[Fotos] Las pla­yas de Eus­kal Herria, esce­na­rio de la soli­da­ri­dad hacia [email protected] [email protected] [email protected]

Cien­tos de [email protected], acu­die­ron a las pla­yas vas­cas a recla­mar la amnis­tía y la repa­tria­ción de [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] y de paso recor­dar a [email protected] bañis­tas, que exis­te un amplio colec­ti­vo de [email protected] encar­ce­la­dos, por moti­vos polí­ti­cos.

Hen­daia, Mus­kiz, Donos­tia, Orio..Entre otras fue­ron las pla­yas visi­ta­das por la recla­ma­ción de amnis­tia y el cari­ño hacia [email protected] [email protected]

Esta es la valo­ra­cion que hizo Etxe­rat de la jor­na­da

«Agos­to, épo­ca de pla­ya y vaca­cio­nes para muchos. Agos­to, épo­ca tam­bién de via­jes y visi­tas para noso­tros y noso­tras, famia­lia­res y ami­gos de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. No sabe­mos lo que son las vaca­cio­nes por­que los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das son cons­tan­te­men­te piso­tea­dos. Es por ello, por lo que un año más, nos vemos obli­ga­dos a denun­ciar la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te en las dife­ren­tes pla­yas y are­na­les de Eus­kal Herria.
La dis­per­sión con­ti­núa en mar­cha, apli­can la cade­na per­pe­tua y no libe­ran a las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. La per­se­cu­ción con­tra los fami­lia­res, ami­gas y ami­gos tam­bién ha ido en aumen­to. Inten­tos de cacheo humi­llan­te que han deri­va­do en la per­di­da de cien­tos de vis a vis, san­cio­nes o los con­tro­les antes de lle­gar a las pri­sio­nes supo­nen el tris­te pan nues­tro de cada día.

En el Esta­do fran­cés, las medi­das en con­tra de las y los pre­sos polí­ti­co no paran de cre­cer. La dis­per­sión, el ais­la­mien­to y la sole­dad son las prin­ci­pa­les herra­mien­tas que usan con­tra ellas y ellos. Man­tie­nen ence­rra­dos a nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas en las con­di­cio­nes de vida más duras y extre­mas. Solos, en el mitad, ais­la­dos, sin com­pa­ñe­ros y con la inmen­sa mayo­ría de sus dere­chos piso­tea­dos.

Para mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida y no estar solos, se han vis­to obli­ga­dos a rea­li­zar lar­gas y duras huel­gas de ham­bre. Luchas a tra­vés de las que han vis­to como sus deman­das eran acep­ta­das. No son los úni­cos casos, en los últi­mos días Mikel Geres­ta y Jabi Abaun­za han teni­do que lle­var a cabo una huel­ga de ham­bre y sed para denun­ciar que antes de cada visi­ta les quie­ren des­nu­dar y hacer aga­char­se para regis­trar sus anos.

La reali­dad de los ihes­la­ris polí­ti­cos tam­bién es espe­cial­men­te dura. Remar­ca­mos su dere­cho a vivir mane­ra libre en Eus­kal Herria. La per­se­cu­ción con­tra los ihes­la­ris polí­ti­cos tam­bién cons­tan­te. Así, en los últi­mos meses se han pro­du­ci­do deten­cio­nes de per­so­nas que rea­li­za­ban una vida abso­lu­ta­men­te públi­ca en Lapur­di, Ita­lia o Ingla­te­rra. Ade­más, tam­po­co se pue­den olvi­dar los casos de Jon Anza o Mikel Zala­kain.

Exi­gi­mos que pon­ga fin a todas estas medi­das. No pue­den seguir jugan­do con nues­tras vidas ni tam­po­co con la de nues­tros fami­lia­res. Es hora de poner fin al sufri­mien­to. Para ini­ciar­se un nue­vo tiem­po de espe­ran­za en Eus­kal Herria es impres­cin­di­ble que se pon­ga fin a los ata­ques y per­se­cu­ción con­tra las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, así como con­tra noso­tros los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas. Ambas cues­tio­nes son impres­cin­di­bles para que el sol vuel­va a salir en Eus­kal Herria. Hay que ter­mi­nar con las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos. Des­de Etxe­rat, ase­gu­ra­mos que vamos a tra­ba­jar día y noche para ello».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *