El Supre­mo absuel­ve a cin­co jóve­nes con­de­na­dos a cin­co años por la AN

El Tri­bu­nal Supre­mo ha absuel­to a Ibon Goi­tia, Iker Lega­rra, Mikel­di Zeni­gao­nain­dia, Mitxel Zena­rru­za­bei­tia y Xabier Erkia­ga de la con­de­na de cin­co años de pri­sión que les impu­so la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la bajo la acu­sa­ción de dis­tri­buir la publi­ca­ción «Zuta­be» de ETA.

El fallo del alto tri­bu­nal espa­ñol, del que ha sido ponen­te el magis­tra­do Per­fec­to Andrés Ibá­ñez, cri­ti­ca dura­men­te la actua­ción de la Sec­ción Segun­da de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal en este caso al enten­der que su sen­ten­cia tie­ne gra­ves defec­tos y «no con­tie­ne la más míni­ma indi­ca­ción sobre lo acon­te­ci­do» en la acti­vi­dad pro­ba­to­ria y que el examen del fallo «en lo rela­ti­vo al tra­ta­mien­to del cua­dro pro­ba­to­rio arro­ja un resul­ta­do deso­la­dor».

El tri­bu­nal espe­cial con­si­de­ró pro­ba­do que los cin­co jóve­nes, «sin for­mar par­te del sub-apa­ra­to de pro­pa­gan­da y comu­ni­ca­ción de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta ETA, pero com­par­tien­do sus fines», se dedi­ca­ron, «entre otros fines de ayu­da a la ban­da cita­da, a la dis­tri­bu­ción de los zuta­bes, órgano de expre­sión de aque­lla».

El Supre­mo con­si­de­ra, sin embar­go, que «lo que ten­dría que haber sido una pre­sen­ta­ción orde­na­da y sis­te­má­ti­ca de las apor­ta­cio­nes pro­ba­to­rias, y una valo­ra­ción pri­me­ro ana­lí­ti­ca y des­pués de sín­te­sis de las mis­mas, apa­re­ce sus­ti­tui­do por algu­nas inco­ne­xas afir­ma­cio­nes de sín­te­sis cuyos ante­ce­den­tes no se pre­ci­san pues, en gene­ral, fal­ta infor­ma­ción expre­sa al res­pec­to».

«Total oscu­ri­dad»

«De lo expues­to se sigue que la sen­ten­cia en cues­tión está aque­ja­da de una total oscu­ri­dad sobre el real con­te­ni­do de la prue­ba, que pri­va de sus­tra­to a la deci­sión, inevi­ta­ble vul­ne­ra­ción de los dere­chos a la tute­la judi­cial efec­ti­va y a la pre­sun­ción de ino­cen­cia», aña­de la reso­lu­ción. El alto tri­bu­nal ha esti­ma­do los moti­vos expues­tos por la defen­sa de los jóve­nes, que ale­gó que no exis­tían prue­bas de car­go que les incul­pa­ran, ya que las decla­ra­cio­nes auto­in­cul­pa­to­rias de algu­nos de ellos, según denun­cia­ron en el jui­cio, fue­ron obte­ni­das bajo tor­tu­ra y «no cuen­tan con nin­gún dato obje­ti­vo y externo que las corro­bo­re».

Repro­che a la Fis­ca­lía Sobre la actua­ción del Minis­te­rio Públi­co, el TS reco­no­ce el «nota­ble esfuer­zo» por tra­tar de sal­var la sen­ten­cia que reali­zó la Fis­ca­lía en la vis­ta por este recur­so, que se cele­bró el pasa­do 27 de mayo, pero lo con­si­de­ra «impro­pio» pues «incum­pli­do por el tri­bu­nal su papel de garan­te de los dere­chos a la pre­sun­ción de ino­cen­cia y a la tute­la judi­cial efec­ti­va de los impu­tados, no cabe la subro­ga­ción en él del fis­cal». Jun­to a ello, le repro­cha que no haya pues­to de relie­ve esta situa­ción «con todas las con­se­cuen­cias, dada la paten­te rele­van­cia cons­ti­tu­cio­nal» de los defec­tos seña­la­dos.

El Supre­mo con­clu­ye que en casos como éste ha opta­do por anu­lar la sen­ten­cia y devol­ver­la para una nue­va redac­ción, pero expli­ca que en este asun­to care­ce­ría de sen­ti­do, ya que el jui­cio se cele­bró el 20 de setiem­bre de 2007 y la sen­ten­cia es del 30 de noviem­bre de 2009, «algo que segu­ra­men­te expli­ca los gra­ves defec­tos estruc­tu­ra­les de la mis­ma que se han pues­to de mani­fies­to».

Aco­so poli­cial

Uno de los jóve­nes aho­ra absuel­tos, Mikel­di Zeni­gao­nain­dia, denun­ció el pasa­do 30 de mayo el «aco­so poli­cial» al que se ha vis­to some­ti­do en los últi­mos meses.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *