Un jar­di­ne­ro en el bos­que de los núme­ros – Car­lo Fabret­ti

Des­cu­brir, en mi ado­les­cen­cia, su sec­ción de jue­gos mate­má­ti­cos en Scien­ti­fic Ame­ri­can fue, más que una reve­la­ción, un espal­da­ra­zo, la con­so­li­da­ción de una doble voca­ción de narra­dor y mate­má­ti­co de la que Mar­tin Gard­ner es –sin ser ofi­cial­men­te ni una cosa ni otra– el máxi­mo expo­nen­te con­tem­po­rá­neo. Por­que aun­que Gard­ner no escri­bie­ra rela­tos pro­pia­men­te dichos, uti­li­zó magis­tral­men­te los recur­sos narra­ti­vos al ser­vi­cio de la divul­ga­ción de la cien­cia en gene­ral y de la mate­má­ti­ca en par­ti­cu­lar, al igual que sus ami­gos (los otros dos gran­des maes­tros de este sin­gu­lar géne­ro fron­te­ri­zo) Isaac Asi­mov y Ray­mond Smull­yan. Y no menos impor­tan­tes fue­ron sus apor­ta­cio­nes a la divul­ga­ción de la filo­so­fía y a la cau­sa del racio­na­lis­mo (que en los tiem­pos que corren se tra­du­ce nece­sa­ria­men­te en la impug­na­ción de las pseu­do­cien­cias); libros como Orden y sor­pre­sa, Los por­qués de un escri­ba filó­so­fo o ¿Tenían ombli­go Adán y Eva? debe­rían ser lec­tu­ras reco­men­da­das en uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos.

Nadie expre­só –y pre­di­có con el ejem­plo– mejor que Gard­ner la idea de que la cien­cia es un jue­go: “¿Juga­mos una par­ti­da? Esta es la anti­gua pre­gun­ta que el Uni­ver­so, o algo detrás del Uni­ver­so, empe­zó a hacer­les a los des­con­cer­ta­dos bípe­dos implu­mes que pro­li­fe­ra­ban en el ter­cer pla­ne­ta del Sol, tan pron­to como sus simies­cos cere­bros pudie­ron com­pren­der el jue­go de la cien­cia. Es un jue­go curio­so. No hay nin­gún con­jun­to de reglas defi­ni­ti­vas, y par­te del jue­go con­sis­te en tra­tar de des­cu­brir cuá­les son las reglas bási­cas… El jue­go nun­ca ha sido tan apa­sio­nan­te y tan peli­gro­so como aho­ra”. Así comien­za Orden y sor­pre­sa, uno de los libros más bellos y suge­ren­tes que jamás he leí­do, cuyo títu­lo expre­sa con cer­te­ra ele­gan­cia el bino­mio –la dia­léc­ti­ca– mate­ria-men­te: el cos­mos –el orden– se mira en el espe­jo de su cul­mi­na­ción, que es la inte­li­gen­cia, y se sor­pren­de sin cesar ante su pro­pia armo­nía. Ya lo dije en su momen­to, pero es obli­ga­do repe­tir aho­ra que el títu­lo de mi sec­ción en este perió­di­co, El jue­go de la cien­cia, es un home­na­je a mi doble maes­tro Mar­tin Gard­ner.

Hace unos días, en una entre­vis­ta radio­fó­ni­ca que tuve el pla­cer de com­par­tir con Jai­me de Oje­da, exce­len­te tra­duc­tor de Lewis Carroll al cas­te­llano, me pre­gun­ta­ron cuál era la mejor mane­ra de acer­car­se al fas­ci­nan­te uni­ver­so carro­lliano des­de una pers­pec­ti­va actual, y no dudé en reco­men­dar enca­re­ci­da­men­te la Ali­cia ano­ta­da de Mar­tin Gard­ner. No hay mejor tri­bu­to a un escri­tor que dar a cono­cer sus libros, y el azar me per­mi­tió –magro con­sue­lo– ren­dír­se­lo pocos días antes de su irre­pa­ra­ble pér­di­da al sabio que con­vir­tió el bos­que de los núme­ros en un jar­dín.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *