La cues­tión no es la vio­len­cia – Iña­ki Iriondo

Hace más de un año que ETA no ha aten­ta­do en Eus­kal Herria. Y son fun­da­das las espe­ran­zas de que no vuel­va a hacer­lo ni aquí ni en otro lugar. Esa es la apues­ta de la izquier­da aber­tza­le y Patxi López lo sabe.

La estra­te­gia del pac­to PSE-PP no está pen­sa­da para com­ba­tir las expre­sio­nes de vio­len­cia de ETA, sino para la gue­rra ideo­ló­gi­ca pos­te­rior. Lo que se pre­ten­de en reali­dad es des­le­gi­ti­mar la apues­ta inde­pen­den­tis­ta o mera­men­te sobe­ra­nis­ta, y colo­car a las víc­ti­mas de ETA como fuer­za de cho­que, como pri­me­ra barri­ca­da, eri­gién­do­las en «refe­ren­te per­ma­nen­te y rei­vin­di­ca­dor de los valo­res demo­crá­ti­cos por cuya nega­ción fue­ron agre­di­das». Es decir, la bata­lla que se pre­sen­ta a par­tir de aho­ra es que cual­quier rei­vin­di­ca­ción que his­tó­ri­ca­men­te haya sos­te­ni­do ETA es en ade­lan­te «ile­gí­ti­ma». Y para ello es toda esta pro­pa­gan­da, uno de cuyos pila­res es tra­tar de que los vas­cos olvi­de­mos nues­tra his­to­ria y el papel de cada cual en ella.

Si el pro­ble­ma fue­ra de dere­chos huma­nos, se podría hablar de otras con­cul­ca­cio­nes, de la tor­tu­ra o del tra­to a los pre­sos. Si la cues­tión fue­ra «la vio­len­cia hoy vigen­te», se ocu­pa­rían de la machis­ta, que en este año ha mata­do ya a tres muje­res en la CAV don­de gobier­na Patxi López.

fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.