Aupa, Arnal­do- Car­lo Fabret­ti

Al igual que su metá­fo­ra la bom­ba, el fas­cis­mo se ha vuel­to “inte­li­gen­te”: gol­pea de for­ma selec­ti­va, “qui­rúr­gi­ca”, y hacien­do el menor rui­do posi­ble, para no tur­bar el sue­ño de la Espa­ña que duer­me ni el sopor de la Espa­ña que bos­te­za. Tan selec­ti­vo y tan qui­rúr­gi­co se ha vuel­to el fas­cis­mo, que has­ta pro­mul­ga leyes apli­ca­bles a un solo caso, para ile­ga­li­zar a un solo par­ti­do; y solo lo hace si es estric­ta­men­te nece­sa­rio, es decir, si ese par­ti­do plan­tea una opo­si­ción real a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta y goza de un amplio res­pal­do popu­lar. Tan­to afi­na el fas­cis­mo del siglo XXI, que gol­pea direc­ta­men­te en los cimien­tos de la demo­cra­cia y vul­ne­ra el dere­cho al silen­cio, el gra­do cero de la liber­tad de expre­sión. Tan “inte­li­gen­te” se ha vuel­to, que solo repri­me, tor­tu­ra y mata lo estric­ta­men­te nece­sa­rio. Y solo encar­ce­la a los que repre­sen­tan un peli­gro real e inme­dia­to para los pode­res esta­ble­ci­dos, a los que tenien­do voz y audien­cia se atre­ven a decir la ver­dad, a los que luchan abier­ta y efi­caz­men­te por el diá­lo­go y por la paz, por esa paz hija de la jus­ti­cia que los anti­guos grie­gos lla­ma­ban Ire­ne y que es la úni­ca desea­ble, la úni­ca posi­ble.

Pero en su selec­ti­va y qui­rúr­gi­ca estra­te­gia pos­mo­der­na, el fas­cis­mo se olvi­da de un dato, por más que la His­to­ria lo repi­ta sin cesar: que un pue­blo que lucha por su liber­tad es inven­ci­ble; podrá per­der algu­nas bata­llas, inclu­so muchas, pero solo para salir de ellas más uni­do y más vigo­ro­so: lo que no lo ani­qui­la lo hace más fuer­te. Hace unos días, pasean­do por Bil­bo, me encon­tré con Mikel, un ami­go recien­te­men­te excar­ce­la­do y aún pen­dien­te de jui­cio. Es una de las per­so­nas más ama­bles y pací­fi­cas que conoz­co, y podría pasar sie­te años en la cár­cel por el mero hecho de per­te­ne­cer a la izquier­da aber­tza­le. Y esta­ba radian­te, en ple­na for­ma. “Como en el tru­llo no hay nada que hacer, me paso el día estu­dian­do y hacien­do gim­na­sia”, me dijo con una son­ri­sa que era la de todo un pue­blo, la de una cau­sa vic­to­rio­sa. “Aupa, Mikel, no estáis solos”, le dije al des­pe­dir­nos. “Lo sabe­mos”, me con­tes­tó sin dejar de son­reír.

No, no estáis solos. Cada vez son más las per­so­nas, den­tro y fue­ra de Eus­kal Herria, que reco­no­cen que el deno­mi­na­do con­flic­to vas­co solo se pue­de resol­ver median­te la nego­cia­ción y el diá­lo­go, y que en ese diá­lo­go impres­cin­di­ble la izquier­da aber­tza­le es un inter­lo­cu­tor fun­da­men­tal; lo tie­nen cla­ro inclu­so algu­nos diri­gen­tes del PSOE, aun­que nun­ca lo admi­ti­rían en públi­co (y segu­ra­men­te tam­bién lo tie­nen cla­ro algu­nos diri­gen­tes del PP, aun­que no lo admi­ti­rían ni siquie­ra en pri­va­do). Cada vez son más las per­so­nas cons­cien­tes de que la tor­tu­ra es una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca e impu­ne en el Esta­do espa­ñol, y de que ello no sería posi­ble sin la com­pli­ci­dad de los tres pode­res ‑de los cuatro‑, lo que equi­va­le a decir que la supues­ta tran­si­ción demo­crá­ti­ca no fue más que una arti­ma­ña para per­pe­tuar en el poder a los enemi­gos de la jus­ti­cia y de la liber­tad. Cada vez son más las per­so­nas que se dan cuen­ta de que encar­ce­lar a la cabe­za visi­ble de la izquier­da aber­tza­le no es sino un deses­pe­ra­do inten­to de silen­ciar un cla­mor que cre­ce cada día.

Y no con­ten­tos con encar­ce­lar a Ote­gi por el deli­to de pro­cla­mar lo evi­den­te, han lle­ga­do al extre­mo de inten­tar borrar­lo de las redes socia­les, igual que hace unos años inten­ta­ron borrar del ciber­es­pa­cio a la Aso­cia­ción Con­tra la Tor­tu­ra, igual que inten­tan borrar a Insur­gen­te, a Kaos en la Red, a Nodo 50… El fas­cis­mo “inte­li­gen­te”, cada vez más estú­pi­do, no com­pren­de que hay ámbi­tos de liber­tad y trans­pa­ren­cia en los que las tacha­du­ras se con­vier­ten en sub­ra­ya­dos, que los espe­jos se mul­ti­pli­can al rom­per­los, que las negras silue­tas de los pre­sos polí­ti­cos son aún más elo­cuen­tes que sus ros­tros. Ale­gré­mo­nos de las tor­pe­zas de nues­tros enemi­gos, que son los enemi­gos de los pue­blos del mun­do; cele­bre­mos sus gri­tos de rabia y sus ges­tos de deses­pe­ra­ción, que son los más cla­ros sig­nos de nues­tro avan­ce. Pron­to te vere­mos, como a Mikel, pasean­do son­rien­te por las calles de Bil­bo o de Donos­ti, for­ta­le­ci­do por quie­nes en vano inten­tan ani­qui­lar­te. Aupa, Arnal­do. Vol­ve­rás. Ven­ce­re­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *