Pie­dras con­tra balas en Cache­mi­ra- Txen­te Rekon­do

Duran­te muchos años el con­flic­to en Cache­mi­ra ha pro­por­cio­na­do nume­ro­sas noti­cias, ha pro­vo­ca­do diver­sos enfren­ta­mien­tos arma­dos entre India y Pakis­tán, y sus orga­ni­za­cio­nes arma­das han sido con­si­de­ra­das como uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas para India. Sin embar­go, en los últi­mos tiem­pos la resis­ten­cia cache­mir pare­ce haber deja­do de ?ser noti­cia? y la mal lla­ma­da ?comu­ni­dad inter­na­cio­nal? ha pre­fe­ri­do mirar hacia otro lado.

Des­de el pasa­do once de junio, más de vein­te jóve­nes cache­mi­res han muer­to por los dis­pa­ros de las fuer­zas poli­cia­les o para­mi­li­ta­res indias, incre­men­tán­do­se ade­más todas las medi­das repre­si­vas que des­de hace tiem­po el gobierno de Delhi ha pues­to sobre la mesa.

El oto­ño de 1947 está seña­la­do con tin­ta negra para el pue­blo cache­mir. En esa fecha tuvo lugar la ane­xión de Jammu&Kashmir por par­te de India y des­de enton­ces, la pobla­ción local ha esta­do luchan­do por su inde­pen­den­cia. Divi­di­do y ocu­pa­do por tres gran­des esta­dos (India, Pakis­tán y Chi­na) el pue­blo cache­mir ha teni­do que hacer fren­te a esos tres gigan­tes, con toda su maqui­na­ria mili­tar, y sin embar­go, no han sido capa­ces de aca­bar con las deman­das de liber­tad.

El recha­zo a garan­ti­zar el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de cache­mi­ra ha traí­do con­si­go que con­ti­nuas gene­ra­cio­nes de jóve­nes se unan cada déca­da al movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal, y eso es algo que debe­rían com­pren­der o enten­der los esta­dos ocu­pan­tes.

Estas sema­nas esta­mos asis­tien­do a una nue­va for­ma de lucha. Si en el pasa­do el peso de las orga­ni­za­cio­nes arma­das era con­si­de­ra­ble y su capa­ci­dad para con­di­cio­nar al gobierno de Delhi era evi­den­te, una suma de diver­sos fac­to­res (divi­sio­nes inter­nas, dis­tin­tas con­cep­cio­nes de uso de la lucha arma­da, el 11‑s, la nue­va coyun­tu­ra inter­na­cio­nal?) ha hecho que el pro­ta­go­nis­mo arma­do haya decaí­do.

La nue­va fase de resis­ten­cia pací­fi­ca está carac­te­ri­za­da por las mani­fes­ta­cio­nes, los paros y los enfren­ta­mien­tos de la pobla­ción, que hacen fren­te con pie­dras (algu­nos han vis­to en esas imá­ge­nes un cier­to para­le­lis­mo con las Inti­fa­da pales­ti­na) a la maqui­na­ria repre­si­va de las fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res indias.

Ade­más, en esta oca­sión no son tan sólo las capas de des­em­plea­dos los que están pelean­do en las calles, los jóve­nes uni­ver­si­ta­rios y sec­to­res de las cla­ses medias tam­bién han deci­di­do salir de su ante­rior ?quie­tis­mo? y par­ti­ci­par acti­va­men­te en las pro­tes­tas. Tam­bién el uso de Inter­net como arma de pro­pa­gan­da y movi­li­za­ción está sien­do uti­li­za­do por la pobla­ción cache­mir.

En Cache­mi­ra cada vez son menos los que apo­yan a les éli­tes polí­ti­cas tra­di­cio­na­les, asen­ta­das en sus lujo­sas buta­cas ins­ti­tu­cio­na­les y dis­pues­tas a admi­nis­trar las ins­ti­tu­cio­nes sur­gi­das de la ocu­pa­ción. Como seña­la un ana­lis­ta local, ?duran­te los últi­mos vein­te años, los par­ti­dos tra­di­cio­na­les han con­tro­la­do los resor­tes del poder, pero es el movi­mien­to sepa­ra­tis­ta el que gobier­na las calles?

India uti­li­za dife­ren­tes resor­tes para man­te­ner la ocu­pa­ción. La pre­sen­cia mili­tar y su ?car­ta blan­ca? para todo tipo de tro­pe­lías con­tra la pobla­ción civil, el apo­yo y cola­bo­ra­ción de sec­to­res polí­ti­cos loca­les y la acti­tud con­des­cen­dien­te de los medios de comu­ni­ca­ción indios, que no dudan en dis­tor­sio­nar la reali­dad de Jammu&Kashmir, para mayor eno­jo de la pobla­ción local.

A ello hay que aña­dir el mani­do uso de argu­men­tos fal­sos como esta­mos vien­do estos días. Cuan­do no se tra­ta de una mano extran­je­ra (en cla­ra refe­ren­cia a las manio­bras de Pakis­tán para des­es­ta­bi­li­zar la zona), es el movi­mien­to arma­do el que está detrás de las mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas, y si no, los moti­vos vie­nen dados por la situa­ción eco­nó­mi­ca o social.

Pero lo que el pue­blo cache­mir per­ci­be con cla­ri­dad es otra foto­gra­fía. Una ato­si­gan­te pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra, un gobierno local que cola­bo­ra con la ocu­pa­ción, una gra­ve situa­ción eco­nó­mi­ca que cie­rra las puer­tas al empleo y a las opor­tu­ni­da­des de bue­na par­te de la pobla­ción, con­ti­nuas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos e impu­ni­dad de las fuer­zas de ocu­pa­ción, la muer­te de civi­les des­ar­ma­dos que lue­go son acu­sa­dos de mili­tar en orga­ni­za­cio­nes arma­das?

Los dife­ren­tes gobier­nos indios lle­van más de dos déca­das pro­mo­vien­do y uti­li­zan­do el uso de la fuer­za con­tra la pobla­ción civil, prac­ti­can­do deten­cio­nes arbi­tra­rias (este mes más de cin­cuen­ta y cer­ca de sete­cien­tos encau­sa­dos), con dete­ni­dos que mue­ren estan­do en cus­to­dia poli­cial, vio­la­cio­nes y abu­sos sexua­les, muer­tes extra­ju­di­cia­les, tor­tu­ras (esta mis­ma sema­na ha muer­to tor­tu­ra­do un joven en Rafia­bad)?

Y todo ello, ade­más de sufri­mien­to para la pobla­ción, ha sido inca­paz de aca­llar las deman­das de liber­tad del pue­blo cache­mir. Y en cam­bio, sí ha ser­vi­do para des­le­gi­ti­mar toda­vía más la ocu­pa­ción india ante los ojos de la opi­nión públi­ca cache­mir, que per­ci­be que India lega­li­za la repre­sión de la disi­den­cia y no duda en apli­car inclu­so la polí­ti­ca de tirar a matar.

Cache­mi­ra está deman­dan­do que aca­be esta situa­ción. La sali­da de la fuer­zas de ocu­pa­ción, la liber­ta­da para los dete­ni­dos, poner fin a la impu­ni­dad de los mili­ta­res indios, inves­ti­gar los des­apa­re­ci­dos, juz­gar a los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes con­tra la pobla­ción civil son algu­nas de las deman­das que pode­mos escu­char estos días en las calles de Jammu&Kashmir.

Pero todo ello debe ir acom­pa­ña­do de ?la opor­tu­ni­dad para deter­mi­nar su pro­pio futu­ro polí­ti­co y de una vida en liber­tad y con dig­ni­dad?. Por ello un polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta aca­ba de seña­lar que ?la rabia que vemos estos días en las calles de Cache­mi­ra quie­re ser un men­sa­je al mun­do y la liber­tad en una jau­la, aun­que fue­ra de oro, no es liber­tad?.

Cada día se hace más evi­den­te tam­bién la nece­si­dad de una ini­cia­ti­va polí­ti­ca que de paso a una sali­da nego­cia­da, y don­de al menos debe­rán sen­tar­se en la mesa estos tres acto­res, India, Pakis­tán y el pue­blo cache­mir.

India debe enten­der que el uso de la vio­len­cia sólo gene­ra­rá más vio­len­cia, y Pakis­tán tam­bién debe asu­mir que Cache­mi­ra será lo que su pue­blo deci­da ser libre­men­te. De momen­to las mani­fes­ta­cio­nes siguen su cur­so, y el pró­xi­mo uno de agos­to algu­nas orga­ni­za­cio­nes han hecho un lla­ma­mien­to para un paro gene­ral.

Y los enfren­ta­mien­tos vol­ve­rán a teñir de rojo las calles de Cache­mi­ra, don­de los jóve­nes, y no tan jóve­nes, segui­rán uti­li­zan­do el ?kani jung? (lan­za­mien­to de pie­dras) como arma para hacer fren­te a las balas y fusi­les indios.

Como ha seña­la­do un diri­gen­te cache­mir, ?una pie­dra es una pie­dra, pero cuan­do la juven­tud la lan­za con­tra las fuer­zas de ocu­pa­ción en Cache­mi­ra, se con­vier­ten en una decla­ra­ción polí­ti­ca?.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *