Un mal bicho- Mar­tin Gari­tano

A hora, jus­to cuan­do comien­za el vera­neo agos­te­ño, la tran­qui­li­dad de las pla­yas vas­cas se ha vis­to alte­ra­da por la inva­sión de un bicho pon­zo­ño­so, la Phy­sa­lia phy­sa­lis, cono­ci­da a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción como la «Cara­be­la por­tu­gue­sa». En reali­dad no se tra­ta de una medu­sa, sino de un sifo­nó­fo­ro, que vaya a usted a saber qué demon­tre es, pero que si le pica le hace a uno la pas­cua.

Cuen­tan los que han sufri­do su ata­que que los efec­tos de la pica­du­ra en la piel son simi­la­res a los de la que­ma­du­ra de un ciga­rri­llo, y que entre sus con­se­cuen­cias se cuen­tan arrit­mias, pér­di­das de cono­ci­mien­to y sofo­cos. Tam­bién dicen que hay quien ha falle­ci­do tras un ata­que espe­cial­men­te viru­len­to del sifo­nó­fo­ro en cues­tión, del bicho repul­si­vo.

Com­par­to la preo­cu­pa­ción de los cien­tí­fi­cos, soco­rris­tas y has­ta de los hos­te­le­ros de nues­tro lito­ral, pero no pue­do por menos que pro­tes­tar por el enga­ño­so nom­bre que han adju­di­ca­do a la dañi­na cria­tu­ra. «Cara­be­la por­tu­gue­sa» no es un alias afor­tu­na­do.

A los vas­cos los por­tu­gue­ses no nos han hecho daño alguno. Tam­po­co las cara­be­las han sem­bra­do nun­ca el páni­co en nues­tras cos­tas. Bas­tan­te tenían con hacer daño en Amé­ri­ca y trans­por­tar los fru­tos de la rapi­ña a las arcas de la Coro­na espa­ño­la. Por eso, ade­más de gra­tui­to, el seu­dó­ni­mo que han endil­ga­do al sifo­nó­fo­ro vene­no­so me pare­ce injus­to.

El que sí sem­bró el mie­do y el dolor fren­te a la cos­ta vas­ca fue el cru­ce­ro «Cana­rias», que en mano de los fas­cis­tas espa­ño­les caño­neó nues­tros puer­tos, libró des­igual com­ba­te con la exigua Mari­na Auxi­liar de Euz­ka­di y hun­dió el bou «Naba­rra» en la bata­lla de Matxitxa­ko.

Y qué decir de las con­se­cuen­cias del ata­que de la mal lla­ma­da «Cara­be­la por­tu­gue­sa». Repa­se­mos: Dolo­res simi­la­res a la que­ma­du­ra de un ciga­rri­llo, arrit­mias, pér­di­das de cono­ci­mien­to, sofo­cos y, en algún caso, la muer­te.

El más deta­llis­ta de los narra­do­res no logra­ría des­cri­bir con más acier­to las con­se­cuen­cias que han pade­ci­do miles de vas­cos por la apli­ca­ción de los elec­tro­dos, la bol­sa, la bañe­ra, las pali­zas inter­mi­na­bles… en comi­sa­rías y cuar­te­li­llos espa­ño­les.

Disien­to, pues, de quie­nes han mal­bau­ti­za­do a la Psy­sa­lia phy­sa­lis, aun­que com­par­ta la nece­si­dad de poner­le nom­bre más común que el del latín cien­tí­fi­co.

Y así, a la vis­ta de nues­tra his­to­ria, mejor si le hubie­ran lla­ma­do «Cru­ce­ro espa­ñol». Tam­bién podría ser «La Roja», pero resul­ta que el bicho es de color azu­la­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *