Fer­min Muna­rriz entre­vis­ta a Itziar Aiz­pu­rua «Me pare­ce impor­tan­te, sobre todo en este momen­to la alian­za entre fuer­zas inde­pen­den­tis­tas»

«Hay que dejar al pue­blo que hable, seguir su lati­do»

p006_f01.jpg

El camino fir­meItziar Aiz­pu­rua

Mili­tó en ETA en pleno fran­quis­mo, fue con­de­na­da en el Pro­ce­so de Bur­gos, par­ti­ci­pó en la crea­ción de HB, ha sufri­do cár­cel y ha sobre­vi­vi­do a aten­ta­dos. La dure­za de su camino sólo es com­pa­ra­ble a la soli­dez de sus con­vic­cio­nes. Unió su vida a su país y a su com­pa­ñe­ro, Jokin Goros­ti­di. Por ello, detrás del anda­mio de la fir­me­za, se des­cu­bre la per­so­na que habla sin tapu­jos del amor como motor de las accio­nes huma­nas más nobles. Es memo­ria y tena­ci­dad.

Tex­to: Fer­min MUNARRIZ

Media­dos de los años sesen­ta, en ple­na dic­ta­du­ra… Como mujer, ade­más, no resul­ta­ría fácil lle­gar a cier­tos ámbi­tos… ¿Cómo y por qué se impli­có en la mili­tan­cia polí­ti­ca en ETA?

Siem­pre es difí­cil lle­gar a cier­tos ámbi­tos, enton­ces y aho­ra. Los años sesen­ta eran espe­cial­men­te malos por­que tenía­mos un dic­ta­dor que nos cer­ce­na­ba todas las liber­ta­des y era espe­cial­men­te difí­cil hacer fren­te al entra­ma­do del fran­quis­mo. Pero sur­gió una gene­ra­ción que dijo «tene­mos que reco­ger la antor­cha de nues­tros ante­pa­sa­dos por­que debe­mos sobre­vi­vir como pue­blo». Enton­ces sur­gió Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na, ETA. Y tomé par­te en ello para ser yo mis­ma, para ser eus­kal­dun, aber­tza­le, y para defen­der este pue­blo, como lo habían hecho mis padres y como que­ría seguir hacién­do­lo yo para nues­tros hijos. Esa fue la razón.

Era una épo­ca de terror: tor­tu­ras bru­ta­les a los dete­ni­dos, pena de muer­te vigen­te… Había que ven­cer muchos mie­dos…

Sí, es cier­to, pero hay una cosa impor­tan­te: la juven­tud. Tie­ne unos dones espe­cia­les que, con el tiem­po, se dejan por el camino: la mag­na­ni­mi­dad, la entre­ga, el atre­vi­mien­to, la valen­tía, la espe­ran­za, la ilu­sión, las ganas de vivir, las ganas de con­ti­nuar… Y tam­po­co se ve que te van a tor­tu­rar o a macha­car; de joven estás por enci­ma de todo.

En 1969 es dete­ni­da jun­to a su mari­do, Jokin Goros­ti­di ‑mili­tan­te de ETA liberado‑, y ambos son juz­ga­dos un año más tar­de con otras 14 per­so­nas en el Pro­ce­so de Bur­gos. ¿Qué supu­so aque­llo en sus vidas?

En el Pro­ce­so de Bur­gos el Esta­do espa­ñol nos incul­pa­ba no por­que fué­ra­mos noso­tros, sino por­que repre­sen­tá­ba­mos aque­llo que que­rían hacer des­apa­re­cer defi­ni­ti­va­men­te: las ansias del pue­blo de ser él, las ganas de luchar, de vivir y tener el futu­ro en nues­tras manos. Y eso es lo que qui­sie­ron hacer des­apa­re­cer a tra­vés de los die­ci­séis mili­tan­tes de ETA. Para noso­tros fue impor­tan­te ser pro­ta­go­nis­tas y decir «va a ser­vir para algo», inclu­so por enci­ma de las dos penas de muer­te que tuvo Jokin ‑una que pedía el fis­cal y otra que sumó el tri­bu­nal-. Lo vi muy negro en aquel momen­to…

¿Cómo reci­bió la noti­cia de las dos penas de muer­te a Jokin?

Fue muy duro. Pen­sá­ba­mos que la movi­li­za­ción tan inmen­sa que se esta­ba dan­do no sólo en Eus­kal Herria, sino tam­bién en el Esta­do, en Euro­pa y has­ta en Amé­ri­ca, ten­dría un fru­to en el sen­ti­do de que no habría penas de muer­te. Por el con­tra­rio, el 28 de diciem­bre ‑Día de los Inocentes‑, nos comu­ni­ca­ron que con­de­na­ban a Jokin a dos penas de muer­te. Fue un gol­pe terri­ble, lo reci­bí dicien­do «le van a matar, defi­ni­ti­va­men­te». Por pri­me­ra vez en mi vida me entra­ron náu­seas, unas náu­seas tre­men­das. Fue muy duro, pero lo asu­mi­mos dicien­do: «Si con esto se va a levan­tar Eus­kal Herria, si con esto vamos a con­se­guir poner­nos en el camino de la inde­pen­den­cia, todo es váli­do y lo vamos a dar así».

Duran­te el pro­ce­so pasa­ron uste­des de acu­sa­dos a acu­sa­do­res. ¿Algu­nos de los plan­tea­mien­tos que expu­sie­ron allí siguen vigen­tes toda­vía?

Sí, natu­ral­men­te. Por ejem­plo, se defen­día la nece­si­dad de la cul­tu­ra vas­ca para sobre­vi­vir como pue­blo; se defen­día que Eus­kal Herria fue­se sobe­ra­na o se defen­día la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, y no de una for­ma abs­trac­ta, sino con con­cre­ción des­de la izquier­da. Tam­bién que la edi­fi­ca­ción del pue­blo tenía que ser entre todos. Fue­ron tan impor­tan­tes que creo que hoy, efec­ti­va­men­te, per­vi­ven.

En un plano más anec­dó­ti­co, qui­zás, pero ¿cómo recuer­da el momen­to final del jui­cio, cuan­do los pro­ce­sa­dos comen­za­ron a can­tar el «Eus­ko Guda­riak»…?

El últi­mo en decla­rar fue Mario Onain­dia. A él le tocó decir lo que todos había­mos deci­di­do y al aca­bar gri­tó «Gora Eus­ka­di aska­tua!». Y empe­za­mos a can­tar. Enton­ces comen­zó el jaleo, muy ten­so. Está­ba­mos espo­sa­dos, pero tenía­mos un guar­dia a nues­tro lado y nos aga­rra­ban. Los del tri­bu­nal, con los sables en mano, sal­ta­ron hacia noso­tros; la gen­te [los fami­lia­res en el públi­co] empe­zó a can­tar con noso­tros y les des­alo­ja­ron… Segui­mos can­tan­do has­ta tres veces puño en alto, espo­sa­dos. Nos tapa­ban la boca, nos arras­tra­ban… Según nos iban arras­tran­do, los abo­ga­dos se levan­ta­ban, todo el mun­do gri­ta­ba..

No sabían si vol­ve­rían a ver­se…

Jokin y yo no sabía­mos si vol­ve­ría­mos a ver­nos. Nos des­pe­di­mos para siem­pre… ¡Para siem­pre! Fue terri­ble. Sin embar­go, íba­mos con la satis­fac­ción del deber cum­pli­do. Era tan impor­tan­te para noso­tros… Haber lle­va­do el jui­cio has­ta el final era ya un éxi­to; haber con­se­gui­do que el pue­blo se levan­ta­ra ‑barri­ca­das, mani­fes­ta­cio­nes…-, que la gen­te de izquier­das de Euro­pa y de Espa­ña tam­bién se levan­ta­ra fue impre­sio­nan­te. Eso ya era váli­do, pero me que­da­ba una cosa: ¿Nos vere­mos Jokin y yo algu­na vez más…?

Debe ser terri­ble…

Sí, pero ha habi­do momen­tos muy terri­bles en nues­tra vida.

Per­mí­ta­me que cam­bie de asun­to: uno de los jue­ces de ins­truc­ción, el coman­dan­te Lasan­ta, dijo de usted que «es igual que un escor­pión: boni­ta por fue­ra, vene­no­sa por den­tro». Vinien­do de tal enemi­go sue­na a hala­go…

[Son­ri­sas] Este juez ins­truc­tor ‑mili­tar como todos- lle­gó has­ta [la cár­cel de] Mar­tu­te­ne, don­de yo esta­ba ais­la­da; que­ría con­se­guir unas con­fe­sio­nes a las que yo me nega­ba en redon­do. Había en Mar­tu­te­ne un chi­co que esta­ba allí por­que le habían cogi­do con una misi­va o algu­na cosa de ésas y me acu­sa­ba a mí. Y yo, aun­que pasé die­ci­sie­te días en comi­sa­ría, ten­go el honor de decir que no con­si­guie­ron que abrie­ra la boca.

Usted par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la fun­da­ción de Herri Bata­su­na en 1978. ¿Qué supu­so en la vida polí­ti­ca de Eus­kal Herria el sur­gi­mien­to de esta for­ma­ción?

Fue un paso impor­tan­te por­que fal­ta­ba eso. Des­pués de ver que­con la muer­te de Fran­co no ter­mi­na nada ‑o sea es una continuación‑, des­pués de que Xiber­ta falla… hace fal­ta un nexo de unión de todas aque­llas fuer­zas que habían com­ba­ti­do al fran­quis­mo. Y esto me gus­ta dejar­lo bien cla­ro: no se com­ba­tió en Eus­kal Herria con­tra Fran­co por­que era Fran­co; luchá­ba­mos por nues­tro des­tino. Y Herri Bata­su­na nació pre­ci­sa­men­te para unir las luchas por la amnis­tía, por los dere­chos civi­les, por los dere­chos polí­ti­cos, por la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con­tra Lemoiz… Esas luchas popu­la­res tenían que tener una for­ma de expre­sión y de defen­sa. Así nació HB como coa­li­ción.

Duran­te muchos años usted fue el refe­ren­te feme­nino en un mun­do en el que pre­do­mi­na­ban los hom­bres. ¿Cos­tó tra­ba­jo que las muje­res lle­ga­ran tam­bién a las res­pon­sa­bi­li­da­des de direc­ción?

Sí, como en todas par­tes. En HB se tar­dó has­ta hace bien poco que en la direc­ción hubie­ra muje­res con­si­de­ra­das par­te igual que el hom­bre y en con­di­cio­nes igua­les para poder tra­ba­jar. En mis tiem­pos jóve­nes, el femi­nis­mo no esta­ba toda­vía tan tra­ba­ja­do. Y cuan­do yo empe­cé en la Mesa Nacio­nal, creo que esta­ba más como Itziar Aiz­pu­rua que como mujer; es decir, más por el apor­te res­pec­to al tra­ba­jo que había hecho y a lo que repre­sen­ta­ba des­pués del Pro­ce­so de Bur­gos que como mujer…

Madrid, 20 de noviem­bre de 1989. Lle­va­ban al Con­gre­so de los Dipu­tados un men­sa­je de diá­lo­go y les espe­ra­ba un aten­ta­do mor­tal en el Hotel Alca­lá. ¿Cómo recuer­da aque­lla noche?

Fue terri­ble para todos; no era eso lo que espe­rá­ba­mos, natu­ral­men­te. Noso­tros fui­mos a abrir el camino del diá­lo­go para una posi­ble nego­cia­ción, para un enten­di­mien­to, y nos encon­tra­mos que a la noche, al cenar, apa­re­cie­ron dos enca­pu­cha­dos y mata­ron a tiros a Josu Mugu­ru­za e hirie­ron a Iña­ki Esnao­la…

… que esta­ba a su lado, creo…

Sí, esta­ba a mi lado. [Los dis­pa­ros] me agu­je­rea­ron la cha­que­ta tam­bién. Pero lo impor­tan­te fue que mata­ron a Josu. Y Josu nos hacía fal­ta. Cuan­do habla­mos de los que se van, yo con­si­de­ro que nadie somos impres­cin­di­bles, pero hay per­so­nas que son más nece­sa­rias que otras. Josu era una pie­za muy impor­tan­te y nece­sa­ria en aquel momen­to. Muy nece­sa­ria. No ten­go duda algu­na de que supie­ron dar el tiro don­de que­rían. Sin lugar a dudas…

Usted ha cono­ci­do la cár­cel, la deten­ción ‑17 días inco­mu­ni­ca­da, gol­pes, simu­la­cros de violación‑, ha vivi­do la muer­te de cer­ca ‑tiros en la deten­ción de Jokin, otro tiro­teo en Bia­rritz, penas de muer­te, una bom­ba en la cafe­te­ría fami­liar cuan­do esta­ban los dos den­tro, el aten­ta­do del Hotel Alca­lá…- ¿Pue­de alguien lle­gar a acos­tum­brar­se al sufri­mien­to, al horror?

No creo que acos­tum­brar­se sea la pala­bra exac­ta. Yo creo que hay que acep­tar­lo. Es duro decir eso: hay que acep­tar­lo por­que creo en el futu­ro, por­que creo en lo que he hecho tam­bién y por­que creo que algún día todo esto va a valer para que nues­tro pue­blo sea libre. Y si nues­tro pue­blo es libre, egoís­ta­men­te lo seré yo tam­bién. Por eso creo que estas cosas hay que acep­tar­las. El pre­cio lo pone el enemi­go. Muchas veces vie­nen a mí a decir­me «Itziar, ¿has­ta cuán­do.…?»

¿Qué les res­pon­de usted?

Les sue­lo res­pon­der siem­pre que tene­mos que mirar la lucha para ver el fru­to hoy mis­mo. No tene­mos que espe­rar que voy a ver esto el año que vie­ne, no. Hay que luchar para ver­lo maña­na a la maña­na, pero no pen­sar en que lo vaya­mos a ver. Es muy duro, pero yo pien­so así.

Quie­nes le cono­cen bien ase­gu­ran que su vida con Jokin, más allá de las tareas mili­tan­tes, fue una inten­sa rela­ción de amor…

Sí, así fue y así es. Aun­que parez­ca men­ti­ra, así es, por­que yo sigo que­rién­do­le inten­sa­men­te y le sigo tenien­do en mi inte­rior. Sé que no le voy a ver nun­ca más, aho­ra sí lo sé. En Bur­gos era así tam­bién pero vol­vi­mos a ver­nos. Hubo otros momen­tos duros: en comi­sa­ría me dije­ron que esta­ba muer­to… pero todo tuvo su final posi­ti­vo. Aho­ra sí sé que no voy a ver­lo nun­ca más, pero mien­tras yo viva, vivi­rá él y vivi­re­mos los dos.

¿Es el amor un motor de las accio­nes huma­nas?

Efec­ti­va­men­te; el amor es revo­lu­cio­na­rio. El amor es capaz de sal­tar difi­cul­ta­des por enci­ma de todo. Es algo muy gran­de, como el odio ‑pien­so-. El amor no es sola­men­te entre hom­bre y mujer, es en la socie­dad, es el amor a la patria, es el amor al pue­blo… El amor es entre­ga.

Jokin y usted renun­cia­ron a tener hijos por la dedi­ca­ción que les exi­gía la acti­vi­dad polí­ti­ca. ¿Ha lamen­ta­do en algún momen­to aque­lla deci­sión?

Aho­ra a veces… Cuan­do a Jokin le con­de­na­ron a muer­te e iba a entrar en capi­lla, pasé aque­llos dos días y tres noches dicien­do: «Llá­ma­me, por favor, por­que voy a hacer lo inde­ci­ble para tener un hijo tuyo y así, si tú te vas, al menos, voy a que­dar con él». Y hoy pien­so que si hubie­ra exis­ti­do Ara­lar ‑que es como pen­sá­ba­mos lla­mar­le- habría teni­do el amor de Jokin. Pero tam­bién habría esta­do todo este tiem­po con Ara­lar y no con Jokin. Y creo que lo más impor­tan­te es lo que hemos vivi­do jun­tos en estos trein­ta años.

¿Tie­ne con­tac­to con los jóve­nes de hoy?

Sí, ten­go con­tac­to con los jóve­nes, fun­da­men­tal­men­te del pue­blo. Y me paran en la calle y eso me hace una gran­dí­si­ma ilu­sión. Últi­ma­men­te, cuan­do he habla­do en públi­co, a quie­nes veo la ilu­sión es a los jóve­nes. Dicen que es por cómo hablo y que a ellos les lle­ga cer­ca, y eso me entu­sias­ma.

¿Qué le pare­cen los jóve­nes?

Me pare­cen tan salu­da­bles y entre­ga­dos como en nues­tro tiem­po. Tam­bién hay que pen­sar que esta socie­dad no es la nues­tra; ésta lle­va a una sali­da casi indi­vi­dual y a un egoís­mo atroz. Tam­bién creo que hay una par­te de la juven­tud que real­men­te lo está hacien­do bien, pero está mucho más cas­ti­ga­da y repri­mi­da que en nues­tro tiem­po. En el plan de repre­sión direc­ta, de cár­cel, de suma­rios, de todo esto, hoy está mucho más repri­mi­da… Hoy en día se repri­me a quien levan­ta la cabe­za. En ese sen­ti­do estoy con la juven­tud de hoy a tope. Y lo que más me due­le es que muchas veces no pue­da hacer su tra­ba­jo social y mili­tan­te…

Ha per­di­do a muchos com­pa­ñe­ros en su vida… ¿Recuer­da a alguien espe­cial­men­te?

A varios… Por empe­zar por la per­so­na mayor, a Teles­fo­ro Mon­zón. Le qui­si­mos mucho, apren­di­mos mucho de él, sus mane­ras, su ele­gan­cia ‑aun­que no sé si se me ha pega­do mucho‑, su saber hacer, su saber hablar… Y cómo no, San­ti Brouard, a quien qui­se mucho, un gran aber­tza­le socia­lis­ta de la cabe­za a los pies. A Jon Idi­go­ras, com­pa­ñe­ro de fae­nas, a Josu Mugu­ru­za, a Txo­min Itur­be, a Arga­la… Muchos com­pa­ñe­ros idea­les, mara­vi­llo­sos, nece­sa­rios…

¿Qué es ser aber­tza­le para usted, seño­ra Aiz­pu­rua?

Ser aber­tza­le es vivir en una tie­rra ‑ama lurra- para amar­la, para defen­der­la. Vivir en un sitio don­de que­re­mos ser lo que naci­mos. Naci­mos eus­kal­du­nes y que­re­mos morir eus­kal­du­nes. Naci­mos en una tie­rra y no que­re­mos nada más, no que­re­mos con­quis­tar nada, no que­re­mos las cosas de los demás, sólo que­re­mos lo nues­tro y defen­der esta tie­rra. Y que­re­mos ser sobe­ra­nos, deci­dir nues­tro futu­ro, edi­fi­car nues­tro pue­blo en liber­tad.

¿Qué le pare­ce la alian­za entre fuer­zas inde­pen­den­tis­tas?

Me pare­ce impor­tan­te, sobre todo en este momen­to, en el cual el PSOE ha lle­ga­do a unas cotas inad­mi­si­bles de repre­sión y está impi­dien­do que este pue­blo pue­da ser libre. Y está enga­ñan­do e inten­tan­do frus­trar a la juven­tud por­que está hablan­do de paz. Y hablar de paz no es váli­do en estos momen­tos; la paz debe estar basa­da en la jus­ti­cia y en la liber­tad. Una paz eté­rea no sir­ve para nada por­que tene­mos que hablar tam­bién de nues­tros muer­tos. No pode­mos espe­rar más de seten­ta años para res­ca­tar el honor y la glo­ria de nues­tros muer­tos. Mien­tras, nos están pasan­do por los morros sus muer­tos úni­ca­men­te. En esta gue­rra ‑que sigue exis­tien­do toda­vía- exis­ten muer­tos por ambos lados. Podre­mos hablar de paz cuan­do todos ellos pue­dan des­can­sar en paz, pero en esa paz basa­da en la jus­ti­cia y en la liber­tad. Has­ta enton­ces, no. Por eso es impor­tan­te que deter­mi­na­das fuer­zas polí­ti­cas se pon­gan de acuer­do en unos míni­mos demo­crá­ti­cos para que en este pue­blo poda­mos vivir bajo el pris­ma de con­se­guir la liber­tad. Aho­ra nos están pasan­do por los morros un par­te de gue­rra todos los días.

Pero tam­bién hay vas­cos que impul­san esa estra­te­gia que usted apun­ta…

Eso no es ina­mo­vi­ble. En el momen­to en que adquie­ra una fuer­za impor­tan­te la movi­li­za­ción, creo que van a tener que mover­se todos aque­llos que en este momen­to dicen «no a esto» o «no a lo otro»… En el momen­to en que el pue­blo se levan­te para cons­truir, creo que los demás tam­bién van a tener que mover­se, levan­tar­se del asien­to y adop­tar otra pos­tu­ra.

Con toda una vida de mili­tan­cia polí­ti­ca a sus espal­das, ¿cómo ha vis­to evo­lu­cio­nar Eus­kal Herria en estas déca­das?

Lo más impor­tan­te es que hay mayor con­cien­cia aber­tza­le. En los años sesen­ta muchas con­cien­cias se cerra­ron y otras se amol­da­ron a la situa­ción; nues­tra labor fue abrir­las. Creo que la mayor apor­ta­ción des­de ese tiem­po es haber con­se­gui­do que el aber­tza­lis­mo hoy sea mucho más amplio y con mayor con­cien­cia. Aho­ra hay que encau­zar, el pro­ble­ma está ahí: eso es lo que nos va a cos­tar, por­que el enemi­go sabe per­fec­ta­men­te que, si se encau­za, esta fuer­za va a ser impa­ra­ble. Y vamos a con­se­guir que este pue­blo ten­ga el futu­ro en sus manos.

¿El país está en ese momen­to?

Creo que esta­mos empe­zan­do. La suma de siglas no hace siem­pre la mis­ma sopa; es impor­tan­te pero los par­ti­dos polí­ti­cos no son diri­gen­tes máxi­mos del pue­blo. El pue­blo tie­ne que tener razo­na­mien­tos sufi­cien­tes y con­cien­cia para decir «voy a hacer esto». Los par­ti­dos han per­di­do capa­ci­dad moral ante el pue­blo; son impor­tan­tes siem­pre y cuan­do sepan encau­zar el movi­mien­to popu­lar. Hay que dejar al pue­blo que hable, que diga lo que quie­re, hay que seguir el lati­do del pue­blo. A la vez, siem­pre hay que pre­pa­rar al pue­blo, por­que la lucha ideo­ló­gi­ca es tan impor­tan­te o más que cual­quier otra en este momen­to, mucho más que nun­ca.

¿Qué ingre­dien­tes ali­men­tan toda una vida de entre­ga?

El amor… Lo digo sin­ce­ra­men­te. Yo soy muy apa­sio­na­da cuan­do está en jue­go mi pue­blo. Y el amor es el ingre­dien­te más impor­tan­te para vivir, para libe­rar un pue­blo, para luchar por lo que se quie­re, para sufrir…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *