Cate­que­sis anti-impe­ria­lis­ta para un verano apo­ca­líp­ti­co – Agus­tín Vello­so San­tis­te­ban

Fidel Cas­tro, de quien lo menos que pue­de decir­se es que es un revo­lu­cio­na­rio de una expe­rien­cia polí­ti­ca excep­cio­nal, ha refle­xio­na­do públi­ca­men­te en los últi­mos días sobre un nue­vo ata­que impe­ria­lis­ta en Orien­te Medio. Se ha refe­ri­do en esta oca­sión a movi­mien­tos mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos –jun­to con Israel- en aguas cer­ca­nas a Irán.

Esta­dos Uni­dos es des­de el siglo pasa­do el prin­ci­pal poder impe­ria­lis­ta ‑y por tan­to agre­sor- del pla­ne­ta. La lis­ta de sus agre­sio­nes es enor­me y terro­rí­fi­cos sus resul­ta­dos. En Orien­te Medio, don­de con­cen­tra muchas de aque­llas, ha arra­sa­do Iraq y Afga­nis­tán lide­ran­do una ban­da de paí­ses delin­cuen­tes alia­dos suyos. Tam­bién por su cuen­ta y con el apo­yo de Israel ha ata­ca­do a Pakis­tán, Pales­ti­na, Líbano, Siria, Soma­lia, Yemen y Sudán. Todo con el resul­ta­do de millo­nes de muer­tos, heri­dos y des­pla­za­dos e incal­cu­la­bles daños mate­ria­les y ambien­ta­les. Últi­ma­men­te aumen­ta sus ame­na­zas con­tra Irán.

Ante este vio­len­tí­si­mo his­to­rial, los medios de comu­ni­ca­ción pro-impe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses y de paí­ses alia­dos dejan de lado el dis­cur­so de Cas­tro y entre­tie­nen a sus lec­to­res con la des­crip­ción del color y el dise­ño de su cami­sa, el recuer­do de una inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que tuvo hace cua­tro años y ¡cómo no! hacien­do cába­las sobre una impo­si­ble rela­ción entre su alo­cu­ción y el asun­to de los pre­sos cuba­nos.

Es cla­ro que si en vez de haber­se mos­tra­do mien­tras daba una char­la polí­ti­ca, hubie­se apa­re­ci­do dan­do un paseo en bici­cle­ta, esos medios hubie­ran escri­to lo mis­mo: “cuan­do era coman­dan­te peda­lea­ba con una cami­sa caqui, su aspec­to físi­co ha empeo­ra­do, pare­ce el de una per­so­na de 90 años en lugar de una de 84, la opo­si­to­ra Yoa­ni Sán­chez, pre­mia­da inter­na­cio­nal­men­te, advier­te de que la liber­tad de los ‘disi­den­tes’ peli­gra con cada apa­ri­ción suya en la tele­vi­sión cuba­na”.

Esas san­de­ces, que no las publi­ca­ría la pren­sa del cora­zón, las aca­ba de publi­car el New York Times –y con él los demás dia­rios pro impe­ria­lis­tas en Europa‑, el cual es cono­ci­do por sus segui­do­res y esos medios aso­cia­dos con el humil­de apo­do de “la Biblia”.

Los temo­res de Cas­tro sobre una gue­rra nuclear son tan razo­na­bles y fun­da­dos que han sido mani­fes­ta­dos ante­rior­men­te por polí­ti­cos, cien­tí­fi­cos e inte­lec­tua­les en nume­ro­sas oca­sio­nes sin que nadie haya alu­di­do a su ves­ti­men­ta, su his­to­rial clí­ni­co o la polí­ti­ca del país en el que habi­tan.

En reali­dad, la úni­ca incóg­ni­ta al res­pec­to en la actua­li­dad, con varios paí­ses en pose­sión de abun­dan­te arma­men­to nuclear, algu­nos radi­ca­dos en el cora­zón de Orien­te Medio y en sus pro­xi­mi­da­des, otros lejos pero con la capa­ci­dad de hacer­lo lle­gar y la volun­tad de usar­lo en la zona, es si una gue­rra con armas nuclea­res lle­va irre­me­dia­ble­men­te con­si­go el fin de la huma­ni­dad ente­ra o sólo del 99%.

Pare­ce que los edi­to­ria­lis­tas y arti­cu­lis­tas de los medios de comu­ni­ca­ción al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo dan por segu­ra la pre­dic­ción menos opti­mis­ta, de otro modo no se entien­de su nihi­lis­mo cha­ba­cano. Los que ríen las gra­cias de aque­llos sobre el chán­dal de Cas­tro, el jer­sey de Mora­les, la cami­sa de Chá­vez, el tur­ban­te de Nas­ra­lá, la túni­ca de Yas­sin, etc., exhi­ben una nece­dad sui­ci­da.

Las sal­va­jes actua­cio­nes del impe­ria­lis­mo, que nos recuer­dan estos líde­res, son de sobra cono­ci­das por sus innu­me­ra­bles víc­ti­mas y están al alcan­ce de quien quie­ra cono­cer­las, aun­que sus auto­res y encu­bri­do­res las ocul­tan a las masas a tra­vés de la pro­pa­gan­da, la publi­ci­dad, la indus­tria del entre­te­ni­mien­to, la cen­su­ra y otros medios aún más vio­len­tos si es pre­ci­so.

El impe­ria­lis­mo es intrín­se­ca­men­te agre­sor, ha usa­do toda la fuer­za a su dis­po­si­ción para con­quis­tar terri­to­rios, robar sus recur­sos, some­ter a sus habi­tan­tes y come­ter otras sevi­cias con­tra seres huma­nos en cual­quier par­te de mun­do en la que espe­ra obte­ner un bene­fi­cio median­te rapi­ña. Siem­pre jus­ti­fi­ca su acción con el dis­cur­so de “demo­cra­ti­zar”, “libe­rar”, “paci­fi­car”, “luchar con­tra el terror”, etc.

Lo que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se hace hoy en Orien­te Medio es un cal­co de lo que ha hecho inin­te­rrum­pi­da­men­te en el res­to del mun­do, Áfri­ca, Lati­noa­mé­ri­ca y Asia, duran­te el siglo pasa­do y lo que lle­va­mos de éste. Con­se­cuen­te­men­te, los pue­blos agre­di­dos se han defen­di­do como han podi­do y des­de lue­go a cos­ta de sufri­mien­tos sin cuen­to.

Nacio­nes ente­ras se han con­ver­ti­do en már­ti­res del impe­ria­lis­mo y millo­nes de seres huma­nos han sido con­de­na­dos a vivir un Apo­ca­lip­sis. El obje­ti­vo: que la cla­se diri­gen­te esta­dou­ni­den­se y de otros paí­ses alia­dos se haga inmen­sa­men­te rica, a cam­bio de garan­ti­zar a las cla­ses medias que les sos­tie­nen el que pue­dan derro­char petró­leo y otros recur­sos mien­tras expe­ri­men­tan el pla­cer de sen­tir­se pri­vi­le­gia­dos a sal­vo en un mun­do de con­de­na­dos al infierno en vida.

La his­to­ria ense­ña que has­ta que esas cla­ses medias no conoz­can en sus pro­pias car­nes el pade­ci­mien­to de aque­llos már­ti­res, el impe­ria­lis­mo sólo se aca­ba­rá cuan­do todos los recur­sos de la tie­rra hayan sido esquil­ma­dos.

De ahí la impor­tan­cia de la resis­ten­cia de los pue­blos opri­mi­dos, que luchan en defen­sa pro­pia y a la vez mues­tran a los opre­so­res la inhu­ma­ni­dad y la locu­ra de su actua­ción.

Aun­que esta lucha de cla­ses inter­na­cio­nal pare­ce eter­na, el desa­rro­llo arma­men­tís­ti­co a par­tir de la ener­gía ató­mi­ca pre­sen­ta por vez pri­me­ra la posi­bi­li­dad de que una gue­rra nuclear sea la últi­ma. Pue­de que este ries­go sea lo úni­co que deten­ga a los impe­ria­lis­tas, ya que pare­ce más lógi­co ceder algo a los opri­mi­dos para man­te­ner mucho, que per­der todo por no con­ce­der­les nada.

Has­ta el año 1945 paí­ses pode­ro­sos podían masa­crar a pobla­cio­nes ente­ras sin poner en peli­gro a las pro­pias. Sin embar­go, pocos años des­pués, esto dejó de ser así. Como sugie­re el caso de Israel en Orien­te Medio, con más de dos­cien­tas bom­bas nuclea­res, no pue­de usar­las para exter­mi­nar a los pales­ti­nos sin poner en gra­ve ries­go su pro­pia exis­ten­cia, ya que como poco la con­ta­mi­na­ción resul­tan­te afec­ta­ría a sus habi­tan­tes duran­te gene­ra­cio­nes. De ahí el recur­so al geno­ci­dio a cáma­ra len­ta median­te el blo­queo y la agre­sión cons­tan­te con armas con­ven­cio­na­les, algu­nas prohi­bi­das por la legis­la­ción inter­na­cio­nal.
Si ata­ca a Irán, tal y como anun­cia a menu­do, país que no cuen­ta con arma­men­to nuclear, ¿pue­de estar segu­ro de que la res­pues­ta con armas con­ven­cio­na­les por par­te de éste no le cau­se gran daño e inclu­so afec­te a sus ins­ta­la­cio­nes nuclea­res? Lo mis­mo suce­de con Corea del Nor­te, que sí tie­ne armas nuclea­res y es mejor ni ima­gi­nar lo que ocu­rri­ría si Pakis­tán usa­ra su bom­ba, espe­cial­men­te si es con­tra India que sí posee la mis­ma capa­ci­dad.

Ante un impe­ria­lis­mo que acos­tum­bra a ele­gir la masa­cre por enci­ma de la lógi­ca a cos­ta de los más débi­les, exis­te el peli­gro de seguir vivien­do en este lado del impe­rio como si sola­men­te fue­sen a morir los mis­mos de siem­pre, los del otro lado, mien­tras que noso­tros vamos a salir indem­nes.

Los ata­ques con­tra Occi­den­te habi­dos en el siglo XXI, que han lle­ga­do inclu­so a las prin­ci­pa­les capi­ta­les impe­ria­lis­tas, son una prue­ba de que ese pen­sa­mien­to es erró­neo ade­más de inmo­ral.

Aun­que estos ata­ques ape­nas han cau­sa­do daños, espe­cial­men­te si se com­pa­ra con los que Occi­den­te cau­sa en el res­to del mun­do, pue­den des­en­ca­de­nar una esca­la­da de enor­mes con­se­cuen­cias y la situa­ción en Orien­te Medio así lo hace temer.

Por ello con­vie­ne tener pre­sen­te que:

El his­to­rial agre­sor del impe­ria­lis­mo es tan con­sis­ten­te y des­co­mu­nal, que no cabe espe­rar un cam­bio de su con­duc­ta en el por­ve­nir.

La sober­bia occi­den­tal es tan obs­ti­na­da, que se cree supe­rior a todo, su pro­pia capa­ci­dad de auto­des­truc­ción inclui­da.

La cegue­ra de ricos y pode­ro­sos es tan exa­ge­ra­da, que creen que su segu­ri­dad está garan­ti­za­da inclu­so si se hun­de el mun­do.

El con­trol social en Occi­den­te de las cla­ses diri­gen­tes sobre las diri­gi­das es tan fir­me, que con­si­gue que éstas pier­dan su tiem­po rién­do­se con chis­tes acer­ca de cami­sas, en lugar de ocu­par­se de lo que pue­den hacer para pro­te­ger su pro­pia vida y la de sus hijos de un desas­tre nuclear.

Aun­que no es pro­ba­ble que el impe­ria­lis­mo alte­re su cur­so motu pro­prio, sí lo es que el cam­bio se pro­duz­ca de otra for­ma. Como no se apre­cia un movi­mien­to en Occi­den­te que lo erra­di­que des­de den­tro, la resis­ten­cia en el res­to del mun­do encon­tra­rá los medios para obli­gar­le.

Si se obser­va la situa­ción polí­ti­ca inter­na­cio­nal, no pare­ce que la ten­den­cia gene­ral en el mun­do sea la acep­ta­ción pasi­va del impe­ria­lis­mo por par­te de sus víc­ti­mas.

No se pue­de pre­de­cir el futu­ro, des­de lue­go, ¡quién sabe! pero a lo mejor no están los tiem­pos para bro­mas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *