Lazos de san­gre- Glo­ria Rekarte

Era un e‑mail, y una peti­ción: pása­lo. El men­sa­je ori­gi­nal venía remi­ti­do por Bety Cari­ño. Un bre­ve enca­be­za­do daba cuen­ta de que «así las cosas… Hoy entra­re­mos ingre­san­do si la situa­ción lo per­mi­te, al muni­ci­pio autó­no­mo de San Juan Copa­la. Les pedi­mos que estén pen­dien­tes». Pero la situa­ción no lo per­mi­tió. Sobre todo, no lo per­mi­tió el gobierno. La cara­va­na tra­ta­ba de rom­per el cer­co para­mi­li­tar que des­de enero man­tie­ne a la comu­ni­dad de San Juan Copa­la, en Oaxa­ca, sin luz, ni agua, sin médi­cos ni escue­las. Un desa­fío imper­do­na­ble, no menos que un deli­to para un país en el que des­de hace 500 años se exi­ge a la pobla­ción man­se­dum­bre ante la mise­ria, el geno­ci­dio, el expo­lio y la impu­ni­dad. Los para­mi­li­ta­res embos­ca­ron la cara­va­na y abrie­ron fue­go. Bety fue ase­si­na­da, tam­bién un obser­va­dor fin­lan­dés. Seis per­so­nas más, defen­so­res y obser­va­do­res de Dere­chos Huma­nos, per­ma­ne­cen des­apa­re­ci­das. Otras más resul­ta­ron heridas.

Pero no bus­quen la noti­cia en los gran­des medios; tam­po­co en los peque­ños que igual­men­te espe­ran la debi­da recom­pen­sa a sus ser­vi­cios. No bus­quen a Zapa­te­ro jac­tán­do­se de los disi­den­tes que con­se­gui­rá libe­rar mer­ced a su efi­caz polí­ti­ca exte­rior para con el país en cues­tión. Ni a Espe­ran­za Agui­rre desean­do que los mexi­ca­nos recu­pe­ren la liber­tad que les es nega­da. Méxi­co no le due­le. No espe­ren ver agi­ta­das mesas redon­das, ni ter­tu­lia­nos voci­fe­ran­do sobre los dere­chos huma­nos y la fal­ta de liber­tad. El hecho, cer­ca­do por un opor­tuno silen­cio, no ha alte­ra­do la fina sen­si­bi­li­dad de los demó­cra­tas espa­ño­les. ¿Se les ha ago­ta­do el espan­to de tan­to sufrir por Cuba, Vene­zue­la, Boli­via…? ¿O hay lazos de sangre?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *