La his­to­ria secre­ta de L’Oréal, Dedi­ca­do a la memo­ria de Marx Dor­moy, Vic­tor Basch, Jean Zay, Geor­ges Man­del y Jean Mou­lin

Thierry Meys­san

El gigan­te de la indus­tria cos­mé­ti­ca L’Oréal aca­ba de anun­ciar una rees­truc­tu­ra­ción de su capi­tal. Des­apa­re­ce así el hol­ding de con­trol crea­do por Euge­ne Schue­ller en tiem­pos de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El fun­da­dor del gru­po L’Oréal fue tam­bién uno de los prin­ci­pa­les finan­cis­tas del com­plot de La Cagou­le y del nazis­mo fran­cés. Al ser libe­ra­da Fran­cia de la ocu­pa­ción ale­ma­na, L’Oréal y sus filia­les extran­je­ras sir­vie­ron de refu­gio a los cri­mi­na­les fugi­ti­vos. Hoy en día, la here­de­ra del gru­po, Lilia­ne Bet­ten­court, se ha con­ver­ti­do en la mujer más rica de Fran­cia. La his­to­ria del gru­po L’Oréal nos mues­tra la cara ocul­ta de la polí­ti­ca fran­ce­sa con­tem­po­rá­nea.

En un bre­ve comu­ni­ca­do dado a cono­cer en la noche del 3 de febre­ro de 2004, el gigan­te de la cos­mé­ti­ca L’Oréal anun­cia­ba la rees­truc­tu­ra­ción de su capi­tal [1]. La fami­lia Bet­ten­court y el gru­po Nestlé, has­ta aho­ra mayo­ri­ta­rios en L’Oréal a tra­vés del hol­ding de con­trol Gas­pa­ral, pasa­rán a tener la pro­pie­dad direc­ta. Este acto de mala­ba­ris­mo vie­ne acom­pa­ña­do de un com­pro­mi­so de con­ser­va­ción de títu­los, lo que per­mi­ti­rá a la fami­lia Bet­ten­court obte­ner una reduc­ción del 50% del valor a tener en cuen­ta en el cálcu­lo del pago del impues­to sobre la for­tu­na (ISF). La fami­lia Bet­ten­court ni siquie­ra ten­drá que pagar los gas­tos corres­pon­dien­tes a la tran­sac­ción gra­cias a las nue­vas dis­po­si­cio­nes intro­du­ci­das, espe­cial­men­te para este caso, en la «ley para la ini­cia­ti­va eco­nó­mi­ca» del 1º de agos­to de 2003 [2].

El valor esti­ma­do del gigan­te L’Oréal se ele­va actual­men­te a 43 600 millo­nes de dóla­res. La fami­lia Bet­ten­court posee 11 990 millo­nes; Nestlé posee 11 500 y los 20 110 millo­nes res­tan­tes se man­tie­nen flo­tan­do en la bol­sa. En 2002, la for­tu­na per­so­nal de Lilia­ne Bet­ten­court, here­de­ra del fun­da­dor de L’Oréal, esta­ba esti­ma­da en 17 200 millo­nes de euros, lo cual la con­vier­te en la per­so­na más rica de Fran­cia.

Una empre­sa que pre­ten­de com­prar la Repú­bli­ca

En 1907, Euge­ne Schue­ller, un peque­ño empre­sa­rio, crea l’Oréal. Pos­te­rior­men­te, en 1928, absor­be Mon­sa­von y más tar­de las pin­tu­ras Valen­ti­ne, los cham­pús Dop y la revis­ta Votre Beau­té. Incli­nán­do­se poco a poco hacia la dere­cha más extre­ma, Schue­ller se da a cono­cer a tra­vés de sus teo­rías eco­nó­mi­cas sobre el «sala­rio pro­por­cio­nal». Segun Schue­ller, en una socie­dad libe­ra­da del capi­ta­lis­mo libe­ral y de los sin­di­ca­tos, los obre­ros cobra­rían un tri­ple sala­rio: un sala­rio corres­pon­dien­te a su acti­vi­dad, un sala­rio fami­liar cal­cu­la­do en fun­ción de la can­ti­dad de hijos y un sala­rio corres­pon­dien­te a su pro­duc­ti­vi­dad.

El 6 de febre­ro de 1934, en reac­ción a un gran escán­da­lo polí­ti­co-finan­cie­ro, las ligas de vete­ra­nos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial rea­li­zan una mani­fes­ta­ción ante la Cáma­ra de Dipu­tados, en París, para exi­gir la renun­cia del gobierno de Dala­dier. Bajo la ins­ti­ga­ción de los fas­cis­tas, la mani­fes­ta­ción se con­vier­te en insu­rrec­ción y tra­ta de derro­car la Repú­bli­ca para poner en el poder al coro­nel de La Roc­que, quien se nie­ga a acep­tar el papel que tra­tan de hacer­le asu­mir.

Diver­sos enfren­ta­mien­tos se pro­du­cen duran­te las sema­nas pos­te­rio­res, inclu­yen­do un inten­to de lin­cha­mien­to con­tra Leon Blum vin­cu­la­do al entie­rro de un his­to­ria­dor favo­ra­ble a la monar­quía, lo cual lle­va al gobierno a decre­tar, el 18 de junio, la diso­lu­ción de las ligas de vete­ra­nos. Un gru­po de mili­tan­tes fas­cis­tas, en su mayo­ría pro­ve­nien­tes de la 17ª sec­ción de la orga­ni­za­ción cono­ci­da como “Les Came­lots du roi”, rom­pe con el filó­so­fo monár­qui­co Char­les Mau­rras y deci­de pasar a la clan­des­ti­ni­dad. Estos ele­men­tos fun­dan enton­ces la Orga­ni­za­ción Secre­ta de Acción Revo­lu­cio­na­ria Nacio­nal (OSARN) que reúne, alre­de­dor de Euge­ne Delon­cle, a indi­vi­duos como Aris­ti­de Corre, Jean Filliol y Jac­ques Corre­ze, a los que rápi­da­men­te se unen Gabriel Jean­tet, Fran­co­is Mete­nier y el doc­tor Hen­ri Mar­tin.

El coro­nel de La Roc­que advier­te a los ex miem­bros de las ligas de vete­ra­nos sobre la infil­tra­ción de su movi­mien­to por «gru­pos de la trai­ción», o sea por fas­cis­tas que actúan a favor de poten­cias extran­je­ras, Ita­lia y Ale­ma­nia en este caso [3]. En todo caso, la OSARN se estruc­tu­ra rápi­da­men­te en for­ma de gru­pos loca­les y esta­ble­ce un sis­te­ma jerár­qui­co extre­ma­da­men­te com­par­ti­men­ta­do en el que, fue­ra de los jefes, los demás miem­bros de la orga­ni­za­ción nada saben sobre su alcan­ce, sus ver­da­de­ros obje­ti­vos y los medios y apo­yos de que dis­po­ne. Algu­nas célu­las par­ti­ci­pan­tes en el com­plot, como los lla­ma­dos “Che­va­liers de la glai­ve”, diri­gi­das en la ciu­dad de Niza por Joseph Dar­nant y Fran­co­is Durand de Gros­sou­vre, adop­tan un ritual y una ves­ti­men­ta ins­pi­ra­dos en los del Klu Klux Klan esta­dou­ni­den­se, razón por la cual los monár­qui­cos atri­bu­yen a la OSARN el sobre­nom­bre de «La Cagou­le» [“La Capu­cha”. NdT.] [4].

Ami­go ínti­mo de Euge­ne Delon­cle, Euge­ne Schue­ller pone sus pro­pios medios per­so­na­les a la dis­po­si­ción del com­plot. Varias reunio­nes del equi­po diri­gen­te tie­nen lugar en la ofi­ci­na de Schue­ller en la sede de L’Oréal.

Un gru­po de jóve­nes resi­den­tes en el inter­na­do de los padres maris­tas (en el núme­ro 104, de la calle de Vau­gi­rard, en París), se rela­cio­na con los jefes del com­plot y se suma a algu­nas de sus accio­nes, aun­que sin pasar por ello a for­mar par­te de la OSARN. Entre ellos se encuen­tran Pie­rre Gui­llain de Benou­vi­lle, Clau­de Roy, André Bet­ten­court y Fran­co­is Mit­te­rrand. Robert Mit­te­rrand, her­mano de Fran­co­is, se casa con la sobri­na de Euge­ne Delon­cle.

Fra­ca­sos y divi­sión con tras­fon­do de anti­se­mi­tis­mo

En un año y medio, la OSARN for­ma­li­za sus rela­cio­nes con el gobierno de Beni­to Mus­so­li­ni, en Ita­lia, y más tar­de con el de Adolf Hitler, en Ale­ma­nia. Actuan­do a favor de estos últi­mos, la OSARN intro­du­ce en Espa­ña car­ga­men­tos de armas des­ti­na­dos a Fran­cis­co Fran­co y eli­mi­na refu­gia­dos polí­ti­cos en Fran­cia. Obtie­ne a cam­bio un con­si­de­ra­ble apo­yo finan­cie­ro y logís­ti­co. En la noche del 15 al 16 de noviem­bre de 1937 inten­ta rea­li­zar un gol­pe de Esta­do que ter­mi­na en fra­ca­so. Al día siguien­te y duran­te las sema­nas pos­te­rio­res, el com­plot sale a la luz. Una serie de regis­tros dan como resul­ta­do el des­cu­bri­mien­to de ali­jos de armas a tra­vés de todo el país. Se tra­ta de cien­tos de metra­lle­tas, de miles de fusi­les y uni­for­mes, de dece­nas de miles de gra­na­das, de cien­tos de miles de muni­cio­nes, todo pro­ve­nien­te de Ita­lia y de Ale­ma­nia.

El pre­si­den­te del Con­se­jo, Edouard Dala­dier, fre­na la inves­ti­ga­ción cuan­do se des­cu­bre que la OSARN dis­po­ne de redes entre los ofi­cia­les supe­rio­res e inclu­so en el seno del Esta­do Mayor. El pro­ble­ma es que pare­ce impo­si­ble aca­bar con la orga­ni­za­ción sin des­ca­be­zar el ejér­ci­to fran­cés en el pre­ci­so momen­to en que se per­fi­la la ame­na­za de gue­rra. Pero Dala­dier está en un error, ya que la Segun­da Gue­rra Mun­dial se con­vier­te en reali­dad y Fran­cia capi­tu­la.

Algu­nos miem­bros de La Cagou­le, los pocos que se opo­nen a la domi­na­ción extran­je­ra sobre Fran­cia, se unen a De Gau­lle. Pero los demás, que son mayo­ría en el seno de esa orga­ni­za­ción, se rego­ci­jan por la vic­to­ria del fas­cis­mo y cola­bo­ran acti­va­men­te con la ocu­pa­ción nazi. En sep­tiem­bre de 1940, Euge­ne Delon­cle y Euge­ne Schue­ller crean el Movi­mien­to Social Revo­lu­cio­na­rio (cuyas siglas, MSR, se pro­nun­cian en fran­cés como la fra­se «ama y sir­ve») con el apo­yo del emba­ja­dor de Reich en Fran­cia, Otto Abetz, y la apro­ba­ción del jefe de la Ges­ta­po, Reinhardt Hey­drich. Las reunio­nes de la direc­ción del MSR se desa­rro­llan en la sede de L’Oréal (núme­ro 14 de la calle Roya­le, en París).

El pro­gra­ma de la orga­ni­za­ción indi­ca: «Que­re­mos cons­truir la nue­va Euro­pa en coope­ra­ción con la Ale­ma­nia nacio­nal-socia­lis­ta y con todas las demás nacio­nes euro­peas libe­ra­das como ella del capi­ta­lis­mo libe­ral, del judaís­mo, del bol­che­vis­mo y de la maso­ne­ría (…) rege­ne­rar racial­men­te a Fran­cia y a los fran­ce­ses (…) dar a los judíos que sean con­ser­va­dos en Fran­cia un esta­tus seve­ro que les impi­da con­ta­mi­nar a nues­tra raza (…) crear una eco­no­mía socia­lis­ta (…) que garan­ti­ce una jus­ta dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos hacien­do aumen­tar los sala­rios al mis­mo tiem­po que la pro­duc­ción».

Como pri­me­ra expre­sión de la apli­ca­ción de ese pro­gra­ma, Delon­cle orga­ni­za la vola­du­ra de 7 sina­go­gas pari­si­nas, en la noche del 2 al 3 de octu­bre de 1941.

Al mis­mo tiem­po y con la ayu­da del SS Theo Dan­nec­ker, repre­sen­tan­te de Adolf Eich­mann, se crea una orga­ni­za­ción den­tro de la orga­ni­za­ción. Desig­na­da como la Comu­ni­dad Fran­ce­sa, su misión con­sis­te en «libe­rar com­ple­ta­men­te (Fran­cia) de los fer­men­tos de corrup­ción que son los judíos y los maso­nes». Este gru­po secre­to orga­ni­za la expo­lia­ción de los judíos, a menu­do en pro­ve­cho de sus pro­pios miem­bros. Entre ellos se encuen­tran el ya men­cio­na­do Jac­ques Corre­ze y Jean Filliol, el ase­sino miem­bro de «La Capu­cha».

Mien­tras tan­to el joven André Bet­ten­court se con­vier­te en el jefe fran­cés de la Pro­pa­gan­daS­taf­fel, bajo la tri­ple tute­la del minis­tro nazi de la Pro­pa­gan­da, Joseph Goeb­bels, de la Wehr­macht y de la Ges­ta­po. Bet­ten­court con­tro­la todas las publi­ca­cio­nes fran­ce­sas, ya sean cola­bo­ra­cio­nis­tas o nazis. Diri­ge per­so­nal­men­te La Terre fra­nçai­se, publi­ca­ción explí­ci­ta­men­te nazi des­ti­na­da a las fami­lias rura­les y que abo­ga por la reedu­ca­ción de los inte­lec­tua­les deca­den­tes median­te el regre­so for­zo­so a «la tie­rra que no mien­te». En esa publi­ca­ción emplea Bet­ten­court al agró­no­mo René Dumont. Por otra par­te, Bet­ten­court ofre­ce regu­lar­men­te a Schue­ller las colum­nas de los dia­rios que se encuen­tran bajo su con­trol.

La solu­ción Bet­ten­court

El 15 de febre­ro de 1941, a pedi­do de las SS, el MSR de Delon­cle se fusio­na con el Reagru­pa­mien­to Nacio­nal Popu­lar (Ras­sem­ble­ment natio­nal popu­lai­re, RNP) de Mar­cel Deat. El due­ño de L’Oréal, Euge­ne Schue­ller, se con­vier­te en la per­so­na­li­dad eco­nó­mi­ca de refe­ren­cia. Su libro La Révo­lu­tion de l’économie se cla­si­fi­ca entre los títu­los de refe­ren­cia del fas­cis­mo fran­cés.

El 15 de junio de 1941, en su dis­cur­so ante el con­gre­so de la orga­ni­za­ción en el pari­sino Palais de la Mutua­li­té, Schue­ller lla­ma a «una revo­lu­ción pre­li­mi­nar a la vez de depu­ra­ción y de correc­ción» que ten­drá que «ser obli­ga­to­ria­men­te san­grien­ta. Con­sis­ti­rá sim­ple­men­te en fusi­lar rápi­da­men­te a 50 o 100 gran­des per­so­na­jes».

El 22 de junio de 1941, el Reich ata­ca la Unión Sovié­ti­ca. Delon­cle y Schue­ller deci­den crear enton­ces la Legión de Volun­ta­rios Fran­ce­ses (LVF), que lucha­rá con­tra el bol­che­vis­mo en el Fren­te del Este, y la ponen bajo el man­do de Jac­ques Corre­ze. Todos los miem­bros de la LVF juran fide­li­dad al Fuh­rer.

Delon­cle y Schue­ller tra­tan de uti­li­zar esa pode­ro­sa for­ma­ción arma­da para eli­mi­nar a su adver­sa­rio polí­ti­co Pie­rre Laval así como a su alia­do, aun­que tam­bién rival, Mar­cel Deat. El 27 de agos­to de 1941, apro­ve­chan­do la cere­mo­nia orga­ni­za­da en oca­sión de la par­ti­da de un con­tin­gen­te de la LVF envia­do al fren­te de Rusia, Delon­cle y Schue­ller orga­ni­zan un doble aten­ta­do en el que Laval y Deat resul­tan heri­dos.

El 20 de diciem­bre de 1941, André Bet­ten­court, per­fec­ta­men­te al tan­to de los deba­tes que tie­nen lugar en Ber­lín, escri­be en el edi­to­rial de Navi­dad de La Terre fra­nçai­se: «Un día, trein­ta años más tar­de, los judíos cree­rían sin embar­go haber gana­do la par­ti­da. Habían logra­do cap­tu­rar a Jesús y lo habían cru­ci­fi­ca­do. Fro­tán­do­se las manos excla­ma­ron enton­ces: «Que su san­gre cai­ga sobre noso­tros y nues­tros hijos». Bien saben uste­des de qué mane­ra ha caí­do y sigue cayen­do aun. Lo esti­pu­la­do en el libro eterno tie­ne que cum­plir­se».

En efec­to, días más tar­de, la Con­fe­ren­cia de Wan­see deci­de poner en prác­ti­ca la «solu­ción final». Millo­nes de per­so­nas serán exter­mi­na­das en el mayor secre­to.

Como resul­ta­do de los enfren­ta­mien­tos inter­nos que se pro­du­cen en el seno del movi­mien­to nazi fran­cés, es en defi­ni­ti­va Delon­cle quien cae en des­gra­cia. Euge­ne Schu­ller corre enton­ces a la emba­ja­da del Reich para dejar cons­tan­cia de su sepa­ra­ción del que has­ta enton­ces había sido su ami­go. La entre­vis­ta apa­re­ce debi­da­men­te con­sig­na­da en los archi­vos ale­ma­nes.

Entra en esce­na la OSS

La bata­lla de Sta­lin­gra­do da un vuel­co al desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. El Reich deja de pare­cer inven­ci­ble. André Bet­ten­court se acer­ca enton­ces a su ami­go Fran­co­is Mit­te­rrand quien ejer­ce diver­sas fun­cio­nes en Vichy [Ciu­dad sede del régi­men fran­cés de cola­bo­ra­ción con el ocu­pan­te nazi. NdT.], don­de com­par­te su ofi­ci­na con Jean Ous­set, el res­pon­sa­ble del movi­mien­to juve­nil de la Legión Fran­ce­sa de Com­ba­tien­tes [Orga­ni­za­ción de vete­ra­nos crea­da en 1940 por el régi­men de Vichy. NdT.] de Joseph Dar­nand. Supues­ta­men­te, ambos se incor­po­ra­ron enton­ces a la resis­ten­cia fran­ce­sa en el seno de un Movi­mien­to Nacio­nal de Pri­sio­ne­ros de Gue­rra y Depor­ta­dos (MNPGD) cuya acti­vi­dad fue ofi­cial­men­te reco­no­ci­da 40 años des­pués, duran­te la pre­si­den­cia del pro­pio Mit­te­rrand, aun­que los his­to­ria­do­res alber­gan toda­vía hoy nume­ro­sas dudas al res­pec­to.

A fina­les de 1942, Euge­ne Schue­ller, ya con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les accio­nis­tas de Nestlé, envía a André Bet­ten­court a Sui­za con la misión de «aria­ni­zar» dicha empre­sa. Bet­ten­court apro­ve­cha sus via­jes a Sui­za para reu­nir­se con Allen Dulles y con Max Schoop, de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses (OSS). En 19944, ambos agen­tes esta­dou­ni­den­ses le hacen entre­ga de 2,5 millo­nes de fran­cos de la épo­ca para finan­ciar la red esta­dou­ni­den­se en Fran­cia. Hoy por hoy se des­co­no­ce qué uso que se dio a esa suma.

Euge­ne Delon­cle es ase­si­na­do. Pero no por ello cesan los crí­me­nes de los miem­bros de La Cagou­le, ni siquie­ra des­pués del des­em­bar­co de los Alia­dos en Nor­man­día. El 10 de junio de 1944, Jean Filliol diri­ge la divi­sión SS Das Reich que irrum­pe en la peque­ña loca­li­dad fran­ce­sa de Ora­dour-sur-Gla­ne. Las tro­pas masa­cran allí a 644 habi­tan­tes, en con­di­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te horri­bles.

Por­que valían la pena…

Al pro­du­cir­se la libe­ra­ción de Fran­cia, los miem­bros de La Cagou­le que habían segui­do a De Gau­lle se ocu­pan de sal­var a los miem­bros de La Cagou­le que se habían pues­to del lado del régi­men de Vichy. Gra­cias al tes­ti­mo­nio favo­ra­ble de André Bet­ten­court y de Fran­co­is Mit­te­rrand, Euge­ne Schue­ller sale absuel­to por­que supues­ta­men­te había sido miem­bro de la resis­ten­cia fran­ce­sa. L’Oréal se con­vier­te en refu­gio segu­ro de los vie­jos ami­gos. Fran­co­is Mit­te­rrand es con­tra­ta­do como direc­tor de la revis­ta Votre Beau­té y André Bet­ten­court se une a la direc­ción del gru­po. Con la ayu­da del Opus Dei, her­man­dad cató­li­ca fran­quis­ta, Hen­ri Delon­cle (her­mano de Euge­ne) desa­rro­lla L’Oréal-España, don­de da empleo a Jean Filliol. Mien­tras tan­to, Jac­ques Corre­ze se con­vier­te en el gran jefe de L’Oréal en Esta­dos Uni­dos. En 1950, André Bet­ten­court se casa con Lilia­ne, hija úni­ca de Euge­ne Schue­ller.

La ofi­ci­na de la calle Saint-Domi­ni­que que André Bet­ten­court uti­li­za­ba cuan­do diri­gía la Pro­pa­gan­daS­taf­fell se con­vier­te en una de las resi­den­cias del Opus Dei mien­tras que Robert Mit­te­rrand se ins­ta­la en la calle Dufre­noy, pre­ci­sa­men­te en el edi­fi­cio que ser­vi­rá de sede al Opus Dei en Fran­cia. Este últi­mo se encuen­tra bajo la direc­ción polí­ti­ca de Jean Ous­set.

André Bet­ten­court pro­si­guió pos­te­rior­men­te una bri­llan­te carre­ra. Como perio­dis­ta, creó en 1945 el Jour­nal agri­co­le, des­ti­na­do a los anti­guos lec­to­res de La Terre fra­nçai­se. Su carre­ra polí­ti­ca lo lle­vó varias veces a ocu­par pues­tos en el par­la­men­to y el gobierno fran­ce­ses, lo cual le per­mi­tió reto­mar sus ante­rio­res acti­vi­da­des al con­ver­tir­se en secre­ta­rio de Esta­do para la Infor­ma­ción (1954−55), pues­to crea­do en 1948 por su ami­go Fran­co­is Mit­te­rrand y des­de el cual ambos con­for­ma­ron la pren­sa fran­ce­sa con­tem­po­rá­nea. Fran­co­is Mit­te­rrand y André Bet­ten­court son ami­gos inse­pa­ra­bles, a tal pun­to que en 1986, cuan­do el pri­me­ro –ya para enton­ces con­ver­ti­do en socia­lis­ta y pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Fran­ce­sa– se ve obli­ga­do a “coha­bi­tar” con una Asam­blea de dere­cha, estu­dia la posi­bi­li­dad de nom­brar a Bet­ten­court como pri­mer minis­tro. Final­men­te se abs­tie­ne de hacer­lo por temor a revi­vir los fan­tas­mas del pasa­do… un pasa­do que se man­tie­ne pre­sen­te.

Notas:

[1] Un nou­vel accord entre les action­nai­res majo­ri­tai­res de L’Oréal, comu­ni­ca­do de L’Oréal, 3 de febre­ro de 2004, 23h.

[2] La ley sobre la ini­cia­ti­va fue pre­sen­ta­da al Par­la­men­to fran­cés por el secre­ta­rio de Esta­do a car­go de la Peque­ña y la Media­na Empre­sa, Renaud Dutreil, en diciem­bre de 2002, y su adop­ción se pro­du­jo el 1º de agos­to de 2003 bajo la iden­ti­fi­ca­ción 2003 – 721. Cf. Jour­nal offi­ciel del 5 de agos­to de 2003.

[3] Cf. Le Flam­beau del 21 de noviem­bre de 1936.

[4] La auto­ría de este sobre­nom­bre se atri­bu­ye a Mau­ri­ce Pujo.

Docu­men­to adjun­to:
«La Terre Fra­nçai­se» del 20 de diciem­bre de 1941
Publi­ca­ción nazi fran­ce­sa diri­gi­da por André Bet­ten­court.

Thierry Meys­san. Ana­lis­ta polí­ti­co fran­cés. Fun­da­dor y pre­si­den­te de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce. Últi­ma obra publi­ca­da en espa­ñol: La gran impos­tu­ra II. Mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción en los medios de comu­ni­ca­ción (Mon­te Ávi­la Edi­to­res, 2008)

Fuen­te: http://​www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​6​5​0​4​8​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *