El Correo Espa­ñol (Vocen­to), dia­rio de Falan­ge Espa­ño­la y de las JONS y decano del fas­cis­mo espa­ñol se tra­vis­te en medio demo­crá­ti­co sin que nadie se lo crea.

6 de julio de 1937. El primer número de El Correo Español, diario de Falange Tradicionalista y de las J.O.N.S. con un titular a toda plana “Un discurso del Generalísimo.- Un decreto trascendental”, una foto del golpista y luego dictador y tres bloques: el

Hace diez años, El Correo Espa­ñol cele­bra­ba su 90 ani­ver­sa­rio. Y lo hacía en un con­tex­to en el que la infor­ma­ción dia­ria ema­na­ba de los perió­di­cos y la atem­po­ral de los libros, prin­ci­pal­men­te. Pero la pri­me­ra déca­da del siglo XXI ha supues­to una revo­lu­ción en el modo de con­su­mir y com­par­tir datos y la ocul­ta­ción que enton­ces podía ser efec­ti­va hoy es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble.

De este modo, en redes socia­les como Face­book o Flickr, por medio de herra­mien­tas como Sli­desha­re y, sobre todo, gra­cias a la velo­ci­dad y las posi­bi­li­da­des del correo elec­tró­ni­co, han cir­cu­la­do archi­vos de tex­to e ima­gen en los que podían ver­se el ver­da­de­ro pri­mer núme­ro de El Correo Espa­ñol al tiem­po que un mon­tón de car­te­les en la Gran Vía de Bil­bao dicen que dicho dia­rio cum­ple cien años en 2010. Y ambas fechas no coin­ci­den. De hecho, el que ha lle­ga­do a tan redon­da cifra es El Pue­blo Vas­co, dia­rio ante­rior y ane­xio­na­do por El Correo Espa­ñol tras orden de Fran­co en 1938.

El Pue­blo Vas­co, fun­da­do por los Yba­rra y de la Revi­lla en 1910 ‑por lo que, sí, éste cum­ple cien años- fue inter­ve­ni­do por la Repú­bli­ca por su carác­ter monár­qui­co antes de que, el 6 de julio de 1937, vol­vie­ra a salir a la calle. La fecha coin­ci­de con la apa­ri­ción de un nue­vo dia­rio: El Correo Espa­ñol. Dia­rio de la Falan­ge espa­ño­la tra­di­cio­na­lis­ta y de las JONS. Una cabe­ce­ra autó­no­ma que más tar­de y por orden de Fran­cis­co Fran­co, absor­be­ría El Pue­blo Vas­co. Del mis­mo modo que, en 1948 y como recor­da­ba Ángel Arne­do duran­te la cele­bra­ción del 90 ani­ver­sa­rio (igual­men­te falaz, pero en un con­tex­to dife­ren­te, como ya se ha vis­to), la cabe­ce­ra adqui­ría El Dia­rio Vas­co ya como Bil­bao Edi­to­rial SA, ger­men del actual Vocen­to. Por cier­to, el tex­to que hace diez años fir­ma­ra el ante­rior direc­tor de El Correo Espa­ñol se titu­la­ba, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te: «Ha mere­ci­do la pena». Sin duda, las ane­xio­nes aus­pi­cia­das por un dic­ta­dor pue­den lle­gar a ser ven­ta­jo­sas si per­mi­ten rees­cri­bir la his­to­ria pro­pia.

Por­que el ver­da­de­ro cen­te­na­rio de El Correo Espa­ñol ten­drá lugar el 6 de julio de 2037. Tal vez enton­ces los edi­to­res se atre­van a repro­du­cir aque­lla pri­me­ra por­ta­da que no for­ma par­te de la expo­si­ción de la Gran Vía de Bil­bao cuyo titu­lar, sin duda, es de los que moles­ta a pro­pios y a extra­ños: «Un dis­cur­so del Gene­ra­lí­si­mo. Un decre­to tras­cen­den­tal». De este modo, El Correo Espa­ñol. Dia­rio de la Falan­ge espa­ño­la tra­di­cio­na­lis­ta y de las JONS reco­no­cía y agra­de­cía a Fran­cis­co Fran­co la con­ce­sión de unas rota­ti­vas ‑con las que se impri­mió ese pri­mer núme­ro y los siguien­tes- incau­ta­das por el régi­men al perió­di­co Euz­ka­di. Todos estos datos his­tó­ri­cos pue­den com­ple­tar­se en el volu­men de 1977 escri­to por Alfon­so Car­los Sáiz de Val­di­viel­so,Triun­fo y tra­ge­dia del perio­dis­mo vas­co (1900−1939).

Aquel pri­mer núme­ro de El Correo, que está acce­si­ble en los fon­dos heme­ro­grá­fi­cos viz­cai­nos, con­te­nía noti­cias como: «Una inmen­sa muche­dum­bre asis­tió el domin­go al home­na­je a los caí­dos en la defen­sa de la Uni­dad de Espa­ña», «En la mon­ta­ña, en Astu­rias y en León, todo son vic­to­rias», «La garra roja. Ni Oli­vei­ra Sala­zar sucum­be ni sucum­bi­rá su obra» o «Que­da anu­la­do el Con­cier­to Eco­nó­mi­co en las dos pro­vin­cias vas­cas de Gui­púz­coa y Viz­ca­ya». Ade­más, podían encon­trar­se fotos del dic­ta­dor y de falan­gis­tas con el bra­zo en alto. Como apun­ta­ba Wal­ter Lipp­man, «las imá­ge­nes siem­pre han sido la for­ma más cla­ra de trans­mi­tir ideas».

No obs­tan­te, es el últi­mo titu­lar el que, sin duda, más valor his­tó­ri­co-polí­ti­co tie­ne. La anu­la­ción del Con­cier­to Eco­nó­mi­co en Biz­kaia y Gipuz­koa en 1937, dota de un curio­so sen­ti­do a los inten­tos del Par­ti­do Popu­lar de las pro­vin­cias limí­tro­fes con la CAV de hacer lo pro­pio en la actua­li­dad, con el bene­plá­ci­to del PSOE. Sólo por citar otra curio­si­dad, en la pági­na cuar­ta de este pri­mer ejem­plar, la empre­sa Klein avi­sa­ba de que read­mi­ti­ría pedi­dos una vez «res­ta­ble­ci­da la nor­ma­li­dad en esta pro­vin­cia» en un anun­cio que ter­mi­na­ba con un sig­ni­fi­ca­ti­vo «¡Viva Espa­ña!». Un dis­cur­so, el de la «nor­ma­li­dad», de indis­cu­ti­ble actua­li­dad. Para col­mo de para­le­lis­mos, en la con­tra­por­ta­da, al final de una noti­cia des­ta­ca­da sobre la revis­ta Guda­ri, El Correo Espa­ñol se pre­gun­ta: «Pero, ¿era Eus­ka­di nación?». Con todo, la tra­yec­to­ria de este medio, pega­do al régi­men fran­quis­ta des­de su géne­sis, hubie­ra apa­sio­na­do a Umber­to Eco, quien en su céle­bre Apo­ca­líp­ti­cos e inte­gra­dos sobre los medios, afir­ma­ba que «favo­re­cen pro­yec­cio­nes hacia mode­los «ofi­cia­les»».

Este, y no otro, es el pri­mer núme­ro del Dia­rio de la Falan­ge espa­ño­la tra­di­cio­na­lis­ta y de las JONS, que lle­va seten­ta y tres años ocul­tan­do su ori­gen y la línea ideo­ló­gi­ca con la que fue fun­da­do bajo el aus­pi­cio de Fran­cis­co Fran­co. La adqui­si­ción de El Pue­blo Vas­co, impul­sa­da tam­bién por el dic­ta­dor, brin­dó a la cabe­ce­ra una opor­tu­ni­dad per­fec­ta para ofre­cer una cara más ama­ble y un pasa­do más polí­ti­ca­men­te correc­to. Pero lo malo del celo­fán es que, pese a su bri­llan­te color, per­mi­te ver lo que envuel­ve. Así, El Correo Espa­ñol ha teni­do que des­pren­der­se de has­ta tres ele­men­tos que, sin embar­go, han con­for­ma­do su per­so­na­li­dad duran­te estos seten­ta y tres años: el lar­go sub­tí­tu­lo de «Dia­rio de la Falan­ge espa­ño­la tra­di­cio­na­lis­ta y de las JONS», la segun­da cabe­ce­ra -«El Pue­blo Vas­co»-, y has­ta del «Espa­ñol» que, al pare­cer, poco le ayu­da a su ima­gen de mar­ca en Biz­kaia y Ara­ba. Sólo se man­tie­ne en letra míni­ma enci­ma de la cabe­ce­ra actual.

Hoy, sus tra­ba­ja­do­res inten­tan que su pro­duc­to resul­te intere­san­te a los lec­to­res cada maña­na, al igual que en el res­to de empre­sas perio­dís­ti­cas. Y poco tie­nen que ver con el pasa­do falan­gis­ta que ha sido silen­cia­do. Son sus direc­ti­vos y res­pon­sa­bles los que deben res­pon­der por qué, en los últi­mos trein­ta años, han inten­ta­do ocul­tar cua­ren­ta años de adhe­sión a la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. El inves­ti­ga­dor bri­tá­ni­co James Curran afir­ma en su libro, Medios de comu­ni­ca­ción y poder, que los dia­rios sue­len estar «influi­dos por el pen­sa­mien­to domi­nan­te del momen­to». Aun­que es cier­to que el momen­to his­tó­ri­co no sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción a un medio como Euz­ka­di, que no se ple­gó al régi­men y por ello fue des­po­ja­do de la rota­ti­va que fue rega­la­da, pre­ci­sa­men­te, a El Correo Espa­ñol, al igual que suce­dió con los medios de ANV o los repu­bli­ca­nos, liber­ta­rios, socia­lis­tas o comu­nis­tas. Lo mis­mo suce­dió con Egin, Egun­ka­ria, Egin Irra­tia y Ardi Bel­tza, la natu­ra­le­za del fas­cis­mo es peren­me y Vocen­to hoy ha jus­ti­fi­ca­do todas las bar­ba­ria­des que el fas­cis­mo espa­ñol rea­li­za con­tra la izquier­da Aber­tza­le.

Según rela­ta Noam Chomsky, en Los guar­dia­nes de la liber­tad, que fir­ma­ba jun­to a Edward S. Her­man, «la pro­pa­gan­da en favor de nues­tro ban­do se con­si­de­ra como una prác­ti­ca infor­ma­ti­va total­men­te legí­ti­ma». Por lo tan­to, todo depen­de del «ban­do» que se esco­ja para jus­ti­fi­car una tra­yec­to­ria, un silen­cio y una posi­ción fir­me­men­te favo­ra­ble al régi­men duran­te cua­ren­ta años. Una posi­ción ocul­ta­da. Pero la tec­no­lo­gía ha encen­di­do aho­ra la luz sobre la heme­ro­te­ca para des­gra­cia de quien se ubi­có en la oscu­ri­dad. Fer­nan­do Díaz Nosty ya avi­sa­ba, en su volu­men El défi­cit mediá­ti­co, de que «lo que que­da es el men­sa­je».

[Pági­na en Face­bok de denun­cia del medio fas­cis­ta de Vocen­to].… ¡ Pin­cha el enla­ce entre cor­che­tes !

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *