­lla fran­ce­sa para pro­te­ger el espa­cio aéreo liba­nés duran­te el des­fi­le de cele­bra­ción de la «vic­to­ria divi­na», por el temor de que el míni­mo obs­tácu­lo a la lle­ga­da de Nas­ra­lá des­en­ca­de­na­se como repre­sa­lia la erra­di­ca­ción polí­ti­ca y físi­ca de la fami­lia de su ami­go Rafic Hari­ri, ase­si­na­do en febre­ro de 2005, y en par­ti­cu­lar de su here­de­ro polí­ti­co, Saad Hari­ri, escon­di­do en el extran­je­ro lejos de la capi­tal de la cual es dipu­tado y del país en el que osten­ta la jefa­tu­ra de la mayo­ría guber­na­men­tal. La «bella» Con­do­lee­za Rice, secre­ta­ria de Esta­do esta­dou­ni­den­se, el más fir­me sos­tén del equi­po israe­lí, des­pués ha sido reen­via­da a sus que­ri­dos estu­dios, igual que la ex agen­te del Mos­sad, la «bella» Tzi­pi Liv­ni, su cole­ga israe­lí. Dan Halloutz, jefe de la avia­ción israe­lí que orde­nó los vue­los des­truc­to­res sobre Bei­rut fue des­po­ja­do de sus fun­cio­nes y devuel­to a su casa por maqui­na­cio­nes finan­cie­ras, igual que su Pri­mer Minis­tro Ehud Olmert.

Ven­ce­dor incues­tio­na­ble de una prue­ba de fuer­za con­tra una coa­li­ción pro occi­den­tal que aña­dió a todos los anti­guos seño­res de la gue­rra de Líbano, que pre­ten­dían debi­li­tar la auto­no­mía de su red de comu­ni­ca­cio­nes, el ner­vio de su gue­rra con­tra Israel, el 7 de mayo de 2008 el dig­na­ta­rio reli­gio­so adqui­rió enton­ces una nue­va dimen­sión, la de un peso pesa­do en el orden inter­na­cio­nal ini­cia­dor de la retó­ri­ca de las repre­sa­lias y de la pari­dad de los terro­ris­mos. Su feu­do del sur de Bei­rut sus­ti­tu­ye al oes­te de Bei­rut en la con­cien­cia ára­be como foco de la con­tes­ta­ción pan­ára­be, mar­can­do defi­ni­ti­va­men­te el ale­ja­mien­to del sunis­mo mili­tan­te en la lucha con­tra Israel, excep­to en el caso del Hamás pales­tino en Gaza.

Nas­ra­lá, que sería el pri­me­ro en con­ce­der su apo­yo a Bachar Al Assad por la fal­ta de garan­tías a su auto­ri­dad cuan­do suce­dió a su padre, mien­tras que sus riva­les liba­ne­ses cal­cu­la­ban las posi­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia polí­ti­ca del joven pre­si­den­te, reci­bió a su vez el pago del sirio, que le con­vir­tió en su prin­ci­pal inter­lo­cu­tor en Líbano. Supre­ma con­sa­gra­ción, Hasán Nas­ra­lá ya tie­ne adju­di­ca­da la misión de ser­vir de garan­tía patrió­ti­ca a los ex niños pro­di­gio de la polí­ti­ca liba­ne­sa como, por ejem­plo, el jefe dru­so Walid Jum­blatt, ove­ja des­ca­rria­da en el cena­gal polí­ti­co liba­nés que vol­vió al redil bajo los aus­pi­cios del líder de Hiz­bu­lá, su garan­tía ante el poder sirio.

Esta medi­da, insó­li­ta, reve­la sin embar­go el gra­do de fia­bi­li­dad del per­so­na­je, una medi­da de pre­cau­ción que pone de mani­fies­to el nivel de las sos­pe­chas que ali­men­tan los sirios y sus alia­dos liba­ne­ses fren­te a su lugar­te­nien­te Mar­wa­ne Hama­dé, ex Minis­tro de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes que diri­gió el pro­yec­to de neu­tra­li­za­ción de la red de comu­ni­ca­cio­nes de Hiz­bu­lá. La incul­pa­ción, ini­cia­da en julio de 2010, de un res­pon­sa­ble que ejer­cía fun­cio­nes deli­ca­das en una empre­sa estra­té­gi­ca de tele­fo­nía móvil por «inte­li­gen­cia con el enemi­go» a pos­te­rio­ri ha dado la razón a Hiz­bu­lá en su deter­mi­na­ción de pre­ser­var su auto­no­mía, tan­to con res­pec­to a su red de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes como a sus vías de avi­tua­lla­mien­to. Al mis­mo tiem­po ha jus­ti­fi­ca­do la des­con­fian­za de los sirios sobre el entorno de Walid Jum­blatt, dada la evi­den­cia de su con­ni­ven­cia pro occi­den­tal. El incul­pa­do, Char­bel Qaz­zi, des­de hace cator­ce años en su pues­to de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, está acu­sa­do por la jus­ti­cia mili­tar de haber conec­ta­do la red de la tele­fo­nía móvil de su empre­sa, Alpha, a la red de los ser­vi­cios israe­líes, trans­mi­tien­do el con­jun­to de su lis­ta de abo­na­dos y las coor­de­na­das per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les de éstos, inclui­das las ban­ca­rias, así como por sus comu­ni­ca­cio­nes a un país ofi­cial­men­te en gue­rra con Líbano que no ha cesa­do en sus incur­sio­nes mili­ta­res con­tra el país.

Mien­tras que en Líbano resue­na regu­lar­men­te la con­me­mo­ra­ción de los «már­ti­res» Bachir Gema­yel, el jefe de las mili­cias cris­tia­nas y pre­si­den­te efí­me­ro de Líbano, sep­tiem­bre de 1982, y de Rafic Hari­ri, el mul­ti­mi­llo­na­rio liba­nés-sau­dí ex pro­vee­dor de fon­dos de la gue­rra entre fac­cio­nes liba­ne­sas y ex Pri­mer Minis­tro suní de Líbano, Has­san Nas­ra­lá lle­va un luto silen­cio­so por su hijo, muer­to en com­ba­te hace tre­ce años, sin men­cio­nar jamás ese ínti­mo dolor y abs­te­nién­do­se siem­pre de cual­quier con­me­mo­ra­ción; el mis­mo com­por­ta­mien­to que obser­va con res­pec­to a otra pres­ti­gio­sa figu­ra de Hiz­bu­lá, Imad Fayed Mough­nieh «Al Hajj Rad­wa­ne», la pesa­di­lla de occi­den­te, el direc­tor de las ope­ra­cio­nes anti­oc­ci­den­ta­les en Orien­te Pró­xi­mo des­de la déca­da de 1980, fun­da­dor de la estruc­tu­ra mili­tar de Hiz­bu­lá y por capi­la­ri­dad mili­tan­te del movi­mien­to pales­tino Hamás en Gaza, artí­fi­ce de la reti­ra­da mili­tar israe­lí del sur de Líbano des­pués de 22 años de ocu­pa­ción, ase­si­na­do en un aten­ta­do en Damas­co el 12 de febre­ro de 2008.

Ni pala­cio ni limu­si­na, inco­rrup­ti­ble en un mun­do que cho­rrea petro­dó­la­res, esta emble­má­ti­ca figu­ra del mun­do ára­be-musul­mán exi­ge el res­pe­to de sus inter­lo­cu­to­res por la con­ten­ción de su com­por­ta­mien­to, su sen­ti­do del humor y una cre­di­bi­li­dad a toda prue­ba, su mar­ca de fábri­ca, su pasa­por­te para la eter­ni­dad. «Al Wah­da al-Sadeq», la «pro­me­sa sin­ce­ra» será una pro­me­sa cum­pli­da. En 2007 apor­ta­ría la demos­tra­ción más des­lum­bran­te de su fia­bi­li­dad al con­se­guir la libe­ra­ción del decano de los pre­sos ára­bes en Israel, el dru­so liba­nés Samir Kin­tar, duran­te la mayor ope­ra­ción de inter­cam­bio de pri­sio­ne­ros que des­em­bo­có, por otra par­te, en la res­ti­tu­ción de los res­tos de Dalal Mough­ra­bi, una resis­ten­te pales­ti­na ase­si­na­da duran­te una ope­ra­ción de coman­do den­tro del terri­to­rio israe­lí.

Ni puer­to ni aero­puer­to, nin­gu­na calle ni auto­vía, ni la menor calle­ja o calle­jón rin­den home­na­je a aquél que lle­va en sí una par­te del des­tino de Líbano y del mun­do ára­be, un líder esen­cial del orden regio­nal. Nin­gún monu­men­to, nin­gu­na obra huma­na para inmor­ta­li­zar el paso por la tie­rra de ese hom­bre. Nin­gún ras­tro, nin­gu­na otra hue­lla que la que la his­to­ria reser­va­rá a este hom­bre cuyo exi­to­so paso de las Ter­mó­pi­las en el verano de 2006 en el sur de Líbano en el cam­po del honor de la resis­ten­cia insu­fló el resue­llo al mun­do ára­be en la recon­quis­ta de su dig­ni­dad. El ocho por cien­to de los suyos pere­cie­ron ese verano, con las armas en las manos, para que Líbano viva en su inte­gri­dad terri­to­rial y su sobe­ra­nía nacio­nal y man­tie­ne viva la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal pales­ti­na de un Esta­do inde­pen­dien­te.

Paca­tos occi­den­ta­les, no os extra­viéis una vez más en vanas bús­que­das: «el Islam ilus­tra­do» es él y no la cor­te de geron­tó­cra­tas petro­mo­nár­qui­cos oscu­ran­tis­tas del Gol­fo.

Paca­tos occi­den­ta­les, no me malin­ter­pre­téis: «El Islam moderno» es él y no esa comi­ti­va de dic­ta­do­res buro­crá­ti­cos de ten­den­cias dinás­ti­cas.

Él, el nue­vo líder de un nacio­na­lis­mo ára­be resu­ci­ta­do que voso­tros inten­táis des­man­te­lar des­de hace medio siglo; él, ese chií mino­ri­ta­rio en un mun­do ára­be mayo­ri­ta­ria­men­te suní, el digno here­de­ro del suní Nas­ser.

Él, y no ese «bufón real», autén­ti­co títe­re de la far­sa del asun­to afgano, Osa­ma Bin Laden, cele­bra­do por voso­tros duran­te todo un dece­nio como «com­ba­tien­te de la liber­tad» por haber mal­ver­sa­do 50.000 com­ba­tien­tes y 20.000 millo­nes de dóla­res para dar el gol­pe de gra­cia a los rusos en Afga­nis­tán a miles de kiló­me­tros del cam­po de bata­lla prin­ci­pal, Pales­ti­na.

Él, el ído­lo de los jóve­nes y menos jóve­nes, de Tach­kent a Taman­ras­set, de Tou­brouk a Tom­buc­tú; él, el teó­lo­go de la libe­ra­ción sin un suce­sor pre­des­ti­na­do; él, Hasán Nas­ra­lá, el indo­ma­ble, el hom­bre que nun­ca ha pac­ta­do con sus enemi­gos, ni con los enemi­gos de sus enemi­gos; él, cuyo úni­co pun­to de mira es Israel, del cual no ale­ja­rá la vis­ta ni el gati­llo por otros de vues­tros espe­jis­mos dudo­sos, por otros de vues­tros obje­ti­vos incier­tos, por nin­gún otro obje­ti­vo, nin­gún otro fin que la libe­ra­ción del sue­lo nacio­nal y la afir­ma­ción del espa­cio nacio­nal ára­be.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *