Los lími­tes del regio­na­lis­mo en el Esta­do espa­ñol y la nece­si­dad de un cam­bio estruc­tu­ral – Gara

Resul­ta cuan­do menos para­dó­ji­co que en un momen­to en el que el Esta­do espa­ñol apa­re­ce ante el mun­do como lo que real­men­te es, una monar­quía bana­ne­ra al bor­de de la ban­ca­rro­ta, un polí­ti­co cata­lán se sitúe como el héroe capaz de ele­var el lis­tón polí­ti­co del Con­gre­so de los dipu­tados en Madrid. Así ha valo­ra­do el esta­blish­ment espa­ñol a Josep Anto­ni Duran i Llei­da por el abra­zo del oso dado a José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, al per­mi­tir con su abs­ten­ción que se apro­ba­se el decre­to que esta­ble­ce las medi­das impul­sa­das por el FMI pero pidién­do­le a su vez «elec­cio­nes anti­ci­pa­das» y advir­tién­do­le de que no apo­ya­rán los pró­xi­mos pre­su­pues­tos, lo que sitúa al Gobierno del PSOE en una situa­ción de extre­ma debi­li­dad. Nadie pue­de negar que Duran i Llei­da es un polí­ti­co lúci­do y cohe­ren­te, pero no deja de ser cho­can­te que esa luci­dez la demues­tre sobre todo en el cálcu­lo elec­to­ral y que su cohe­ren­cia se mues­tre en toda su ple­ni­tud cuan­do se rige por el prin­ci­pio de razón de esta­do ‑del Esta­do espa­ñol, cla­ro está-. Más aún si tene­mos en cuen­ta que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol tie­ne en estos momen­tos secues­tra­da no ya la volun­tad mayo­ri­ta­ria de los cata­la­nes, expre­sa­da a tra­vés de su Par­la­men­to al apro­bar el nue­vo Esta­tut y refren­da­da en las urnas, sino el recor­te de ésta acor­da­do pre­ci­sa­men­te por el líder de CiU, Artur Mas, y el pro­pio Rodrí­guez Zapa­te­ro. La juga­da resul­ta más sor­pren­den­te aún si se tie­ne en cuen­ta que el bene­fi­cia­rio indi­rec­to de la mis­ma podría ser el Par­ti­do Popu­lar, el mis­mo que inter­pu­so el recur­so que ha dila­pi­da­do defi­ni­ti­va­men­te el Esta­tut. Cla­ro que, den­tro del cálcu­lo polí­ti­co hecho por CiU entra la posi­bi­li­dad de recu­pe­rar la Gene­ra­li­tat de la mano del PP. En todo caso, tal y como se ha seña­la­do, Duran i Llei­da tie­ne la vir­tud de haber sido siem­pre cla­ro en su defen­sa de una Cata­lun­ya inte­gra­da en Espa­ña, en sus con­vic­cio­nes demo­cris­tia­nas y en su ideo­lo­gía neo­li­be­ral. Lo cual no qui­ta para que esa cohe­ren­cia entre en con­tra­dic­ción con un cada vez más amplio sen­tir den­tro del pue­blo cata­lán que ve a Espa­ña como una rémo­ra y que apues­ta por sol­tar ata­du­ras en vez de sol­dar­las. Un pos­tu­ra que, lógi­ca­men­te, está cre­cien­do aún más a raíz de la cri­sis.

Los regio­na­lis­tas vas­cos tam­bién jue­gan

En todo caso, qui­zá lo que real­men­te resul­te más extra­ño del deba­te par­la­men­ta­rio del jue­ves en Madrid, al menos des­de la pers­pec­ti­va vas­ca, sea que el paque­te de medi­das de ajus­te haya sali­do ade­lan­te gra­cias a la abs­ten­ción de Car­los Sal­va­dor, el repre­sen­tan­te de UPN. Nadie pen­só que el «agos­ta­zo», la manio­bra con la que José Blan­co obli­gó a su dele­ga­ción nava­rra a pac­tar con UPN en vez de con NaBai, fue­se a tener tal efec­to per­ver­so. Está por ver cómo ges­tio­na UPN este giro delan­te de sus bases y como actúa al res­pec­to el PP.

Lo que no pue­de sor­pren­der tan­to es el voto nega­ti­vo del PNV. Sobre todo por­que la apro­ba­ción del decre­to no depen­día de su voto. Dada la debi­li­dad del PSOE en el Gobierno, hace ya unos meses que los jel­ki­des están toman­do posi­ción de cara a posi­bles nego­cia­cio­nes. Nego­cia­cio­nes que, por otra par­te, no tie­nen nada de nue­vo, pues­to que de hecho este mis­mo año PSOE y PNV ya lle­ga­ron a un acuer­do para garan­ti­zar­se mutua­men­te la esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria en las ins­ti­tu­cio­nes en la que gobier­nan. Y, dada la nega­ti­va de CiU, es pre­vi­si­ble que ya hayan comen­za­do los con­tac­tos para los pró­xi­mos pre­su­pues­tos. En esa línea de fijar una posi­ción nego­cia­do­ra ante el PSOE se pue­den enten­der tam­bién las recien­tes pala­bras de Josu Erko­re­ka, por­ta­voz del PNV en Madrid, indi­can­do que no esta­rían cerra­dos a pac­tos con el PP.

Maña­na mis­mo podría dar­se otro ejem­plo de esta estra­te­gia si, defi­ni­ti­va­men­te, el PNV lle­ga a un acuer­do sobre el plan para la «des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia de ETA» en las aulas. Lo difí­cil, vis­ta la dis­tan­cia en las posi­cio­nes que mues­tran los borra­do­res de unos y otros, será legi­ti­mar una deci­sión así ante las bases jel­tza­les que, hoy mis­mo, asis­ti­rán al Ibi­lal­dia en Bermeo.

Fal­ta de cul­tu­ra demo­crá­ti­ca y sub­de­sa­rro­llo

El pro­ble­ma polí­ti­co del Esta­do espa­ñol no es la baja cali­dad de su cla­se polí­ti­ca, que tam­bién, sino su esca­sa cul­tu­ra demo­crá­ti­ca, algo que impreg­na sus ins­ti­tu­cio­nes y nor­mas. Asi­mis­mo, el pro­ble­ma socio­eco­nó­mi­co del Esta­do espa­ñol no se solu­cio­na con unas medi­das dic­ta­das por los mis­mos que le han empu­ja­do a esta situa­ción, sino a tra­vés de un cam­bio pro­fun­do en todos los ámbi­tos de la eco­no­mía, lo cual impli­ca gene­rar más rique­za, de otra mane­ra y repar­tir­la de un modo radi­cal­men­te dis­tin­to al actual. Es decir, el cam­bio debe ser estruc­tu­ral en lo políl­ti­co y en lo eco­nó­mi­co o no se dará. No es fácil en nin­gún caso, pero en los pará­me­tros actua­les resul­ta prác­ti­ca­men­te impo­si­ble.

Des­de la pers­pec­ti­va nacio­nal vas­ca y cata­la­na, la solu­ción no es un regio­na­lis­mo que apun­ta­le estas taras polí­ti­cas y socia­les, sino un plan­tea­mien­to que ver­te­bre una alter­na­ti­va que gene­re ilu­sión en el pue­blo y con­di­cio­nes obje­ti­vas para desa­rro­llar­se. La inde­pen­den­cia es una opción legí­ti­ma y debe ser rea­li­za­ble. Por dife­ren­tes cami­nos y a dife­ren­tes rit­mos, Eus­kal Herria y Cata­lun­ya reco­rren esa sen­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *