Desas­tre huma­ni­ta­rio: 2.000 muer­tos y un millón de afec­ta­dos en Kir­guis­tán- IAR Noti­cias

En un cen­tro estra­té­gi­co de la «gue­rra fría» por el con­trol de las fuen­tes y rutas del petró­leo en el Asia cen­tral, Kir­guis­tán, un país cla­ve en el dis­po­si­ti­vo de ocu­pa­ción mili­tar de Afga­nis­tán, ingre­só en un pro­ce­so de vio­len­cia y de «gue­rra civil» que ya ha deja­do 2.000 muer­tos, miles de heri­dos y un millón de afec­ta­dos por el con­flic­to. La gue­rra étni­ca, deto­na­da como herra­mien­ta de dispu­ta polí­ti­ca, invo­lu­cra por igual a Rusia y EEUU, las dos pri­me­ras poten­cias nuclea­res del pla­ne­ta. Se tra­ta de un nue­vo y peli­gro­so fren­te de con­flic­to en un área explo­si­va que con­tie­ne más del 70% de las reser­vas petro­le­ras mun­dia­les. Cen­te­na­res de miles huyen de la vio­len­cia y la Cruz Roja y la ONU seña­lan que la gue­rra civil deto­nó una catás­tro­fe huma­ni­ta­ria de carac­te­rís­ti­cas iné­di­tas.

Infor­me espe­cial
IAR Noti­cias
/​

L a ten­sión y los san­grien­tos com­ba­tes entre kir­gui­ses y uzbe­kos con­ti­núan en el con­vul­sio­na­do Kir­guis­tán, don­de la pro­pia pre­si­den­ta inte­ri­na, Roza Otun­ba­ye­va, afir­mó que la cifra de 191 muer­tos debe­ría mul­ti­pli­car­se por 10.

En con­se­cuen­cia el núme­ro de muer­tos por los dis­tur­bios étni­cos que han sacu­di­do el sur de Kir­guis­tán alcan­zan a casi 2.000, unas diez veces más de la cifra con­fir­ma­da ofi­cial­men­te, afir­mó la pre­si­den­ta inte­ri­na del país mien­tras rea­li­za­ba su pri­me­ra visi­ta a un pue­blo afec­ta­do por los enfren­ta­mien­tos.

Las cifras ofi­cia­les del Minis­te­rio de Salud de Kir­guis­tán seña­lan que el núme­ro de falle­ci­dos en enfren­ta­mien­tos entre la mayo­ría kir­gui­sa y la mino­ría uzbe­ka lle­gan a los 191. “Yo aumen­ta­ría 10 veces las cifras ofi­cia­les res­pec­to al núme­ro de muer­tos”, dijo la pre­si­den­ta inte­ri­na Roza Otun­ba­ye­va.

La man­da­ta­ria seña­ló que las cifras ofi­cia­les no tie­nen en cuen­ta a aque­llos ente­rra­dos el mis­mo día que murie­ron, tal como indi­can las tra­di­cio­nes musul­ma­nas loca­les, dijo su voce­ro.

Por otro lado, Nacio­nes Uni­das esti­mó que un millón de per­so­nas están afec­ta­das y nece­si­tan ayu­da en el país.

Las agen­cias de ayu­da de la ONU y la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud dije­ron que la cifra de un millón de per­so­nas en Kir­guis­tán y Uzbe­kis­tán inclu­ye un poten­cial núme­ro de refu­gia­dos, des­pla­za­dos inter­nos y otros que han pade­ci­do de una for­ma u otra los dis­tur­bios.

La ONU cal­cu­la que 400.000 per­so­nas huye­ron del sur del país des­pués de que kir­gui­ses mata­ran a cien­tos de uzbe­kos. Has­ta 100.000 per­so­nas han cru­za­do la fron­te­ra con Uzbe­kis­tán, don­de están reci­bien­do ali­men­to y agua en cam­pos de refu­gia­dos. Otros cien­tos de per­so­nas per­ma­ne­cen acam­pa­das en el ban­do de
Kir­guis­tán de la fron­te­ra, ya que no se les per­mi­te cru­zar.

«Se esti­ma que 300.000 per­so­nas fue­ron des­pla­za­das en Kir­guis­tán y has­ta 100.000 huye­ron hacia Uzbe­quis­tán, don­de unas 80.000 están ins­ta­la­das en cam­pa­men­tos», seña­ló el jefe de la ONU.

«El sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das, inclu­yen­do el Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos (ACNUR) y el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos (PMA), se ha movi­li­za­do para pro­veer y coor­di­nar la ayu­da», agre­gó.

La vio­len­cia ha pro­vo­ca­do una ola de refu­gia­dos, y cer­ca de 400.000 per­so­nas, la mayo­ría muje­res y niños, están en cam­pa­men­tos ates­ta­dos a ambos lados de la fron­te­ra entre Kir­guis­tán y Uzbe­kis­tán, muchos sin acce­so a agua pota­ble, ali­men­tos ni medi­ci­nas.

«Las nece­si­da­des más urgen­tes son comi­da, agua, refu­gios y medi­ci­nas», dijo Chris­tian Car­don, por­ta­voz del Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja. «La gen­te se está refu­gian­do sobre todo en mez­qui­tas, gran­jas, pue­blos y tam­bién edi­fi­cios admi­nis­tra­ti­vos vacia­dos duran­te la vio­len­cia».

El envia­do espe­cial de EEUU a Kir­guis­tán, Robert Bla­ke, des­cri­bió este sába­do la situa­ción en el sur de ese país asiá­ti­co como «catas­tró­fi­ca».

El sub­se­cre­ta­rio de Esta­do lle­gó a Bish­kek, la capi­tal de Kir­guis­tán, para reu­nir­se con las auto­ri­da­des loca­les, lue­go de visi­tar un cam­po de refu­gia­dos.

La visi­ta de Bla­ke se pro­du­ce un día des­pués de que el secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Ban Ki-moon, hicie­ra un lla­ma­do a favor de la recau­da­ción de US$70 millo­nes en ayu­da de emer­gen­cia para las víc­ti­mas de la vio­len­cia étni­ca en Kir­guis­tán.

Kir­guis­tán, tam­bién cono­ci­do como Kir­gui­zis­tán, Kir­gui­zia, y ofi­cial­men­te como Repú­bli­ca Kir­gui­za, es un país mon­ta­ño­so de Asia cen­tral, sin sali­da al mar, que tie­ne fron­te­ra con la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, Kaza­jis­tán, Tayi­kis­tán y Uzbe­kis­tán. Su capi­tal es Bis­kek.

El país cuen­ta con una pobla­ción de algo más de 5,35 millo­nes de habi­tan­tes dis­tri­bui­dos en 198.500 km². Des­igual­men­te repar­ti­da, se con­cen­tra en la capi­tal, Bis­kek y las zonas baña­das por el río Naryn y sus afluen­tes.

Des­de el pun­to de vis­ta étni­co, el 55% son kir­gui­ses, el 21% uzbe­kos y el 11% rusos con algu­na mino­ría de tayi­kos y chi­nos al sur y este.

Kir­guis­tán es cla­ve, no sola­men­te por­que se encuen­tra en la zona más estra­té­gi­ca y explo­si­va del pla­ne­ta, sino por­que repre­sen­ta un área en dispu­ta entre Rusia y EEUU, con Chi­na en fron­te­ra.

Esta ex repú­bli­ca sovié­ti­ca de mayo­ría musul­ma­na, ha esta­do al bor­de del caos des­de que una revuel­ta en abril derro­có al pre­si­den­te pro-EEUU de este país cen­troa­siá­ti­co y lle­vó al poder a un gobierno inte­ri­no de mani­fies­ta ten­den­cia pro-rusa.

La pre­si­den­ta, Roza Otun­ba­ye­va, acu­só al derro­ca­do pre­si­den­te, Kur­man­bek Baki­yev, –de etnia kir­gui­sa, como ella– de fomen­tar la ten­sión para impe­dir que se reali­ce el refe­ren­do con­vo­ca­do para el 27 de junio, para modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción , que man­tie­ne al ruso como segun­da len­gua, sin abrir espa­cios al desa­rro­llo del uzbe­ko.

Otun­ba­ye­va dijo que par­ti­da­rios de Baki­yev, que bus­can ven­gar­se por su derro­ca­mien­to en abril, inten­tan des­es­ta­bi­li­zar Kir­guis­tán de cara al refe­ren­do que han con­vo­ca­do las nue­vas auto­ri­da­des para el 27 de junio sobre una nue­va Cons­ti­tu­ción.

Los enfren­ta­mien­tos entre sus prin­ci­pa­les gru­pos étni­cos, uzbe­kos y kir­gui­sos, esta­lla­ron en el sur el 10 de junio y se incre­men­ta­ron en la mayor ola de vio­len­cia vivi­da en el país en 20 años.


Infor­me com­ple­men­ta­rio:
Kir­guis­tán en lla­mas: Otro fren­te de la gue­rra por el petró­leo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *