La alter­na­ti­va: comu­nis­mo y liber­tad- Manuel F. Trillo

El des­pis­te, la frus­tra­ción, la impo­ten­cia, la rabia, el cora­je con­te­ni­do, la mala hos­tia sin cade­nas y sen­ti­mien­tos seme­jan­tes, son los que tie­nen aho­ra los votan­tes de PSOE-ZP que cre­ye­ron que este suje­to no iba a defrau­dar y que era de izquier­das. De los social­de­mó­cra­tas hay que seña­lar una cons­tan­te –his­tó­ri­ca­men­te com­pro­ba­da- que son y han sido siem­pre en los últi­mos 120 años los palan­ga­ne­ros del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, los mani­ge­ros, los capa­ta­ces, los ase­si­nos en no pocas oca­sio­nes cuan­do han ejer­ci­do el poder (des­de Wei­mar a Feli­pe Gon­zá­lez). Posi­ble­men­te alguno con­si­de­re que se exa­ge­ra en esta entra­da, pero los datos his­tó­ri­cos son como las prue­bas en un jui­cio y no hay nada que pue­da des­tro­zar­los. Son, y ante esa reali­dad no hay ape­la­ción posible.

Aho­ra los votan­tes del PSOE que pen­sa­ron­de­te­ner a la dere­cha falan­gis­ta del PP votan­do a ZP se encuen­tran con un dile­ma tre­men­do, un pre­gun­ta esen­cial, ¿y aho­ra qué? Aho­ra que se el PSOE se ha qui­ta­do la care­ta de la dere­cha social­de­mó­cra­ta, aho­ra que vemos a qué intere­ses sir­ven, aho­ra, dicen: ¿a quién vota­mos?, ¿qué nos que­da?, ¿cuál es la alter­na­ti­va? Está cla­ro que quie­nes se mue­ven en esos pará­me­tros no son los borre­gos que con­si­de­ran que la alter­na­ti­va es más dere­cha, y más dere­cha fas­cis­ta. Sino que de pron­to se han vis­to huér­fa­nos. Y aho­ra el par­ti­do comu­nis­ta –si no estu­vie­ra dese­cho y secues­tra­do por los cris­tia­nos con Cen­te­lla a la cabe­za- ten­dría su espa­cio. El par­ti­do comu­nis­ta dejó de ser comu­nis­ta y mar­xis­ta, dejó de ser un agen­te revo­lu­cio­na­rio, dimi­tió a favor de un pla­to de len­te­jas en el demo­crá­ti­co sis­te­ma par­la­men­ta­rio espa­ñol (por cier­to, muy demo­crá­ti­co no debe ser cuan­do están denun­cian­do su fal­se­dad democrática).Quedó en manos de eco­cris­tioa­nos, lógi­ca con­se­cuen­cia de haber sido diri­gi­do por un anti­co­mu­nis­ta como San­tia­go Carri­llo. Aho­ra no sir­ve para nada, ni para reco­ger fir­mas. Los comu­nis­tas esta­mos fue­ra de esa cofra­día de eco­cris­tia­nos; des­or­ga­ni­za­dos y actuan­do como fran­co­ti­ra­do­res des­de la esqui­na en la que nos halla­mos sin ton ni son, sin un plan de acción para derro­cary derro­tar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta. No se tra­ta de coger las pis­to­las, se tra­ta de actuar inte­li­gen­te­men­te des­tro­zan­do el sis­te­ma des­de den­tro y vol­tean­do el sis­te­ma demo­fas­cis­ta, acla­ran­do y lim­pian­do la difu­sa línea que empuer­ca la per­te­nen­cia de clase.

No es poco lo que se pue­de hacer.

Si exis­tie­ra el par­ti­do comu­nis­ta aho­ra esta­ría en la calle. Esta­ría en la calle des­de hace años. Ten­dría mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios y com­ba­tien­tes de una pie­za. Diri­gen­tes inso­bor­na­bles que no se deja­ran aca­ri­ciar por la mano de quie­nes poseen todo y no dan nada y jamás lo darán de bue­na gana. Ten­dría un obje­ti­vo y un fin cla­ro, y enton­ces sí que podría apa­re­cer en estos momen­tos como una alter­na­ti­va a la social­de­mo­cra­cia ante estos votan­tes desorein­ta­dos y huér­fa­nos políticamente.

Por qué no se recla­ma el cam­bio legis­la­ti­vo, por qué no se modi­fi­can leyes que han insul­ta­do a las capas popu­la­res –aun­que en su ado­ce­na­mien­to no se sien­tan insul­ta­das- como la eli­mi­na­ción en 2008 del Impues­to de patri­mo­nio (7.400 millo­nes de euros para los bol­si­llos de la cla­se domi­nan­te); por qué no se incre­men­ta el IRPF has­ta el 56% don­de ya esta­ba en 1996; por qué no se impo­ne a las SICAV el 30% como a cual­quier socie­dad anó­ni­ma; por qué no se ata­ja el frau­de fis­cal que alcan­za los 100.000 millo­nes de euros; por qué no. Y si nos fija­mos novul­ne­ra­mos ni una sola nor­ma ni nin­gún prin­ci­pio de los que con­si­de­ran los pro­pios social­de­mó­cra­tas como esenciales.

Si algo tie­nen y han teni­do los comu­nis­tas es que han hecho peda­go­gía en los tajos y en las calles. Ense­ñe­mos a los demás que en este sis­te­ma un tra­ba­ja­dor con suel­do que no supere 1500 € men­sua­les tri­bu­ta entre el12 y el 15 %, y que el gran capi­tal escon­di­do en las SICAV tri­bu­ta por cada 2.400€ sola­men­te 24 € (el 1%). Que la dere­cha social­de­mó­cra­ta que gobier­na aho­ra con­ce­de a los empre­sa­rios la reba­ja de 1,5 pun­tos en la coti­za­ción a la Segu­ri­dad Social (cada pun­to supo­nen 3.500 millo­nes de €), por lo que los empre­sa­rios se embol­sa­rán 5.000 millo­nes de € al año.

No hace fal­ta sacar las pis­to­las para hacer la revo­lu­ción, bas­ta con des­alo­jar a quie­nes gobier­nan y esta­ble­cer un gobierno de hom­bres y muje­res hon­ra­dos que no cedan a las lla­ma­das del empe­ra­dor y que no se dejen tute­lar como si fue­ran los cón­su­les impe­ria­les en His­pa­nia; que no se dejen ame­dren­tar por los espe­cu­la­do­res a quie­nes con la ley en la mano –cla­ro está que refor­ma­da demo­crá­ti­ca­men­te- se les mete en el tru­llo y se les embar­ga cuan­tos bie­nes posean los ten­gan don­de los tengan.

Hay tan­to que hacer tan sen­ci­llo y, lo que es más lla­ma­ti­vo, sin que se vul­ne­re la juri­di­ci­dad del sis­te­ma. Con tus leyes –refor­ma­das por los meca­nis­mos pre­vis­tos- aca­bo con­ti­go y se defien­de a la pobla­ción de tal abu­so y expo­lio. Para eso debie­ra de haber una fuer­za polí­ti­ca orga­ni­za­da que se mos­tra­ra como una real alter­na­ti­va. El par­ti­do comu­nis­ta sería la solu­ción, pero no exis​te​.Se olvi­dó de hacer cla­se, de ser par­ti­do, y de avan­zar en la edu­ca­ción y for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de las cla­ses populares.

Pre­gun­ta­ba el social­de­mó­cra­ta hon­ra­do ¿a quién voto aho­ra? Lo han deja­do huér­fano. El PSOE siem­pre ha sido el par­ti­do del gran capital;del PP eso y mucho más ( tie­ne ver con el cri­men duran­te años de fas­cis­mo); IU no tie­ne cua­dros ni diri­gen­tes y para col­mo se han empor­ca­do con los eco­cris­tia­nos –son los eco­cris­tia­nos- y no son alter­na­ti­va para nada ni para nadie. ¿Qué que­da?, la auto­or­ga­ni­za­ción comu­nis­ta y la fede­ra­ción de la mis­ma entran­do en la cabe­za del obre­ro ado­ce­na­do –el lum­pen y los des­cla­sa­dos que tan bien seña­la­ra Marx- y de esa cla­se “media” (iden­ti­fi­ca­da con el coche y la tele de plas­ma) que cree que no está explo­ta­da y que nada tie­ne que ver con la lucha de cla­ses. No vota­rán nun­ca a los comu­nis­tas –dirán algu­nos, y tie­nen razón al decir­lo- por­que los comu­nis­tas se lle­van la vaca. Sin dar­se cuen­ta de que aho­ra no hay vaca que lle­var­se por­que nada tie­nen des­pués de toda un vida tra­ba­jan­do, y no fue­ron los comu­nis­tas los que les deja­ron sin nada, han sido los estu­pen­dos demó­cra­tas que sir­ven, y son, al pro­pio sis­te­ma de explo­ta­ción capitalista.

Más capi­ta­lis­mo, más rui­na. Pero todos pien­san en salir de pobres por­que todas las sema­nas se jue­ga a la bono­lo­to, y uno siem­pre pue­de ser el afor­tu­na­do, “así que el sis­te­ma no es tan malo”, per­mi­te enri­que­cer­se a uno entre millo­nes, y cul­mi­nan con la cris­tia­na refle­xión “a quien Dios se la dé, San Pedro se la ben­di­ga”. Así, entre la resig­na­ción y la jacu­la­to­ria se des­en­vuel­ve esta cla­se obre­ra de “plas­ma y coche”, que llo­ri­quea en lugar de luchar, y vota­rá más dere­cha para aca­bar con la dere­cha que es ZP, y no se les ocu­rre pen­sar que la cla­se a la que per­te­ne­cen tie­ne una alter­na­ti­va de cla­se: el comu­nis­mo y la liber­tad. Para pen­sar­lo, alguien habría de edu­car­los, y ese papel his­tó­ri­ca­men­te corres­pon­de a los sin­di­ca­tos de cla­se (CCOO y UGT sólo son ofi­ci­nas des­de don­de se ges­tio­na­nin­te­re­ses buro­crá­ti­cos y pac­tos socia­les que ponen al con­jun­to de la cla­se obre­ra al pie de los caba­llos del gran capi­tal) y, por supues­to, a un par­ti­do comu­nis­ta que sea el arie­te des­de don­de gol­pear físi­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te a las fuer­zas que repre­sen­tan al capi­tal. Esto no es nove­do­so, es el abc de la lucha de clases.

Pre­gun­ta­ba yo al social­de­mó­cra­ta hon­ra­do si esta­ría por la labor de ayu­dar a modi­fi­car el sis­te­ma esta­ble­ci­do, y con­tes­ta­ba afir­ma­ti­va­men­te, para aña­dir a ren­glón segui­do: ¿pero a quién voto?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.