EEUU: Recu­pe­ran­do el «Patio Tra­se­ro». Por qué debe­ría­mos con­ven­cer­nos de que EEUU agre­di­rá mili­tar­men­te a Vene­zue­la – Níko­las Stolpkin

Intro­duc­ción

Des­de la Doc­tri­na Mon­roe (1823), bajo el lema “Amé­ri­ca para los ame­ri­ca­nos”, los EEUU vie­nen ejer­ci­tan­do su con­duc­ta Impe­ria­lis­ta sobre Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Pre­sen­ta­da “ino­cen­te­men­te” diz­que en defen­sa de los pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos y con­tra el colo­nia­lis­mo, vie­ne a ser en la prác­ti­ca el ase­gu­ra­mien­to de sus intere­ses den­tro del hemis­fe­rio y la con­fron­ta­ción direc­ta fren­te a poten­cias colo­nia­lis­tas euro­peas que para el siglo XIX su poder de influen­cia venía en pro­fun­do decli­ve den­tro de la región, al con­tra­rio de EEUU que venía emer­gien­do den­tro del esce­na­rio inter­na­cio­nal y posi­cio­nán­do­se como una poten­cia para ser toma­da en con­si­de­ra­ción fren­te a las demás potencias.

Dicha doc­tri­na venía a repre­sen­tar de cier­ta for­ma lo que habría de carac­te­ri­zar su polí­ti­ca exte­rior a futu­ro, man­te­nién­do­lo como polí­ti­ca de Esta­do has­ta nues­tras fechas.

La mis­ma doc­tri­na se habría de com­ple­men­tar con la Doc­tri­na del Des­tino Mani­fies­to (XIX-XX), el cual, ésta últi­ma, le daría la base ideo­ló­gi­ca de la expan­sión impe­ria­lis­ta de los EEUU y con la cual habría de con­so­li­dar su expan­sión terri­to­rial, ocu­pan­do terri­to­rios a tra­vés de la vía mili­tar o bien a tra­vés de la com­pra de terri­to­rios o tra­ta­dos de mutuo acuerdo.

Es así como la nacien­te nación de Méxi­co ve per­der terri­to­rios que en la actua­li­dad cono­ce­mos como Cali­for­nia, Colo­ra­do, Ari­zo­na, Neva­da, Utah, Oklaho­ma, Texas y Nue­vo Méxi­co (1848); Ingla­te­rra com­par­te el terri­to­rio de Ore­gón con EEUU (1818−1846) has­ta que en 1846 se defi­nen los lími­tes de cada par­te…. Final­men­te con la com­pra de Alas­ka al Impe­rio Ruso, en 1867, EEUU habría de com­ple­tar su expan­sión terri­to­rial tal como lo cono­ce­mos hoy.

No obs­tan­te, la expan­sión terri­to­rial de la joven EEUU, se había ini­cia­do en 1803 cuan­do Fran­cia había ven­di­do el gran terri­to­rio de La Lui­sia­na; y tiem­po des­pués adqui­ri­ría de Espa­ña el terri­to­rio de la Flo­ri­da (Tra­ta­do de Adams-Onís, 1819 – 1821). Estos dos acon­te­ci­mien­tos, sin duda, habrían de ini­ciar por un lado el afán expan­sio­nis­ta y, a su vez, des­per­ta­do su ins­tin­to impe­ria­lis­ta; y, por otra par­te, habría de impul­sar el naci­mien­to de la futu­ra Doc­tri­na Mon­roe, base ideo­ló­gi­ca impe­ria­lis­ta y expan­sio­nis­ta de los EEUU. No por nada, su crea­dor inte­lec­tual John Quincy Adams (más tar­de el sex­to pre­si­den­te de EEUU, 1825 – 1829, des­pués de James Mon­roe) esta­ría invo­lu­cra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en las nego­cia­cio­nes del Tra­ta­do de Adams-Onís, sien­do par­te repre­sen­tan­te de los EEUU en las negociaciones.

Por tan­to, de una nación que comen­zó tenien­do tan sólo 13 esta­dos (Nue­va Ham­pshi­re, Mas­sa­chus­sets, Rho­de Island, Con­nec­ti­cut, Nue­va Cork, Nue­va Jer­sey, Pen­sil­va­nia, Dela­wa­re, Mary­land, Vir­gi­nia, Caro­li­na del Nor­te, Caro­li­na del Sur y Geor­gia) ter­mi­nó abar­can­do un con­si­de­ra­ble terri­to­rio en menos de cien años. Y todo gra­cias al impul­so de la nacien­te eli­te eco­nó­mi­ca que supo apro­ve­char cier­tas cir­cuns­tan­cias fren­te a la ame­na­za y los obs­tácu­los que repre­sen­ta­ban los “blan­cos pobres”, los “negros” e “indios” y las eli­tes eco­nó­mi­cas fie­les a la coro­na ingle­sa, que goza­ban de cier­tos pri­vi­le­gios que los otros no, por tra­tar­se de eli­tes (los pri­me­ros), fue­ra de los círcu­los diri­gen­tes o de poder.

Pero cla­ro, nada habría resul­ta­do sin la inte­li­gen­te uti­li­za­ción de los “blan­cos pobres” y la emer­gen­te “cla­se media” para sus “nobles” pro­pó­si­tos, sien­do el racis­mo una de las prin­ci­pa­les for­mas de con­trol jun­to con fomen­tar el naci­mien­to de dicha “cla­se media” para tener­los con­tra los pri­vi­le­gia­dos de la coro­na inglesa.

Enton­ces aquí debe­mos sub­ra­yar algo: a par­tir del naci­mien­to de EEUU (1776) y su pos­te­rior desa­rro­llo, pode­mos visua­li­zar su con­na­tu­ral inte­rés impe­ria­lis­ta refor­za­do gene­ra­ción tras gene­ra­ción, de la mis­ma for­ma como somos tes­ti­gos de la evo­lu­ción de cier­tos productos.

Hoy sim­ple­men­te somos tes­ti­gos de la evo­lu­ción de dicho “pro­duc­to”, cuya fina­li­dad ya no es otra que el CONTROL TOTAL. Pero fren­te a las nue­vas cir­cuns­tan­cias el desa­fío por con­cre­tar­lo se hace más espi­no­so, debi­do en par­te por los sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios “tec­tó­ni­cos” que a prin­ci­pios del siglo XXI se están desa­rro­llan­do. Todo habrá de depen­der de las estra­te­gias a uti­li­zar. Pero una invo­lu­ción de su “pro­duc­to” estre­lla, difí­cil­men­te habrá.

El por­qué debié­ra­mos con­ven­cer­nos de que EEUU agre­di­rá mili­tar­men­te a Venezuela

La mayor poten­cia mun­dial en declive

Ya deja­mos en cla­ro la natu­ra­le­za impe­ria­lis­ta de los EEUU. Aho­ra vea­mos y ana­li­ce­mos el actual escenario.

EEUU es por el momen­to la mayor poten­cia mili­tar y eco­nó­mi­ca que hay en el mun­do. Sin embar­go es una poten­cia que va en decli­ve, cla­ra­men­te. Y como pri­me­ra poten­cia mun­dial eco­nó­mi­ca vere­mos, o bien ya esta­mos vien­do, de que no habrá de dejar tan fácil­men­te dicho pues­to para que otros lo ocu­pen. Por lo que, la uti­li­za­ción de la fuer­za sería la últi­ma opción del deses­pe­ro de una poten­cia que ve caer su pro­pia for­ta­le­za económica.

Los pri­vi­le­gios alcan­za­dos por EEUU des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y plas­ma­dos prin­ci­pal­men­te en estruc­tu­ras como la ONU (1945), acuer­dos cómo el de Bret­ton Woods (1944) y los pos­te­rio­res acuer­dos del GATT (Acuer­do Gene­ral sobre Aran­ce­les Adua­ne­ros y Comer­cio, 1948), per­mi­ti­rían for­ta­le­cer aún más, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, a la nacien­te pri­me­ra poten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial. Pri­vi­le­gios for­ta­le­ci­dos aún toda­vía, a medi­da que las cir­cuns­tan­cias lo iban per­mi­tien­do. Así por ejem­plo, tiem­po des­pués, fren­te a la ame­na­za que repre­sen­ta­ba a sus intere­ses la URSS (actual­men­te Rusia), se crea­ría la estruc­tu­ra inter­na­cio­nal, polí­ti­co-mili­tar: OTAN (Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te, 1949), repre­sen­tan­te supre­mo del blo­que Occidental.

Hoy todas esas estruc­tu­ras naci­das al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial (ONU, Ban­co Mun­dial, Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, GATT/​hoy OMC, OTAN, etc) para ase­gu­rar los pri­vi­le­gios de las otro­ra mayo­res poten­cias eco­nó­mi­cas, se ven en la obli­ga­ción de rees­truc­tu­rar­se o morir y dejar que nue­vas estruc­tu­ras mul­ti­la­te­ra­les se ins­ta­len den­tro del nue­vo esce­na­rio eco­nó­mi­co en desarrollo.

El emer­ger de nue­vas poten­cias eco­nó­mi­cas (Chi­na, India, Rusia, Bra­sil, etc) obli­ga a hacer cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos para la bue­na con­vi­ven­cia entre capi­ta­lis­tas den­tro de la cate­go­ría de los “pesos pesa­dos”. No hacer­los impli­ca­ría la for­ma­ción y su pos­te­rior for­ta­le­ci­mien­to de alian­zas eco­nó­mi­cas o estruc­tu­ras para­le­las a las naci­das al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mundial.

En defi­ni­ti­va, lo que esta­mos pre­sen­cian­do hoy son pro­fun­dos cam­bios tec­tó­ni­cos en la esfe­ra eco­nó­mi­ca que ven­drían a rede­fi­nir los equi­li­brios de Poder a nivel mun­dial. Por una par­te están los del blo­que tra­di­cio­nal capi­ta­lis­ta (EEUU, Ingla­te­rra, Japón y la Unión Euro­pea) y, por otra par­te, están los del blo­que capi­ta­lis­ta amor­fo, aún por defi­nir (Chi­na, India, Rusia, Bra­sil, y otros por que­rer salir hacia la “super­fi­cie” como Irán o Venezuela).

Estos últi­mos no tie­nen los pri­vi­le­gios que gozan los pri­me­ros en mate­ria polí­ti­ca e influen­cia. Si no son aco­mo­da­dos de igual a igual en la mesa de las deci­sio­nes, sen­ci­lla­men­te tra­ta­rán de crear sus pro­pias mesas como la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai (OCS) – (2001) o el ALBA-TCP – Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do de Comer­cio de los Pue­blos (2004).

Sólo hemos sido tes­ti­gos de ges­tos de re-aco­mo­da­mien­to como el G‑20 para de algún modo ale­jar­los de la crea­ción de sus pro­pias mesas. Sabe­mos bien quie­nes son los que tie­nen el mono­po­lio ver­da­de­ro de las deci­sio­nes a nivel mundial.

Den­tro de este con­tex­to, los paí­ses pro­ta­gó­ni­cos de sus res­pec­ti­vos blo­ques capi­ta­lis­tas (EEUU y Chi­na) jue­gan un rol impor­tan­te. No sólo se tra­ta del decli­ve del blo­que capi­ta­lis­ta tra­di­cio­nal o del ascen­so de un blo­que capi­ta­lis­ta aún por defi­nir. Se tra­ta prin­ci­pal­men­te de la futu­ra caí­da del trono que ocu­pa actual­men­te EEUU y la futu­ra ocu­pa­ción de este por par­te de Chi­na. Pero dicho cam­bio no suce­de­rá sin que exis­tan las pata­le­tas natu­ra­les de un EEUU aden­trán­do­se poco a poco en el terreno de los “per­de­do­res”. Es natu­ral ¿dón­de que­da­rían sus anhe­los de tener un CONTROL TOTAL a nivel mundial?

Chi­na, por tan­to, repre­sen­ta el prin­ci­pal obs­tácu­lo para pro­se­guir con sus ambi­cio­nes, y EEUU bus­ca­rá las for­mas nece­sa­rias para que Chi­na se man­ten­ga ale­ja­do del trono de poder e influencia.

El dere­cho a vivir en paz

Algo simi­lar está suce­dien­do en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Sólo que aquí no se apun­ta a tomar una posi­ción pro­ta­go­nis­ta a la de EEUU, sino que se tra­ta de una lucha por des­pren­der­se de la tra­di­cio­nal orbi­ta esta­dou­ni­den­se y esca­lar a una Nue­va Inde­pen­den­cia a nivel latinoamericana.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na ocu­pa un lugar pro­ta­gó­ni­co en esta lucha que ema­na de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. No sien­do menor su carác­ter ins­pi­ra­dor en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que poco a poco abre paso entre los pueblos.

Tan­to es su impor­tan­cia que los EEUU des­de un prin­ci­pio la han toma­do en con­si­de­ra­ción. Prue­ba de ello ha sido el gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la (abril del 2002) que no alcan­zó a soli­di­fi­car por el con­tun­den­te apo­yo popu­lar hacia el pre­si­den­te Hugo Chá­vez y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na; o la gue­rra mediá­ti­ca, inter­na, pro­lon­ga­da de los gran­des medios de “comu­ni­ca­ción” por que­rer des­truir todo el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio e inspirador.

Sin embar­go, cuan­do el prin­ci­pal intere­sa­do (EEUU) no ve resul­ta­dos posi­ti­vos a manos de sus fichas obe­dien­tes, la incli­na­ción por hacer uso par­ti­cu­lar de la vía mili­tar se hace más evi­den­te. Es así como ya hemos sido tes­ti­gos de los sig­ni­fi­ca­ti­vos movi­mien­tos de ficha que están ocu­rrien­do EN Amé­ri­ca Lati­na y PARA Amé­ri­ca Latina.

Seña­les de agre­sión militar

1.- Asen­ta­mien­tos y refor­za­mien­tos de Bases Militares

a.- Refor­za­mien­to de las Bases Mili­ta­res en Aru­ba y Curazao.

b.- Ins­ta­la­cio­nes de 7 bases mili­ta­res en Colombia.

c.- Ins­ta­la­cio­nes de bases mili­ta­res en Panamá.

d- Ins­ta­la­ción de una nue­va base mili­tar en Honduras.

2.- Des­plie­gue Militar

a.- Acti­va­ción de la IV Flo­ta (2008).

b.- Más de 20 mil sol­da­dos des­ple­ga­dos en Hai­tí des­pués de ocu­rri­do el terre­mo­to (enero, 2010).

c.- Des­plie­gue de fuer­zas mili­ta­res a Cos­ta Rica (13 mil sol­da­dos, 46 buques, 200 heli­cóp­te­ros, un sub­ma­rino, etc) (julio, 2010).

3.- Des­plie­gue Diplomático

a.- Gira por Amé­ri­ca Lati­na de Hillary Clin­ton, secre­ta­ria de Esta­do de EEUU jun­to a Artu­ro Valen­zue­la, secre­ta­rio de Esta­do Adjun­to de EEUU para el Hemis­fe­rio Occi­den­tal (mar­zo, 2010).

b.- Gira por Amé­ri­ca Lati­na de Artu­ro Valen­zue­la (abril, 2010).

c.- Gira por Amé­ri­ca Lati­na de Robert Gates, secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU (abril 2010).

d.- Gira por Amé­ri­ca Lati­na de Artu­ro Valen­zue­la (junio, 2010)

e.- Gira por Amé­ri­ca Lati­na de Hillary Clin­ton (junio, 2010)

4.- Difu­sión de Docu­men­tos poco Disimulativos

a.- Docu­men­tos del Coman­do Sur y sus estra­te­gias con miras al 2016 y 2018 (2007 y 2008 respectivamente).

b.- Docu­men­to del Coman­do de Movi­li­dad Aérea (AMC), Libro Blan­co (2009).

c.- Docu­men­to de la Fue­za Aérea de EEUU “Mili­tary Cons­truc­tion Pro­gram” (2009)

Las ver­da­de­ras razo­nes para agre­dir mili­tar­men­te a Venezuela

a.- Fre­nar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y su com­po­nen­te ideológico.

b.- Con­tro­lar las Rique­zas Natu­ra­les vene­zo­la­nas (petró­leo, gas…), todo den­tro del mar­co de apro­pia­ción u con­trol de los recur­sos natu­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na más deman­da­dos mundialmente.

c.- Con­tra­rres­tar la cre­cien­te influen­cia chi­na en el con­ti­nen­te latinoamericano.

Pre­pa­ran­do el terreno para una futu­ra agre­sión a Venezuela

a.- Víncu­los con el “terro­ris­mo” (FARC-EP, ELN, ETA, Hez­bo­lá, la Guar­dia Revo­lu­cio­na­ria ira­ní, etc).

b.- Ausen­cia de “liber­tad” (“cie­rre” de medios de “comu­ni­ca­ción”, deten­cio­nes de “ino­cen­tes”, etc.).

c.- Corrup­ción en el gobierno y sus víncu­los con el narcotráfico.

d.- Carre­ra “Arma­men­tis­ta” y acu­sa­cio­nes de que­rer bus­car la gue­rra con sus vecinos.

EEUU y el “Patio Trasero”

Las excu­sas del Impe­rio: Terro­ris­mo y Narcotráfico

Quien no quie­ra ver la his­to­ria impe­ria­lis­ta de los EEUU sobre Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y no quie­ra ver los actua­les movi­mien­tos de ficha den­tro del con­ti­nen­te es sen­ci­lla­men­te igno­ran­cia y un obs­ti­na­do infantilismo.

Para inter­ve­nir en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, como en cual­quier par­te del mun­do, los EEUU siem­pre han uti­li­za­do una serie de pre­tex­tos para encan­tar a la opi­nión públi­ca, tan­to inter­na­cio­nal como local y se han com­ple­men­ta­do con obe­dien­tes laca­yos crio­llos para lle­var a cabos sus propósitos.

La excu­sa en pleno siglo XIX habían sido el “colo­nia­lis­mo” ingles, fran­cés y espa­ñol. Debían estar lo más lejos posi­ble de sus “joyi­tas” en Amé­ri­ca Lati­na, ya que la fra­se aque­lla de la Doc­tri­na Mon­roe lo decía todo: “Amé­ri­ca para los Americanos”.

Lue­go a media­dos del siglo XX la excu­sa sería la “ame­na­za” del “Comu­nis­mo”. Y quie­nes osa­ran ser par­te de la orbi­ta de los sovié­ti­cos serían tra­ta­dos como “man­za­na podri­da” a la que debían por todos los medios fre­nar su “putre­fac­ción” para no con­ta­mi­nar a otros.

Pos­te­rior­men­te con la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca (actual Rusia) en 1991 o bien lo que los ideó­lo­gos capi­ta­lis­tas deno­mi­nan la “caí­da del Muro” (1989), se ini­cia­ría nue­va­men­te la bús­que­da de nue­vas excu­sas para poder inter­ve­nir don­de había que inter­ve­nir y pro­se­guir con sus pla­nes de domi­na­ción impe­ria­lis­tas, aho­ra des­em­ba­ra­za­dos de la ame­na­za sovié­ti­ca, obs­tácu­lo prin­ci­pal a sus pro­pó­si­tos den­tro del siglo XX.

Sería a par­tir del 2001 y el inci­den­te de las “Torres Geme­las” que se comen­za­ría a uti­li­zar un con­cep­to que de vez en cuan­do había sido uti­li­za­do a lo lar­go de mucho tiem­po: el “Terro­ris­mo”. A par­tir de esa fecha todo lo que fue­ra en con­tra de los intere­ses del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, sería cata­lo­ga­do como “terro­ris­ta”. Es así como hoy los gru­pos revo­lu­cio­na­rios de resis­ten­cia, como las FARC-EP, entra­rían al saco de los “terro­ris­tas” y los paí­ses que se abs­tu­vie­ran de obe­de­cer sus polí­ti­cas, o de no coope­rar, serían acu­sa­dos de tener “víncu­los con el terrorismo”.

Pero como en Amé­ri­ca Lati­na no explo­ta­ban bom­bas cada mes o no exis­tían las “bom­bas huma­nas”, ni exis­tía una fuer­te pene­tra­ción del isla­mis­mo “radi­cal”, había que encon­trar una excu­sa más local. Y es así como tuvie­ron que bus­car­le una pare­ja al “Terro­ris­mo”, y para nada des­co­no­ci­da por­que ya esta­ba sien­do antes “bien uti­li­za­da”: el “Nar­co­trá­fi­co”. Hoy en día ya están casa­dos en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Si el obje­ti­vo impe­ria­lis­ta no encuen­tra “Terro­ris­mo” enton­ces encon­tra­rá “Nar­co­trá­fi­co”, y si no encuen­tra “Nar­co­trá­fi­co” enton­ces encon­tra­rá “Terro­ris­mo”, o bien las dos cosas a la vez.

Vemos pues, las for­mas “bri­llan­tes” que tie­ne EEUU para inter­ve­nir den­tro del con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano e implan­tar sus polí­ti­cas impe­ria­les. Don­de haya “ame­na­za” a sus “intere­ses” ellos esta­rán implí­ci­ta o explí­ci­ta­men­te. ¿En qué lugar de Lati­noa­mé­ri­ca no han esta­do? ¿En qué lugar de Lati­noa­mé­ri­ca no han deja­do sus carac­te­rís­ti­cas “hue­llas”?

La Revo­lu­ción Bolivariana

A ini­cios del siglo XXI el pano­ra­ma den­tro de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be vie­ne aco­mo­dán­do­se a cam­bios sus­tan­cia­les den­tro de la polí­ti­ca pro o en con­tra de nues­tros pue­blos. Pero de for­ma muy sin­gu­lar emer­ge con fuer­za den­tro de la esce­na lati­no­ame­ri­ca­na la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, de la mano del pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, que habría de recor­dar, a muchos, lo que el pre­si­den­te de Chi­le, Sal­va­dor Allen­de (1970−1973), qui­so e inten­tó hacer una vez: una revo­lu­ción des­de DENTRO de una for­ma­ción socio­eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta. Algo suma­men­te peli­gro­so para aque­lla épo­ca, tenien­do en cuen­ta de que las fuer­zas mili­ta­res venían tenien­do fuer­tes lazos con EEUU (tan tra­di­cio­nal, como las cas­tas mili­ta­res, que han segui­do man­te­nién­do­se has­ta nues­tra fechas).

Pero suce­de que en Vene­zue­la no había mucho de esas cas­tas para ini­cios del siglo XXI, por lo que el tra­ba­jo para los esta­dou­ni­den­ses sería más com­pli­ca­do aún. Ade­más, se habrían de encon­trar con todo un pue­blo har­to de las pasa­das prác­ti­cas que habría de salir a las calles para defen­der a su pre­si­den­te Hugo Chá­vez y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na [Vimos el Gol­pe de Esta­do (2002) que ter­mi­nó en un rotun­do fra­ca­so y for­ta­le­cien­do aún más la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na; y hemos sido tes­ti­gos de la sig­ni­fi­ca­ti­va influen­cia que está tenien­do aún hoy la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en Amé­ri­ca Latina.].

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na que se desa­rro­lla en Vene­zue­la vie­ne a ser un ejem­plo para los paí­ses acos­tum­bra­dos a ser saté­li­tes del impe­rio esta­dou­ni­den­se. Y man­da una señal poten­te de que hay que des­pren­der­se de la orbi­ta esta­dou­ni­den­se y alcan­zar una ple­na inde­pen­den­cia: la Nue­va Independencia.

Boli­via y Ecua­dor serían los más pró­xi­mos a dicha revo­lu­ción. Lue­go le segui­rían Nica­ra­gua y Para­guay. Pero éste últi­mo, lide­ra­do por su pre­si­den­te Fer­nan­do Lugo, sucum­bió al impul­so ini­cial que tuvo, y hoy es más pare­ci­do a un laca­yo obe­dien­te, de la mis­ma for­ma como Luiz Inácio Lula da Sil­va en Bra­sil. ¿Tuvo que ver en algo el “escán­da­lo” de los hijos que le atri­buían al pre­si­den­te Lugo, en abril del 2009? ¿Qué tan meti­do esta­ba EEUU en la difu­sión del “escán­da­lo”? ¿El silen­cio que lue­go se impu­so, y que se sigue man­te­nien­do, obe­de­cía más que nada al arro­di­lla­mien­to a los intere­ses de EEUU? ¿Plan Umbral II (Octu­bre, 2009), por ejemplo?

Des­pués de Boli­via, Ecua­dor o Nica­ra­gua, no hay más. La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na sigue sien­do peque­ña, pero gran­de en sus ideas. Y las ideas boli­va­ria­nas, les gus­te o no a algu­nos, está calan­do hon­do en las con­cien­cias lati­no­ame­ri­ca­nas, como semi­llas de lo que podría lle­gar a ser una futu­ra bue­na cosecha.

A estas altu­ras que­rer inten­tar ase­si­nar al pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez, sería la mayor estu­pi­dez que se le pudie­ra ocu­rrir al impe­ria­lis­mo y sus laca­yos. Las con­se­cuen­cias que podría traer ello serían insospechables.

Las dic­ta­du­ras reac­cio­na­rias burguesas

Los prin­ci­pa­les encla­ves del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en Amé­ri­ca Lati­na: Colom­bia, Méxi­co y Perú

El actual esce­na­rio lati­no­ame­ri­cano es preo­cu­pan­te. A la “ola” de gobier­nos “pro­gre­sis­tas” que se veía venir a prin­ci­pios de la déca­da, se está impo­nien­do una ola de gobier­nos ultra-reac­cio­na­rios, como res­pues­ta de las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas bur­gue­sas al avan­ce de las polí­ti­cas nacio­na­lis­tas e inte­gra­cio­nis­tas den­tro del hemisferio.

Los actua­les gobier­nos de Colom­bia, Méxi­co y Perú vie­nen a repre­sen­tar mode­los de gobier­nos idea­les para los pro­pó­si­tos impe­ria­les den­tro de Amé­ri­ca Lati­na, por lo tan­to están pres­tos para ser­vir a las polí­ti­cas impe­ria­les y a reci­bir sus “ino­cen­tes cooperaciones”.

La prác­ti­ca del Terro­ris­mo de Esta­do se hace común en todos ellos, unos más que otros. Y lo más inquie­tan­te aún es que ante la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal se hagan pre­sen­tar como “Sóli­das Demo­cra­cias”, sien­do que en la prác­ti­ca fran­ca­men­te son Dictaduras.

Colom­bia: Pre­si­den­te Alva­ro Uri­be Vélez (2002−2006÷2006−2010). Aho­ra asu­me la pre­si­den­cia Juan Manuel San­tos, el here­de­ro del uri­bis­mo y de la “Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca” enmar­ca­do den­tro del Plan Colom­bia (1999).

Méxi­co: Pre­si­den­te Feli­pe Cal­de­rón (2006). En su gobierno se imple­men­ta el Plan Méri­da (“Ini­cia­ti­va Méri­da” – 2007).

Perú: Pre­si­den­te Alan Gar­cía (2006). Al igual que los ante­rio­res (Colom­bia y Méxi­co) exis­te una fuer­te vin­cu­la­ción con los EEUU y sus “coope­ra­cio­nes” en la “lucha antidrogas”.

Los tres paí­ses tie­nen en común, ade­más de las “ino­cen­tes coope­ra­cio­nes” de EEUU, capi­ta­les apa­ren­te­men­te tran­qui­las mien­tras que fue­ra de sus capi­ta­les nos encon­tra­mos con fuer­tes movi­mien­tos socia­les con nive­les de orga­ni­za­ción avan­za­dos, y don­de la pobre­za y el aban­dono sue­le ser el fac­tor común en con­jun­to con la alta repre­sión a estos movimientos.

Pre­sos polí­ti­cos, hos­ti­ga­mien­to, per­se­cu­cio­nes, ame­na­zas, ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les, des­apa­ri­cio­nes, vio­la­cio­nes, tor­tu­ras, des­pla­za­mien­tos, etc. pin­tan el pai­sa­je de estas “Sóli­das Demo­cra­cias”. Y den­tro de sus capi­ta­les todo se acos­tum­bra a pin­tar “boni­to”.

La “lucha con­tra las dro­gas”, prin­ci­pal­men­te en Colom­bia y Méxi­co, no es nin­gu­na lucha con­tra las dro­gas. Es una lucha abier­ta con­tra los gru­pos insur­gen­tes, las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res y con­tra los diri­gen­tes popu­la­res con­tra­rios a las polí­ti­cas de sus gobier­nos. Y la uti­li­za­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res y nar­co­tra­fi­can­tes se hace habi­tual es estos tipos de gobier­nos, ayu­dan­do a hacer el tra­ba­jo sucio de los res­pec­ti­vos gobiernos.

Lue­go en menor ran­go en cuan­to a bru­ta­li­dad esta­rían for­man­do la lis­ta sus her­ma­nos meno­res: Hon­du­ras y Paraguay…

Con­clu­sio­nes

Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se encuen­tran muy fija en la mira del impe­ria­lis­mo norteamericano.

Mucho de lo que se espe­cu­ló sobre el levan­ta­mien­to de una ola de gobier­nos “pro­gre­sis­tas” o “izquier­dis­tas” ter­mi­nó sien­do más que nada un ESPEJISMO. Sólo hay que ver los ejem­plos: Lula en Bra­sil, Lugo en Para­guay, Funes en El Sal­va­dor, etc. Y aho­ra fal­ta ver el desa­rro­llo del pre­si­den­te Muji­ca en Uruguay.

Por otro lado la ola de gobier­nos “dere­chis­tas” o reac­cio­na­rios en Amé­ri­ca Lati­na tie­ne “mejor” apa­rien­cia fren­te a su ola homó­lo­ga. Los ejem­plos son mucho más cla­ros: Cal­de­rón en Méxi­co, Lobos en Hon­du­ras, Mar­ti­ne­lli en Pana­má, Chin­chi­lla en Cos­ta Rica, Piñe­ra en Chi­le, y aho­ra San­tos en Colom­bia. Y a este gru­po se podría agre­gar a un José Serra, can­di­da­to pre­si­den­cial, si gana­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes en Bra­sil (Octu­bre 2010).

Las garras impe­ria­lis­tas se afian­zan cada vez más en Amé­ri­ca Lati­na. Y no por nin­gún capri­cho. Sen­ci­lla­men­te por­que se tra­ta de una poten­cia mun­dial que nece­si­ta con­ser­var y ase­gu­rar sus actua­les nive­les de “vida” para el impe­rio y su pueblo.

Alguno de sus estu­dios ya dan por hecho de que en las pró­xi­mas dos déca­das nece­si­ta­rán con­su­mir 31% más de petró­leo y 62% más de gas natu­ral. ¡¡¡Y Amé­ri­ca Lati­na es muy rica en recur­sos natu­ra­les!!! En Vene­zue­la están las mayo­res reser­vas de Petró­leo en el mun­do, según los últi­mos estu­dios. Y sus reser­vas de Gas ubi­ca­rían a Vene­zue­la en el cuar­to lugar del mun­do. Lue­go está Bra­sil con las reser­vas de Petró­leo (des­cu­bier­tas en 2007) que se suma­ría a la mayor Reser­va Acuí­fe­ra en el mun­do des­cu­bier­ta en Bra­sil (2010), des­pla­zan­do a la que tenía ese pues­to: el Acuí­fe­ro Gua­ra­ní. Por tan­to, no es des­ca­be­lla­do la idea de pen­sar que la opción mili­tar sea usa­da con­tra Vene­zue­la y su pue­blo. Debe­mos estar ALERTAS!!!

Fuen­te: http://​stolp​kin​.net/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​466

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.