Más de 320 000 jóve­nes cuba­nos vota­rán por pri­me­ra vez- Juven­tud Rebel­de

Este domin­go 25 de abril más de 320 000 jóve­nes cuba­nos, por lle­gar a la edad de 16 años, ejer­ce­rán por vez pri­me­ra su dere­cho al voto, cuan­do acu­dan a las urnas para ele­gir al can­di­da­to que ellos con­si­de­ren con méri­to, capa­ci­dad y dis­po­si­ción sufi­cien­tes para repre­sen­tar­los como sus dele­ga­dos a las asam­bleas muni­ci­pa­les del Poder Popu­lar.

Que todos y cada uno de esos jóve­nes que acu­di­rán a las urnas por vez pri­me­ra conoz­can —y asu­man de mane­ra cons­cien­te y res­pon­sa­ble— que gozan de pri­vi­le­gios que hoy son casi úni­cos en el mun­do, es una de las mayo­res aspi­ra­cio­nes del juris­ta y Doc­tor en Dere­cho Fabio Rai­mun­do Torra­do, un hom­bre con­ven­ci­do de que, entre esos y los jóve­nes nomi­na­dos como can­di­da­tos, están los que «sabrán lle­var a feliz tér­mino la gran obra ini­cia­da por las gene­ra­cio­nes que les pre­ce­die­ron».

Mucho sabe el «pro­fe» Rai­mun­do sobre pro­ce­sos elec­to­ra­les. Es Más­ter en Cien­cias Polí­ti­cas y pro­fe­sor titu­lar. Estu­dio­so e inves­ti­ga­dor incan­sa­ble. Con varios libros publi­ca­dos. Todo un exper­to que, aun­que no le gus­ta que le lla­men así, usa su sabi­du­ría con una sen­ci­llez y humil­dad que impre­sio­nan.

De muchos temas pode­mos hablar, pero dia­lo­gar sobre la par­ti­ci­pa­ción de los jóve­nes en el actual pro­ce­so elec­ti­vo le pare­ce esen­cial. Por­que «si ellos hacen bien lo que les toca, nadie podrá ven­cer­nos», afir­ma.

—Usted habla de pri­vi­le­gios que hoy son toda­vía una qui­me­ra en muchas par­tes del mun­do. ¿A cuá­les se refie­re?

—Esos más de 320 000 jóve­nes que ejer­ce­rán su dere­cho al voto, pues han lle­ga­do a la mayo­ría de edad elec­to­ral, que en el caso de Cuba es de 16 años. Has­ta aho­ra es la más baja del mun­do. De modo gene­ral, osci­la entre 21 y 18 años en la mayo­ría de los paí­ses cuyos sis­te­mas elec­to­ra­les hemos con­sul­ta­do.

«En Cuba, ese lími­te míni­mo para ejer­cer el voto está acom­pa­ña­do, en el caso de las elec­cio­nes par­cia­les actual­men­te en cur­so, de la posi­bi­li­dad de acce­der a los car­gos públi­cos ele­gi­bles en el nivel muni­ci­pal, posi­bi­li­dad que tam­bién sea qui­zá úni­ca en el mun­do. (No ocu­rre así para los casos de car­gos a nivel de las pro­vin­cias y la nación, para los cua­les se exi­ge tener 18 años, lími­te coin­ci­den­te con la mayo­ría de edad civil, pre­vis­ta en el vigen­te Códi­go Civil.)

«Ade­más, ocu­rre una cosa muy intere­san­te, y que no mucha gen­te se ha per­ca­ta­do de eso, y es que esos jóve­nes de 16 años, según la Ley Elec­to­ral, pue­den ser selec­cio­na­dos y elec­tos para desem­pe­ñar car­gos públi­cos y elec­ti­vos en el seno de los muni­ci­pios, o sea pue­den lle­gar a ser has­ta pre­si­den­tes de Gobierno muni­ci­pal, si así fue­ran elec­tos por los dele­ga­dos que con­for­man la Asam­blea. No hay nada en la Ley Elec­to­ral que lo impi­da. Úni­ca­men­te lo podría impe­dir su volun­ta­rie­dad para asu­mir el car­go, o el reco­no­ci­mien­to o des­co­no­ci­mien­to que se ten­ga de la capa­ci­dad indi­vi­dual de cada uno de ellos».

—Entre los can­di­da­tos tam­bién hay jóve­nes.

—Asi­mis­mo. De los 34 766 can­di­da­tos pro­pues­tos por los elec­to­res libre­men­te, sin que para ello se requi­rie­ra la pre­sen­cia de par­ti­dos polí­ti­cos crea­dos con fines elec­to­ra­les, 13 225, o sea el 38 por cien­to, están com­pren­di­dos entre las eda­des de 16 y 40 años.

«Son jóve­nes naci­dos mucho des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción, y en su seno se encuen­tra, a todas luces, una posi­ble can­te­ra de los futu­ros diri­gen­tes de nues­tra Patria.

«No está de más hacer un poco de his­to­ria en este pun­to. Antes del 1ro. de enero de 1959 se con­si­de­ra­ba como la mayo­ría de edad, y por tan­to la posi­bi­li­dad de votar o ser elec­to, el lími­te míni­mo de 21 años de edad.

«Cree­mos que los más de 320 000 jóve­nes a los que nos refe­ri­mos al comien­zo y, de mane­ra prio­ri­ta­ria los que fue­ron nomi­na­dos como can­di­da­tos, ame­ri­tan reci­bir una expli­ca­ción y pre­pa­ra­ción sis­te­má­ti­ca, y no coyun­tu­ral, sobre la sig­ni­fi­ca­ción que tie­ne para ellos el ejer­ci­cio de ese dere­cho ciu­da­dano, reco­gi­do en la Cons­ti­tu­ción Socia­lis­ta de Cuba y en la Ley Elec­to­ral, y que está en corres­pon­den­cia con el carác­ter de dere­cho humano que, con inde­pen­den­cia de su sexo, dis­fru­tan con­for­me a la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos».

—A jui­cio suyo, hablar de esos pri­vi­le­gios y de los docu­men­tos que así lo esta­ble­cen debe­ría ser algo coti­diano.

—Más del 70 por cien­to de nues­tra pobla­ción nació des­pués del 59 y no cono­ció las gra­ves vio­la­cio­nes y vicios que carac­te­ri­za­ron las elec­cio­nes duran­te la Repú­bli­ca bur­gue­sa, por lo que se impo­ne una divul­ga­ción más sos­te­ni­da y expli­ca­ti­va de esa his­to­ria nefas­ta que tuvie­ron los pro­ce­sos elec­to­ra­les ante­rio­res.

«Nota­mos, por otra par­te, una caren­cia que impli­ca des­co­no­ci­mien­to de la his­to­ria de estos pro­ce­sos; cómo fue que sur­gie­ron, qué desa­rro­llo tuvie­ron, cómo fue que se dise­ña­ron los sis­te­mas elec­to­ra­les, sus vicios y defor­ma­cio­nes, etcé­te­ra.

«Asi­mis­mo pue­de obser­var­se la ausen­cia de cono­ci­mien­tos sufi­cien­tes en algu­nos seg­men­tos socia­les sobre qué es un sis­te­ma polí­ti­co real­men­te demo­crá­ti­co, como lo es el nues­tro, que es un sis­te­ma elec­to­ral par­ti­ci­pa­ti­vo para todo el pue­blo, trans­pa­ren­te y com­pe­ti­ti­vo éti­ca­men­te, así como cuál podría ser la vin­cu­la­ción entre ambos, has­ta el pun­to de que sea impo­si­ble hablar de un sis­te­ma elec­to­ral demo­crá­ti­co con las carac­te­rís­ti­cas men­cio­na­das, sin la pre­sen­cia de un sis­te­ma polí­ti­co igual­men­te demo­crá­ti­co, pues uno es sus­ten­to impres­cin­di­ble del otro y vice­ver­sa.

«Tam­po­co exis­te cla­ri­dad sufi­cien­te sobre la influen­cia que el sis­te­ma eco­nó­mi­co impe­ran­te en una socie­dad dada pue­de tener en los otros dos sis­te­mas ya men­cio­na­dos, por lo que ante la exis­ten­cia de difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas de mayor o menor enver­ga­du­ra y núme­ro, pudie­ra ocu­rrir el sur­gi­mien­to de per­cep­cio­nes equi­vo­ca­das, sobre la ple­ni­tud y alcan­ce de la demo­cra­cia en el sis­te­ma polí­ti­co exis­ten­te.

«Tales limi­ta­cio­nes están reque­ri­das de ade­cua­do escla­re­ci­mien­to, a fin de evi­tar con­fu­sio­nes sur­gi­das ante su pre­sen­cia, a la hora de hacer una valo­ra­ción de esos sis­te­mas.

«Estos seña­la­mien­tos no cons­ti­tu­yen una crí­ti­ca a la situa­ción des­cri­ta, la cual, por otra par­te, pudie­ra no ser com­par­ti­da por otros inves­ti­ga­do­res, sino un aler­ta sobre omi­sio­nes pre­sen­tes en la pla­ni­fi­ca­ción y rea­li­za­ción de la pre­pa­ra­ción que deben reci­bir nues­tras jóve­nes gene­ra­cio­nes, omi­sio­nes que son per­fec­ta­men­te solu­bles, sin reque­rir mayo­res esfuer­zos, ni gran­des recur­sos para ello.

«Debe tener­se en cuen­ta que en Cuba, lue­go del triun­fo de la Revo­lu­ción comen­za­ron los pro­ce­sos elec­to­ra­les en el año 1976, como fru­to del pro­ce­so de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de país, el que tuvo su cul­mi­na­ción con la apro­ba­ción y pro­mul­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción Socia­lis­ta y las ins­ti­tu­cio­nes repre­sen­ta­ti­vas, sur­gi­das en vir­tud de la legis­la­ción elec­to­ral apro­ba­da al efec­to.

«Esta legis­la­ción ha ido evo­lu­cio­nan­do posi­ti­va­men­te, pues des­de esa fecha has­ta la actua­li­dad, han sido apro­ba­das has­ta el momen­to, tres leyes elec­to­ra­les, de las cua­les la actual data del año 1992».

—Un comen­ta­rio: no solo los jóve­nes care­cie­ron del dere­cho de votar y ser elec­tos, tam­bién las muje­res.

—Resul­ta impor­tan­te que las muje­res votan­tes y, en este caso, con mayor moti­vo las arri­ban­tes a la edad elec­to­ral, y entre ellas las 12 431 muje­res nomi­na­das como can­di­da­tas a ocu­par el car­go de dele­ga­das muni­ci­pa­les, sean infor­ma­das del valor par­ti­cu­lar que tie­ne para ellas el poder ejer­cer ese dere­cho.

«Las muje­res, al igual que la juven­tud, cual­quie­ra que fue­ra su sexo, care­cie­ron de esos dere­chos, duran­te varios miles de años. Para que se ten­ga una idea, hace casi 3 000 años, cuan­do en la anti­gua Gre­cia se comen­zó a hablar de la demo­cra­cia, tan­to las muje­res como los jóve­nes care­cían de la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­par en la vida públi­ca.

«Cuan­do triun­fó la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, a fines del siglo XVIII, los hom­bres mayo­res de edad, den­tro de los lími­tes reco­no­ci­dos, que eran muy supe­rio­res a los 21 años arri­ba con­sig­na­dos, eran los úni­cos que podían votar, y para eso no todos, pues no exis­tía el dere­cho de sufra­gio uni­ver­sal, tan­to en el sen­ti­do de votar, como en el de ser elec­to para ocu­par un car­go, pues se exi­gían deter­mi­na­dos requi­si­tos para ello.

«Entre esos requi­si­tos apa­re­cía, en pri­mer lugar, el ser pro­pie­ta­rio de deter­mi­na­dos bie­nes y ren­tas, así como el de saber leer y escri­bir, inclu­so en los paí­ses más desa­rro­lla­dos de aquel enton­ces, don­de la edu­ca­ción solo esta­ba al alcan­ce de pocas per­so­nas. No fue has­ta las pos­tri­me­rías del siglo XIX y comien­zos del XX, que esas cir­cuns­tan­cias comen­za­ron a trans­for­mar­se.

«Hoy la pre­sen­cia de la mujer y de los jóve­nes en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, den­tro de los lími­tes de edad seña­la­dos ante­rior­men­te, se ve como algo natu­ral, en espe­cial en nues­tra Patria, aun­que como ya diji­mos no siem­pre fue así. Por ejem­plo, en lo que se refie­re al dere­cho al voto, a las muje­res se les auto­ri­zó en Cuba a ejer­cer el mis­mo, para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ocu­rri­das a media­dos de los años 30 del siglo pasa­do».

—Ape­nas unas horas nos sepa­ran del día de las elec­cio­nes. ¿Qué espe­ra de los jóve­nes que por vez pri­me­ra vota­rán?

—Aten­dien­do a la his­to­ria de nues­tro país, y al papel de avan­za­da que le ha corres­pon­di­do a la juven­tud desem­pe­ñar en ella, siem­pre a la van­guar­dia de las luchas socia­les, podría­mos expre­sar que la juven­tud actual, por des­tino pro­pio, es la con­ti­nua­do­ra de la obra que ini­cia­ron sus padres y abue­los, al aco­me­ter la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Cuba, como un nue­vo pro­yec­to social, diri­gi­do a lograr el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, la ple­na igual­dad y la demo­cra­cia para todo el pue­blo y no para una par­te exclu­si­va de él.

«Los jóve­nes —con inde­pen­den­cia de su ori­gen social— lucha­ron, tan­to por la inde­pen­den­cia del yugo colo­nial, como por la pre­ser­va­ción pos­te­rior de la Revo­lu­ción, fren­te a los inten­tos ane­xio­nis­tas de aque­llos que des­de el exte­rior, o sus cóm­pli­ces en el inte­rior, pre­ten­den some­ter­la nue­va­men­te al tute­la­je del impe­rio, del cual nos libe­ra­mos el 1ro. de enero de 1959. Siem­pre han esta­do en la pri­me­ra línea. Si eso se pier­de, se pier­den la his­to­ria, la Patria, la Revo­lu­ción y tam­bién su sen­ti­do de per­te­nen­cia a la nación.

«Cier­ta vez José Mar­tí dijo, y para­fra­seo, que cada cual cum­pla con la par­te de res­pon­sa­bi­li­dad que le toca, y nadie podrá ven­cer­nos. En este momen­to, lo que todos los revo­lu­cio­na­rios deben hacer es apo­yar a su Revo­lu­ción».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *