El Supre­mo absuel­ve a cin­co jóve­nes con­de­na­dos a cin­co años por la AN

El Tri­bu­nal Supre­mo ha absuel­to a Ibon Goi­tia, Iker Lega­rra, Mikel­di Zeni­gao­nain­dia, Mitxel Zena­rru­za­bei­tia y Xabier Erkia­ga de la con­de­na de cin­co años de pri­sión que les impu­so la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la bajo la acu­sa­ción de dis­tri­buir la publi­ca­ción «Zuta­be» de ETA.

El fallo del alto tri­bu­nal espa­ñol, del que ha sido ponen­te el magis­tra­do Per­fec­to Andrés Ibá­ñez, cri­ti­ca dura­men­te la actua­ción de la Sec­ción Segun­da de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal en este caso al enten­der que su sen­ten­cia tie­ne gra­ves defec­tos y «no con­tie­ne la más míni­ma indi­ca­ción sobre lo acon­te­ci­do» en la acti­vi­dad pro­ba­to­ria y que el examen del fallo «en lo rela­ti­vo al tra­ta­mien­to del cua­dro pro­ba­to­rio arro­ja un resul­ta­do desolador».

El tri­bu­nal espe­cial con­si­de­ró pro­ba­do que los cin­co jóve­nes, «sin for­mar par­te del sub-apa­ra­to de pro­pa­gan­da y comu­ni­ca­ción de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta ETA, pero com­par­tien­do sus fines», se dedi­ca­ron, «entre otros fines de ayu­da a la ban­da cita­da, a la dis­tri­bu­ción de los zuta­bes, órgano de expre­sión de aquella».

El Supre­mo con­si­de­ra, sin embar­go, que «lo que ten­dría que haber sido una pre­sen­ta­ción orde­na­da y sis­te­má­ti­ca de las apor­ta­cio­nes pro­ba­to­rias, y una valo­ra­ción pri­me­ro ana­lí­ti­ca y des­pués de sín­te­sis de las mis­mas, apa­re­ce sus­ti­tui­do por algu­nas inco­ne­xas afir­ma­cio­nes de sín­te­sis cuyos ante­ce­den­tes no se pre­ci­san pues, en gene­ral, fal­ta infor­ma­ción expre­sa al respecto».

«Total oscu­ri­dad»

«De lo expues­to se sigue que la sen­ten­cia en cues­tión está aque­ja­da de una total oscu­ri­dad sobre el real con­te­ni­do de la prue­ba, que pri­va de sus­tra­to a la deci­sión, inevi­ta­ble vul­ne­ra­ción de los dere­chos a la tute­la judi­cial efec­ti­va y a la pre­sun­ción de ino­cen­cia», aña­de la reso­lu­ción. El alto tri­bu­nal ha esti­ma­do los moti­vos expues­tos por la defen­sa de los jóve­nes, que ale­gó que no exis­tían prue­bas de car­go que les incul­pa­ran, ya que las decla­ra­cio­nes auto­in­cul­pa­to­rias de algu­nos de ellos, según denun­cia­ron en el jui­cio, fue­ron obte­ni­das bajo tor­tu­ra y «no cuen­tan con nin­gún dato obje­ti­vo y externo que las corrobore».

Repro­che a la Fis­ca­lía Sobre la actua­ción del Minis­te­rio Públi­co, el TS reco­no­ce el «nota­ble esfuer­zo» por tra­tar de sal­var la sen­ten­cia que reali­zó la Fis­ca­lía en la vis­ta por este recur­so, que se cele­bró el pasa­do 27 de mayo, pero lo con­si­de­ra «impro­pio» pues «incum­pli­do por el tri­bu­nal su papel de garan­te de los dere­chos a la pre­sun­ción de ino­cen­cia y a la tute­la judi­cial efec­ti­va de los impu­tados, no cabe la subro­ga­ción en él del fis­cal». Jun­to a ello, le repro­cha que no haya pues­to de relie­ve esta situa­ción «con todas las con­se­cuen­cias, dada la paten­te rele­van­cia cons­ti­tu­cio­nal» de los defec­tos señalados. 

El Supre­mo con­clu­ye que en casos como éste ha opta­do por anu­lar la sen­ten­cia y devol­ver­la para una nue­va redac­ción, pero expli­ca que en este asun­to care­ce­ría de sen­ti­do, ya que el jui­cio se cele­bró el 20 de setiem­bre de 2007 y la sen­ten­cia es del 30 de noviem­bre de 2009, «algo que segu­ra­men­te expli­ca los gra­ves defec­tos estruc­tu­ra­les de la mis­ma que se han pues­to de manifiesto». 

Aco­so poli­cial

Uno de los jóve­nes aho­ra absuel­tos, Mikel­di Zeni­gao­nain­dia, denun­ció el pasa­do 30 de mayo el «aco­so poli­cial» al que se ha vis­to some­ti­do en los últi­mos meses.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.