¡Ciu­da­da­nos euro­peos, uníos! – Pági­na 12

La suer­te está echa­da, el jue­go está cla­ro y cuan­to más tar­de iden­ti­fi­que­mos las nue­vas reglas, mayor será el cos­to para los ciu­da­da­nos euro­peos. La lucha de cla­ses está de vuel­ta en Euro­pa, y en tér­mi­nos tan nue­vos que los acto­res socia­les están per­ple­jos y para­li­za­dos. En tan­to prác­ti­ca polí­ti­ca, la lucha de cla­ses entre el tra­ba­jo y el capi­tal nació en Euro­pa y, des­pués de muchos años de con­fron­ta­ción vio­len­ta, fue en Euro­pa don­de alcan­zó más equi­li­brio y dio fru­tos más aus­pi­cio­sos. Los adver­sa­rios veri­fi­ca­ron que la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la lucha sería mutua­men­te ven­ta­jo­sa: el capi­tal con­sen­ti­ría altos nive­les impo­si­ti­vos y de inter­ven­ción esta­tal a cam­bio de no ver ame­na­za­da su pros­pe­ri­dad; los tra­ba­ja­do­res con­quis­ta­rían impor­tan­tes dere­chos socia­les a cam­bio de desis­tir de una alter­na­ti­va socia­lis­ta. Así sur­gie­ron la con­cer­ta­ción social y sus resul­ta­dos más envi­dia­bles: altos nive­les de com­pe­ti­ti­vi­dad ajus­ta­dos a altos nive­les de pro­tec­ción social; el mode­lo social euro­peo y el Esta­do de Bien­es­tar; la posi­bi­li­dad, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria, de que los tra­ba­ja­do­res y sus fami­lias pudie­ran hacer pla­nes a mediano pla­zo (la edu­ca­ción de los hijos, la com­pra de una vivien­da); la paz social; el con­ti­nen­te con los más bajos nive­les de des­igual­dad social.

Todo ese sis­te­ma está al bor­de del colap­so y los resul­ta­dos son impre­de­ci­bles. El infor­me que el FMI aca­ba de publi­car sobre la eco­no­mía espa­ño­la es una decla­ra­ción de gue­rra: la acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca de luchas socia­les, de tan­tas y tan labo­rio­sas nego­cia­cio­nes y de equi­li­brios obte­ni­dos con tan­tas difi­cul­ta­des, es echa­da por tie­rra con una arro­gan­cia inau­di­ta. Y Espa­ña es man­da­da a retro­ce­der déca­das en su his­to­ria: a redu­cir drás­ti­ca­men­te los sala­rios, des­truir el sis­te­ma de pen­sio­nes, eli­mi­nar dere­chos labo­ra­les (para faci­li­tar des­pi­dos y redu­cir indem­ni­za­cio­nes). La mis­ma rece­ta se le impon­drá a Por­tu­gal, como ya ocu­rrió con Gre­cia, y a otros paí­ses de Euro­pa, y mucho más allá del sur euro­peo. Euro­pa es víc­ti­ma de una hos­til OPA (Ofer­ta Públi­ca de Adqui­si­ción) por par­te del FMI, pre­pa­ra­da por los neo­li­be­ra­les que domi­nan la Unión Euro­pea, de Mer­kel a Barro­so, escon­di­dos detrás del FMI para no pagar los cos­tos polí­ti­cos de la devas­ta­ción social.

El sen­ti­do común neo­li­be­ral nos dice que la cul­pa es de la cri­sis, que esta­mos vivien­do por enci­ma de nues­tras posi­bi­li­da­des y que no hay dine­ro para tan­to bien­es­tar. Pero cual­quier ciu­da­dano entien­de esto: si la FAO cal­cu­la que 30 mil millo­nes de dóla­res serían sufi­cien­tes para resol­ver el pro­ble­ma del ham­bre en el mun­do y los gobier­nos insis­ten en que no hay dine­ro para eso, ¿cómo se expli­ca que, de repen­te, hayan sur­gi­do 900 mil millo­nes para sal­var al sis­te­ma finan­cie­ro euro­peo? La lucha de cla­ses está vol­vien­do bajo una nue­va for­ma, pero con la vio­len­cia de hace cien años: esta vez es el capi­tal finan­cie­ro el que le decla­ra la gue­rra al tra­ba­jo.

¿Qué hacer? Habrá resis­ten­cia, pero, para ser efi­caz, debe­rá tener en cuen­ta dos hechos nue­vos.

En pri­mer lugar, la frag­men­ta­ción del tra­ba­jo y la socie­dad de con­su­mo pusie­ron en cri­sis a los sin­di­ca­tos. Nun­ca antes los que tra­ba­jan tra­ba­ja­ron tan­to y nun­ca les fue tan difí­cil iden­ti­fi­car­se como tra­ba­ja­do­res. La resis­ten­cia ten­drá un pilar en los sin­di­ca­tos, pero será muy frá­gil si la lucha no es com­par­ti­da en pie de igual­dad por los movi­mien­tos de muje­res, de ambien­ta­lis­tas, de con­su­mi­do­res, de dere­chos huma­nos, de inmi­gran­tes, y los movi­mien­tos con­tra el racis­mo, la xeno­fo­bia y la homo­fo­bia. La cri­sis afec­ta a todos por­que todos son tra­ba­ja­do­res.

En segun­do lugar, no hay eco­no­mías nacio­na­les en Euro­pa y, por lo tan­to, o la resis­ten­cia es euro­pea o no exis­ti­rá. Las luchas nacio­na­les serán un blan­co fácil para los que cla­man por la gober­na­bi­li­dad al mis­mo tiem­po que des­go­bier­nan. Los movi­mien­tos y las orga­ni­za­cio­nes socia­les de toda Euro­pa ten­drán que arti­cu­lar­se para demos­trar­les a los gobier­nos que la esta­bi­li­dad de los mer­ca­dos no pue­de cons­truir­se sobre las rui­nas de la esta­bi­li­dad de la vida de los ciu­da­da­nos y sus fami­lias. No es socia­lis­mo; es la demos­tra­ción de que o la Unión Euro­pea crea las con­di­cio­nes para que el capi­tal pro­duc­ti­vo se des­vin­cu­le rela­ti­va­men­te del capi­tal finan­cie­ro, o el futu­ro es el fas­cis­mo y ten­drá que ser com­ba­ti­do por todos los medios.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *