Onda­rroa recuer­da a Kol­do Arrio­la, ase­si­na­do en 1975

Kol­do Arrio­la, un joven de 18 años, per­dió la vida hace 35 años, pero su recuer­do sigue vivo entre muchos onda­rroa­rras, inclu­so entre quie­nes ni siquie­ra vivían en aque­llos tiem­pos, como se pudo com­pro­bar ayer en la loca­li­dad viz­cai­na, don­de dece­nas de per­so­nas se die­ron cita fren­te al lugar en el que suce­die­ron los hechos.

El 23 de mayo de 1975 Kol­do Arrio­la y otros dos jóve­nes regre­sa­ban a sus casas des­pués de una cena de fin de cur­so en Satu­rra­ran. Su «deli­to» con­sis­tió en pasar ante el cuar­tel de la Guar­dia Civil, ins­ta­la­do en el cen­tro del pue­blo, can­tan­do en eus­ka­ra. Los agen­tes les inter­cep­ta­ron y obli­ga­ron a Arrio­la a entrar en el edi­fi­cio. A los pocos minu­tos se escu­chó un tiro.

A la maña­na siguien­te, sus padres reci­bie­ron una escue­ta lla­ma­da tele­fó­ni­ca de un algua­cil con­fir­man­do los peo­res temo­res: que su hijo esta­ba muer­to y que el cuer­po se encon­tra­ba en el depó­si­to del cemen­te­rio.

En denun­cia de los hechos y pese a que esta­ba en vigor el esta­do de excep­ción, Onda­rroa que­dó para­li­za­da por la huel­ga gene­ral y miles de per­so­nas acom­pa­ña­ron el fére­tro de Arrio­la duran­te los fune­ra­les que se lle­va­ron a cabo el día 25.

Pos­te­rior­men­te se cono­ció el nom­bre del guar­dia civil ‑Pedro Rodrí­guez- que le dis­pa­ró a que­ma­rro­pa por dos veces.

«Koar­tel hone­tan erail zuten Kol­do Arrio­la gaz­tea gugan bizi». Esta fra­se, reco­gi­da en la pan­car­ta colo­ca­da en el muro del edi­fi­cio que duran­te déca­das ocu­pó la Guar­dia Civil, pre­si­dió el home­na­je que le tri­bu­ta­ron ayer sus con­ve­ci­nos.

En ese mis­mo lugar ‑aho­ra valla­do por unas obras‑, un gru­po de jóve­nes dan­tza­ris bai­la­ron el aurres­ku de honor y colo­ca­ron ramos de flo­res en memo­ria de Kol­do Arrio­la.

Duran­te el cita­do perio­do de excep­ción impues­to por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta en Biz­kaia y Gipuz­koa, en poco más de un mes tam­bién resul­ta­ron muer­tos a manos de inte­gran­tes de las fuer­zas poli­cia­les o de gru­pos para­mi­li­ta­res los ciu­da­da­nos vas­cos Alfre­do San Sebas­tián, Feli­ci­tas María Lec­ket, Blan­ca Sale­gi, Iña­ki Garay y Jesús Mari Mar­kie­gi.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *